sábado, 19 de mayo de 2018

Políticas y Contacto: La Cueva del Extraño






Si deseas ponerte en contacto con nosotros, envíanos un mail a the_stranger222@hotmail.com

La web La Cueva del Extraño está conforme con la nueva LOPD



Aviso legal y condiciones de uso


El blog/web sin animo de lucro La Cueva del Extraño no se hace responsable del contenido de los artículos de actualidad, opinión o cualquier otra materia, escritos por sus colaboradores.

El blog/web sin animo de lucro La Cueva del Extraño no se hace responsable, en ningún caso, de las opiniones, veracidad o exactitud de los comentarios vertidos por los usuarios en los posts, siendo el único responsable de dichas opiniones o comentarios su autor.
El usuario se compromete a utilizar el sitio web de conformidad con la ley, las presentes Condiciones Particulares , así como con la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas y el orden público.

Dirección de contacto

Para cualquier aclaración sobre las presentes condiciones generales o cualesquiera otros aspectos del sitio web, tiene a su disposición la siguiente dirección de email: the_stranger222@hotmail.com 


1. ¿Quiénes somos?

Esta política cubre la forma en que La Cueva del Extraño recaba, utiliza, revela, cede y almacena sus datos.

La Cueva del Extraño es una web/blog cultural. Nuestro principal objetivo es contribuir de forma significativa a la promoción de la cultura con entrevistas, reseñas, críticas y entradas de interés.

Nuestra página web, http://cuevatonyjimenez.blogspot.com.es/ , es nuestro sitio oficial.

Nuestra página web, http://cuevatonyjimenez.blogspot.com.es/ , contiene más información sobre quiénes somos y qué hacemos. 

Esta política de privacidad cubre la forma en que tratamos los datos de nuestra Newsletter.

2. ¿ Qué información recaba sobre mí La Cueva del Extraño?

Utilizamos archivos de registro de sitios web, cookies, análisis de medios digitales (Google) y software de mapeo térmico, para recopilar información sobre cómo se utiliza este sitio
En nuestro análisis web no recabamos ni almacenamos su información personal (p. ej. su nombre o dirección). Sin embargo, podemos reconocer que ciertos comportamientos pertenecen a una persona particular. La información recogida nos ayuda a investigar si cada página web satisface las necesidades de sus usuarios y a evaluar cómo podemos mejorar cada página. Guardamos información sobre qué páginas visita, cuánto tiempo permanece en el sitio web, desde dónde llegó a él y en qué ha hecho clic.

Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su equipo cuando los visita. Nosotros utilizamos las cookies tanto para mejorar la experiencia actual de los visitantes como para moldear y expandir nuestros servicios web de cara al futuro. Puede obtener más información sobre cómo utilizamos las cookies en nuestra página sobre cookies.

3. Cuando nos proporciona datos personales

Recabamos sus datos cuando se suscriben al blog, ya sea por el gadget de seguidores o por newsletter, cuando nos comenta o cuando nos envía un formulario de contacto. 

La base legal según la cual procesamos estos datos es la obligación legal.

4. Cuando usa otros servicios (Redes Sociales) para interactuar con nosotros

Cuando se utiliza una plataforma de redes sociales como Facebook o Twitter, la información sobre cómo se almacenan sus datos personales se describe dentro de la política de la red social pertinente.
No recabamos información sobre usuarios solo interactuamos con la comunidad.

5. Cuando se pone directamente en contacto con nosotros

Cuando nos envía un correo electrónico

Cuando se pone en contacto con nosotros a través de correo electrónico guardamos su correo y nuestra respuesta al mismo mientras siga vigente el asunto en cuestión. Después de esto, la información será destruida confidencialmente.

Lo mismo ocurre cuando realizamos un concurso o sorteo y pedimos datos.

6. Sus Derechos

De acuerdo con el Reglamento general de protección de datos, usted tiene derechos como individuo que puede ejercer en relación con la información que guardamos sobre usted.

7. Enlaces a otros sitios web

Esta política de privacidad no cubre los enlaces que vinculan a nuestro sitio web con otros sitios. Le recomendamos que lea las declaraciones de privacidad de los otros sitios que visite.

8. Modificaciones a esta política de privacidad

Revisamos con regularidad nuestra declaración de privacidad. Esta declaración fue actualizada por última vez el 19 de Mayo de 2018.

Dado que esta política se somete a revisiones periódicas, puede que desee comprobarla cada vez que nos envíe información personal. Si no está de acuerdo con estos cambios, le rogamos que no continúe enviando información personal a través de los sitios web de La Cueva del Extraño. Si se realizan cambios sustanciales a la Política de privacidad, por ejemplo, que afecten al modo en que quisiéramos utilizar su información personal, incluiremos una advertencia más visible.
Puede acceder a esta política en cualquier momento a través del enlace situado en la sección inferior de nuestros sitios web y de cualquier boletín electrónico al que esté suscrito.

9. Cómo ponerse en contacto con nosotros

La Cueva del Extraño trata de satisfacer los estándares más elevados a la hora de recabar y utilizar información personal. Por esta razón, tomamos muy en serio cada queja que recibimos al respecto. Recomendamos a nuestros usuarios que nos lo hagan saber si creen que la forma en que recabamos o utilizamos la información es injusta, engañosa o inapropiada. También aceptamos con agrado cualquier sugerencia para mejorar nuestros procedimientos.

Esta declaración de privacidad ha sido redactada teniendo en mente la claridad y la brevedad. No ofrece un análisis exhaustivo de todos los aspectos de la recopilación y utilización de información personal por parte de La Cueva del Extraño. Sin embargo, estaremos encantados de proporcionarle cualquier tipo de información o explicación adicionales que pueda necesitar. Cualquier solicitud al respecto debería enviarse a las direcciones que aparecen a continuación. Gracias.

Por correo electrónico: the_stranger222@hotmail.com


jueves, 17 de mayo de 2018

Novedades literarias: Drácula contra la Momia: Batalla por Chicago


Sí, sé lo que estáis pensando ahora mismo. ¿Esta entrada no la he visto antes por este blog? Sí y no. No y sí. Creo que el título de la novedad literaria que hoy os traigo ya os dice todo lo que debéis saber, o igual no. Al fin y al cabo, por mucho que haya cariñosos lectores que me consideren el Stephen King español, incluso después de diez libros en solitario (normalmente, el apelativo suele desaparecer a los dos o tres), ni siquiera me acerco a rozarle en fama y popularidad, así que es bastante probable que esté dando por hecho que sabéis de lo que hablo y quizá no sea así. Es más, ni siquiera debe ser así. Si os habéis acercado a este blog tras conocerme por alguna de mis últimas obras ("El que se esconde", "Las pesadillas de Stephen King" o "El Guardián del Miedo", sin mencionar las más nuevas), seguramente no sabréis que mi tercer libro publicado, mi segunda novela, fue una especie de blockbuster literario titulado "Drácula vs. la Momia: Batalla por Chicago". Fue en 2013 cuando se editó, poco después de mi querida "Cinco tumbas sin lápida", también por la fallecida editorial Tyrannosaurus Books (qué buenos principios nos dio; qué amargos últimos meses), y se presentó oficialmente en el prestigioso y espectacular Festival Celsius que se celebra todos los años en Avilés. Precisamente, tuve el honor de asistir a la presentación en sociedad del libro en la segunda edición de tal festival, volumen que abrió la colección conocida como "Monsters Unleashed", que duró unos cinco títulos, si mal no me falla la memoria. Esos son algunos de los detalles de la primera "Batalla por Chicago", pero ¿no hablamos ahora de la misma "Batalla por Chicago"? ¿O se supone que es la secuela? Porque la portada no es la misma, ¿verdad? ¿Estamos ante el mismo proceso que tuvo lugar con "Actos de Venganza" y "Actos de Venganza: Edición definitiva"? Sí y no. No y sí. De nuevo, toca explicarme, pero hagamos un poco de memoria antes de llegar a esta novedad literaria en concreto.

Mi primera publicación en solitario, "Actos de Venganza", una antología de terror y suspense, fue la que me ayudó a alcanzar "Cinco tumbas sin lápida". Después de presentarme a un par de convocatorias de relatos de zombis de las que saldrían varias antologías publicadas por Tyrannosaurus Books, sus editores se interesaron por mi trabajo, pidiéndome algo más largo que un cuento. Por entonces, no tenía ninguna novela, pero sí una recopilación de narraciones breves que preparaba para ir moviendo por diferentes editoriales. Lo cierto es que siempre he creído en ir paso a paso, en andar antes de correr, y de ahí mi predisposición para lanzarme en solitario al mundo editorial con una antología antes que con una novela. El proyecto se llamaba "Actos de Venganza", y estaba compuesto por once relatos donde el suspense y el terror se mezclaban en historias donde la venganza era la protagonista principal de las tramas principales. A pesar de ser un ávido lector de todo tipo de antologías, como escritor me atraía más la idea de llevar a cabo una recopilación de cuentos con un tema en común, y teniendo en cuenta todas las pequeñas historias que tenía que abordaban el tema de la venganza, el karma, el rencor y las cuentas por saldar, me fui directo a que mi primera publicación fuera "Actos de Venganza", además, con un claro homenaje comiquero en el título que sólo cazaron los amantes de las viñetas. A "Actos de Venganza" le costó arrancar entre la crítica y el público, no voy a engañaros, aunque levantó el suficiente interés entre ambos bandos y en los editores de Tyrannosaurus Books para que me siguieran pidiendo una novela. Y me puse a ello, con una idea muy clara: sería un más que evidente homenaje a la obra de mi adorado Stephen King (Cujo, Christine), aderezado con unos cuantos litros de oda a la saga cinematográfica "Evil Dead", dirigida por Sam Raimi (Terroríficamente Muertos, Darkman), uno de los genios del terror en el celuloide, y protagonizada por el cachondo, carismático y cercano Bruce Campbell (Spider-Man, Ash vs Evil Dead). "Cinco tumbas sin lápida" estaba a punto de nacer.

Tardé más tiempo en estructurar y corregir la novela que en escribirla, lo cual me llevó mes y medio. Cuando acabé, tenía lista la historia de George Campbell, un escritor de terror que decide volver a su pueblo natal para superar un terrible bloqueo del escritor que lleva sufriendo desde que asesinaron a su esposa. La cabaña familiar en la que vivían se convierte en el escenario de recuerdos y la resurrección de demonios interiores mucho más reales de lo que cree el escritor, que se verá envuelto en una pesadilla de muertos resucitados, sangre, asesinatos y violencia de la que no puedo hablaros más, ya que dentro de muy, muy poco saldrá a la calle su reedición con una editorial con la que tenía muchas, muchas ganas de trabajar. Teniendo en cuenta que "Cinco tumbas sin lápida" salió en 2013, hace ya cinco años, y que lleva descatalogada prácticamente más de tres, iba siendo hora de recuperarla para los nuevos lectores que llegan a mi obra por mis últimos títulos, lo mismo que os comentaba más arriba, por cierto. Además, mi intención, y la de la editorial, es la de sacar la secuela de "Cinco tumbas sin lápida" este mismo año, y ¿qué sentido tiene editar la segunda parte de un libro que nadie puede encontrar? Sí, los que se lo pillaron en su momento, y encima lo disfrutaron (doble mérito), seguro que no tendrán problemas en ir a por la secuela, pero quienes llegaron después y mucho más tarde es bastante probable que ni sepan que existe "Cinco tumbas sin lápida". En nuestros planes ya entra una tercera entrega, eso sí, si tiene éxito la segunda, así que por ahora pensemos nada más en la segunda parte, y en la obra que nos ocupa, por supuesto, con la que guarda no poca relación. Al fin y al cabo, mientras escribía "Batalla por Chicago", las ideas para una trilogía sobre monstruos clásicos enfrentándose entre sí, en tiempos donde la delincuencia era el pan de cada día, surgieron con facilidad alrededor de la historia original. Aunque, en este caso, también apareció la posibilidad de que esa trilogía acabara en una saga más larga, con una cuarta entrega que atase todos los cabos sueltos, e incluso una "segunda trilogía" que continuara con los personajes que permanecieran vivos, además de incluir nuevos monstruos a la fórmula. Pero prosigamos con la historia del misterioso e inquietante pueblo de Shelter Mountain.

"Cinco tumbas sin lápida" funcionó bastante bien. En realidad, mucho mejor de lo que yo pensaba. Quienes os pasáis habitualmente por aquí y me habéis visto hablar de mis trabajos literarios, ya sabéis que soy de entrada bastante pesimista con lo que voy publicando, pensando que con tal o cual libro me la pegaré de todas las maneras posibles. Fue una sorpresa que mi primera novela estuviera funcionando, y al salir, en marzo de 2013, ya tenía en mi mesa una propuesta para la segunda, para "Batalla por Chicago", aunque todavía no había ninguna batalla en la Ciudad del Viento, y mucho menos un conde Drácula que se enfrentara a una momia milenaria y mágica. Cuando uno de los editores de Tyrannosaurus Books me propuso abrir la colección Monsters Unleashed, no me lo podía creer, tanto por el honor que suponía como por la responsabilidad que significaba ser el primer número de una serie de libros que, por entonces, no parecía tener final. Lamentablemente, hubo final, y menudo final. La colección, para la que había muchos planes al principio (recopilatorios, cajas con la llamada Fase 1, derivados de algunas de las novelas...), sólo llegó a los cinco números, quedándose en el camino una historia sobre un monstruo de Frankenstein motero que nunca llegó a terminarse (supongo que porque el editor estaba de trabajo hasta arriba, guiño, guiño) y saliendo un quinto número, donde Sherlock Holmes se enfrentaba nada más y nada menos que a Nosferatu, durante los últimos días de una editorial que cometió muchos más fallos como aciertos, en especial, en sus últimos tiempos, siendo la mala gestión uno de ellos. Triste final tuvo Tyrannosaurus Books, cuando los comienzos fueron tan buenos, y el devenir de Monsters Unleashed fue buen ejemplo de ello (quizá no fue correcto sacar novelas que ni ellos mismos veían bien editar, sobre todo, tras corregir un mínimo de cinco veces lo que ellos creían que era un borrador). Ojo, recuerdo agradecido a la editorial, y no hay que dejar de pensar en ella sin relacionarla con lo adelantados que estaban a su tiempo editorial, siendo un empuje para las innumerables editoriales medianas, pequeñas e independientes que han ido apareciendo en los últimos años. Sin embargo, los entre cinco y seis años que duraron bien podrían ser una lección bastante evidente de lo que se debe hacer con una editorial... y lo que no se debe hacer con una editorial. Puede que una editorial se considere un éxito con uno, dos o tres años, pero cuidado, que torres más altas han caído cuando pensaban que que iban de camino a la década, y si una editorial como Tyrannosaurus Books falleció con siete años, más les valdría a algunas no andarse con egos cuando apenas llevan la mitad. Quien avisa no es traidor.

Pero mejor no hacer leña del árbol caído, aunque a veces sea inevitable por motivos personales, y continuemos hablando de lo que significó Monsters Unleashed, colección cuyos títulos sólo pueden ser encontrados hoy día en el socorrido mercado de la segunda mano, o mediante packs absurdamente baratos cuyos beneficios van destinados a pagar a la distribuidora con la que la editorial todavía conserva una importante deuda, reduciendo el trabajo de quienes colaboramos con la colección al de simples mercenarios a coste cero. Como iba diciendo, prácticamente no pude vivir el proceso de promoción de "Cinco tumbas sin lápida" con tranquilidad. Antes de darme cuenta, me encontraba escribiendo "Drácula vs. la Momia: Batalla por Chicago". Uno de los editores me ofreció la posibilidad de ser la punta de lanza de Monsters Unleashed, y no la desaproveché, no sólo porque se me ofrecía la oportunidad de escribir y publicar mi tercer libro, segunda novela, sino por lo bien que pintaba el proyecto en sí. Una colección con portadas que irían en el mismo tono, una serie de títulos que homenajearían a los monstruos clásicos de siempre, dejados de lado por otros más ¿modernos? que ocupaban todo el protagonismo, aunque con una diferencia. Drácula, el monstruo de Frankenstein, el Hombre Lobo, la Momia, el monstruo de la Laguna Negra, el Hombre Invisible y la novia de Frankenstein, entre otros, regresarían a la literatura de género por todo lo alto, con historias que navegaban entre la mejor serie B y los blockbusters más espectaculares y ambiciosos, pero la idea del editor de Tyrannosaurus Books no se quedaba en recuperar a esos interesantes personajes, sino en darles una nueva perspectiva. Las novelas se centrarían en narraciones enclavadas en escenarios donde estos monstruos no fueran habituales. Por ejemplo, el monstruo de la Laguna Negra en el espacio exterior, el Hombre Lobo en las arenas de los gladiadores de Roma, Drácula en un futuro dominado por las máquinas o el monstruo de Frankenstein como investigador de asesinatos en serie, por poner unos ejemplos. Por supuesto, no valía situar al monstruo de la Laguna Negra en una excursión por el Amazonas, al Hombre Lobo en olvidados páramos repletos de neblina, al Hombre Invisible en una villa llena de vecinos cotillas o al conde Drácula en el Londres victoriano. Eso no tendría mucho sentido, ¿verdad?

Con sinceridad, aunque "Batalla por Chicago" fue bien recibida, hablamos de mi novela menos vendida por el momento. Tampoco era de extrañar, si consideramos que se separaba del terror de "Cinco tumbas sin lápida" para entrar en terrenos más pulperos, si consideramos el pulp como algo parecido a un género, claro. Terror, pulp, novela negra y monstruos clásicos dieron lugar a una obra que yo considero la más "friki" de mi bibliografía, en el mejor y peor de los sentidos, claro. Admito que me lo pasé bomba escribiéndola, siendo siempre una sorpresa toparme con lectores que la adoran, pero también hay que tener en cuenta que es una novela dirigida a un público muy concreto, como si dentro del pequeño nicho de los lectores de terror hubiera otro nicho todavía más pequeño protagonizado por aquellos otros lectores que disfrutan de "rarezas" como "Batalla por Chicago". ¿El patito feo de mi producción? Puede ser, pero no por ello menos querido, hasta el punto de que, como comentaba mucho antes, llegaría a pensar para él varias secuelas, hasta formar una saga que, espero, se haga realidad con el tiempo, sin prisa pero sin pausa. Entre todas las ideas que le mandé al editor sobre la premisa planteada de monstruos clásicos fuera de su hábitat, la que más le gustó fue la de enfrentar a la Momia y al conde Drácula en una especie de guerra de bandas por el control de Chicago en plan época de la ley seca, como si los personajes fuesen derivados de Al Capone que usaran sus habilidades sobrenaturales, junto a los famosos subfusiles Thompson de aquel entonces, para enfrentarse a las fuerzas de la ley y hacerse con el control absoluto de las bandas mafiosas de la ciudad. Además, el hecho de no usar sólo a un monstruo, sino a dos, le daba al libro un tono más ambicioso, que es lo que buscaban los editores. No era ya enfrentar a los monstruos clásicos contra protagonistas humanos, sino entre ellos, y los motivos "gansteriles" eran la oportunidad perfecta, sin desechar, por supuesto, a los héroes humanos, en este caso, una investigadora privada con demasiado gusto por el alcohol, muy adelantada a su tiempo, y un reportero caído en desgracia.

