domingo, 24 de mayo de 2020

Mis 10 mejores lecturas del 2019

¡Y llegamos al final! Bueno, los habituales sabéis que realmente no, pero ¿a que ha sido un buen giro argumental? Y es que, aunque en lo que respecta a las listas de lo mejor del año (cinco para el pasado 2019, pues recordemos que al final sí que logramos añadir la selección de series) es verdad que la dedicada a la literatura se presenta como la última, una de las principales, como la de cine, también es cierto que aún nos queda un resumen que nada tiene que ver con cómics, videojuegos, películas, libros y series, sino más relacionado con mi terreno personal. De este modo, la entrada que queda, y con cuya publicación pondremos fin definitivamente en la Cueva del Extraño al 2019 (qué grande ha sido, ¿verdad?), versa más sobre vivencias y situación personal, sobre mi vida privada, en resumen, aunque sin abandonar la profesional, resultando una publicación donde se mezcla todo; desde cómo ha sido el 2019 hasta las publicaciones que he podido llevar a cabo, pasando por familia, amigos, eventos, viajes e incluso polémicas cuando éstas tienen lugar. Sin embargo, insisto, antes de llegar a esa especie de epílogo de lo mejor del año, toca una de las listas esenciales para comprender la génesis de este pequeño y humilde blog. Es el momento de hablar de lecturas. En realidad, de las mías, para ser más exactos.

Estas líneas no van a ser muy diferentes de las que escribí con la entrada de la lista cinematográfica. Sirva de advertencia por si os las queréis saltar, pero las encuentro necesarias para explicar porque esta selección siempre ha sido la última, al más puro estilo de dejar lo mejor para el final, aunque nunca ha sido ese el único motivo, sinceramente. Cuando abrí la Cueva del Extraño, hace ocho años este 2020 (que se dice pronto), ya venía de haber cerrado un blog cuando los blogs apenas si empezaban. Lo mío fue una especie de cuaderno de bitácora en el que no sólo compartía mis gustos en cine y literatura, sino también mis ideas personales sobre política, religión y la sociedad en general. Bonito experimento que dio para no pocos recuerdos. Sin embargo, poco a poco, me fue pasando lo que a muchos tras abrirse un blog: vagueza mezclada con hastío. Y es que esto es un poco como escribir. Qué demonio, leñe. Es exactamente como escribir. Es una carrera de resistencia, donde la constancia es nuestra mejor amiga, nuestra mayor aliada y más eficiente herramienta. Sí, las primeras entradas salen solas, pero conforme pasan las semanas, los meses y los años, o se lleva el blog con la misma ilusión que el primer día (e incluso más), o acabamos teniendo un espacio muerto en internet que sirve más para recordarnos eso de no saber terminar lo que se empieza que para rememorar el proyecto que una vez nos pareció bonito y luego se convirtió en un incordio. Y les pasa a muchos, os lo aseguro. He llegado a ver a compañeros de letras con nada más y nada menos que cuatro blogs abiertos en diez años, ¡y todos cadáveres con el tiempo! Yo me prometí que eso no volvería a sucederme. ¿La solución más sencilla? No volver a abrir ningún blog. Y lo cumplí... hasta 2012.

Ese fue el año en el que publiqué mi primer libro en solitario después de colaborar en varias antologías, digitales primero, y en papel no mucho más tarde. Os hablo de "Actos de Venganza", esa antología de suspense y terror que salió de manos de una muy jovencita y novata Tyrannosaurus Books (qué tiempos en los que sus títulos no faltaban en las listas de lo mejor del año). Fue entonces que empezó a rondarme la cabeza la idea de abrir un espacio donde no sólo darme publicidad a mí mismo, anunciar mis cositas y contar más sobre mi experiencia literaria (ahora carrera literaria, pequeñita, sí, pero carrera). Sin embargo, lo que más me interesaba era hablar del mundillo literario, promocionar a los compañeros y amigos que conocía e iba haciendo por el camino, charlar sobre sus trabajos y daros a conocer las increíbles lecturas que iba devorando conforme más me sumergía en el universo de letras que empecé a tomarme en serio en el año 2009. Y me decidí. Se abrió la Cueva del Extraño. Por supuesto, no sin antes hacer una nueva promesa relacionada con la anterior. No dejaría de escribir en el blog, no por obligación, sino por gusto. De ahí que durante ocho años, a pesar de problemas personales, el poco tiempo que puedo tener para la cueva debido a mis obligaciones literarias o la escasa interacción que se ha tenido con el blog en algunas ocasiones, haya continuado aquí. Lo siento, pero eso de rendirse no entra en mi diccionario. Y, demonios, admito que me lo paso realmente bien escribiendo aquí. ¿Cómo dejarlo? Droga pura y dura.

Por supuesto, esta forma de empezar un blog logra que la literatura sea su columna vertebral. El cine no tardó en unirse a ella, pero los libros, las historias, las novelas, los cuentos y los ensayos fueron, desde el principio, el verdadero ADN de la Cueva del Extraño. Luego se iría expandiendo, por supuesto, y aun así la literatura no ha dejado de ocupar el lugar de importancia que se merece, así como tampoco he dejado de hablar de mis obras, de publicitar las de mis compañeros, de compartir eventos literarios, de traeros entrevistas, de anunciar convocatorias y de darle toda la publicidad posible a cualquier noticia relacionada con el mundo literario y editorial, sobre todo, si hablamos del fantástico, fuera y dentro de nuestro país, aunque ya sabéis muchos que desde que empecé a formarme como escritor el grueso de mis lecturas han sido de autores españoles, casi al cien por cien, que se dice pronto. Y es que participar en concursos de relatos, colaborar en antologías y, al final, publicar mis obras en solitario me ha dado muchas alegrías, y una de las más grandes ha sido la de descubrir todo un mundo literario de primer nivel en nuestro país, en especial, en cuanto a terror, ciencia ficción y fantasía, repleto no sólo de autores muy capaces de plantar cara a los internacionales, sino también de editoriales que nada tienen que envidiar a las de afuera e incluso a las más grandes de dentro de nuestras fronteras. Todo esto siempre se refleja en las listas anuales, llenas desde el principio de títulos nacionales, aunque sin dejar de lado los de fuera. Esto no es ninguna competición, sino una selección de lo que más me ha gustado leer en un año concreto. Por si acaso se nos olvida en algún momento, ¿verdad?

La selección de 2019 no ha sido ninguna excepción al respecto. Es cierto que ha sido de los años más complicados para elegir títulos, debido tanto a la calidad de los mismos como a la cantidad que han caído en mis manos, cantidad propiciada en gran parte por las colaboraciones con la fantástica web cultural Chica Sombra llevada por la estupenda y maravillosa Tamara "Wonder" López, mi bonita y talentosa, sí, pero no por ello menos objetivamente estupenda y maravillosa. Si en años anteriores pude colocar en las listas dos obras de una misma editorial, para la recopilación del pasado 2019 he tenido que ir con más cuidado, ya que lo suyo era que entrase de todo, que autores y editoriales tuvieran su hueco, sin centrarme en extremo en ninguno, de ahí que, al final, no se hayan colado ciertos títulos que sí que estaban en los primeros esquemas de la lista. "Durmientes" de Juan Antonio Oliva Ostos, "Mal de cuervos" de Israel Quevedo Puchal, "Sala de disección" de Ralph Barby, "Ararat" de Christopher Golden, diversas publicaciones de Dolmen y Héroes de Papel, "Joyride" de la Biblioteca de Carfax (un día tenemos que ponernos en el blog a hablar largo y tendido sobre esta excelente editorial), varias obras de Matraca Ediciones... La lista es tan extensa que podríamos hacer perfectamente una selección anual de cada editorial nombrada (y las no mencionadas, al menos, en estas líneas, pero sí más adelante; mejor no estropearos la sorpresa), con los diez mejores títulos leídos de cada una... durante los últimos meses. Y, ojo, que hablo de editoriales independientes, pequeñas y medianas, que si nos ponemos con las grandes, esto sería un no parar, aunque también tienen un hueco en la recopilación de este año, por supuesto, a pesar de que las primeras sean las predominantes (no es para menos, teniendo en cuenta la calidad que destilan y la gran cantidad de títulos que nos traen relacionados con el género fantástico). No hay que olvidar que no menciono, como todos los años, los libros en los que he participado, como es evidente, ni los que saco en solitario, pero tampoco en los que colaboro. Sería algo extraño, ¿verdad? Bueno, tampoco quiero distraeros más sobre el motivo principal de esta entrada. Además, os iré colando ciertas explicaciones en las líneas acerca de los libros elegidos, por lo que ¡empecemos ya! Aquí tenéis mis 10 mejores lecturas del 2019. ¡Espero que os gusten! ¡Allá vamos!