Antes de salir de Tyrannosaurus Books en 2014, los planes para las secuelas de "Batalla por Chicago" pintaban bastante mal. Tras ver las cifras, los editores no parecían saber qué hacer con una colección que prometía mucho en su momento, pero que por docenas de razones no había sido capaz de arrancar con las expectativas que ellos tenían en mente. La editorial empezó a separarse del terror, a centrarse en otros géneros y Monsters Unleashed empezó a languidecer. Yo andaba en otros proyectos, así que por mi cabeza no volvió la idea de continuar las aventuras de Samuel Parker y Jessica Kramer hasta que otra editorial, con cuyos dueños iba a terminar igual que con los de Tyrannosaurus Books, pasó por delante. Fue en 2015 cuando los conocí, ni siquiera merece la pena que los nombre y el idilio editorial, afortunadamente, duró poco. Tras leer uno de los editores "Batalla por Chicago", me habló de la novela, y en el momento en el que le comenté que siempre pensé en una secuela, se interesó por ella. Por entonces, escribía "El que se esconde" y el primer volumen de mi primer ensayo, "Las pesadillas de Stephen King", por lo que la enorme carga de trabajo era evidente. Aun así, saqué tiempo para llevar a cabo "El Hombre Lobo vs. el monstruo de Frankenstein: Guerra en Los Ángeles", aunque antes de sacarla era evidente que algo había que hacer con "Batalla por Chicago". Veréis, no tiene mucho sentido sacar la segunda parte de una historia cuando la primera es apenas inencontrable, y ya entre 2015-2016 era complicado hallar ejemplares del primer tomo de Monsters Unleashed, así que imaginaos ahora. Cuando uno va escribiendo libros, y existe gente tan maravillosa como loca que te los publica, tarde o temprano, se consiguen nuevos lectores, y por fortuna, eso, en mayor o menor medida, siempre me ha pasado. Eso quiere decir que los que se acercaban por "El que se esconde" no tenían ni idea de que existía "Batalla por Chicago", y si lo averiguaban, la dificultad para hacerse con ella era palpable. Si no hubiera tenido intenciones de sacar una segunda parte, no la habría reeditado, al menos, no tan pronto, pero con una secuela ya escrita de principio a fin, ¿cómo iba a complicarle la vida a los lectores? Aunque fueran cuatro gatos quienes se acercaran a la guerra que se iba a librar en Los Ángeles entre el monstruo de Víctor Frankenstein y el Hombre Lobo más conocido de todos, o uno de ellos, al menos. Lamentablemente, esta nueva editorial no sólo no paraba de marearme con fechas de entrega con las que ni ellos se aclaraban, sino que tenían poca idea de lo que querían hacer con "Batalla por Chicago"; desde un volumen único con ambas novelas a un precio prohibitivo hasta llevar a cabo un tomo similar, pero con la segunda parte por delante de la primera, pintando un panorama estrambótico, pasando por el hecho de que por narices ambas debían ilustrarse sí o sí. Eso se acabó, y a pesar de que los planes originales para la publicación de la saga de monstruos, que empecé a llamar Monsters Unleashed a modo de homenaje, volvieron a pasar por la autopublicación de Amazon, no me di por vencido, apostando por una editorial con la que buscaba trabajar desde hacía mucho: James Crawford Publishing.

Centrada en las antologías, la editorial llevada por William Fleming siempre ha destacado por lanzar títulos bastante arriesgados con una regularidad envidiable, sin dejar de lado novelas y otro tipo de publicaciones. Después de colaborar en algunas de las antologías que ha ido editando durante estos años, y siempre con promesas de trabajar juntos, me atreví a proponerle la publicación de "Batalla por Chicago", con la intención de que cada año llegara una nueva entrega de la saga, por la que pasarían monstruos como el ya mencionado Hombre Lobo, y otros como las novias de Drácula, el Hombre Invisible, el monstruo de la Laguna Negra y algunos que no puedo desvelar para no incurrir en spoilers que igual os estropearían la lectura de las próximas novelas, si es que tarde o temprano vais a encararlas. La propuesta le gustó al editor, así que nos pusimos enseguida a ello, dándole a "Batalla por Chicago" un par de cambios, alguna corrección extra y la nueva portada realizada por Marco Gómez Gómez (Las 8 caras del miedo), ilustrador con el que hace mucho que deseaba trabajar, al igual que con William Fleming. Un proyecto que parecía maldito, dos profesionales con los que quería colaborar y la promesa de volver con ellos para las futuras secuelas. No está nada mal si tenemos en cuenta que Monsters Unleashed daba la impresión de estar bien muerta, ¿verdad? Y además, con venta directa por Amazon, lo que asegura que eso de que el libro se descatalogue no va a pasar nunca más, una oportunidad de oro para terminar la saga, y después ponerme con las demás ideas que tenía para la colección original de Tyrannosaurus Books. ¿Quién sabe? En principio, vamos a por la primera trilogía de estos nuevos Monsters Unleashed, la cuarta entrega que sirva de "epílogo" y luego, quizás, a por tres entregas nuevas (¿o cuatro?) para una especie de segunda saga que una a monstruos clásicos menos concretos. Imaginaos a Samuel Parker y Jessica Kramer enfrentados a, no sé, ¿zombis y dioses primigenios sacados del universo Lovecraft? ¿Leyendas populares de Estados Unidos como el Jinete Sin Cabeza o el espíritu de Samhain? Todo es posible.

Por ahora, aquí tenéis la reedición de "Drácula contra la Momia: Batalla por Chicago". Nueva editorial, nuevas expectativas, nuevos objetivos, nueva portada, ligeros cambios en el título y un futuro con secuelas como "El Hombre Lobo contra el monstruo de Frankenstein: Guerra en Los Ángeles", que empieza donde acaba la primera parte, con los protagonistas visitando la cuna de Hollywood para enfrentarse a dos verdaderas máquinas de matar que pretenden hacerse con el control de los bajos fondos de una ciudad donde los agentes del orden son peores que los propios criminales. Todavía es pronto para hablar de las novias de Drácula, el Hombre Invisible y, quizás, de cierto doctor y cierto míster de doble personalidad y un regreso a Chicago, así que, por el momento, hablemos de la batalla por Chicago, del conde Drácula, de la momia Imhotep y de cómo no hay que darse por vencido a la hora de sacar adelante un proyecto literario. Por fortuna, la reedición de "Cinco tumbas sin lápida", novela que ha tenido gran protagonismo en la presente entrada, no ha sido tan accidentada, pero teniendo en cuenta que la ambición tras Monsters Unleashed pasa por una extensa saga, merece la pena haberse partido tanto la cara por sacarla adelante. A continuación os dejo con el enlace mediante el cual podéis adquirir esta nueva edición de "Batalla por Chicago", invitándoos a haceros con ella si todavía no os la habéis leído, y si así ha sido, quizás os apetezca haceros con ella para tener todos los volúmenes iguales de Monsters Unleashed. Sea como sea, muchas, muchas, muchas gracias, porque sin vosotros, sin vuestra confianza, sin ese apoyo que le dais a mi trabajo, no tendría mucho sentido reeditar este libro. Es más, ni siquiera habría hueco para ello, pero si lo habéis pedido no seré yo quien os impida haceros con él.

Aquí podéis comprar la novela en Amazon.

Recordad que los monstruos clásicos siempre vuelven, y no es de extrañar, si tenemos en cuenta lo importantes que han sido siempre para la literatura y el cine de terror. Desde los clásicos entre los clásicos del terror escrito hasta los clásicos de la Hammer y la Universal, los monstruos siempre han estado ahí, sobreviviendo a otros que han intentado quitarles su popularidad, alzándose incluso cuando lo tenían todo en contra. Mis Monsters Unleashed sólo son mi pequeño homenaje hacia ellos, mi cariñoso intento de que se les siga recordando. Una carta de amor de un escritor de terror hacia figuras que son el terror mismo. Acompañadme en este viaje que se inicia de nuevo. Acompañadme.

Seamos... monstruosos.


miércoles, 4 de abril de 2018

Novedades cinematográficas: Nosotros somos Veneno, el resurgir del cementerio de animales, vengadores infinitos y mucho más

¡Muy buenas! Parece mentira todo el tiempo que ha pasado desde las últimas novedades cinematográficas que tuvimos en la Cueva del Extraño, ¿verdad? Meses y meses con otras secciones, pero sin noticias, valga la redundancia, de las noticias de cine que más os gustan del presente blog. Como ya estuve explicando en los repasos anuales de 2017, por cuestiones de tiempo, por estar demasiado ocupado con mis deberes profesionales, no he podido mantener actualizado el blog, sobre todo durante buena parte del segundo semestre del pasado año, como hubiera querido. Eso tiene que cambiar sí o sí en este 2018, y nada mejor para demostrarlo que, una vez repasado el 2017 de arriba abajo, comenzar con las secciones de este año, y ¿por qué no iniciarlo oficialmente, aunque tarde, con una de las más populares de vuestra cueva favorita? Ir tan atrasado en cuanto a novedades cinematográficas ha provocado, por ejemplo, que no os haya podido traer algunos interesantes trailers y algunas espectaculares noticias de películas hace ya mucho estrenadas. ¡Incluso nos hemos perdido los Óscar de este año! Donde el gran ganador ha sido Guillermo del Toro (Mimic, Blade II) con su polémica "La forma del agua", que para quien esto escribe no es su mejor película, con bastante diferencia con respecto a sus mejores trabajos. Sin embargo, vamos a aprovechar que los trailers de algunas de esas cintas correspondían también a series, y que éstas se encuentran actualmente en emisión, para regalároslos, y fusionar algunas noticias que nos han dejado atrás con otras bastante nuevas y exclusivas. ¿Qué me decís? ¿Listos para ponernos al día con las novedades cinematográficas? Trailers, pósters, fechas de estreno, rumores, avances, carteles, confirmaciones, fotografías de los rodajes... ¿De verdad estáis listos? ¿Sí? Pues ya sabéis lo que toca... ¡Al turrón!

Empezamos potentes con los trailers, nada más y nada menos que con uno de los estrenos más esperados para este 2018, uno que, además, se ha adelantado bastante si tenemos en cuenta las fechas en las que se estrenaban las anteriores producciones con las que se encuentra relacionado, y sí, hablo de "Star Wars: Han Solo", el nuevo spin-off cinematográfico de la saga galáctica tras la notable "Rogue One", estando en esta ocasión ante otra precuela de la trilogía original, una que nos contará, por supuesto, la juventud de nuestro querido Han Solo, prometiendo grandes dosis de aventuras y acción, como bien indica el presente avance, al que se le unirá un segundo no dentro de mucho. Vamos ahora con una de las series de las que os hablaba antes, porque más de un año hemos tenido que esperar para la llegada de la tercera temporada de "Ash vs Evil Dead", una de las mejores series de género fantástico que tenemos la suerte de disfrutar en televisión en la actualidad, y no es para menos si tenemos en cuenta la alta calidad de los nuevos capítulos, en los que el gamberro Ash, siempre interpretado por el carismático Bruce Campbell (Darkman, Spider-Man), no sólo debe seguir protegiendo su pueblo natal de las fuerzas del mal, sino que esta vez lo hará acompañado de... ¡su hija! Casi nada. Nos vamos a por los superhéroes de rigor con el primer y espectacular trailer en español de "Ant-Man y la Avispa", secuela de la sorprendente "Ant-Man", que prometía (sobre todo para los haters de turno) ser el primer descalabro importante de Marvel Studios, siendo al final una de las grandes sorpresas no sólo del 2015, sino de la productora; ésta segunda parte, que contará las consecuencias de "Capitán América: Civil War" y, presuntamente, "Los Vengadores: Infinity War", tiene incluso todavía mejor pinta, con ese dúo de infarto que es el Ant-Man de Paul Rudd (Te quiero, tío) y la Avispa de Evangeline Lilly (Perdidos, Acero puro), que nos ofrecerán una aventura mucho más condensada y menos ambiciosa que las que hemos visto en filmes como "Black Panther" y "Doctor Strange", entre otros filmes de Marvel Studios. No sé qué esperar tras ver el segundo trailer en español de "Jurassic World: El reino caído", secuela de otra de las más agradables sorpresas cinematográficas de los últimos años, la resurrección por todo lo alto de la saga "Jurassic Park", con todas las sensaciones de la entrega original, y que caminaba entre el reboot y la secuela, de forma muy inteligente, para atraer a las viejas generaciones y a las nuevas al mismo tiempo; y no sé qué esperar de ella porque me da la sensación de que mucho de lo que se nos muestra en el trailer ya lo hemos visto anteriormente, siendo lo más original el hecho de tener que salvar a los dinosaurios de la isla anterior, dado que ésta parece que va a convertirse en un caos de fuego y destrucción, así que espero equivocarme y que tengamos una nueva sorpresa jurásica entre manos. Volvemos a los superhéroes de Marvel con el teaser trailer en español de, atentos atentos atentos, "Spider-Man: Un nuevo universo", que no sólo es la primera película de animación de Marvel para cines, sino que es, al fin, el proyecto que llevará como protagonista a Miles Morales, en los cómics, anteriormente conocido como el nuevo Ultimate Spiderman, y ahora, el segundo Spiderman; después de innumerables rumores sobre que si ahora sí, ahora no, ahora sí y ahora no, parece que el proyecto es una realidad, y menuda realidad, porque habiendo visto el avance, no puede tener mejor pinta, aunque tengamos que esperar hasta finales de 2018 para disfrutar del filme, del que, seguramente, tendremos pronto un nuevo y revelador trailer que nos hará babear todavía más. Y de animación en animación con el nuevo avance en español de la igualmente muy esperada "Los Increíbles 2", secuela de una de las mejores obras del estudio Pixar (algunos dicen que la mejor; tampoco seré yo quien lo discuta demasiado) que rendía culto de una forma magnífica al mundo del cómic de superhéroes, con una trama más adulta de lo que parecía en principio y un soberbio tratamiento de los personajes; por lo que parece, esta segunda parte comenzará justo después del final de la anterior, y no sólo eso, sino que traerá un interesante intercambio de papeles entre Mr. Increíbles y Elastic Girl, marido y mujer respectivamente. Mucha acción palomitera es lo que nos trae el segundo trailer en español de "Rampage", filme protagonizado por el revientataquillas Dwayne "The Rock" Johnson (Tesoro del Amazonas, Doom), y que traslada a la gran pantalla el videojuego de ordenador y consolas donde manejábamos a animales monstruosamente gigantescos con los que debíamos destruir ciudades enteras mientras nos enfrentábamos a las fuerzas del ejército; hay que reconocer, una vez visto este nuevo avance, que la película tiene todos los ingredientes para ser otro éxito taquillero de Johnson, al estilo de "Jumanji: Bienvenidos a la jungla" y "San Andrés", compartiendo con ésta último no pocos puntos en común, como por ejemplo, su director, ya veterano en esto de destrozar ciudades y conseguir una taquilla espectacular. Continuamos con mucha acción, disparos, explosiones y escenas de riesgo con el primer y potente trailer en español de "Misión Imposible: Fallout", nada más y nada menos que la sexta entrega de la exitosa saga que sigue protagonizada por un impresionante Tom Cruise (Entrevista con el vampiro, Jack Reacher), quien cerca de los sesenta años sigue realizando por sí mismo todas las escenas de acción que le permiten en los rodajes; reconozco que las últimas entregas me devolvieron la fe en la saga, y parece que no fui el único con el que lo hicieron, porque viendo lo lucrativa que se volvió hace ya mucho, raro sería que no tuviéramos misiones imposibles para rato. Regresamos a Marvel, sólo que a su parte televisiva, con el trailer final de la segunda temporada de "Jessica Jones", una de las producciones más laureadas del dúo Marvel-Netflix que tan buenos resultados está dando; tras la miniserie "Los Defensores" y la sobresaliente primera temporada de "The Punisher", toca repetir con los defensores urbanos que ya conocimos en la Fase 1 de esta genial fusión entre Marvel y Netflix, así que la alcohólica investigadora privada de Alias vuelve para descubrir sus orígenes, en una temporada actualmente en emisión y que está recibiendo numerosos halagos, confirmando que quienes anunciaban el temprano final de los héroes urbanos de Marvel en Netflix, no podrían estar más equivocados. Es el turno del terror con el primer trailer en español de "Slender Man", producción que llega por todo lo alto tras numerosas cintas de bajo presupuesto y todavía menos calidad protagonizadas por el Slender Man, la leyenda urbana más famosa creada en Internet; lo cierto es que el avance es bastante prometedor, con un estilo bastante surrealista mezclado con un terror con el que estamos más familiarizados, lo que quizá sea la mezcla perfecta para presentarnos esta historia de monstruo misterioso que secuestra y devora a niños durante años. Mucha más acción es la que nos trae el trailer final en español de "El Justiciero (Death Wish)", remake del clásico entre los clásicos del cine de justicieros "El justiciero de la ciudad", protagonizado por el mismísimo Charles Bronson (El lobo de mar, Crimen en el confesionario), que no sólo instauró todo un subgénero, sino que inicio una exitosa saga en la que el protagonista, tras perder a su familia a manos de unos maleantes, se tomaba la justicia por su mano contra cualquier criminal que se le cruzara; el presente remake, que ha pasado años entre rumores, tiene su mayor interés en darnos un poco de acción de los 80, el protagonismo del gran Bruce Willis (El sexto sentido, Los Mercenarios 2) y la dirección de Eli Roth (Cabin Fever, Hostel). Ni terror, ni acción, ni cómics de superhéroes es lo que nos trae el primer y fantástico trailer en español de "Alita: Ángel de combate", aunque sí mucho manga-anime, pues tenemos aquí, al fin, la película largamente preparada por Robert Rodríguez (Abierto hasta el amanecer, Planet Terror) y James Cameron (Terminator, Avatar), basada en uno de los más reconocidos e influyentes mangas y animes de la historia, casi al nivel de la épica "Akira"; a pesar de lo bien que pinta este primer avance, hay que reconocer que nos va a costar acostumbrarnos a ese aspecto tan manga-realista que posee la Alita cinematográfica, aunque crucemos los dedos para que el filme funcione en taquilla mejor que la "Ghost in the Shell" protagonizada por Scarlett Johansson (Una canción del pasado, Los Vengadores), porque podría ser el paso definitivo en la realización de la versión USA de la citada "Akira", otra cinta que lleva mucho, mucho, mucho tiempo entre el cielo y el infierno de los proyectos de Hollywood que siempre están a un paso de realizarse, pero que nunca parecen salir adelante. Y hablando de proyectos aletargados que, de repente, vuelven a la vida con un estreno inminente por delante, aquí os dejo ahora el primer e interesante trailer en español de "Venom", la película protagonizada por uno de los más enconados enemigos de Spiderman, Veneno, la unión del ex-periodista Eddie Brock y el simbionte alienígena que sirvió de traje negro al trepamuros durante una temporada; esta cinta merece unas cuantas líneas más de las que puedo poner aquí sin entorpecer la aparición de más avances, así que me las guardo para más adelante, con el póster del filme, porque os aseguro que hay mucha tela que cortar alrededor de esta misteriosa producción protagonizada ni más ni menos que por el carismático Tom Hardy (El Caballero Oscuro: La leyenda renace, El Renacido). Volvemos al terror con una de las sorpresas del año, al menos, si hacemos caso a los festivales de género fantástico que ya la están encumbrando, o lo que es lo mismo, ahí tenéis el impactante trailer final en español de "Un lugar tranquilo", la transformación como actor y director del simpático John Krasinski (The Office, Detroit), anteriormente versado en comedias y que, de un tiempo a esta parte, se está destapando como un actor de suspense y drama al que seguir, sin olvidar ésta su primer incursión en la dirección, con un filme de terror, además, lo que es una buena razón más para seguir poniéndole un altar; atentos a la premisa que nos presenta el avance de la película, donde hacer cualquier tipo de ruido supone ser cazado por... algo. Más animación por ordenador, más secuelas, más diversión nos presenta el primer trailer en español de "Ralph Rompe Internet", la segunda parte de esa grandiosidad de película que es "¡Rompe Ralph!", estrenada en 2012 y no sólo una enorme sorpresa por parte de una Disney que parece estar comiéndole terreno mediante saltos a Pixar en lo que animación por ordenador se trata, sino toda una carta de amor al mundo de los videojuegos, sobre todo, a los más clásicos, con los que muchos crecimos; en esta caso, la nueva película nos lleva a Ralph y a cierta pequeña amiga impertinente y aficionada a las carreras de coches de chuches, a la mismísima Red, es decir, a Internet, donde descubrirán la actualidad de los videojuegos, y cómo ha cambiado todo desde la época de las máquinas recreativas. Tronchante, sorprendente, alucinante y desacharrantemente gamberro es el trailer final en español de "Deadpool 2", una de las grandes apuestas comiqueras para este año, y no sólo por la gran pinta de sus avances, sino porque al fin vemos al gran Josh Brolin (El hombre sin sombra, No es país para viejos) en movimiento como Cable; por cierto, sólo por las bromas sobre el brazo robotico del personaje, y su paso por postproducción, brazo verde incluido, ya merece la pena toda la película y las secuelas que hagan de ella, y eso que todavía nadie ha podido verla, ni siquiera en pases de prensa, lo cual quiere decir que podríamos estar ante otro de los bombazos comiqueros del año, y teniendo en cuenta todos los que prometen serlo, y los que ya lo han sido (atentos a la taquilla que lleva "Black Panther", acompañada de críticas excelentes), el 2018 parece que será uno de los mejores años cinematográfico-comiqueros de la historia, y eso no es poco teniendo en cuenta los anteriores. Nos ponemos mágicos con una de las sorpresas de los últimos días, el primer y sorprendente trailer en español en "Animales Fantásticos: Los crímenes de Grindelwald", o lo que es lo mismo, la secuela directa de "Animales fantásticos y dónde encontrarlos", la primera de la trilogía de precuelas basadas en el universo de Harry Potter, que pretenden contarnos todos los sucesos que tuvieron lugar mucho antes siquiera de que el mago hiciera su aparición en el mundo, de ahí la juventud de muchos de sus personajes, por ejemplo, los Dumbledore y Grindelwald interpretados aquí por Jude Law (Camino a la perdición, Sherlock Holmes) y Johnny Depp (Ed Wood, Sombras Tenebrosas), respectivamente: lo que el avance nos presenta es bastante interesante, aunque claro, con Dumbledore por ahí, y comenzando el trailer con un escenario como el de Hogwarts, es fácil tocar el corazoncito de los que somos fans del universo Potter. Y vamos finalizando con la traca final, el trailer de trailers, la orgía cinematográfica definitiva, el blockbuster que busca aniquilar al resto de blockbuster, y un montón más de adjetivos rimbombantes para definir el trailer final de "Vengadores: Infinity War", o lo que es lo mismo, el que dicen que es la película definitiva de superhéroes, de Marvel Studios y, sobre todo, de los Vengadores, porque parece que aquí concluirán muchas de las tramas abiertas ya hace diez años con la primera "Iron Man", una celebración por todo lo alto que bien se merece este ambicioso final de fiesta; a destacar, esa reunión de todos los superhéroes de Marvel Studios para formar unos casi infinitos vengadores, ese trío entre Star-Lord, Iron Man y Spiderman, ese encuentro entre el trepamuros y el Doctor Extraño, el primer vistazo a la Orden Negra de Thanos, los Vengadores contra las cuerdas, el Capi y la Viuda Negra como coleguitas de Pantera Negra, un Hulkbuster que parece esconder algo, Thor con sus poderes del trueno a tope, Fauces de Ébano torturando al Doctor Extraño como en los cómics, Thanos consiguiendo el Teseracto, la nueva armadura de Iron Man, Thanos con una pequeña Gamora, Doctor Extraño ayudando a Star-Lord y el momento cumbre del trailer, ese enfrentamiento entre el Capitán América y Thanos, del que sólo atisbamos una milésima de la milésima parte. En cuanto a estrenos, en Estados Unidos sigue triunfando "Black Panther", convirtiéndose en muy poco tiempo no sólo en una de las cintas más taquilleras de Marvel Studios, a pocos millones de "Los Vengadores", sino en uno de los filmes más taquilleros de todos los tiempos, pudiendo posicionarse entre los tres primeros puestos si sigue así, lo cual hace pensar en la monstruosidad de ganancias que puede conseguir "Vengadores: Infinity War", aunque, eso sí, no hay que desechar los buenos resultados conseguidos por "Tomb Raider", la nueva adaptación cinematográfica del videojuego del mismo nombre protagonizado por la aventurera Lara Croft, un estreno que ha sido también el más importante que hemos tenido en la cartelera de España, y que promete cumplir con lo gastado en él, sin destacar demasiado como otros blockbusters de 2018. Bueno, después de esta generosa y extensa ración de trailers, no os molesto más, que hay mucha tela que cortar, así que os dejo ya con las jugosas novedades cinematográficas de la semana. Pasad y disfrutad.