10- El cementerio

Uno de los libros que más he disfrutado en el 2019. Y no es para menos. Sucesos reales que nos cuentan historias sobre fantasmas, espíritus, maldiciones, espectros y seres del más allá que rondan algunos cementerios de Nueva Inglaterra (Estados Unidos, sí, la zona donde se sitúa... Maine). Sin embargo, no se queda ahí, porque lo que nos cuenta "El cementerio" son las crónicas del matrimonio Warren, formado por Lorraine y Ed Warren, más de moda que nunca gracias a los excelentes filmes realizados por James Wan (Saw, Insidious), creando en muy poco tiempo el llamado Warrenverso; desde "Expediente Warren: The Conjuring" hasta la reciente "Annabelle vuelve a casa", tercera entrega de las terroríficas andanzas de cierta muñeca maldita basada, sí, en uno de los casos reales de los Warren. Es Ediciones Obelisco, dedicada especialmente a los ensayos y libros de estudio, la que se ha animado a traernos a España los volúmenes de Robert David Chase realizados junto a los Warren, donde se nos cuentan las aterradoras situaciones a las que hicieron frente mientras vivían y eran investigadores de lo sobrenatural, tan polémicos como reverenciados. Además, en el libro, los Warren narran también una gran cantidad de historias que testigos, expertos y curiosos les transmitían, logrando una obra muy, muy interesante, sobre todo si somos fans del universo Warren, dentro y fuera del cine. Por cierto, la edición de Obelisco no puede ser mejor, con un precio ajustadísimo para que nadie se quede sin su buena ración de sustos ¿reales? Eso queda a la opinión del lector. Yo lo tengo claro. ¿Y vosotros?



9- M. Night Shyamalan: El cineasta de cristal

Me encantan los ensayos. Adoro a M. Night Shyamalan (El sexto sentido, Múltiple). ¿Qué puede salir mal? Nada, bueno, casi nada, porque ya podría haber salido antes este libro. En realidad, resulta hasta extraño que a nadie se le hubiera ocurrido publicar un ensayo sobre Shyamalan. Tenemos a un realizador sin el que no se entiende el cine fantástico actual, con una filmografía repleta de éxitos y joyitas, incluso sus cintas más flojas son dignas de estudio. Entonces, ¿por qué centrarnos siempre en los temas más que manidos? Igual resultaba tan evidente que debía tener su propio ensayo, que a nadie se le ocurrió hacerlo. Hasta ahora. Editorial Almuzara, mediante su sello Berenice, ha sido la encargada de poner en nuestros manos esta verdadera maravilla de ensayo realizado por varios autores bastante puestos en el tema y, por supuesto, grandes fanáticos del director. Quizás esa sea la única pega que pueda sacarle a la obra, el hecho de que en varios capítulos hay anécdotas que se repiten una y otra vez, debido, como es evidente, al hecho de que el libro parece montado como una antología de relatos. Eso no le resta calidad, claro, pero sí hace a veces su lectura algo cuesta arriba. Es posible que con menos colaboradores o con una mejor guía hubiera quedado más pulido en ese aspecto. Dejando nimiedades aparte, nos encontramos con uno de esos ensayos que pueden considerarse prácticamente definitivos. Sí, Shyamalan seguirá haciendo cine y estrenando películas, eso es inevitable (para bien, ojo), pero eso sólo quiere decir que este libro podría tener un segundo volumen, una continuación o alguna especie de extensión. En pocas palabras, una obra necesaria e imprescindible. Una de esas que bien podría haber ocupado el primer puesto de esta lista sin ningún problema.



8- El Lamento de la Sirena

No es la primera vez que un título de la editorial amiga Khabox se cuela en nuestras selecciones anuales, y me da que no será la última. Además, en lo personal, me gusta bastante que lo haga, pues nos ofrece historias diferentes, libros de diferentes temáticas mezcladas con gran acierto y unas ediciones muy cuidadas. Pasamos de los zombis, mansiones encantadas y jinetes del Apocalipsis de años anteriores a los... ¡piratas! Sí, "El Lamento de la Sirena" es una historia de piratas y mucha, mucha fantasía, con barcos, bucaneros, criaturas marinas y, por supuesto, muchas sirenas y muchos piratas. Tenemos el que quizá sea uno de los libros más mimados de la editorial, tanto a nivel de historia y prosa (está deliciosamente escrito) como en el apartado gráfico, el cual es una auténtica maravilla, y para muestra un botón en forma de portada, cuya autora es la misma que la de la novela. ¡Casi nada! Aquí el yo me lo guiso yo me lo como acaba de forma sobresaliente. Prefiero no hablar del interior, porque es algo que tenéis que descubrir por vosotros mismos. Si queréis introducir algo distinto en vuestras lecturas anuales, "El Lamento de la Sirena" es vuestro título. No os arrepentiréis. Y atentos a Libertad Delgado, porque estoy seguro de que se va a hablar mucho de ella. Es más, ¡ya se hace! Y para bien.



7- Ocultos 

Continuamos con las editoriales que no pueden faltar en nuestras selecciones. Pasamos de Khabox, una fija, a Dilatando Mentes, otra de las fijas, una que incluso ha logrado colar dos títulos en una misma lista en años anteriores. Para esta recopilación de 2019 no ha sido así por los motivos expuestos en el preámbulo de la presente entrada, así que hemos tenido que elegir con mucho cuidado el único libro mentalista que íbamos a presentaros este año. ¿Y cuál ha sido? Pues "Ocultos", la nueva obra de Carlos Samper, quien ya nos hizo temblar de miedo con "Preventorio", también publicada con Dilatando Mentes, también en un puesto en una de nuestras listas anuales y uno de los más grandes éxitos de la editorial, en crítica y en público, con varias ediciones e incluso una edición de bolsillo, muy asequible para todo aquel que no la tenga. Esta nueva y escalofriante historia, con tonos juveniles y algún que otro género que no pienso desvelar (mucho suspense también hay, claro), nos lleva de la España de "Preventorio" a Noruega, una de esas regiones repletas de leyendas y una ambientación perfecta para dejar volar la imaginación y pasarlo tan mal como bien. Sinceramente, una vez leídos ambos libros, me es imposible elegir cuál me ha gustado más. De lo que no tengo ninguna duda es que Carlos es ya todo un referente en la literatura de género de nuestro país. ¡Y lo que le queda! Cada nuevo trabajo que lleva a cabo debe ser señalado con gran alegría. No dudéis en sumergiros en su particular y estupendo universo.



6- Me tragaré tu alma: La historia de la saga Evil Dead

Veamos. Tenemos a Applehead Team Creaciones, una de mis editoriales favoritas como lector y escritor. Tenemos uno de sus particulares, fantásticos y diferentes ensayos. Tenemos un libro sobre nada más y nada menos que una de mis sagas cinematográficas favoritas, la de "Evil Dead". En pocas palabras, ¿había alguna duda de que este volumen se colaría en la lista de este año? Como Dilatando Mentes, Applehead Team Creaciones nunca puede faltar en nuestra selección, habiendo hecho doblete alguna vez también, aunque en este caso he tenido que elegir entre la gran cantidad de títulos de calidad publicados durante el 2019. El seleccionado ha sido este ensayo, el segundo (vale, quizás el tercero si contamos también "El cementerio" como ensayo) de nuestra lista, y menudo ensayo. Ojo, no es la primera vez que se lleva a cabo un libro de estas características en nuestro país, pero no de forma tan minuciosa, porque el autor no se ha dejado absolutamente nada sobre esta genial saga de terror. Además, si pedías el libro en la preventa, te obsequiaban con unas figuras que tú mismo podías montar, por supuesto, siendo la principal la de Ash, uno de esos jugosos y únicos extras de Applehead Team Creaciones, siempre tan atentos con sus lectores. Sin duda, uno de los títulos del año, uno que personifica al completo la identidad de la editorial. Por cierto, estamos ante una de los volúmenes de Noche de Lobos, la colección de Applehead Team Creaciones dedicada a sagas de películas sin las cuales es imposible entender el género fantástico en el cine.



5- Los Comuneros

Llegamos a terrenos importantes. No es que los demás títulos se encontraran fuera de ellos, pero nos adentramos en los cinco primeros puestos de la lista, y la cosa se caliente. ¿Ha sido esta novela corta una de las sorpresas del año? Sí y no. Empecemos por el no. No porque ya sabía de lo que era capaz de hacer Sergio Salvador Campos (La promesa y otros relatos), tras haber disfrutado de su transformación completa de lector a escritor de relatos hasta alcanzar el estatus de autor en solitaria nada más y nada menos que con dos obras lanzadas el mismo año. Pese a que "La promesa y otros relatos" me ha encantado, reconozco que con "Los Comuneros" ha conseguido sorprenderme y, como decía antes, por el principal motivo de que no me esperaba algo tan bueno. Lo esperaba bueno, pero no tanto, insisto. Esta historia de sectas, suspense y giros argumentales es de las que dan ganas de releerse unas cuantas veces, os lo aseguro. Entretenimiento del bueno, y más con la fantástica edición de Matraca Ediciones, de la que cada vez hablamos más en el presente blog, aunque nunca lo suficiente. Una gran forma de conocer a la editorial. Una excelente manera de adentraros en el personal universo de Sergio Salvador Campos.