-Comenzamos, para no perder la costumbre, con un póster, uno bastante molón y prometedor que acompaña al teaser trailer de "Venom", quizás una de las películas comiqueras más esperadas y atrasadas de los últimos años. Comparable sus idas y venidas a las de "Deadpool", antes de que, sobre todo gracias a Ryan Reynolds (Sólo amigos, Green Lantern), se convirtiera en un exitazo de crítica y público, renovando el estilo de las cintas de superhéroes, devolviendo un camino diferente al que siguen las más dirigidas hacia todos los públicos, los blockbusters rompetaquillas tanto de Marvel Studios como de Warner-DC. Precisamente, parece que el éxito de títulos como "Deadpool" y "Logan", obras cinematográficas de superhéroes-antihéroes para adultos, con grandes dosis de violencia, crudeza y temas no recomendables para una quedada familiar para ir al cine, ha propiciado el empuje de proyectos comiqueros que mezclan los superhéroes con otros géneros y conceptos alejados de los consabidos "Iron Man", "Spider-Man: Homecoming", "Liga de la Justicia" y derivados. Desde esa mezcla entre X-Men y terror que parece que será "Los Nuevos Mutantes" hasta la nueva versión de "Spawn", dirigida en este caso por su padre creativo, Todd McFarlane (Spiderman, Hulk), pasando por la nueva "Hellboy" y, por supuesto, "Venom", que pretende mezclar el terror y la ciencia-ficción con los superhéroes, una gran manera de definir al personaje y su universo, un Veneno que nació a finales de los 80 para ser la versión oscura de Spiderman: grande, terrorífico, con sus mismas habilidades pero aumentadas y una enorme y aterradora sonrisa que fue consiguiendo dientes conforme pasaban por su diseño numerosos dibujantes interesados en la ferocidad del personaje. Veneno fue un absoluto éxito desde su creación, siendo una némesis de Spiderman muy distinta al Doctor Octopus y el Duende Verde, no sólo a su aspecto y habilidades (recordemos que el traje simbionte de Veneno no sólo es un alienígena que está vivo, sino que fue el traje negro de Spiderman durante una temporada), sino porque desde el principio conocía la identidad secreta del trepamuros, pudiendo atacarle así tanto física como psicologicamente, cosa que hacía de inmediato. Veneno lo forman dos entidades diferentes; un simbionte alienígena repudiado por su raza, una raza de simbiontes que buscan conquistar, mientras que el simbionte negro deseaba pertenecer a alguien, conseguir la simbiosis perfecta; y Eddie Brock, un periodista de éxito que lo perdió todo a causa de Spiderman, o eso ha creído siempre él. Poco a poco, y conforme los combates entre Spiderman y Veneno se recrudecían en los cómics, Veneno se fue haciendo tan popular que se le convirtió en antihéroe, característica que, sin embargo, ya estaba en el personaje desde un principio, aunque bien escondida, dándole series limitadas, contando su origen y protagonizando series regulares con bastantes altibajos, siendo bastante populares las realizadas tras la entrada en el nuevo siglo. Entre otras curiosidades, cabe mencionar que el traje ha cambiado de "dueño" varias veces, yendo a parar a villanos como Mac Gargan, mejor conocido como el Escorpión, siendo entonces un monstruo alienígena que iba más allá de los villanesco (que se lo pregunten a los Thunderbolts y Vengadores Oscuros de Norman Osborn) para pasar al lado más heroico del espejo cuando se unió nada más y nada menos que a Flash Thompson, viejo conocido de Peter Parker desde sus tiempos de instituto, transformándose así en el Agente Veneno. Dado el carácter independiente del personaje (Deadpool también comenzó como villano en los cómics de los X-Men, por cierto), los planes para llevar a cabo una película con él siempre han estado sobre la mesa, y teniendo en cuenta el origen del traje simbionte (en los cómics "Ultimate Spiderman" se cambió, siendo un experimento de laboratorio mezclado con la sangre Parker), ni siquiera haría falta contar todo lo del traje negro de Spiderman encontrado en el planeta de las "Secret Wars", como bien demostró la notable serie de animación de los 90 del trepamuros, donde durante una saga de tres capítulos y hora y media, se nos narró la unión del héroe arácnido con el simbionte, que llegaba del espacio, su separación y la unión con Brock, enfrentamiento con Veneno incluido. A pesar de los constantes rumores sobre un filme de Veneno en solitario, no se hicieron más fuertes hasta que la trilogía cinematográfica de Sam Raimi (Darkman, Ash vs Evil Dead) triunfó por todo lo alto, presentando al propio Veneno en "Spider-Man 3", con la interpretación de Topher Grace (Predators, Interstellar) y un físico muy del Veneno dibujado por Mark Bagley (El increíble Hulk, Poderosos Vengadores), uno de los artistas gráficos que mejor han sabido plasmar al personaje. El éxito de "Spider-Man 3" provocó que los proyectos alrededor de "Venom" volvieran a surgir con fuerza, algo lógico, si tenemos en cuenta que hablamos de un spin-off al estilo de "X-Men Orígenes: Lobezno" y "Elektra", personajes surgidos de otras franquicias. La cosa pareció enfriarse durante años hasta el estreno de "The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro", tras la cual, Sony anunció todo un conglomerado de películas que harían una especie de universo arácnido compartido al estilo del de Marvel Studios. La primera de ellas iba a ser "Los Seis Siniestros", que ya estaba bastante lista, dada la trama de la secuela mencionada, y los minutos finales, donde veíamos desfilar a los futuros Seis Siniestros, famoso grupo de villanos de Spiderman, aunque fuera en formas de algunos de sus trajes. La segunda de esas películas sí que iba a ser "Venom", que presumiblemente surgiría de "The Amazing Spider-Man 3", donde le veríamos como villano principal de la cinta antes de pasar a protagonizar la suya propia. Sin embargo, los resultados de "The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro" no complacieron a Sony, a pesar de que en taquilla funcionó bastante bien, pero teniendo en cuenta que lo que pensaba la productora era crear un universo compartido a lo Marvel Studios, pero con personajes del mundo de Spiderman, la cosa tendría que haber ido mejor. De ahí pasamos al cierre (o al stand by, visto lo visto) de todos esos proyectos anexos al irse Spiderman al universo de Marvel Studios, aunque a medias, porque el trato es que Sony y Marvel Studios pueden seguir usando al personaje... aunque con matices. De ahí que tras el exitazo de "Spider-Man: Homecoming", después de la espectacular presencia del trepamuros en "Capitán América: Civil War" y su futuro do de pecho en "Vengadores: Infinity War", Sony haya visto las puertas abiertas para, finalmente, sacar adelante el proyecto "Venom", del que apenas sabemos nada, y del que ha surgido su trailer casi por sorpresa. A estrenar en octubre de este 2018 y protagonizada por el carismático Tom Hardy, todo un aliciente que llamará a muchos a ver el filme incluso antes de que veamos el aspecto final de Veneno en algún trailer, el proyecto sigue con Ruben Fleischer (Bienvenidos a Zombieland) como director, realizador que siempre ha estado ligado a la película, por cierto. Lo que se nos cuenta por ahora es que la trama adaptará conceptos de "Protector Letal", la primera serie limitada del personaje, y "Planeta de Simbiontes", saga donde se ahondaba en el origen del traje alienígena. Tras echar un buen vistazo al teaser trailer, que se guarda todas las sorpresas bajo la manga (algo que ha cabreado a muchos, pero ha alegrado a muchos más), es fácil deducir que a Eddie Brock lo va a perseguir la Fundación Vida cuando se le pegue el simbionte, llegando incluso a lanzar a otro simbionte tras él, ¿o quizás al grupo armado conocido como el Jurado? Y eso sin mencionar la presencia de Ann Weying, la ex-mujer de Brock en los cómics, interpretada aquí por Michelle Williams (Baxter, Shutter Island). Por ahora, lo que se nos muestra del filme, para mi gusto, mola bastante; entre los carteles tipicamente comiqueros y un trailer que no enseña nada, en unos tiempos en los que los avances son capaces de contarnos la película entera, "Venom" puede ser una de las grandes sorpresas del año. O igual me dejo llevar por el entusiasmo al ser uno de mis personajes comiqueros favoritos. ¿Qué pensáis vosotros? Por ahora, el teaser trailer ya ha provocado una diversidad de opiniones que sólo puede darse en Internet; si las quejas de un tiempo a esta parte se centraban en que los últimos trailers mostraban demasiado de las películas, con "Venom" es que muestra demasiado poco. ¿Nos aclaramos, o no nos aclaramos?

¿Héroe? ¿Villano? ¿O algo más?


-Ahora sí que vamos a hablar de Stephen King (El misterio de Salem´s Lot, Joyland), que hacía mucho rato que no lo mencionábamos en este blog. Tras el gran éxito de la nueva adaptación de "It (Eso)", cuya segunda parte espera todo el planeta para 2019, era lógico que el interés para llevar al cine las obras del de Maine resurgiera, y de menuda forma lo ha hecho, esperándose un 2019 de infarto si todo va según nos cuentan. Por ejemplo, tendremos una nueva adaptación de "Cementerio de animales", una de las mejores y más terroríficas novelas del Rey, en la que un cementerio de mascotas es capaz de resucitar cualquier cosa que se entierre en él, y cuando digo cualquier cosa es cualquier cosa; desde animales hasta... humanos. Eso sí, lo que vuelve no es precisamente simpático. Esta historia ya tuvo una genial adaptación ochentera conocida como "Cementerio viviente", con una inolvidable banda sonora de los Ramones y una secuela en los 90 que, al menos, entretenía al respetable. Por ahora, los planes para la nueva "Cementerio de animales" sitúan el comienzo de su rodaje en el próximo mes de mayo para estrenarse en abril de 2019, con los realizadores Kevin Kolsch y Dennis Widmyer en el proyecto, ambos directores de esa joyita del cine de terror que es "Starry Eyes". ¡Qué tiempos en los que el español Juan Carlos Fresnadillo (Intacto, Intruders) era el mejor posicionado para llevar el proyecto a buen puerto!

-Volvemos a los superhéroes con el espectacular póster definitivo (o el que dicen que es el definitivo, que ya sabéis cómo va el asunto con los carteles de filmes comiqueros) de "Vengadores: Infinity War", y sí, es verdad que no cabe ni un solo superhéroe más en él. ¿Quizá por eso faltan auténticos cimientos de los Vengadores como Ojo de Halcón y Ant-Man? No sé, pero queda raro que encontremos en este brutal póster a personajes secundarios de "Black Panther", que han aparecido sólo en una película de Marvel Studios, y no hallemos en él al genial Ant-Man de Paul Rudd, o al Ojo de Halcón de Jeremy Renner (Dahmer, Ángel), uno de los fundadores de los Vengadores en la gran pantalla. Es posible que las explicaciones estén en la película, así que tendremos que esperar para verla y resolver nuestras dudas. Sólo queda un mes, amiguetes. Queda muy, muy poco para la película de superhéroes entre las películas de superhéroes. Hay muchas ganas.

Ahora sí... ¡Vengadores... REUNÍOS!


-No iba a dejaros sólo con el genial trailer de la tercera temporada de "Ash vs Evil Dead", así que ahí tenéis el último y definitivo póster que nos dejó la campaña de marketing de una de las mejores series televisivas de género fantástico que podemos disfrutar en la actualidad. Y ojo, puede que no por mucho tiempo, porque parece ser que las audiencias han descendido, y ya se habla de darle un final adecuado a la serie, pues es bastante posible que no tengamos una cuarta temporada. Sí, hay rumores de que podría realizarse una película que actuara de final definitivo, pero nada es seguro al respecto, salvo que la cosa pinta muy mal para nuestro Ash después de una tercera temporada que está siendo épica en todos los sentidos. Crucemos los dedos para que todos estos rumores se queden en eso, rumores, aunque teniendo en cuenta lo que ha tardado en llegarnos esta nueva tanda de capítulos, me parece que van más allá de simples rumores.

El tercer regreso del HOMBRE


-No toca abandonar las franquicias, y parece que Robert Downey Jr. (Iron Man, Los Vengadores) también está de acuerdo con ello, porque estos días ha insistido en que quiere regresar como Sherlock Holmes en el filme que cierre la trilogía que empezaron las dos anteriores entregas, bastante entretenidas y con muchos conceptos interesantes. Recordemos que la segunda parte, "Sherlock Holmes: Juego de sombras", se estrenó hace nada más y nada menos que siete años, y desde entonces sólo hemos tenido una serie de rumores que han acabado en un proyecto que no acaba de arrancar, y todo parece indicar que seguramente sea por lo ocupado que está el actor con los filmes de Marvel Studios. Ahora que parece que tras las siguientes secuelas de "Los Vengadores" dejará su papel de Tony Stark/Iron Man, ¿es posible que piense seriamente en retomar el de Holmes? Estaría bien que los productores también compartieran tal entusiasmo.

-Y hablando de Marvel Studios (¿hemos dejado de hacerlo en algún momento?) vamos allá con una confirmación que se veía venir. Marvel Studios ha dado luz verde estos días a "Black Panther 2", secuela de no sólo uno de los mayores éxitos cinematográficos del año, sino uno de los más grandes éxitos comiqueros de público y crítica de los últimos años, incluyendo las producciones firmadas por Marvel Studios (no le queda mucha taquilla para alcanzar a "Los Vengadores"). Por ahora todavía no se sabe nada más del proyecto, pero es bastante evidente que formará parte de la Fase 4 de Marvel Studios que se iniciará a partir de 2020, uniéndose a filmes como "Guardianes de la Galaxia 3" y "Spider-Man: Homecoming 2", entre otros todavía no anunciados, pero que podemos suponer. Eso sí, esperamos que haya alguna que otra inesperada sorpresa. Como curiosidad, cabe destacar lo poderosa que ha sido "Black Panther" en taquilla a pesar de estar protagonizada por un personaje muy, muy secundario de Marvel, al menos, si lo comparamos con Iron Man, Spiderman y Hulk. ¿Quién ha dicho que no todos pueden triunfar en el cine? Sólo hay que hacer bien las cosas.

-Y atentos a una de las sorpresas anunciadas estos días que ha pasado de rumor durante años a algo más o menos sólido, sobre todo, teniendo en cuenta que vivimos en una época donde se resucitan series clásicas de televisión casi cada temporada. Ahí tenemos "Twin Peaks", "Expediente X" y "Padres Forzosos", entre muchas otras. Y quizá sea "Buffy, cazavampiros" no sólo una de las más añoradas, sino de las que mejor invitan a recuperarse, ya sea mediante un reboot o una secuela situada tiempo después. Sin embargo, todo apunta a que será un reinicio en toda regla, como el que se prepara con "Embrujadas" (quizá si éste tiene éxito, se animen pronto con el de nuestra cazadora de vampiros favorita). Eso sí, la Fox tiene claro que Joss Whedon (Ángel, Los Vengadores), creador de la serie y la película original, debe ser quien resucite a la cazavampiros. Quizás es el momento perfecto para mandarle unas cuantas cartas a Whedon, suplicándole que considere la propuesta lanzada por quienes ponen la pasta.

-No dejamos el terror, porque aquí tenéis el inquietante teaser poster de "Slender Man", que viene acompañando al no menos siniestro primer trailer que os he dejado más arriba. La verdad es que parece que, al fin, tendremos la película que se merece esta aterradora leyenda urbana sobre este monstruo trajeado que secuestra niños, además de poder volver loco a todo aquel que lo ve. Videojuegos, filmes de escaso presupuesto, documentales, libros, webseries... Hay que reconocer que el impacto de esta leyenda urbana creada en Internet ha sido tremendo a todos los niveles. Ya me extraña que no haya llegado a series de terror como "Channel Zero" y "American Horror Story". ¡Si hasta tuvimos un capítulo dedicado a él en "Sobrenatural"! Sea como sea, pronto podremos descubrir si en la gran pantalla da el mismo miedo que por la Red.

Será mejor que no lo encuentres


-Para no perder la costumbre, del terror pasamos a los superhéroes con una de las primeras imágenes exclusivas de "Ant-Man y la Avispa", secuela de las aventuras cinematográficas en solitario del Hombre Hormiga de Marvel, que hace tres años visitó los cines, consiguiendo que todo el mundo creyera que iba a ser el gran primer batacazo de Marvel Studios, al igual que ha pasado este año con "Black Panther". Nada más lejos de la realidad, dado que en taquilla superó incluso a "Capitán América: El primer vengador" y a "Thor", y la crítica la recibió con entusiasmo. Y aquí tenemos la secuela, gran ejemplo de que funcionó a las mil maravillas. Y esperad una tercera si a ésta le va igual de bien, aunque me da que le irá incluso mejor. ¿Apostamos?

"Paco, ¿tú también te asfixias con este casco, o es cosa mía?"


-Amazon está que no para. Con muchas ganas de hacerle la competencia a la HBO y, especialmente, a Netflix, Amazon ha sacado la billetera en los últimos meses para conseguir derechos de muchas de las más ansiadas franquicias del planeta, preparando así series sobre "El Señor de los Anillos" y "Conan, el bárbaro". ¡Casi nada! Como si no tuviera suficiente con estas dos bestias pardas del entretenimiento, que seguramente llegan para coger la corona que dejará "Juego de Tronos" cuando acabe en 2019, también ha conseguido los derechos de "La Torre Oscura", la popular saga fantástica de Stephen King, que el pasado 2017 contó una adaptación a la pantalla grande, bastante entretenida, mucho más de lo que afirman sus detractores, pero que se quedaba en poca cosa, teniendo en cuenta la envergadura de la historia original y la saga cinematográfica que pretendía iniciar. Una serie televisiva, una ambiciosa serie televisiva, siempre fue mejor idea, y es una alegría que ahora Amazon vaya a darle caña de esta forma. Atentos, atentos, que próximamente volveremos a Mundo Medio.

-Regresamos a la pantalla grande con un notición que confirma y subraya un buen montón de confirmaciones que habíamos tenido los últimos meses sobre la franquicia "Terminator". Precisamente, ha sido nuestro amiguete Arnold Schwarzenegger (El sexto día, Los Mercenarios 3) quien se ha encargado de darnos más detalles sobre la sexta entrega de la saga, que en realidad sería la tercera si atendemos a las noticias que indican que esta nueva película pasará de las secuelas que se hicieron a partir de la segunda parte, continuando directamente de ésta, con el Chuache de nuevo como nuestro querido T-800 (o uno de ellos) y la carismática Linda Hamilton (Los chicos del maíz, Un testigo en silencio) de nuevo como la siempre apreciada Sarah Connor, siendo todo un regreso a los orígenes de la franquicia, y más con James Cameron (Aliens, Avatar) como productor, estando Tim Miller (Deadpool) en la silla de director. Si todo va bien, según tito Arnold, la producción del filme se iniciará el próximo verano del presente 2018, por lo que es bastante probable que veamos estrenarse la película durante 2019, a más tardar, 2020. Estemos atentos a este proyecto, porque puede ser algo muy, muy grande.

-Y hablando de secuelas... ¡Vuelve "Pesadillas"! Era evidente que tras el bombazo que supuso en 2015 la adaptación a la pantalla grande de las populares novelas de terror de R. L. Stine (Sangre de monstruo, Terror en la biblioteca), íbamos a tener una secuela, y mucho se ha tardado en concretar noticias firmas sobre ella, pero ya las tenemos. El único que volverá del reparto de la anterior será Jack Black (Un loco a domicilio, Jumanji: Bienvenidos a la jungla) como Stine, el escritor de los libros de "Pesadillas", así que cambiarán los jóvenes protagonistas... y el título. "Pesadillas: Slappy Halloween" será el título definitivo del filme, indicando claramente que el muñeco viviente favorito de todos los que somos amantes de estos libros, va a regresar con ganas de revancha hacia su creador. No sé vosotros, pero yo le tengo muchas ganas a esta secuela, y no sólo por ser gran fan de "Pesadillas", sino porque me encantó la primera parte, siendo una de las mejores sorpresas cinematográficas de los últimos años, un producto ochentero que de haberse estrenado en dicha década, habría sido encumbrado como cinta de culto casi de inmediato. No esperaba que me gustara tanto, con sinceridad. Cruzo los dedos para llevarme la misma sorpresa con esta segunda parte.

-Volvemos a los pósters con el cartel final en español de "El Justiciero (Death Wish)", cuyo estreno está a la vuelta de la esquina en nuestro país, con un Bruce Willis en modalidad vengador urbano gracias a la realización de Eli Roth, en lo que tiene toda la pinta de ser una cinta tan interesante como entretenida, y qué queréis que os diga, yo soy de los que no sólo aman este subgénero del cine de acción, sino de aquellos que lo echan mucho de menos tras la oleada que tuvimos entre los 70 y los 80. Esperemos que esta película siga funcionando cada vez mejor, y la cartelera se anime a ofrecernos más títulos similares, y más si están protagonizados por estrellas del cine de acción como Willis. Que sí, que hay producciones de este tipo directas al formato doméstico, pero... no es lo mismo.

Toca limpiar las calles de escoria criminal


-Mientras esperamos todos los estrenos de filmes de Marvel para los próximos meses, ya estén producidos o no por Marvel Studios (algo raro, debido a la recuperación de derechos que lleva a cabo desde hace años), en la pequeña pantalla tampoco paramos. Sí, Netflix lleva la delantera con su área de héroes urbanos, pero hay que admitir que otras cadenas no se han quedado atrás; desde la más que recomendable "Agentes de SHIELD" (que transcurre en el mismo universo compartido que las de Netflix y las películas de Marvel Studios) hasta la bizarra y diferente "Legión", que se sumerge en el universo mutante de los X-Men como "The Gifted", pasando por la sorpresa "Runaways" y la notable "Agente Carter". Al estilo de las series de DC, Marvel quiere expandirse por todos los canales de televisión, de ahí que ahora os pueda presentar el primer póster de "Capa y Puñal", serie de superhéroes adolescentes que gozaron de mucho éxito en los cómics gracias a Spiderman, dos jóvenes que tienen el poder de la oscuridad y el de la luz, Capa él y Puñal ella, poderes que los atraen y los repelen al mismo tiempo, y que usan para enfrentarse a los peores criminales de la ciudad. ¿Qué pensáis? ¿Veis en ella una serie que durará, al menos, dos o tres temporadas? ¿O no pasará de la primera? Por ahora, todas las series Marvel están teniendo bastante suerte al respecto. ¿Vuestras apuestas en este caso?

Luz y oscuridad. Unidos


-No nos alejamos de la pequeña pantalla, porque una de las trilogías de terror más populares del género parece que la visitará más temprano que tarde. Hablo de "El proyecto de la bruja de Blair", ese filme de metraje encontrado-falso documental-cine subjetivo que sirvió como explosión del subgénero found footage, creando no sólo miles de imitadoras, sino una "nueva" manera de sumergirnos en el cine de terror. Cierto es que sus secuelas, aunque interesantes, no han alcanzado el mismo éxito, pero todo el universo que se ha creado alrededor de la leyenda de la bruja, incluyendo documentales, cómics, videojuegos, novelas y posibles secuelas, parece que se completará con una serie de televisión que podría estar más avanzada de lo que parece en un principio. La verdad es que lo de una serie para la bruja de Blair lleva afirmándose desde antes del estreno de la notable pero incomprendida "Blair Witch", sólo que ahora ha terminado de confirmarse. ¿La idea? Que sea una serie donde cada temporada sea diferente, a modo de antologías como "American Horror Story" y "Channel Zero". Teniendo en cuenta toda la mitología que hay tras "El proyecto de la bruja de Blair", la idea no podría ser para aplaudir más. Imaginaos una temporada centrada en la Roca del Ataúd, otra con el protagonismo de los hechos que dieron lugar a la leyenda de la bruja, otra acerca de lo ocurrido entre la primera entrega y la tercera... Algo similar a lo que se hizo con la genial trilogía gamer de la bruja. Empezamos a babear ya, deseando que esta confirmación al final se plasme en algo muy, muy real. Teniendo en cuenta la buena salud actual de las series de terror de nuestros días, podría ser algo muy grande lo que saliera de un proyecto así.

-Hablando de proyectos aletargados durante años... ¡Vamos a por "Men In Black"! Tenemos aquí una de esas "sagas" que, finalmente, se quedaron en una trilogía, y además, después de años luchando para sacar adelante una tercera entrega que resultó mucho mejor de lo que se esperaba, superando con creces a la floja, aunque entretenida, segunda parte. Desde entonces, y ya ha pasado tiempo (seis años, nada más y nada menos), mucho se ha hablado de una cuarta parte, del regreso de Will Smith (Hancock, Bright) y Tommy Lee Jones (Batman Forever, No es país para viejos) a dos de sus papeles más queridos, de que ninguno de los dos volvería, de que sería un remake de la primera, de que tendríamos un reinicio de la franquicia (adaptación de unos cómics bastante desconocidos), de que al final se quedaría en una trilogía, de que tendríamos un crossover con "Infiltrados en clase"... Precisamente, de este descacharrante rumor, que estuvo muy a punto de hacerse realidad, surgió otro que señalaba al actor Channing Tatum (Los odiosos ocho, La suerte de los Logan) como principal protagonista de la nueva versión cinematográfica de los Hombres de Negro. Al final, tenemos un poco de todo, porque estos días Sony ha confirmado que para 2019 tendremos reboot de "Men In Black", protagonizado ni más ni menos que por Chris Hemsworth (La cabaña en el bosque, Thor: El mundo oscuro) y Tessa Thompson (Mental, Héroes). ¡Gran equipo! Parece que alguien en Sony ha disfrutado mucho de esta pareja en la muy, muy, muy divertida "Thor: Ragnarok". Quizá no sean Smith y Jones, pero me da que le van a dar al tema de los Hombres de Negro una visión tan diferente como entretenida. Ya veremos.

-¡Más confirmaciones! Porque parece que Wonder Woman ya tiene villana para "Wonder Woman 2", secuela de una de las más agradables sorpresas cinematográficas del pasado 2017, y una de las más llevaderas de entre los filmes comiqueros de los últimos años, todo un paso adelante por parte de Warner-DC. Pensado su estreno para octubre del próximo 2019, Wonder Woman se tendrá que enfrentar a Cheetah, una de sus enemigas más clásicas, de aspecto felino y salvaje, en esta nueva aventura cinematográfica. La supervillana contará nada más y nada menos que con la interpretación de Kristen Wiig (Cazafantasmas, El último hombre en la Tierra), actriz de multitud de registros pero sobre todo conocida por su faceta cómica. La verdad es que la cosa empieza pintando muy bien, en especial, con los tremendos resultados que dio la primera parte. Desde este blog, esperaremos con muchas ganas el estreno de esta nueva odisea heroica de la Mujer Maravilla.

-Os va a parecer una sorpresa, pero vamos ahora con una de superhéroes (sí, creo que el nivel de sarcasmo ha sido bastante alto; mea culpa) con un nuevo póster para "Deadpool 2", con uno de esos homenajes cinematográficos tan cachondos que nos lleva dejando el bueno de Wade Wilson desde su primer entrega, sin mencionar todas las realizadas en el mundo del cómic, que darían para una larga lista de ensayos. No cabe ninguna duda de que en la Fox han aprendido muy bien lo que funciona, y que esta secuela nos lo va a dar multiplicado por cien... y más todavía. Entre los trailers de la nueva película y el resto de la campaña promocional, me parece que vamos a tener todo un peliculón.

¡Que lluevan las balas!


-Vamos acabando con otro cartel, esta vez, del blockbuster palomitero "Rampage", que parece no querer venderse como la adaptación de uno de los videojuegos más curiosos y entretenidos de la historia, y sí como una nueva cinta de acción de Dwayne "The Rock" Johnson. Lo cierto es que los últimos avances dan más esperanzas que los primeros, y al menos, parece que tendremos todo un buen filme de catástrofes entre manos. Quién sabe, igual estamos ante la cinta que de verdad ponga en el candelero a las producciones basadas en videojuegos, al igual que están en primera línea las de superhéroes desde hace mucho. ¡Crucemos los dedos para que así sea!

Lo grande conoce a lo más grande


¡Y fin! Menuda cantidad de novedades cinematográficas que hemos tenido ¿verdad? ¿Ha merecido la pena la espera, o no? Todo recae en vuestras opiniones, seguidores, amigos y fieles de la Cueva del Extraño. Por ahora, es imposible negar que la actualidad cinematográfica no bulla, sobre todo, preparando el terreno para la época de blockbusters que se acerca peligrosamente, a pesar de que ya hayamos tenido alguno que otro en lo que llevamos de 2018. Y un detalle importante relacionado con las noticias de cine ofrecidas por el momento, porque parece que tendremos más variedad, quizás acabándose el protagonismo del terror y los superhéroes, aunque me da que tienen todavía mucho que decir al respecto. Mientras llega ese momento, aquí estaremos, en vuestra cueva favorita, agradeciéndoos que sigáis ahí, llueva, nieve o nos retrasemos con las secciones. ¡Muchísimas gracias por vuestra infinita paciencia y fidelidad! Nos vemos dentro de siete días o menos, nunca más. ¡Hasta la semana que viene! Y recordad, sed felices. Eso siempre.


Repaso al 2017: Tours del miedo, un bosque vino a verme, los churros que me lo dieron todo y encontrando a mi verdadera alma gemela


"Ese fue el año en el que me plantaron en el altar, fue el año en el que me agredió un camarero loco, el año en el que me despidieron, el año en que fui atacado por un macho cabrío o más bien por una cabra y vive Dios que fue el mejor año de mi vida. Por que si alguna de esas cosas no hubiera ocurrido, nunca habría acabado teniendo el mejor trabajo que he tenido jamás. Pero lo más importante es que nunca hubiera conocido a vuestra madre quien, como sabéis, estaba en esa clase". Menudo inicio para el que es el último repaso que doy en el presente blog al ya más que fallecido 2017, ¿verdad? ¿Qué habéis pensado al leerlo? Supongo que de todo, aunque es bastante probable que si sois fans de la pedazo de serie televisiva que es "Cómo conocí a vuestra madre" os suene bastante. No os preocupéis, que tanto si la habéis visto como si no (si pretendéis hacerlo, igual os coméis algún spoiler; os pido perdón por adelantado, a la vez que os invito a saltaros este párrafo), os pongo en situación. Estamos en los últimos minutos de la cuarta temporada, una temporada en la que, precisamente, la felicidad no ha brillado en la vida de Ted Mosby, protagonista de la serie. Precisamente, los pensamientos con los que he iniciado esta entrada, los tiene el personaje al saltar de un edificio a otro, de un tejado a otro, cumpliendo así un objetivo que se habían propuesto tanto sus amigos como él, y que nunca cumplían por unos u otros motivos, siendo así una especie de clímax en el que todos decidían armarse de valor y continuar avanzando en sus vidas. Por supuesto, todos conseguían el salto, y mientras lo daban, Ted reflexionaba sobre todo lo ocurrido, y sí, todo es verdad, incluso el ataque de la cabra, siendo éste no sólo uno de los mejores momentos de una serie que ya es historia de la pequeña pantalla, sino de sus momentos más épicos, recordados y apreciados.

Si hacemos memoria, hasta el momento, la serie había sido casi un camino de rosas para Ted. Si, había tenido sus instantes duros, como es normal, pero todo, o prácticamente todo, le había salido redondo. Es más, la tercera temporada nos daba uno de los finales más capaces de dejarnos con el culo torcido, donde Ted le pedía matrimonio a su novia de ese momento, una Stella que no le respondía hasta el primer capítulo de la cuarta temporada, creando un cliffhanger de infarto. Sí, esa misma Stella que después dejó colgado a Ted en el altar para irse con su ex. Casi nada. A eso le sumamos que durante la cuarta temporada, nuestro protagonista fue despedido, era incapaz de encaminar de buena forma su carrera profesional, no parecía conseguir nada, permanecía suspendido en una vida sin un aparente futuro y, además, las novedades que le sobrevolaban eran todas malas. Id de nuevo al párrafo de esa temporada que os he puesto, por favor. ¿Cómo acaba? Bien, no. De forma perfecta. O legen... daria, como diría nuestro amado Barney Stinson. ¿Cuál es la lección que nos contaba Ted con esa reflexión? Una de las más repetidas durante la excepcional serie, una verdad como un templo que podríamos aplicar todos nosotros a nuestra existencia diaria: si algo malo pasa, pensemos en que igual ha pasado para que tengamos algo mucho mejor, tarde o temprano. "Cómo conocí a vuestra madre" va, en gran parte, de eso. De las decisiones que tomamos, de las decisiones que otros toman por nosotros, de las decisiones que toma la vida, de las decisiones malas que conducen a las buenas... Ted perdió el trabajo, fue plantado en el altar, fue golpeado, fue atacado por una cabra, se sintió frustrado y, al final, todas esas calamidades le condujeron a la vida que buscaba, a la vida que tenía el Ted que nos contaba cómo conoció a la famosa madre. Todo eso le condujo al mejor trabajo de su vida. Todo eso le condujo a conocer a la madre cuya identidad era el principal leitmotiv de la serie. En definitiva, todo eso llevó a Ted Mosby a tener la vida que debía tener, la que buscaba, la que merecía, quitando de su camino todo lo malo, todo lo que le molestaba, sin saberlo, para alcanzar la felicidad que merecía, y que aún tardaría cinco temporadas más en aparecer. Y sí, me parece que sabéis por dónde voy, porque el párrafo de "Cómo conocí a vuestra madre" que he compartido con vosotros es aplicable a mi 2017, de principio a fin. Fallecimientos familiares, decepciones personales, intentos de que caiga mi carrera literaria, separaciones de pareja... y ha acabado siendo el MEJOR AÑO DE MI VIDA. Sin matices. Ahí es nada.