4- Lívidos

No voy a ser demasiado original en este caso, y me refiero tanto al autor como a la editorial, porque ambos, como en casos anteriores, son habituales de nuestras selecciones de lo mejor de cada año. Os hablo de Víctor Conde (De las ciudades vuestras tumbas, El códice de las brujas), uno de nuestros mejores escritores nacionales de género fantástico que, en pocas palabras, le da a todo, en especial, si se trata de Dolmen, donde en los últimos años se ha sentido bastante cómodo en la colección Stoker, es decir, la línea de novelas de terror de la editorial. Sin embargo, esta vez Conde no está solo, contando con las letras de Raúl Silvestre para crear una tétrica, inquietante, terrorífica y sangrienta (atentos al nivel de gore de ciertas escenas conforme avanzamos en la trama) historia enclavada en nuestro país. Al igual que ha hecho anteriormente con otras criaturas clásicas de la literatura de género, como los vampiros y los hombres lobo, Conde le da una nueva perspectiva a los espíritus, a los espectros, en pocas palabras, a los fantasmas, con varios argumentos que se unen en uno solo al alcanzar su estupendo final. Reconozco que con una sola lectura, "Lívidos" se ha convertido en una de mis obras favoritas de Conde. Gran trabajo el de Dolmen.



3- Elevación

Entramos en la zona de lo mejor de lo mejor, es decir, esas obras que podrían intercambiar su posición sin que se note en la lista debido a que se llevan las medallas de bronce, plata y oro. Y como no podía ser de otra forma, convertido ya en un fijo de nuestras listas anuales, aquí tenéis a Stephen King (El misterio de Salem´s Lot, Joyland) con uno de los libros que llegaron a nuestro país durante 2019, la novela corta "Elevación", a un precio muy atractivo y con una edición espectacular a cargo de Suma de Letras. Reconozco que soy muy fan de "Elevación", un libro que, en realidad, cuesta catalogar, aunque es evidente lo que no es: terror. "Elevación" es drama, es sentimiento, es fantasía, es el de Maine hablando del ser humano, es el autor de "Carrie" mostrándonos lo mejor del ser humano mediante una historia imaginativa y, sí, bonita, con unos personajes a los que se les coge cariño muy pronto y una situación fantástica que importa menos que los devenires existenciales de los protagonistas. "Elevación" no es uno de esos libros del Rey capaces de encandilar a todo el mundo. Incluso afirmaría que no es de los más apropiados para entrar en su universo. Sin embargo, es una de las obras más maduras que ha escrito, tanto en los últimos años como en toda su vida. Una pequeña joya kingniana que hay que saber apreciar. El tiempo la pondrá donde merece.



2- El Instituto

Mucho más familiar para los lectores constantes es ésta, el segundo libro de King que nos ha llegado a España durante el 2019 (el tercero sería la antología "Por los aires", que se ha quedado fuera de esta lista por no leerla a tiempo; a ver si entra para la selección de 2020), una historia que recuerda muchísimo a la notable "Ojos de fuego", con niños con poderes psíquicos, una oscura agencia que los tortura para poder utilizarlos y un ¿sereno? que puede ser la única esperanza de los infantes. Pese a que "Elevación" me ha parecido más innovadora en ciertos aspectos, es verdad que "El Instituto" es la típica obra del de Maine que entra muy fácilmente, contentando a quienes se acercan poco a él, pero también a esos acérrimos lectores constantes que se compran (nos compramos) todo lo que escribe. Si estamos acostumbrados a los cuentos de nuestro querido Steve, "El Instituto" no sorprende, pero eso no quiere decir que no le sobre calidad para encabezar todas las listas habidas y por haber de las mejores lecturas de 2019. Grandes personajes, escenas que se graban a fuego en la memoria, un desarrollo sobresaliente de la trama y un final tan emotivo como capaz de destrozar al más curtido lector de Stephen King. "El Instituto" es el Rey de antes pero ahora. ¿Alguien sigue dudando de su calidad a pesar de los años transcurridos desde su primer libro?



1- Crónica de sucesos

Y llegamos al rey de la lista o, en este caso, a la reina. Una antología de terror es la que se lleva la medalla de oro del 2019, nada más y nada menos que la primera publicación en solitario de una autora de la que hemos hablado mucho por aquí, aunque nunca lo bastante. Me refiero a Tamara "Wonder" López, periodista, escritora, blogger, directora de la exitosa y laureada web cultural Chica Sombra... Imposible resumir de todo lo que es capaz esta mujer. Tras participar en no pocas recopilaciones de relatos, e incluso coordinar unas cuantas (precisamente, su "Macabras" también se coló en la selección de lo mejor de 2018), Tamara se atreve ahora con su primer libro en solitario, una antología que lleva su sello personal de principio a fin. Muy inteligente al iniciar su carrera en solitario con un recopilatorio, el siguiente paso tras los cuentos en distintas antologías, una buena muestra de lo que es capaz de hacer con las palabras y su punzante imaginación. Segundo título de Matraca Ediciones en la presente lista, "Crónica de sucesos" es uno de esos libros que demuestran que todavía quedan voces personales en el género fantástico, además de subrayar que eso de escribir terror no es sólo cosa de hombres, como bien indicaba la propia autora en "Macabras" y "Más Macabras". Se dice que cuando uno escribe le cuesta encontrar su propia voz, adquirir un estilo personal, el cual se va consiguiendo poco a poco. Sólo unos cuantos elegidos, no muchos, lo tienen desde el primer momento. Tamara es una de ellos. Sus finales, su crudeza, sus frases directas al estómago como puñetazos que buscan atravesarnos y quedarse dentro de nosotros al mismo tiempo... Sí, posee ecos de autores como King, del que es muy fan, pero con una sola obra en solitario para ella son eso, ecos, no su sello personal. Éste es de ella, sólo suyo y fácilmente reconocible. Cuando eso ocurre sólo existe un lugar para un libro así: el primero. Aquí tenemos a la reina del 2019. No dejéis de pasar miedo con ella. Además, con su ajustado precio y la genial edición es imposible resistirte. ¡Imprescindible!



Y ahora sí. Hemos llegado al final definitivo, a la última de nuestras listas de lo mejor del año. Sí, como he explicado en las primeras líneas de esta publicación, aún queda una entrada más, algo más personal, más dedicado a cómo me ha ido la vida durante el 2019, pero las listas de series, cómics, videojuegos, cine y literatura se han acabado. ¿Qué os han parecido? ¿Completitas? ¿Repetitivas? ¿Coincidimos en muchas obras? ¿En pocas? ¡Contadme, contadme! ¡Dejad vuestras propias selecciones! No os cortéis. Eso sí, el panorama viene repleto de incertidumbre debido a la terrible situación virica que sufrimos en nuestra sociedad actual. Mientras escribo estas líneas, las series están sufriendo serios retrasos, los cómics van y vienen como pollos sin cabeza, los videojuegos tratan de mantenerse, el cine está sufriendo como nunca y a la literatura no le va mejor. O vamos todos a una, o me temo que el 2020 será un año muerto en lo cultural, y casi que en muchos otros sentidos. ¿Qué pasará con las listas del año que viene? ¿Qué tendremos para elegir este año? ¿Volveremos a cierta normalidad en algún momento? Todavía es pronto para saberlo. Mientras tanto, os doy infinitas gracias por estar ahí, no solamente un año más, sino siempre, apoyando con cada nueva publicación, con cada entrada, haciendo grande este humilde blog. ¡Gracias, gracias, gracias! Esperemos que esto sólo sea un parón momentaneo, nada más grave que eso. Sea como sea, el año que viene no faltaremos. ¡Ya nos inventaremos algo si la situación sigue así! Muchas gracias por todo, amigas y amigos de la Cueva del Extraño. ¡Cuidaos mucho! Sois los mejores. Por un 2020 repleto de las mejores lecturas.


jueves, 30 de abril de 2020

Mis 10 mejores películas del 2019

No me gusta usar un tipo de frases manidas para presentar las entradas del presente blog, pero admito que, en ocasiones, es demasiado tentador, así que lo voy a hacer, a pesar de que pueda ganarme vuestro odio eterno y quizás alguna que otra mirada de desaprobación cargada de toneladas de "te estás yendo a por lo fácil". Me arriesgo, me arriesgo. ¡Perdonadme! Sin embargo, entramos en terreno de importancia, ¡como si las listas anteriores no lo hubieran sido! Series, cómics y videojuegos. ¿Cómo no considerarlas selecciones primordiales para comprender este pequeño y humilde rincón de internet? Pero la lista cinematográfica anual tiene algo especial, distinto, diferente, ni mejor ni peor, tal como ocurre con la de literatura, la última de las cinco, la que cierra el resumen del año con respecto al ocio y a la cultura que tratamos en la Cueva del Extraño. Y es que ambas listas estuvieron aquí desde el principio. O casi.