Si para algo he utilizado siempre estos repasos anuales de mi vida personal y profesional, los más antiguos del blog por encima de los cinematográficos y literarios (el primero data de 2012, el año en el que nació la Cueva del Extraño), ha sido tanto para desahogarme como para celebrar con vosotros (que no presumir) de todo lo conseguido durante el año en cuestión, en la mayoría de las ocasiones, y sobre todo en el aspecto profesional, gracias a vosotros, compañeros, amigos, lectores... Siempre le he dado más importancia a lo bueno que a lo malo, y en este repaso del 2017 no voy a hacer una excepción, parándome sólo brevemente en lo malo, sin dar nombres cuando me refiera a alguien, porque al fin y al cabo, no sólo es algo que siempre he hecho, sino porque prefiero dar nombres y apellidos de aquellas personas que me han hecho la vida maravillosa, mejor y más feliz, y dejar que en los casos negativos, sea la gentuza la que se dé por aludida. Porque encima, siempre acaban visitando el presente blog. Por mí. El disgusto os lo lleváis vosotros, stalkers que venís a cabrearos, y las visitas me las llevo yo. Además, nunca he creído en dar publicidad gratis a quienes viven para hacer la puñeta, y eso no ha cambiado durante el magnífico 2017 que he disfrutado. En conclusión, no me voy a cortar al hablar de nada, porque desde el 2012 nunca me he cortado al hacerlo, tanto con lo bueno como con lo malo. Y no olvidemos que esto es un espacio personal, y hablando malamente, me lo follo cuando quiero. Si alguno de los auto-aludidos tiene algún problema, en la casilla de comentarios puede hostigar todo lo que quiera, que no soy de los que borran nada, ni siquiera los trolleos. Eso sin olvidar que tengo e-mail, número de móvil, Whatsapp... Si alguien quiere hacer un Sálvame de mi reflexiones personales (insisto, personales e intransferibles... y con pruebas), que se lo haga mirar, que realice un repaso a su propia vida y, no sé, que se busque un entretenimiento que no sea dar por saco y aburrirse, que la vida es muy corta y cuando te quieres dar cuenta eres un viejo (o vieja) amargado de ochenta años que se arrepiente de haberse dejado consumir por la mala leche que gastaba cuando ya era un pollavieja que llamaba pollaviejas a los demás. Avisados estáis. Avisados estamos.

En el título de la presente entrada, hablo de tours del miedo. No cabe ninguna duda, de que el 2017 ha sido uno de los años en los que más he viajado y en los que más presentaciones he hecho. Por ejemplo, justo hace un año, día abajo día arriba, tuve el placer de presentar "El Guardián del Miedo", mi nueva antología de terror, en la famosa, popular y reconocida librería de Gigamesh, en Barcelona, lo que supuso no sólo que presentara en un establecimiento donde tenía muchas ganas de hacerlo desde hacía años (sí, Tyrannosaurus Books era de Barcelona, y nunca me preparó una presentación allí, qué cosas; al menos, lo hicieron durante el día de Sant Jordi), sino que volviera a tener el gusto de la compañía de amigos y compañeros de letras como Jorge Herrero, Pepa Mayo e Ignacio J. Borraz, personas muy especiales para mí a las que conozco desde hace años, y con quienes comparto algo más que amor hacia los libros, concretamente, una profunda amistad y respeto que a estas alturas tengo más que claro que durará para siempre. Además, durante la presentación de Barcelona tuve el honor de conocer a otros amigos y compañeros literarios como Carlos Plaza, José Bonilla, Alicia Sánchez y Teresa Estévez. ¡Incluso pude compartir una maravillosa cena con Raymundo Gómez y Cristina Maro! En serio, conocer al fin, después de años de amistad digital, a gente tan, tan increíbles, fantástica y especial, es una de las mejores experiencias de esto de dedicarse a juntar letras. Y me quedo corto. No tengo palabras para el recibimiento que tuve en Barcelona, una ciudad que siempre me ha tratado genial, aunque claro, con personas así, no me extraña. Hace poco he repetido viaje por temas literarios, y la cosa ha salido incluso mejor, así que no descarto volver, al menos una vez, en lo que queda de 2018. ¡Ya os contaré en 2019! ¿Y cómo olvidar mi primera visita al Salón del Cómic de Barcelona? Fue un viaje bien aprovechado, sí. Y además, pude conocer por fin a Daniel Estorach, gran amigo y compañero al que conozco desde 2012, que se dice pronto, una de esas personas excepcionales que tienen la constancia, el trabajo, el esfuerzo y la profesionalidad como sus principales armas. Y si por redes sociales ya es majo, en persona lo es multiplicado por diez. Y por si fuera poco, tuve ocasión de conocerle exponiendo el corto basado en su novela, "Hoy me ha pasado algo muy bestia", donde superhéroes de su propia creación se pasean por Barcelona. Atentos al universo creado por Dani, porque entre este 2018 y el futuro 2019 va a dar el campanazo que se merece. Podemos apostar, y estoy seguro de que ganaré.

No se puede dudar de cómo se mueve Apache Libros, editorial con la que he publicado "El Guardián del Miedo". No sólo me consiguieron la presentación de Gigamesh, sino una ronda de firmas en nada más y nada menos que la Feria del Libro de Madrid, una de las ferias literarias más importantes de toda Europa, que se dice pronto, y donde mareas de gente se paseaban por las casetas de editoriales y distribuidoras. Lo cierto es que no le fue nada mal a la antología protagonizada por el siniestro Guardián, y la visita a Madrid me permitió conocer al fin en persona a José Carlos Guerrero, Joe Warrior, y a Emilio López Sith, Lord Mandanga, los amiguetes del programa de radio El Sótano, del que tanto os hablé en el repaso de 2016, en el que tantos buenos ratos he pasado durante 2017 y al que tantas gracias debo de dar por regalarme un espacio no sólo para disfrutar con estos dos cracks, sino para hablar de mis obras, de mi trabajo y de todo lo que me gusta, acompañando a gente igual de friki, igual de aficionada al cine, a los libros, a los cómics, a las series, a la música, a los videojuegos y, en definitiva, a pasarlo bien y ser feliz con la gran oferta de ocio-artístico que tenemos a mano en la sociedad actual. También tuve la oportunidad de conocer en persona a la encantadora Rosa María Calero Leal, lectora y amiga, amiga y lectora desde hace mucho, y a la que todavía le debo un beso que nos impidió el stand de los grandes amigos de la distribuidora Maidhisa, quienes no sólo aguantaron que llegase tarde, sino que me ofrecieron un hueco en su stand para firmar, y siempre con una sonrisa en la cara. Primero firmas, después de comprobar lo grande que es Madrid (no os creáis a un madrileño cuando diga "esto está aquí al lado"), y luego a tomar algo, momento en el que también aproveché para ponerme al día con amigos tan buenos como Germán Sánchez García, al que tuve el honor de conocer durante la Semana Gótica de Madrid de 2015, y con el que he tenido el gusto de repetir este 2017. Siempre me falta tiempo para charlar con Germán, pero es que el jodío siempre tiene tanta conversación interesante que necesitaría toda una semana para ponernos al día, y creo que ni así. Por supuesto, infinitas gracias por acercarse, por acercaros todos los que pudisteis y un enorme y especial agradecimiento a Joe Warrior y a su chica por acogerme en su casa, por aguantarme y por soportar las vueltas por Madrid. No sois grandes, no. Sois inmensos.

Podría hablaros también de mi visita a Valencia en verano, aunque ya ahí entramos en un terreno personal con el que me quiero explayar más adelante. También podría hablaros de mi visita a Murcia en noviembre, pero estamos en la misma situación, una visita a Murcia para ver a mi familia, a MI verdadera familia, que se fusionó con la invitación que me (nos) hicieron para acudir a la HispaCon del pasado año. ¿Qué es la HispaCon? Uno de los eventos literarios más importantes de ámbito nacional, relacionado con los Premios Ignotus y que cada año se celebran en una localidad distinta de nuestra geografía. Es más, si sois habituales de este blog, quizá recordéis que en el repaso que hice del año 2015, os hablé de las hispacones, y fue así porque ese año se celebró en Granada, donde tuve el honor de presentar "Actos de Venganza: Edición definitiva", antología publicada por Applehead Team Creaciones. De antología en antología vamos, sí. Esta vez, la HispaCon era en Navacerrada, un pueblo de Madrid donde el mechero de Cristo perdió su propio mechero, y en el que lo pasamos bastante bien, conociendo amigos, reencontrándonos con otros, comprando libros y dando una charla sobre terror y comedia junto a cracks como Enrique Dueñas y Alba Lucío, quien llevó la mesa redonda sobre el tema. ¡Ah! Y no me olvido de la invitación a la HispaCon ofrecida por la grandiosa Cristina Martínez, ya mencionada varias veces en este blog, pero nunca las suficientes... ¡Y las que quedan! Por cierto, y conectando con la HispaCon, reconozco que me llevé toda una sorpresa y me hizo muchísima ilusión comprobar cómo "El que se esconde" y el primer volumen de "Las pesadillas de Stephen King", en el recuento final de los Premios Ignotus, se quedaron a un paso de ser nominadas; una como novela, y la otra como ensayo. Sí, sé que puede parecer poco, sobre todo, para los nominados, finalistas y ganadores, pero teniendo en cuenta que en años anteriores, obras como "Cinco tumbas sin lápida", "Tormenta Sangrienta" y, entre otras, "Actos de Venganza: Edición definitiva", apenas si han alcanzado los cinco votos, imaginaos mi sorpresa cuando vi que los citados títulos ocupaban puestos tan altos. Este año estoy dando mucha la murga con los Ignotus, la verdad, de tal forma que no sé cómo me están aguantando amigos, compañeros y familiares, así que crucemos los dedos para que sirva de algo molestar a tanta gente amable, maravillosa y encantadora. Supongo que sabréis los resultados finales en el repaso que haré de 2018, ya en el todavía lejano 2019.

Por supuesto, no me olvido de los paseos literarios que me he dado por Málaga. Antes incluso de llegar a la consabida presentación de En Portada Cómics, tuvo lugar la puesta de largo de "El Guardián del Miedo" en la primera FreakCon celebrada en Málaga, un evento donde videojuegos, merchandising, series, cómics, literatura, cine, conferencias y cosplay son los absolutos protagonistas. Gracias a la intervención de José del Río Fortich, editor de Apache Libros, pude no sólo estar firmando guardianes en el stand de la editorial, sino hablando sobre ella con él en la primera presentación que se hizo del libro. Además, ya de paso pude conocer, al fin, en persona a Juapi, portadista e ilustrador de "El Guardián del Miedo", además de creador gráfico del personaje del Guardián, y compañero artístico al que hace mucho que conocía gracias a las benditas redes sociales, pero con el que nunca había podido coincidir en persona, al menos, hasta la fabulosa FreakCon, de cuya segunda edición también os hablaré en el repaso de 2018. Con José he podido compartir también la presentación de la antología en Barcelona, las firmas en la Feria del Libro de Madrid, un par de momentos en la HispaCon y una divertida mesa redonda en la Semana Internacional de Cine Fantástico Costa del Sol. Centrándome en las presentaciones de Málaga, en especial, en la realizada en En Portada Cómics, donde además se regalaron láminas de Juapi de la portada al completo de "El Guardián del Miedo", ayudando a que el libro se vendiera como churros y a que las primeras ventas no tardasen en llegar. Se dice mucho eso de que uno no es profeta en su tierra, pero, sinceramente, cada vez que realizó una presentación de una nueva obra en Málaga, en mi ciudad, en mi tierra, y más en concreto en la librería especializada En Portada Cómics (el templo del buen vicio en Málaga, la mejor librería friki que podréis encontrar en la Maine de España), así me siento, como un profeta en su tierra, más arropado, querido y apoyado imposible. Amigos y compañeros se acercaron para que les hablase del siniestro Guardián, en la segunda presentación a solas que he realizado, toda una experiencia la de lanzarse al ruedo sin presentador que a uno lo apoye, y que recomiendo encarecidamente para curtirse en esto de hablar en público. Por fortuna, tengo siempre a los mejores asistentes posibles, al mejor público, a los mejores lectores que un juntador de letras podría desear. Después, por supuesto, nos fuimos a tomar unas copillas, que siempre viene bien remojar el gaznate tras un largo rato dando el latazo con mis cositas de susto, instantes memorables para hablar de todo un poco. De aquí, dar infinitas gracias, una vez más, a todos los que fueron, a todos los que fuisteis a apoyarme en tal presentación, en todas, en realidad. Y no digamos ya a los que, además, se llevaron, os llevasteis, un ejemplar de "El Guardián del Miedo". Y por supuesto, no puedo olvidar dar de nuevo las gracias, y todas las veces que sean necesarias, a los majísimos currantes de En Portada Cómics, que siempre lo tratan a uno como si fuera una estrella. Gracias, gracias, gracias. Intento rodearme de la mejor gente, a ver si se me pega algo.

Y de noticias geniales pasamos a noticias menos geniales, aunque, viéndolo con perspectiva, la noticia de la que os voy a hablar ahora no es que sea menos genial, es que fue una de las mejores noticias del 2017, dado que, como bien indica el sabio de Ted Mosby, me llevó al buen camino, al sendero correcto, de vuelta a mi objetivo natural, alejándome de un error que podría haber sido todavía más grande de haber durado más. Hoy, justo hace un año, día arriba día abajo, mi pareja de entonces, de la que os he hablado bastante en este blog (no, no voy a decir nombres; recordad lo comentado en anteriores líneas sobre nombrar lo malo; ni publicidad ni fabricación de víctimas-mártires), rompió una relación de nueve años que manteníamos. Es cierto que una cosa es que os cuente en lo personal cómo me van las cosas y otra que dé detalles pormenorizados sobre cada esquina de mi vida, así que poco más voy a decir al respecto, y en realidad lo cuento porque hay otros temas mucho más agradables que os quiero narrar y que van conectados a este suceso. Sin embargo, aunque quisiera dar detalles, tampoco sabría qué decir. Imaginaos que vuestra pareja va a comprar tabaco después de una discusión... y no volvéis a saber de ella. Pues eso mismo, con ciertos matices. Ni hubo una conversación previa. Ni hubo una larga conversación. Ni me mandó a la mierda. Ni... nada. Para alguien como yo que suele preferir hablarlo todo, preferiblemente, cara a cara, con sinceridad, siendo directos y sin esconder ninguna carta, una ruptura así tendría que haber sido traumática, pero conforme pasaban los días, entendía que si alguien me dejaba así después de casi una década de relación, de una manera tan fría, áspera, cruel y sin ni siquiera una explicación de por medio, sin una conversación, sin ni siquiera insultos, sin ni siquiera hacerlo por una red social, o por un correo electrónico o un mensaje de texto, no merecía la pena. Más que triste, me sentí decepcionado y engañado. Y ahora, eternamente agradecido. Sí, agradecido. Porque como le ocurrió a Ted Mosby, agradezco que me pasara eso. Él agradeció que lo dejaran en el altar, que lo despidieran, que no supiera qué hacer con su vida... Yo agradezco a esta persona que decidiera dejarme, y más de esa forma, para no andar revoloteando en mi vida. Gracias a dejarme ahora sí tengo vida, ahora estoy enamorado de verdad, ahora estoy con mi verdadera alma gemela, ahora me siento tan completo como lleno y ahora, sí de verdad de la buena la mejor, estoy donde debo estar. Gracias. Muchas, muchas, muchas gracias. Espero que, estés donde estés, te vaya la mitad de bien que a mí y seas una pizca de lo feliz que soy. Porque de ser así, te irá genialmente bien y serás tremendamente feliz.

Más que decepción, podría hablar de cierta molestia al comprobar tanto el comportamiento de su familia como de los "amigos" que compartíamos. Y tiene gracia. No tiene gracia que todos desaparecieran sin pedirme mi versión (versión que no tengo, dado que no tengo ni idea de lo que hice... ni siquiera un año después, por lo que sólo puedo hablar de cómo corto esa persona, no de lo que hice para ello), sin hablarme o como si fuera un apestado que hubiera estado con su amiga un par de semanas y no casi una década, como si no hubiera sido yo el que les acompañó en viajes, se preocupó cuando enfermaban o le insistía a ella para regalarles algún que otro detallito en sus cumpleaños. Eso no tiene gracia, claro. Lo que tiene gracia es que, durante nueve años, más de una vez, medio serio medio en broma, le repetía a esa persona que sus amigos eran más suyos que míos, que conmigo se llevaban bien porque estábamos juntos, pero que al conocerlos por ella, era evidente de parte de quién se iban a poner (viva la objetividad, la seriedad y la madurez) en caso de que nos ocurriera algo. Esta persona se reía ante tales afirmaciones, alegando que lo que decía era una tontería, que no era verdad. Y yo, hace un año, pensé que tenía gracia, y que, de repente, era capaz de ver el futuro. Supongo que fui juzgado por personas que, en realidad, no son amigas, sino que salen y entran por costumbre. Supongo que fui juzgado moralmente por temas que desconozco por el marido celoso patológico con tendencias posesivas que rayan lo que muchos podrían considerar un maltrato psicológico (no, prohibir a tu pareja que no tenga Facebook, no mola). Supongo que fui juzgado moralmente por el marido que se deja hacer como si en vez de estar en un matrimonio, en lugar de encontrarse en un equipo de dos, estuviera en una especie de teatro de marionetas donde es una más del espectáculo. Supongo que fui juzgado moralmente por éstas dos personas que no tenían problemas en deshacerse de sus animales domésticos cuando se hartaban de ellos, como si fueran juguetes. Supongo que fui juzgado moralmente por la "amiga" a la que sólo considerábamos así realmente dos del grupo, mientras que los demás sólo la aguantaban, sobre todo cuando se dedicaba a hacer tríos en la cocina del apartamento de esos "amigos". Supongo que fui juzgado moralmente por el marido que daba saltos de alegría cuando su mujer salía por la puerta de casa, porque así podía estar solo y no obligado a aguantarla. Supongo que fui juzgado moralmente por esa misma mujer, que en cuanto su mejor amiga le dio la patada, consideró a mi ex su mejor amiga, después de haberle estado haciendo feos durante mucho, mucho tiempo. Supongo que en este mundo, en esta sociedad, es normal que Hannibal Lecter sea juzgado moralmente por Jack el destripador, Charles Manson y una partida de nazis. Ojo, que hubo una persona, una amiga en común, que sí que esperó a tener ambas versiones, que me ayudó, que me animó y que estuvo ahí en todo momento, también para esa otra persona. ¿Y sabéis lo que consiguió de esa persona? Nada. El vacío más absoluto. Sí, el "si hablas con mi ex, estás en mi contra" se sigue llevando cuando sales de la guardería. Una pena, porque sin duda, ha perdido la amistad de una de las personas más excelentes que conozco. Una amiga de verdad que iba a estar para los dos, sin juzgarnos, sin importar lo ocurrido en la relación. En pocas palabras, una persona adulta de verdad. Porque lo fácil, lo hipócrita, lo falso y lo eticamente reprobable, es juzgar cuando estás hasta arriba de mierda. Chungo.

En el caso de estos "amigos", la verdad es que si me hubieran dicho hace años que dignaban a hablarme por el simple hecho de estar con esa persona, yo mismo les habría retirado la palabra, ahorrándome mucho tiempo y dinero, guardando mi amistad para gente que de verdad la valorara. No sé qué pensáis vosotros, pero vivir en una civilización donde una amistad de años se puede disolver en cuestión de un par de días, sin efectos para la parte que la disuelve, me parece tan inhumano que me dan ganas de vomitar. En dirección a la gente que lo hace, claro. Y más si, supuestamente, son personas con una adultez considerable. Al menos, en cuestiones de edad, porque en lo mental, es bastante discutible. Y no, no voy a cometer el error de echar pestes sobre mi pasada relación, aunque sí la considero actualmente un error, una etapa de aprendizaje más bien. ¿Por qué la considero así? Por la relación que mantengo ahora mismo, que sería algo así como comparar una pizza casera cocinada en el mejor restaurante de Italia, y una pizza congelada desde hace meses y vendida por un local de cuatro duros. Es evidente que cuando encuentras algo mejor (y sabía que iba a hacerlo, no por mi cara bonita, pero más que presentirlo, lo sabía con toda certeza; soy de los que más que creer, saben que  cuando algo malo ocurre, es porque algo mucho, mucho mejor está por llegar, a lo Ted Mosby, vamos) compararlo con lo anterior es inevitable. Y cuando es algo mejor, mucho mejor, se sabe desde lejos, es inevitable comparar y, por supuesto, admitir que uno se ha conformado con algo que creía bueno, cuando la excelencia estaba ahí fuera, esperando. Como estudiar para sacar un cinco pelado en un examen, cuando podrías haber estudiado tanto como para sacar matrícula de honor. Te conformas, porque, al fin y al cabo, has aprobado. Pero cuando pruebas la nota más alta... ¡Ah! ¡Cuando la pruebas es inconmensurable! Casi imposible de definir esa sensación, y eso es lo que me ha pasado. El camino correcto. 2017. El mejor año de toda mi vida. De todas mis vidas. De ayer, hoy y mañana. Y la culpa la tiene ELLA. Bueno, la tienen unos churros a los que la invité... a ELLA. Mi verdadera alma gemela. Mi tornillo especial. Mi cosita bonita entre todas las cositas bonitas. Mi preciosa. Mi Wonder. Mi Tamara López.

Ya nos conocíamos, para qué mentir. Como se pueden conocer dos personas interesadas en la literatura y el cine que se mueven por los mismos círculos, en este caso, las redes sociales, teniendo muchos amigos en común. E incluso compartimos antología, llegando a recordar bastante bien su relato, uno de los que más me gustaron del libro "Dejen morir antes de entrar", primera recopilación en papel realizada por la Web del Terror. La amistad apareció, aunque nunca dimos pasos para nada más dado que ambos teníamos pareja en aquel momento. Antes de ahondar en nuestra amistad, pasé varias semanas solo, y lo cierto es que cuando notamos que había algo más que amistad, no buscaba nada, pero tampoco me repelía el pensar en ello (no voy a ser de esos estúpidos que afirman que están mejor solos... antes de iniciar una relación de pareja). Poco a poco, fuimos charlando, fuimos conociéndonos más, fuimos constatando que había algo especial que iba más allá de las casi veinticuatro horas que pasábamos hablando de todo (vale, alguna vez cumplimos esas veinticuatro horas). Ella también me dejó claro que no tenía pareja. Llamadas, mensajes, conversaciones infinitas, acostarnos de madrugada para levantarnos pocas horas después y retomar la charla, regalos en la distancia... y poco menos de dos meses después, estábamos viviendo juntos. Ella dejó toda una vida en Valencia. Por mí. Por lo nuestro. Lo dejó todo y se vino aquí, a Málaga, conociéndome mejor que nadie, a la aventura, pero al mismo tiempo con la seguridad que da un amor que se había postergado demasiado, pero que debía darse sí o sí; si no ayer, sí hoy, y si no hoy, mañana. Por fortuna, se ha dado cuando todavía nos queda mucho tiempo (aunque nunca el suficiente) para disfrutarnos. Me volvió la vida del revés. Le dio sentido. Antes de venir a Málaga, la visité unos días en Valencia,  allí se confirmamos lo que ya sabíamos: nacimos para estar juntos. Ella me ha hecho sentir, me hace sentir y siempre me hará sentir mariposas (o dinosaurios, dado el tamaño) que nunca me habían sobrevolado antes, que ni siquiera pensé que pudieran existir. Me faltan las palabras para darle sentido a lo que quiero decirle, a cómo quiero expresar lo que siento por ella, a cómo le puedo dar las gracias por todo lo que me ha dado, cómo si necesitará inventar un idioma para describir lo nuestro, lo que es ella para mí, lo que significa y cómo me siento a su lado, incomparable con ningún otro sentimiento antes vivido. Ella es única. Somos clones el uno del otro. Fui escrito para ella, y ella fue escrita para mí. Encajamos mejor que las piezas de un puzle, como si nuestras almas fueran una sola, dividida para que pudiéramos ser dos personas separadas y así querernos, cuidarnos, amarnos, divertirnos, disfrutarnos y hacernos felices. ¿Cuántas personas renuncian a su vida diaria, a la vida que se han construido para lanzarse a una aventura en otra ciudad, en otra casa, para convivir por completo con una persona? En menos de dos meses. Todo eso significa algo. Todo eso significa mucho... y más, pero si os contase todo lo que hemos vivido juntos en diez meses de relación, me harían falta varios blogs, un par de series de diez temporadas y algunas sagas al estilo "Canción de hielo y fuego". Cada día estamos mejor. Cada segundo es más fantástico que el anterior. Cada instante nos amamos más, y con la promesa, con la absoluta seguridad de que estaremos juntos siempre. Always. Una seguridad que jamás he sentido nunca por nada. Y eso significa algo. Eso significa ella. Yo. Lo nuestro. Juntos. Always. Nosotros. Y le doy las gracias a todo lo que me ha conducido a ella, tanto lo bueno como lo malo. Todo ha sido un aprendizaje para darle lo que se merece, para hacerla todo lo feliz que debe ser como la persona maravillosa que siempre ha sido, es y será. Intento estar a su altura. Espero conseguirlo algún día. Ahora sí. Ahora tengo un futuro. Ahora tengo una verdadera razón para levantarme por las mañanas. Ahora tengo vida. Ahora mi vida es completa. Ahora me siento realizado. Ahora soy invencible. Ahora sí soy feliz. Porque la felicidad es esto, es lo nuestro, es... ELLA. Y pensar que todo empezó con una invitación para comer churros.

Pasando a temas igual de positivos, pero literarios (aunque me es difícil separar a mi mejor mitad de lo literario, ya que es mi motor, mi musa y la razón de que no dejara de escribir a pesar de los peores momentos vividos este año, sin olvidar que es mi agente, sin olvidar todo lo que me ayuda en lo de juntar letras, sin olvidar todo el apoyo que me da al respecto, sin olvidar los sacrificios que lleva a cabo para que avance en mi, no, en nuestra carrera literaria), ya que si no este blog se convertiría de repente en una oda a nuestra historia romántica, y ya contamos demasiado en nuestras respectivas redes sociales (Made in Osos Amorosos), toca realizar un rápido repaso a las publicaciones que he podido hacer durante 2017, sacando una suma total de tres libros en solitario y tres antologías en las que he colaborado. Comenzando con las recopilaciones, lo cierto es que ha sido un año de esos raros, y eso que durante el 2016 tampoco se publicaron muchas más antologías en las que colaboraba, pero me lo he tomado con filosofía, puesto que muchas se encontraban paradas y otras todavía estaban por salir, alargándose sus fechas de edición en el tiempo, afectadas por las idas y venidas editoriales, muy habituales en el mundillo literario. De ahí, por ejemplo, que en estos tres meses de 2018 ya se hayan publicado cuatro antologías en las que participo, que se dice pronto, sin contar las ya confirmadas para el resto del año. Lo de siempre, amigos. Cuando menos te lo esperas, sale todo de golpe, y no sólo hablo de antologías, claro, porque en publicaciones en solitario, al menos, podéis esperar cuatro de mi puño y letra para este 2018. ¡Y ya llevamos una! Pero volvamos al 2017, que me despisto. ¿Qué antologías han sido aquellas en las que he tenido el placer de participar junto a compañeros y amigos muy queridos? Pues "Aquel extraño hombre alto", "Tiempo Prestado" y "Doñana es arte". Lo cierto es que la experiencia con la primera y la tercera ha sido maravillosa; la primera, es una de las mejores antologías en las que he tenido la suerte de caer, coordinada por Javi Martos y con portada e ilustraciones de mi admirado Iván RuSo; y la otra, una antología benéfica a favor de Doñana, formada nada más y nada menos que por tres libros que se irán publicando poco a poco, una extensa recopilación de historias breves e ilustraciones gracias a la cual he conocido a grandes personas, muchas de ellas ahora amigas y amigos, más allá de la profesión que compartimos. Sin embargo, "Tiempo Prestado" ha sido una de las peores experiencias "editoriales" que he vivido desde que empecé seriamente en esto en 2009, es decir, ya hace casi diez años, que se dice pronto. Desde entonces, he tenido la suerte de colarme en convocatorias, en antologías por concurso y ser invitado a otras por compañeros y amigos juntaletras, llegando a sumar un total de más de cincuenta colaboraciones en papel. Prácticamente el cien por cien de las colaboraciones han ido como la seda, pero claro, ese "prácticamente" indica que algunas no han ido tan bien. "Tiempo Prestado" ha sido una de ellas, y es una pena, porque se formó mediante un grupo de amigos que se fue al traste gracias a las absurdeces, mala educación, agresividad, malos modos, prepotencia, egocentrismo, ansias de ser protagonista y tontuna absoluta de uno de los autores, bien apoyado por el coordinador, porque claro, entre amigos anda el juego.

Primero, "Tiempo Prestado" iba a ser el primer título de una editorial. Seis meses después, ya no había proyecto editorial. Los intentos para que el libro fuera publicado por una editorial ya montada fueron, siendo amable, pobres y flojos. Ni siquiera acabamos en Amazon, siendo autopublicados. Total, si podemos ir gratis y digital, ¿para qué más? Os hablo de una antología con relatos muy chulos, acompañados todos por ilustraciones espectaculares. Un tomo que de haberse hecho en papel no podría haber bajado de los veinticinco euros, un dato en el que, curiosamente, el coordinador-editor no pensó cuando empezó a formar la antología. Total, yo empiezo a meter gente, y como es lo mismo publicar un relato que una ilustración a color, ole mis huevos. ¿Resultado? La gran cantidad de gente tirada, cuyo trabajo acabó de la peor de las formas, da para unas cuantas historias para saber lo que no hay que hacer a la hora de montar una antología. Como por ejemplo, permitir que uno de tus autores maltrate a una de las autoras, a una compañera, para a continuación erigirse como la máxima autoridad del feminismo en este país. Claro que sí. Nada más feminista que llamar loca, mandar a buscarse una vida o a comprarse un gato a una compañera. O mandarla a tomar por culo sin que te haya dicho absolutamente nada. Todo muy tolerante, feminista, dialogante y reflexivo. Luego, como coordinador, echas a esta autora sin advertírselo antes, vas mintiendo acerca del tema,  no aportas ninguna prueba de que sí la habías avisado y echas del grupo de la antología al autor que la está defendiendo (yo), sin decirle que lo vas a echar, sin un misero mensaje por privado. Porque así se hacen las cosas. Lo mejor fue la acusación de que yo me aprovecho de la gente, y cuando ya no me sirven, las desecho. Hombre, teniendo en cuenta que cuando "montó" la editorial me escribió para unirme a ella, y acepté, y cuando la "desmontó" seguí con él... mala manera de aprovecharme. Sin olvidar que la primera conversación larga que tuvimos fue una donde me pedía que hiciera de lector cero de uno de sus relatos. Por fortuna, de todo esto tengo pruebas, porque sin pruebas no se puede acusar de nada, aunque a algunos les encante hacerlo. Por fortuna, también tengo testigos que no tendrían ningún problema en afirmar "a mí me ha hecho bullying". En fin.

Si algo he aprendido durante nueve años en este maravilloso, y a veces complicado, mundillo de letras e imaginación, es que cuando se repite una pauta con respecto a un autor, el problema está, sin duda, en él, no en los demás, y mucho menos en el entorno. El agresivo maltratador verbal del que os hablo (porque se puede maltratar también verbalmente, como bien lo sé siendo psicólogo y pedagogo) ya la liaba antes en otras antologías. "Supermalia", "Demonalia" y un par más. No se libró ni una. En "Demonalia" llamó de todo a la editora, afirmando, más de una vez, que no volvería a trabajar nunca con ella (JA), y en "Supermalia" se llevó un buen rapapolvo, quedando en ridículo de varias maneras distintas, sobre todo, al omitir que intentó enchufar a un familiar en la editorial que sacó el libro, entre otros chanchullos. Qué queréis que os diga. Si tenéis un vecino que la lía en vuestra comunidad, en el garaje, cuando hace la compra, en el trabajo y en su casa, igual es el vecino el problema. Si alguien pasa de antología en antología liandola, igual es cosa suya. Y no lo digo yo, sino que me lo dice mi experiencia con este tipo de libros. Si de esas cincuenta antologías en las que he participado hubiera cincuenta quejas sobre mí, me replantearía un par de cosas. Pero no las hay. Curiosamente, sólo he chocado con él y con un par de esperpentos humanos como él. Si participas en cuatro antologías ("pedaso curriculum, payo") y en las cuatro acabas matándote con los compañeros, igual te tienes que tomar la pastilla. O dedicarte a otra cosa. Bueno, no, que a ver si vas a meterte en el ejército, o en política, y la vamos a liar. Por supuesto, como él hace con los demás, aquí no se le va a nombrar, así que si alguien quiere darse por aludido, que lo haga, que igual la conciencia no le deja dormir bien. O la mala leche. Y si tiene algún problema, pues ya sabe dónde encontrarme, que luego pasa por mi lado, me mira, hace como que está ciego, me amenaza de muerte por privado y encima suelta que si quiero explicaciones (¿explicaciones de qué? ¿De caerle mal por ser imbécil?) sea yo quien vaya a pedírselas (con lo fácil que es acudir a un abogado cuando hay amenazas de por medio). Y sí, como os dije al principio de la presente entrada, el repaso de este año iba a ir mucho de desahogo, y una de las razones es que me suelo callar bastante. No por cobardía, sino porque intento esquivar cualquier polémica. Evidentemente, no soy un santo, y aquí, en este mi espacio, es el momento de decir unas cuantas cosas. Y si en dos antologías de tres he estado encantado de participar, también cabe decir las razones de que no sea así en la tercera. Además, es un combo, porque así es fácil comprobar quién stalkea, quién lee el blog, quién sigue obsesionado conmigo... ¡Allá vamos!

Volviendo a las cosas buenas (que cada uno se ponga medallas mientras por detrás trata a los demás como basura; el día que caigan las denuncias me voy a mear de la risa), os hablaba de las publicaciones. Es cierto que me he quedado un poco a cuadros con respecto a las antologías. En mis primeros años publicando, lo normal, o lo habitual, era participar en dos o tres antologías al año, cosa que sigo valorando mucho, por cierto; cada nuevo relato publicado en papel, es para mí una celebración como las que realizaba los primeros días, sin importar el currículo, los cuentos publicados que lleve detrás o lo que haya conseguido hasta el momento. Cuando de verdad uno tiene ilusión por esto, cuando de verdad a uno lo que le gusta es escribir y publicar (y no sólo publicar), cada nueva obra en la calle, cada nueva obra en papel, es todo un triunfo. En pocas palabras, no hay obra pequeña, no hay obra poco ambiciosa. Pero yo lo soy, y esperaba más en cuanto a antologías, algo que se está cumpliendo en este 2018, así que las gallinas que entran por las que salen. Ninguna queja tengo en cuanto a publicaciones en solitario, ya que se ha cumplido el número perfecto, al menos para mí, de obras a lanzar en un año. Tres en este caso; una antología, una novela y una reedición bastante postergada por docenas de problemas. Empezando por la reedición, hablo, por supuesto, de la nueva edición de "Batalla por Chicago", que me hacía mucha ilusión que viera la luz al fin, y todo debido a los profesionales con los que he podido trabajar en este libro, profesionales que sabían qué hacer con él, sin inventos raros y misterios misteriosos. Por un lado, la nueva edición cuenta con una espectacular portada de Marco Gómez Gómez, amigo, ilustrador y portadista al que admiro profundamente, y que debería haber despegado ya hasta la estratosfera, pero todos sabemos cómo son a veces las cosas en el mundillo artístico, y no todos los grandes suben a la misma velocidad. No me cabe ninguna duda de que Marco lo hará, y para muestra, un botón en forma de la grandiosa nueva portada que le ha dado a "Batalla por Chicago", ese homenaje que realicé hace ya cinco años a los monstruos clásicos, con mucho tono de novela negra, algo de pulp y toneladas de terror conectado a los clásicos de la Hammer y la Universal. Creo que Marco ha sabido captar a la perfección el tono de la historia, y notable es la edición que se ha marcado junto al amiguete William Fleming, jefazo de James Crawford Publishing, la editorial que se ha atrevido a publicar esta frikada, devolviendo la vida a una saga que, personalmente, creía muerta. Sí, como bien sabéis los habituales del presente blog, conforme escribía "Batalla por Chicago", mi idea de que fuera una sola novela se convirtió en una idea para una trilogía en la que los protagonistas, el periodista Samuel Parker y la investigadora privada Jessica Kramer, se irían enfrentando a algunos de los más famosos y mortíferos monstruos clásicos como el conde Drácula, el Hombre Lobo e incluso el Hombre Invisible. Esa idea a su vez mutó en la de una saga, y luego, en la de dos trilogías, pero como no soy de esos cazadores de pieles de oso que ya están forrándose la casa antes siquiera de comprar el rifle con el que cazar al oso, mejor lo dejamos en que, por ahora, será una trilogía que verá la luz, finalmente, con James Crawford Publishing. A novela por año es la idea, y por ahora, se está cumpliendo, ya que podéis encontrar a la venta, sin ningún problema, la reedición de "Batalla por Chicago", que se vende principalmente por Amazon, la manera perfecta para que no se descatalogue de nuevo. Ya sabéis, por la reedición de "Actos de Venganza" (aunque bien se considera un nuevo libro, una especie de versión extendida del director) que no soy demasiado amigo de las reediciones, a no ser que el libro en cuestión haya sido un enorme éxito de ventas. En este caso, ni siquiera fue así, siendo "Batalla por Chicago" mi novela menos vendida por el momento, pero no tenía sentido que hiciera una secuela cuando la primera parte es casi imposible de encontrar por medios... legales. Es lo que tiene que Tyrannosaurus Books se fuera a pique y esté malvendiendo sus libros sin que los autores percibamos un duro. Por fortuna, recuperamos los derechos, y de este modo, "Batalla por Chicago", el libro que abrió la colección Monsters Unleashed, puede tener una segunda vida, tanto para los que se acerquen interesados en su segunda parte, como para aquellos que me conozcan por mis últimas obras, llegados mucho después de la aparición de este título. Por fortuna, a cada nueva novela, ensayo y/o antología, consigo nuevos lectores, así que siempre es bueno tener disponibles todos los libros que me han ido publicando desde 2012, y entre ellos se incluye, por supuesto, "Batalla por Chicago". Y es que, no son pocos los maravillosos lectores que se leen alguna de mis cositas, y se interesante por las anteriores, mientras salen otras nuevas. Cuando digo que tengo a los mejores lectores del mundo, cuando afirmo que los lectores de terror son los más fieles de todos los géneros, no lo digo por decir.

Continuando con las publicaciones en solitario, toca hablar de "El Guardián del Miedo", la antología de terror que ya he citado varias veces, y que nació como un homenaje a publicaciones del género tan queridas como "Creepy", "Eerie" o la clásica entre los clásicos "Historias de la cripta". Con relatos reunidos durante los últimos tres años, la mayoría de ellos inéditos o sacados de antologías hace tiempo descatalogadas (todavía espero ese "Leyendas Urbanas", amiguetes de Esmater), "El Guardián del Miedo" nació por mi amor hacia los títulos anteriormente mencionados y libros como "El Umbral de la Noche" de Stephen King, sin olvidar mi manía de llevar a cabo antologías con un tema en común. Si con los dos volúmenes de "Actos de Venganza" era precisamente la venganza la gran protagonista, en esta antología publicada por Apache Libros, lo es el siniestro Guardián del Miedo, un personaje al estilo del Guardián de la Cripta, que presenta cada uno de los once cuentos cortos que forman la obra, creado gráficamente por Juapi, y que nos muestra el principio de cada historia ataviado incluso para la ocasión, sin escatimar en bocadillos, como si estuviéramos ante uno de los populares cómics de EC Comics, quienes publicaban "Historias de la cripta", entre otros del mismo estilo. Sólo hay que echarle un buen vistazo a la portada para descubrir lo que tanto la editorial como yo buscábamos para "El Guardián del Miedo", ochenterismo a tope, un tono que también guardan todos los relatos del libro, algo que no es casualidad. Como he dicho muchas veces, como lector puede que no le dé demasiada importancia a que las antologías acaben siendo cajones de sastre donde el autor de turno recoge varias de sus obras cortas para formar una publicación que mantenga callados a sus fans hasta la construcción de su nueva novela. Sin embargo, como escritor busco algo más, tratando de que cada una de mis antologías esté lo más cuidada posible en cuanto a su contenido, eligiendo cada cuento con atención, con mimo, con esmero y, sobre todo, con la intención de que todos encajen entre sí como piezas de un gran puzle de papel e imaginación. Y horror, en este caso, mucho horror ochentero. El resultado es "El Guardián del Miedo", la obra con la que más he viajado (por el momento), con la que he trabajado por primera vez con Apache Libros (durante este 2018 veréis al menos un par de interesantes antologías que han lanzado y en las que colaboro) y que me ha permitido lanzar al público mis relatos de terror más allá de venganzas y suspense. Es más, haciendo memoria, recuerdo que la idea surgió de varios lectores que, al comprobar que no podían seguir el rastro de los relatos con los que iba colaborando en antologías construidas entre varios compañeros, me invitaron a realizar una antología que los aglutinará todos, o casi todos. El siguiente paso fue confeccionar el tema que los uniría, dar vida al siniestro Guardián, montar la antología y buscar una editorial que apostase por ella. Apache Libros había nacido meses antes, sus títulos me gustaban y poseía una línea editorial dedicada exclusivamente a la publicación de antologías. Blanco y en botella. La envié, José del Río Fortich tardó apenas unas horas en responderme, interesado en el manuscrito, y el resto es historia ya narrada en este blog. Y que debe volver a narrarse, porque hace justo un año de la publicación de "El Guardián del Miedo", y ya toca hacer repaso de lo que ha dado de sí, que ha sido bastante, y no sólo en cuanto a viajes y génesis, sino también en cuanto a crítica y público, donde no le ha ido nada, nada mal, por fortuna.