Este blog nació en 2012. ¡Casi nada! Ocho años que se han pasado en un suspiro. Al llegar al final de esos doce meses no hubo lista de lo mejor del año, es cierto, pero si la creé para 2013, así que a principios de 2014 aparecieron las primeras selecciones. La primera estaba dedicada al cine, sí, y la segunda a la literatura. Empecé por esos dos ámbitos por una razón muy simple y directa: era los pilares fundamentales del blog allá por entonces. Reseñas de libros, novedades cinematográficas, entrevistas a escritores, publicidad de mis obras, reseñas de películas y avances de lo que veríamos por las librerías, entre otras, eran algunas de las entradas que formaban el grueso de la Cueva del Extraño. Luego llegarían los cómics, las series, los videojuegos y algunas cositas más, pero el núcleo del blog, su sangre, su alma, su corazón, prácticamente todo residía en hablar de cine y literatura. De este modo, es normal (o, al menos, me lo parece a mí) que las listas de lo mejor del año en las dos áreas reciban un tratamiento por todo lo alto, sin restarle importancia a las anteriormente citadas, claro. Así que vamos con el cine, porque el 2019 ha sido muy, muy, muy bueno. Puede que mis palabras os resulten llenas de tópicos, pero hemos asistido a uno de los mejores años cinematográficos desde que nació esta cueva. Hemos tenido tanto de todo que a pesar de haber tenido bastante claros los cinco primeros puestos, no ha sido así con los otros cinco, dejando algunos filmes fuera que, en lo personal, me ha dolido bastante que no entrasen, aunque los mencionaré, por supuesto.

Antes de adentrarnos en los títulos, me gustaría recordar que pocas diferencias hay en el funcionamiento de esta selección con respecto a la de las otras. Eso sí, al igual que la lista de series, estamos ante una que sólo se nutre de estrenos, en este caso, de esos que llegan a la pantalla grande, aunque el año pasado tuvimos una pequeña excepción en forma de "El Ritual", la brutal película de terror, basada en la no menos brutal novela de Adam Nevill (Apartamento 16), que pasó de tener un futuro incierto en los cines a ocupar un lugar de prestigio en el catálogo en streaming de Netflix. Salvo por ese título, todos, repito, todos, han sido estrenos para la pantalla grande, y nunca ha habido un revisionado (por ejemplo, en la lista de series quizá pueda haber alguno en el futuro, aunque juraría que no va a darse esa curiosa circunstancia, al menos, no pronto, debido a la gran cantidad de producciones televisivas y seriales que podemos hallar actualmente en el mercado de la pequeña pantalla). Este año no tenemos ninguna excepción, incluso diría que nos habría venido bastante mal tenerla, pues, como he mencionado antes, ha sido una lista muy, muy ajustada, con grandes cintas que hemos tenido que dejar fuera, algunas de ellas, muy visibles en multitud de selecciones anuales, a causa de no haberlas disfrutado... todavía. Podría ser el caso de "El irlandés", por ejemplo, y ahí entraríamos en una extraña situación, pues aunque su estreno principal fue en Netflix, es un filme que también ha llegado a los cines. 

Algo parecido sucedió con la notable "El Camino: Una película de Breaking Bad", ese emotivo epílogo de una de las mejores series de la historia que se marcó Netflix el año pasado, un filme que no pasa nada por ver pero, al mismo tiempo, es tan necesario como respirar para quienes nos contamos como grandes fans de las aventuras delictivas de Walter White y Jesse Pinkman. En este caso, sí que vi la cinta, aunque durante el presente 2020, por lo que se ha quedado fuera, de la misma forma que también lo ha hecho por los mismos motivos la espectacular "John Wick; Capítulo 3- Parabellum", para mí la mejor de la por ahora trilogía y futura saga, que no vi en cines aunque sí en casa y durante este año, el mismo caso que la genial y oscarizada "Parásitos". No ha pasado lo mismo con otros filmes que han sido habituales de listas de lo mejor del año como "Ad Astra", "Rocketman" e "Historia de un matrimonio", los cuales no he podido disfrutar todavía. De los que sí he visto y se quedan fuera tenemos "El rey león", "Cómo entrenar a tu dragón 3", "¡Shazam!" (tranquilos, que este año sí vamos a tener una buena ración de DC en la selección, y no será ninguna sorpresa el título del que hablo, uno de los grandes triunfadores del 2019), "Terminator: Destino Oscuro", "Érase una vez en... Hollywood" (lo siento, pero a pesar de ser admirador de Tarantino a muerte, no me ha terminado de convencer al cien por cien con este trabajo, y eso que el director no suele faltar a sus citas anuales con este blog) y el entretenido y curioso remake de "Muñeco Diabólico". Por supuesto, la gran decepción del año, "X-Men: Fénix Oscura" se queda fuera por mucho; divertida, con algunos momentos bastante chulos, pero flojísima, sobre todo, para ser el final de la saga X-Men cinematográfica tal y como la conocemos desde la primera "X-Men", estrenada en aquel ya lejano año 2000. Y, atentos, porque la lista del 2019 ha sido de las que más, sino la ganadora, películas han ido rotando para salir y entrar, entrar y salir, en especial, en los cinco últimos puestos, hasta el punto de que si lo pienso más igual los vuelvo a cambiar. "Nosotros" y "Annabelle vuelve a casa" han estado muy cerca, pero las que sí que se han colado en las primeras versiones de la recopilación han sido "Zombieland: Mata y remata", "Aladdín" y "Star Wars: El ascenso de Skywalker", doliendo muchísimo la falta de las tres, sobre todo, la del final de la saga Skywalker en los cines. Curiosamente, todas las entregas de la nueva trilogía galáctica se han quedado fuera de nuestras listas por muy, muy poco. En este caso el motivo ha sido, principalmente, la improvisación a la hora de afrontar ciertos temas esenciales en el filme para resolver su trama, como el regreso del emperador Palpatine. El resto de la película es una oda al entretenimiento cinematográfico, al buen entretenimiento cinematográfico, con multitud de escenas para el recuerdo, pero sus defectos pesan mucho. Una pena, de verdad.