Vayamos ahora a por la tercera y última publicación literaria de 2017, ahora sí, una nueva novela de terror en la línea de "Cinco tumbas sin lápida", "Tormenta Sangrienta" y "El que se esconde". Hablo de "Al final del bosque", de la que todavía os debo una pormenorizada entrada en la que os cuente todos los detalles sobre esta historia de terror con un bosque casi como principal protagonista, o al menos, como escenario en el que se mueven cinco personajes que tratan de sobrevivir a una pesadilla tan extraña como bizarra que llevará a despertar en ellos sus peores instintos, mientras criaturas inconcebibles les acechan, dispuestos a luchar por la jerarquía de la pirámide alimenticia. Mientras tanto, ¿qué os puedo contar? Buena o mala; mejor o peor que mis anteriores trabajos; un paso adelante o un paso atrás; sea lo que sea, y eso deben decidirlo los lectores, estoy bastante satisfecho con el resultado final de un libro que tenía muchas ganas de escribir, y no os digo ya de ver publicado, y encima con Dilatando Mentes, una de mis casas editoriales. Es cierto que esa satisfacción está expresada un poco con la boca pequeña, ya que nunca me quedó satisfecho al cien por cien cuando publico una nueva obra, sea ensayo, antología o novela. Después empiezo a darle vueltas, le saco faltas por todas partes, lo cambio todo en mi cabeza y siempre creo que podría haberla escrito muchísimo mejor, de ahí que con el siguiente título con el que me pongo, dé todavía más de mí. Como siempre, son otros los que deben decidir si lo logro o no, pero intentarlo, al menos, lo intento. Las primeras conversaciones sobre "Al final del bosque" tuvieron lugar cuando visité Alicante, en el primer semestre de 2016, para presentar "El que se esconde" y pasar unos días con Ángel y Maite, editores de Dilatando Mentes y, a estas alturas, grandes amigos, prácticamente familia, como me gusta repetir. Por entonces, "Al final del bosque" era otra novela, una con un vecindario donde habitaba una casa tan sádica como sanguinaria y cruel, idea que me guardo para un futuro no demasiado lejano. Poco a poco, y tras varias obras con bosques de por medio, tanto literarias como cinematográficas, el gusanillo de recuperar lo que en principio no era más que un relato corto de cazadores y militares contra monstruos que parecían salidos de "La Niebla" de Stephen King, se convirtió en un enorme dragón que rugía para que realizara una historia atmosférica, donde el terror psicológico de "El que se esconde" y el más físico de "Cinco tumbas sin lápida" se convirtieran en uno más ambiental, más dado por el escenario en el que sufrían los protagonistas. La lista de lugares donde es fácil pasar miedo, donde el terror se mueve con pasmosa sencillez, es casi interminable; desde psiquiátricos abandonados hasta pueblos malditos, pasando por hospitales siniestros, mansiones encantadas, solitarios barcos a la deriva, islas misteriosas, casas embrujadas y océanos de profundidades insondables. Shelter Mountain en "Cinco tumbas sin lápida"; el Chapel en "Tormenta Sangrienta"; las propias calles de San Francisco en "El que se esconde"; no puedo negar que me encante que el escenario de mis historias tome tanto protagonismo como sus personajes humanos. "Al final del bosque" no sólo es el ejemplo viviente de ello, sino uno de mis favoritos, dado que la ambientación principal es una de mis preferidas para dar miedo: un bosque. Sea de día o de noche, un bosque es aterrador, o puede resultar aterrador. Y qué queréis que os diga, si ya con la edición de "El que se esconde" quedé encantado, con la de "Al final del bosque" he tenido varios orgasmos seguidos que no han parado desde entonces. La portada de Juan Alberto Hernández y el trabajo que se han dado los editores de Dilatando Mentes son las principales causas de ello, y aunque no pueda ser objetivo con la edición de "Al final del bosque", a día de hoy creo que es uno de los libros más bonitos que ha llevado a cabo la editorial alicantina. Los extras, el prólogo, el epílogo, los infinitos detalles boscosos que pueblan cada página de la obra... Deliciosa edición, se mire por donde se mire. Un honor, un placer y un verdadero privilegio continuar trabajando con Dilatando Mentes, sacar con ellos una nueva novela (y van dos colaboraciones... que se extenderán a tres, porque la siguiente ya está pactada) y formar parte de su impresionante catálogo repleto de estrellas, tanto internacionales como nacionales.

A pesar de que en antologías el 2017 ha sido un año flojo que el 2018 ya está compensando con creces, admito que en lo referente a publicaciones en solitario se ha cumplido bastante el cupo que siempre deseo, es decir, el de tres obras publicadas, aunque en este caso una de ellas sea una reedición, a descubrir por quienes llegaron tarde, o desconocían mi existencia, cuando apareció la primera edición. Como siempre digo, soy de esos autores que de año en año suele desear lo de "virgencita virgencita que me quede como estoy", pero parece que este 2017 ha sido muy Ted Mosby también en el sentido de publicaciones, pasando de las dos de 2016 a tres en 2017, que será alguna que otra más en este 2018 si todo va bien. No, no cuento "Al final del bosque", que se editó, por mi culpa y la de mi manía por repasar cien mil veces el texto hasta desesperar a los editores, rozando el año nuevo, sino los títulos ya confirmados, y el que ya ha salido a la venta. Una nueva novela con Applehead Team Creaciones, una sorpresa con Dilatando Mentes, una reedición, una secuela de ésta reedición y la segunda parte de "Batalla por Chicago" forman el grueso de mis publicaciones en solitario para este 2018, de las que ya os hablaré con más detalle conforme vayan saliendo. Ya sabéis que suelo ser muy precavido con estas cosas, dado que el mundo editorial a veces cambio de rumbo cuando menos te lo esperas, y no soy de esos que van afirmando que van a publicar doscientas novelas durante el año y al final se tienen que autopublicar en Amazon una antología porque los planes no han salido cómo esperaban, pero los títulos que he mencionado están prácticamente confirmados, así que salvo que ocurra un desastre bastante gordo, me da que este año os vais a empachar con mis cositas de miedo. Tres títulos al año siempre ha sido la cifra que he ido buscando, y en 2017 se cumplió al dedillo, aunque eché en falta terminar el segundo volumen del ensayo sobre Stephen King, que se está alargando cosa mala por esa manía de tenerlo completamente actualizado. Y casi que vamos a conseguirlo, teniendo en cuenta que todos los filmes, series y libros del de Maine, aparecidos durante el año pasado, estarán en ese segundo volumen. Y algunas cositas del 2018, os lo puedo asegurar. También es cierto que de haber salido como yo quería el plan alrededor de la resurrección de Monsters Unleashed con la reedición y secuela de "Batalla por Chicago", el 2017 hubiera sido el año en el que habría visto la luz "Guerra en Los Ángeles", pero como ya he comentado, estas cosas son impredecibles hasta el punto de que no doy por seguro que saco libro nuevo hasta que se encuentre en las librerías. En otro orden de cosas, 2017 fue el año en el que empecé a mover tanto "Casa de Sombras", mi bolsilibro con ecos de Lovecraft, y "Cinco tumbas sin lápida" para reeditarla y que salga junto a su postergada secuela. También he tenido mucha suerte al respecto, porque ambas han conseguido colarse en las editoriales que quería, las primeras a las que mandé los dos manuscritos. Cthulhu bendiga a estos editores tan locos como maravillosos, editores que confían en mi trabajo, confían en mí y, además, disfrutan con lo que les envío. ¡Cruzo los dedos para continuar la buena racha con ellos! En cuanto a premios, 2017 ha sido tan flojo como en el área de las antologías compartidas. Además de los buenos e inesperados resultados en los Ignotus, habría que mencionar la posición de finalista en la categoría de Mejor libro para "El que se esconde" en los Premios Ultratumba de ese año, unos premios que ya son unos clásicos tanto del género fantástico en nuestro país como del presente blog, aunque teniendo en cuenta que este 2018 todavía no tenemos noticias de ellos, cuando deberíamos estar ya nominando, me temo que el 2017 fue el último año para los Ultratumba. Esperemos que no sea así, y que, durante lo que queda de año, que no es poco, tengamos novedades al respecto.

Sin embargo, no todo ha sido bueno en el mundillo literario en el que me muevo (fandom lo llaman, o algo así), a pesar de que muchos puedan pensar que cómo afirmo esto con tres libros en la calle y participación en tres antologías. La verdad es que 2017 ha sido uno de los años más polémicos, sino el que más, que me he encontrado en mi andadura de juntaletras desde que me uní a ella de forma profesional en 2009. Sí, resulta raro que diga esto cuando han pasado tantos años, pero entre los escritores (y los que no son escritores) siempre han existido roces, porque, al fin y al cabo, somos personas normales y corrientes. Hay roces en todas partes; gente que discute en sus trabajos, personas que no se llevan bien en el instituto, compañeros de clase en la universidad que no se soportan, peleas y trifulcas en los colegios... El mundillo literario de género no iba a ser una excepción, y eso que en otros medios artísticos como el del cómic y el cine, se tienen gordas, muy, muy, muy gordas. Y no hablemos de géneros como el de la novela romántica, donde se montan verdaderas batallas campales con denuncias, abogados y juzgados por todas partes. Así que si alguien os dice que el mundillo literario de género está repleto de cosas malas, discusiones, puñaladas, traiciones, polémicas y peleas, tampoco os dejéis impresionar. Aunque yo sí lo he hecho, al menos, un poco durante 2017. A veces las discusiones, verdaderamente burras, eran por política; otras, por acusaciones de machismo (he visto acusar de machista a un compañero y amigo que acaba de coordinar una antología benéfica a favor de las víctimas de violencia de género; casi nada); pero este año 2017 se ha introducido un elemento (si vais a los párrafos de "Tiempo Prestado" igual sabéis de quién estoy hablando) que si no ha provocado una polémica al mes, no ha provocado ninguna. Durante todo un año, y siendo casi siempre el centro de la misma. Y cuando la polémica no iba con él, él se las arreglaba para liarla y convertirse en el protagonista. Y lo siento, pero cuando alguien que lleva casi diez años en esto se sorprende, yo creo que estamos ya hablando de un verdadero cáncer en el mundillo que va a acabar bastante mal (preveo alguna demanda... y eso siendo amable), entre otros motivos, porque no soy el único que opina así. Y yo soy de los pequeños, porque hay varios nombres bastante importantes (autores, editoriales, librerías) que ya están tomando buena nota acerca de las mencionadas polémicas, y las respuestas que este personajazo, que parece salido de unos dibujos animados, da para argumentarse, siempre con una ristra de insultos que parecen salidos de un capítulo mal escrito de "Compañeros", o del peor episodio de "Callejeros". A veces creo que le falta un "Sole, que te pego con el mechero" para acompañar sus "hijo de la gran puta", "vete a tomar por culo", "pollavieja", "asqueroso", "desgraciado" y derivados. Si todo fuera cosa de roces, no habría problema, porque los roces personales no trascienden, no van a ninguna parte, no afectan al mundillo. Pero me temo que este absurdo personaje pretende convertirlo todo en una batalla personal que no va a ningún sitio que no sea perjudicar al mundillo, a los que deberían ser sus compañeros y a él mismo. Un kamikaze de los que ya no quedan. Karma como única solución. Tiempo al tiempo. Torres más altas, educadas e inteligentes han caído con comportamientos similares.

Esto me sirve para dar entrada a otro de los desagradables sucesos que me rozaron durante el pasado 2017, y que aunque este hombre absurdo no inició, sí que participó (por supuesto, con sus maneras de agresivo maltratador verbal). A mediados de 2017, sin comerlo ni beberlo, sufrí un intento de linchamiento en las redes sociales que, bueno, acabó en eso, en un intento tan fallido como ese bulo que ronda por ahí y que ni siquiera voy a mencionar porque hace años que se demostró (con pruebas) que no era más que eso, una invención para hacer daño y ¿conseguir que no escriba? ¿Lograr que no publique? Todavía ando cavilando qué se intenta buscar con este tipo de cosas. Si alguno de los que la lían lo dijeran ya de paso, y puesto que no suelen aportar pruebas de sus acusaciones, sería de agradecer. La acusación en este caso era muy sencilla: usé su minusvalía para insultarle (él lleva muletas). ¿Motivo? Este esperpento de personaje (porque entre sus tics, sus frases hechas, sus posts con multitud de erratas, sus motes y sus intentos por ser escritor, ya es más un personaje que una persona) cogió una frase que puse en Twitter sobre un tal Cojo de Lepanto, que puse junto a una imagen sobre el karma, y aseguraba que iba dirigida a él. Así. Sin más. Como si mañana alguien pone "El cabronazo del malagueño con gafas" y me doy por aludido porque... tengo gafas... y soy malagueño. Absurdo ¿eh? Y os quedáis cortos. El caso es que fue un intento que empezó en un día... y eso duró. Teniendo en cuenta los párrafos anteriores, donde os hablo de libros publicados, editoriales interesadas en que trabajemos juntos, editores con los que sigo colaborando y antologías a las que me invitan los compañeros, presupongo que no tengo que dar muchas explicaciones a la definición de "intento". O en otras palabras, es cuando intentas dispararle a alguien en la cara y te das cuenta de que no tienes balas, sujetas un plátano y te encuentras en otro continente. Es decir, acabas de cagarla desastrosamente. Por supuesto, di algunas "explicaciones" en mi muro de Facebook, bastante sencillas. Mi mensaje fue colocado en Twitter, era referido a una discusión política (bastante  lejos de ser literaria) y el tal Cojo de Lepanto es un perfil de Twitter del cual comparto "tuits" y con el que discuto alguna que otra vez. Además, es bastante activo en cuanto a temas políticos, en especial, criticando al actual gobierno de nuestro país, o para hablar del tema catalán. Nada de esto me lo estoy inventando. Si entráis en Twitter y buscáis Cojo de Lepanto, hallaréis incluso dos cuentas, ya que por diferentes denuncias, estuvo un tiempo sin su cuenta principal. Y veréis que es lo que digo, e incluso con buscar un poco me veréis por allí, charlando con él. En pocas palabras, si lo único que aportó el esperpentico personaje fue su palabra, y yo "explicaciones" detalladas, con pruebas incluidas... Supongo que no hace falta decir nada más, ¿verdad?

El linchamiento (de un día... perdonad, pero es que casi que me entra la risa cada vez que lo recuerdo) fue aprovechado, curiosamente, por unos cuantos para insultarme, agredirme verbalmente, amenazarme (delito, aviso, delito), soltar mentiras sobre mí y tratar de que se tambalease mi trabajo, sin conseguir apenas rozarlo. Una pena, porque montar un linchamiento en base a un "tuit" que no iba para esa persona, y que ese personaje no puede demostrar que iba para él, era un gran ataque. Tan inteligente como bien planeado. ¿Se me nota mucho el sarcasmo? Y si lo que habéis leído hasta el momento os parece absurdo, atentos a lo que está por llegar. Imaginaos, como decía más arriba, que Hannibal Lecter es llevado a un juicio donde el conde Drácula, Darth Vader, Sauron y Pennywise le juzgan. Queda raro, ¿no? Pues eso tuve que aguantar yo, los lanzamientos de mierda de gente que hacía mucho que nadaba en ella; desde el cincuentón que se lleva a su amante a todos los eventos, mientras pasa de su familia hasta el alcohólico que bebió tanto en uno de los festivales Celsius que tuvieron que llevarlo a su hotel a rastras, donde se encontraban su mujer y sus hijos, uno de ellos recién nacido, pasando por la que le debe una cantidad ingente de dinero a las distribuidoras con las que trabaja, el que aviva cualquier estúpida polémica para reactivar su blog, el eco de éste, el que va ligando con las bloggers a pesar de tener mujer mediante el ofrecimiento de colaboraciones, el que va amenazando con agredir a los demás en cuanto los vea (cosa que luego no hace; no vaya a ser que le caiga una denuncia del tamaño de Australia), el que luego va colando en antologías mediante convocatorias a sus amiguetes a pesar de que deba ser un jurado imparcial, el que va hablando mal de editoriales con las que se muere por trabajar, el "madurito" al que le van demasiado las escritoras jovencitas, el que han echado ya de varios grupos literarios por ser pesadito con el spam, el que va diciéndoles a algunos ilustradores que le hagan portadas gratis porque así, gracias a su nombre, se darán publicidad... En fin, toda una agrupación de buenas personas a cada cual mejor para juzgar a los demás, sobre todo, en base a algo falso, fácilmente desmontable y que se aclaró en apenas unas horas, aunque les pese e insistan en algo que, si de verdad les molesta, pueden ir a una comisaría a denunciar. Por cierto, de todo lo dicho (que cada cual se sienta aludido con lo que prefiera, guiño, guiño) tengo pruebas de sobra, al contrario que ellos. Porque las acusaciones se hacen con pruebas. Capturas de pantalla, mensajes de texto, Whatssapp, privados... No robando un "tuit" y aplicandoselo a sí mismo por sus santos cojones. Un "tuit", por cierto, que este esperpento de personaje no debería haber podido coger porque lo tengo bloqueado de Twitter desde el primer día. No sé, ¿cómo llegó ahí? ¿Por medio de otra persona? Pues oye, igual si alguien lee "hijo de puta el cojo", y se da por aludido, o cree que se refiere a alguien, hay algo ahí que no está del todo claro por ambos bandos. O igual uno no duerme bien, o el otro piensa que es un hijo de puta. Qué cosas.

Tuve que aguantar también absurdeces de un tipo que se cachondeó de que no le diera mi número privado de teléfono, según él, para resolver nuestros roces (chungo resolver algo cuando ésta persona se ha cebado conmigo cada vez que tenía la oportunidad, después de una puñalada inmensa por la espalda hace años, un combo bastante chungo). Supongo que si mañana le pido su dirección, o el DNI, y no me los da, me podría reír yo también, aunque más risa me da que después de tanto cabreo hacia mi persona, ahora se dedique a vender mis libros. Tuve que aguantar el absurdo de pedir pruebas y de que otro esperpento dado a las polémicas me dijera que sólo piden pruebas los culpables (es lo lógico; yo voy a tu casa, le digo a tu mujer que le estás poniendo los cuernos, y las pruebas de que no las debes ofrecer tú, por supuesto, no el que acusa), otro esperpento que milita en un partido político al que cada día le llueven bulos por todas partes, y que cada vez que pasa es el primero en decir "Si es que quienes lanzan esos bulos no aportan pruebas". Magistral. Ver cómo me desadmitian y bloqueaban personas con las que hacía años que no hablaba, con las que no me llevaba bien (pero me seguían teniendo entre sus contactos) y que desde hace mucho no me pueden ni ver, fue como ver a Spiderman perdiendo contactos de Facebook como el Escorpión, el Duende, el Doctor Octopus o el Camaleón. En pocas palabras, que alguien se tragara las absurdeces de un personaje que, además, lo vendió todo con el típico "Ya sabéis que no me gusta entrar en polémicas" (pues no mientas y deja de entrar en ellas, so muso), sin ninguna prueba sólida, sólo corresponde a dos vertientes: o esa persona está tarada, o simplemente se llevaba bien con él y mal conmigo, aprovechando el linchamiento para escupirme a la cara sin riesgo de que nadie dijera nada (aunque hubo quien lo dijo, y pocas contestaciones obtuvo; el valor es efímero, incluso tras un monitor), como si necesitarán una excusa para desadmitirme y bloquearme. Como me dijeron un autor bastante curtido en los bolsilibros de género y uno de los editores de género más importantes de este país: "Si ni te compraban, ni te leían, ni eráis compañeros, ni eran tus amigos, ni te apoyaban, ni te compartían, ni te hablaban, no has perdido nada, has ganado. Y por todo lo alto. Además, has logrado algo que el ser humano ha buscado durante siglos, y es la capacidad de que la basura se tire por sí sola". Y además de verdad. Se me han quedado las redes sociales más limpias de lo que nunca han estado. Y ahora preguntaréis, si esa gente me detestaba, ¿por qué estaban entre mis contactos? Supongo que se lo deberíais preguntar a ellos, pero tengo la teoría de que cotillear, stalkear y el síndrome Sálvame son poderosos en personas que apenas escriben y publican porque, supongo de nuevo, están muy ocupadas creando polémicas que no van a ninguna parte, tan estériles que incluso se contradicen con sus propias opiniones. Ahí tenemos a ese otro que llegó a sugerir a editoriales y lectores que me dejarán de publicar y leer... para, a continuación, pasarse meses y meses alabando el trabajo que hace una de esas editoriales que sí me publican, pese a lo que él diga. Incoherencia por bandera, que dijo el cuadros.

Y por cierto, al final, sí que tuve tirar yo también de desadmisiones, porque algunos de esos stalkers criticones siguieron entre mis contactos, como si no hubiera pasado nada. "Tío, hoy te lincho, a ver si te dejan de publicar en este país con nuestras mentiras, pero quiero seguir viendo las fotos de tus gatos que vas colgando". Claro que sí, gilipollas. A tomar por saco. Lástima que no toda la basura se sacara sola. Madre mía. La de psicólogos que necesitan unos cuantos... Para más inri, muchos de ellos no dejaron de seguir a mi pareja, al amor de mi vida, a mi Wonder, y eso que fue la que peor lo pasó con todo esto. Yo ya estoy acostumbrado, y aunque suene raro, sé que este tipo de cosas pasan en todos los mundillos, y a veces es como un peaje que hay que pagar. Pero lo tengo que pagar yo, no mis allegados, no la gente a la que quiero. Imagino que todos estos honrados de buen corazón que linchan sin pruebas, como justicieros de medio pelo que deberían mirarse antes al espejo, no tienen maridos, ni mujeres, ni hijos, ni hermanos, ni tíos, ni primos, ni sobrinos que puedan sufrir el día de mañana si yo hiciera lo mismo. Porque encima hay que ser muy retorcido para tratar de hacer sufrir a alguien, y seguir manteniendo a su pareja entre tus contactos. Por fortuna, Tamara es una campeona de armas tomar, y los mandó pronto a tomar por culo a todos. Sí, incluido al de "Me recuerdas a un amor de mi infancia", con mujer e hijos. Poner los cuernos está feo. Tanto como liarse a linchar gente a través de una pantalla, sin pruebas y esperando que esa persona ¿pierda su trabajo? Porque, al fin y al cabo, lo de escribir es también mi trabajo. No es con lo único con lo que meto dinero en casa, pero sí forma parte de las ganancias del hogar. Imaginaos que yo trasladará ese tipo de cosas al trabajo que muchos tienen aparte de esto de escribir, que eso provocara que los despidieran, que les importunara en su vida personal... Menudo cabronazo estaría hecho, ¿verdad? Dar lecciones de moral siendo peor que al que intentas dárselas es para ir al ala psiquiátrica de máxima seguridad más cercana. Falsos e hipócritas a más no poder. ¿Por? En muchos casos, porque no les caigo bien. Sin más. No os encontraréis más argumentos. Quizás el uno está cabreado porque no me llevo bien con su amigo cercano (cosa que me ha pasado; y tengo pruebas), quizás el otro porque no le reí las gracias un día concreto, y hay algunos que simplemente lo están porque me separé de ellos en una parte del camino (hubo uno al que le pregunté cinco veces qué la había hecho para que me tratara así, y acabó bloqueandome... sin responderme, claro; lo curioso es que es otro adalid de una moral algo extraña, porque participé en una antología benéfica que coordinó él, y nunca he recibido un solo informe de los beneficios de ese libro, y mucho menos, la información veraz sobre si al final llegaron a la asociación elegida). Sin argumentos. Sin pruebas. Pero ¿quién las necesita para un buen linchamiento? A distancia, por supuesto. Barcelona, Madrid, Murcia, Valencia, HispaCon de Navacerrada... Ni uno solo se acercó a decírmelo todo a la cara, a lincharme en persona, y eso que en la HispaCon me encontré con varios. Precisamente, al absurdo personaje maltratador verbal de "Tiempo Prestado" me lo encontré allí, estuve a veinte centímetros de él y qué bien que se hacía el ciego. De repente, toda esa rabia desapareció, para volver meses después cuando mi mujer le echó en cara que volviera a insultarme por la espalda, cuando ni siquiera tuvo cojones de acercarse al tenerme físicamente. La reacción de este energúmeno de Callejeros fue amenazarme con agredirme, amenazarme de muerte y bloquear a mi pareja, no vaya a ser que se le escapase también algo para ella y terminase ahí su fama de feminista. Por supuesto, captura de pantalla y para el abogado, ansioso porque el "listo" meta la pata de nuevo de esa forma y le dé una excusa para explicarse en un buen juicio, aunque sea rápido. Porque amenazar es un delito. Creerse inteligente y cagarla de esa forma, también debería serlo, pero por ahí se va a librar. Por supuesto, el "no me acerqué para no arrancarle la cabeza" debe ser el "agarradme agarradme, que me lo cargo" de este siglo. Ya sabéis, cuando el cuñazo chuleta de turno que no tiene ni medio soplido se pone valiente con el contrario, sabiendo que lo que menos va a hacer es tocarle un pelo. Porque la gente que le toca los pelos a otra gente, lo hace nada más verla... no espera a encontrarse tras un monitor, a kilómetros de distancia, para volver a amenazar. Igual todavía se lo está pensando. Sí, necesitará eso. Pensárselo mucho. Yo en cambio tengo claro que cuando la mujer de uno es capaz de admitir que su marido es polémico y que se le va la boca, algo anda mal. Y no digamos cuando una mezcla de Brad Pitt y Michael Fassbender es capaz de hablar de la cara de los demás.

Pero vayamos terminando con este tema para ahondar en alegrías del 2017, aunque antes voy a hacer dos repasos. Uno es a las irregularidades alrededor del intento de linchamiento. Veamos, porque dan qué pensar. El "tuit" que colgué no ha sido borrado, sigue ahí, algo bastante raro si tenemos en cuenta que cuando uno la caga con un "tuit", lo suele borrar; desde entonces, he puesto muchas más veces el mismo mensaje, Cojo de Lepanto incluido, y parece que ya no ha hecho más ningún efecto; si fuera verdad que voy riéndome de las minusvalías de los demás, ¿por qué me siguen publicando editoriales, mientras este esperpento se tiene que conformar con autopublicarse y que le publiquen sociedades sin ánimo de lucro?; no es casualidad que el noventa y nueve por ciento de los que me desadmitieron sean todos de la misma chachipandi, no; tampoco es casualidad que el cien por cien de quienes me desadmitieron ya me la tuvieran jurada, o no se llevaran bien conmigo y gran parte de ellos fueran amigos de este esperpento, vaya, como si mañana el PP decidiera tramitar todas las propuestas de Podemos, ¿verdad? (no queda muy objetivo eso de opinar sobre alguien a quien pondrías en un paredón hiciera lo que hiciera); normalmente, para hablar con este esperpento de persona, me comunico mediante correo electrónicos, correos donde le llamo cosas peores que Cojo de Lepanto, cosas que no sacó a la luz, lo cual es raro... o ¿porque es cierto?; este esperpento aseguró que yo le tenía bloqueado por Facebook, y todos se la tragaron doblada, porque yo no lo tenía bloqueado, me tenía él, de ahí que no pudiera contestar a sus acusaciones y al linchamiento (el valor se lo dejamos a los guerreros; aquí, a través de una pantalla y de lejos, que vaya a salpicar); y la irregularidad de las irregularidades estaba relacionada con las horas de los mensajes. Este personaje afirma que yo le insultó debido a que me menciona por culpa de otra polémica. Curiosamente, su mención ocurre en Facebook a una hora del mediodía, mientras que mi mensaje se sucede en Twitter... una hora antes de su mención. O uno de los dos viaja en el tiempo, o este rebollo embustero miente. Aun así, me encontré con quienes fueron capaces de asegurar que todo era una manipulación mía. Atentos, porque soy capaz de manipular Facebook y Twitter a la vez. ¡Una locura! Y digo yo, ¿por qué nadie me mostró una sola prueba de que mi insulto era cierto e iba dirigido a este esperpento? ¿Por qué cada vez que pedía pruebas me salían por la tangente? Raro, ¿no? ¿Por qué alguien que tiene la razón me bloquea para que no le conteste en directo? ¿Por qué cada vez que le emplazo a vernos en Barcelona, cuando voy, finge que no ha leído mi invitación? ¿Por qué no intenta resolver las cosas en privado, si tan molesto estaba con el insulto? Quizá porque le dije antes, por e-mail, ciertas cosas que le cabrearon mucho. Ciertas cosas que son... verdad.

En fin. No le voy a dar más vueltas al tema. Si he hecho mención a todo esto en la presente entrada es por la razón que comentaba al principio, porque veo justo nombrar lo bueno y lo malo del año. Y qué narices, también me merezco un desahogo en público (en Facebook fue imposible, porque además no quería nombrarle para victimizarlo todavía más de lo que él se hace consigo mismo), y este espacio me parecía perfecto para tal tarea. Eso sí, antes de dejar el tema del todo, y pasar a los últimos párrafos de una de las más extensas entradas que puedo recordar haber realizado, me gustaría dar ese último repaso anteriormente mencionado. Entiendo que existan las trifulcas, las acusaciones y las peleas en cualquier mundillo artístico, sobre todo, si lo que guardas hacia el de enfrente es un rencor fundamentado sólo en tu cabeza. Y ahí está el quid de la cuestión. Sin pruebas, sin argumentos y sin una validación real por parte de nadie, acosar y linchar a alguien, sea quien sea, debería estar tremendamente prohibido, tanto de forma legal como moral. Y más todavía secundarlo. A mí me puede caer muy mal una persona, pero si se la lincha sin una sola prueba, con falsedades e irregularidades argumentales por todas partes, conmigo que no cuenten. Puede que no salga a defender a esa persona, claro, pero me quedaría en mi casita, bien callado, porque de donde no hay no se puede sacar. Yo entiendo que puede generar frustración que seis años después de haber empezado a publicar, tu carrera esté estancada, pero yo no tengo la culpa. Yo entiendo que puede frustrar que te tengas que conformar con amistad hacia dos personas cuando te has enamorado de ellas y ahora te usan sólo de pagafantas literario, pero yo no tengo la culpa. Yo entiendo que frustre que envíes manuscritos a editoriales que te rechazan sistemáticamente con historias que a los demás sí les aceptan (un consejo; no despreciar a esas editoriales al estilo "Tal se cree que publica con Planeta", porque toman nota y luego se acuerdan de ti), pero yo no tengo la culpa. Yo no tengo la culpa de que sólo puedas autopublicarte y publicar con una sociedad sin ánimo de lucro que deba recurrir continuamente a los crowdfundings para sacar algo. Yo no tengo la culpa de que quieras vivir en Madrid y no puedas. Yo no tengo la culpa de que la mitad de quienes crees que te apoyan luego se rían de ti por pesado, maestro spameador y vendedor de pieles de oso. Yo no tengo la culpa de que seas tan absurdo de que te rías que a unos les llamen Stephen King español... y sean amigos, compañeros e incluso lectores tuyos. Yo no tengo la culpa de que te pasees por el mundillo literario como un elefante en una cacharrería. Yo no tengo la culpa de que Tyrannosaurus Books no quisiera colaborar más contigo porque tuvieron que reescribir hasta cinco veces tu única novela con ellos. Yo no tengo la culpa de que cada año te lleves más decepciones en el mundillo literario. Cada cual que se coma sus propias frustraciones. Yo no las tengo, de eso estoy seguro. Imposible tenerlas con la suerte que tengo en lo personal y lo profesional, no con amigos y compañeros con los que tengo. No con el amor de mi vida al fin a mi lado. Yo entiendo que frustre que te tengas que llamar buena persona a ti mismo, pero yo no tengo la culpa (y ese tipo de cosas son para que las mire un psicólogo, como el que se llama inteligente a sí mismo). Si se va a linchar a alguien, que se haga con pruebas, y si son de las que luego no se pueden contraargumentar con facilidad, mejor. Si se va armar la de Dios es Cristo, que antes se intente resolver por privado. Pero nadie tiene que pagar las frustraciones vitales de nadie, y menos cuando le ayudó en sus primeros pasos en este mundillo literario, a pesar del constante spam que le hacía en las fotos y publicaciones de sus obras. Y como ejemplo del hervor que le falta a este esperpento literario, cuando aquí, en este blog, hemos hablado de la tristemente caída de Action Tales, este personaje se ha dedicado a ponerme verde por todas partes. Muy bien. Hoy, hay serie de televisión de Action Tales, película de Action Tales, varias series de cómics de Action Tales, banda sonora de... No. Action Tales, después de estar parada, después de pasar a un blog, después de ir dando bandazos, ha cerrado. Qué cosas. ¿No dije que es lo que pasaría? Karma, amigos míos. Karma. Y me parece que todavía no ha terminado de trabajar. Atentos, que va a ser un 2018 la mar de interesante al respecto.

Volviendo a lo Ted Mosby, recapitulemos. Gracias a la separación de mi pareja, a tan fría separación, pude hallar el buen camino, encontrándome, al fin, mi verdadera alma gemela, mi mejor mitad, la persona con la que debería haber estado siempre. Gracias al intento de linchamiento, mis redes sociales están más limpias que nunca, supe quién era mi amigo y quién no, la basura se tiró sola y ahora tengo menos preocupaciones que nunca al respecto, sobre todo, a la hora de darle vueltas a los cotillas que pueblan mi espacio personal. Las dos únicas cosas malas del año han dado de sí cosas no ya buenas, sino excelentes, magníficas, y en el caso de mi maravillosa Wonder bonita, tan fantástica que ni viviendo billones de siglos sabría dar con las palabras adecuadas para acercarme a definirla con precisión. Como podéis comprobar, dos asuntos negativos que dan lugar a dos de los mejores asuntos positivos que jamás han pasado por mi vida, o lo que creía vida antes de conocer a mi cosita bonita entre todas las cositas bonitas. Y eso sin contar con que ha sido un año de cumplir en lo referente a publicaciones. Que sí, que sigo diciendo eso de "virgencita virgencita que me quede como estoy", porque con que me quede con la mitad, sería un gran logro. Por fortuna, karma, suerte y/o por la fabulosa gente de la que me rodeo y con la que me junto para intentar que se me pegue algo, la cosa va cada año a más, y creo que este 2018 va a ser todo un antes y un después en cuanto a mi carrera literario. Si el 2017 lo fue en lo personal, en lo emocional, en temas de corazón y alma, creo que el año en el que estamos va a ser esencial para entender hacia dónde van mis letras, tanto en premios y menciones como en antologías y, sobre todo, publicaciones en solitario. Insisto, a pesar de haber contratos de por medio y la confianza que tengo en mis editores, que es máxima, prefiero ser cauto, no por ellos, sino por las circunstancias que a veces pueden rodear a las publicaciones de un juntaletras de tres al cuarto como yo, situaciones que escapan incluso del control de editores y editoriales. De cumplirse todo lo que hay entre manos, de alcanzar las metas propuestas y localizadas de este 2018, sin duda, será un año que marque un antes y un después. Una especie de reinicio por todo lo alto. Quizá poca cosa para quienes son capaces de vivir sólo de publicar libros, incluso de género, pero para mí lo será todo... en lo profesional. Porque en lo personal, ese todo tiene nombres y apellidos, me encanta vivir con ella y encajamos tan, tan bien que es evidente que alguien nos ha creado, alguien nos ha escrito el uno para el otro.

"Ese fue el año en el que me plantaron en el altar, fue el año en el que me agredió un camarero loco, el año en el que me despidieron, el año en que fui atacado por un macho cabrío o más bien por una cabra y vive Dios que fue el mejor año de mi vida. Por que si alguna de esas cosas no hubiera ocurrido, nunca habría acabado teniendo el mejor trabajo que he tenido jamás. Pero lo más importante es que nunca hubiera conocido a vuestra madre quien, como sabéis, estaba en esa clase". Así empezaba el repaso personal del ya fallecido 2017, uno de los repasos personales más largos y movitidos desde que comencé con ellos a finales de 2012, el primer año de la Cueva del Extraño. Dejo atrás un 2017 que ha sido imprescindible para mí en todos los niveles, y en el que no sólo he tenido todo lo que he mencionado y más, sino también grandes amigos, maravillosos compañeros, fantásticos lectores, la compañía de Jonesy y Kraken, los gatos escritores (éste último cada día más gordito, más adorable, más bueno, más gamberro y más querido, ¡qué gran 2016 tuve gracias a su llegada a casa!) y la presencia de una nueva familia, ésta de verdad, sin dobleces, sin falsedades, sin hipocresías, sin malas miradas que acaban estallando cuando uno menos lo espera, aceptandome tal y como soy de arriba abajo, con mis defectos y virtudes, con mis sueños y pesadillas, con mis caídas y resurrecciones, aceptando quién soy y a lo que me dedico. Sentirse tan, tan, tan querido debería ser pecado, pero aprovechemos que no lo es para dar gracias un billón de veces... y más. Porque no puedo estar más agradecido por la vida que tengo, por la vida que he conseguido, por la vida de verdad que al fin he alcanzado, por la vida que después de muchos errores me ha dado un 2017 que, sin duda, ha sido el mejor año de mi vida... o no. Ahora toca vivirla junto a mi mejor mitad, junto a la razón de que me levante por las mañanas, junto al motivo de que todas las noches me duerma emocionado, con la más enorme sonrisa en la cara que nunca ha tenido nadie y el corazón a rebosar de amor. Cada segundo con ella, con mi campeona, con mi talentosa, con mi bonita es cada vez mejor, así que no tengo ninguna duda de que el 2018 será ESPECTACULAR. Gracias a todos vosotros. Gracias a ella. Gracias a los que me levantan. Gracias a los que intentan hacerme caerme. En definitiva... GRACIAS.

Espero veros dentro de un año. Gracias por estar ahí.

¡A por el 2018! Es todo nuestro, señoras y señores. No lo dudéis.