Como veis, con las nombradas (y las no nombradas, pero si seguía así el prólogo de la entrada iba a ocupar más que la entrada misma) podríamos hacer nuestra propia lista secundaria, demostrando así el 2019 que ha sido uno de los mejores años cinematográficos que hemos tenido últimamente, y eso que, por ejemplo, el 2016, el 2017 y el 2018 fueron de sobresaliente para arriba. En cuanto a géneros, la verdad es que no esperéis demasiados cambios en nuestra selección de este año, porque ya sabéis los tiros que lanzamos en la Cueva del Extraño; desde terror hasta superhéroes, pasando por animación, algo de comedia, acción, algún título independiente... Os guste más, os guste menos, nuestras listas siguen ese patrón de subjetividad mezclada con objetividad, de ahí que podáis encontrar en ellas desde títulos que aparecen en muchas selecciones de lo mejor del año y otros que es bastante posible que se paseen por muchas menos. Al fin y al cabo, hablamos de una recopilación personal, como son la mayor parte de ellas, algo en lo que tampoco vamos a variar demasiado en este rinconcito de internet. Después de todo, ¿cómo hacerlo si ha sido la máxima de estas listas desde la primera de ellas? Pero no quiero retrasar más nuestra particular selección, quedando a la espera, os recuerdo, que sólo nos queda una más de lo mejor del año, la de literatura, así que estad atentos a los próximos días, aunque es cierto que como colofón final siempre seguiremos teniendo el resumen del año que hago más de carácter personal, con vivencias y publicaciones, tanto lo malo como lo bueno, aunque me gusta poner el énfasis en éste último aspecto, claro. No os entretengo más. Prometido. Os dejo con mis 10 mejores películas del 2019. ¡Espero que os gusten! ¡Oh! Se me olvidaba. ¿Estáis preparados? ¿Empezamos? Pues ya sabéis lo que toca. A la de uno, a la de dos, a la de tres... ¡Al turrón!

10- Capitana Marvel

Empezamos fuerte gracias a Marvel Studios, que es raro, desde hace años, que no cuele todos sus filmes, estrenados en los doce meses que comprenden estas listas, en estas selecciones anuales. En este caso, por muy poco, porque el estreno en el séptimo arte de uno de los personajes más poderosos de la Casa de las Ideas no ha sido tan por todo lo alto como se preveía, hasta el punto de que su décima posición ha sido de las disputadas con algunos de los títulos anteriormente mencionados. Sí, "Capitana Marvel" tiene un reparto alucinante (como acostumbra a formar Marvel Studios para sus películas), escenas espectaculares, un gato que se come a cualquier intérprete que comparta escena con él, numerosos detalles sobre el futuro del universo Marvel en el cine, un adelanto de lo que luego veríamos en la perfecta "Vengadores: Endgame" y un vistazo a la continuidad de los 90 del universo de Marvel Studios, un gran acierto, aunque algo desaprovechado (siempre es bueno saber más sobre el pasado de este estupendo universo compartido, repleto de continuidad bien usada). Sin embargo, si os soy sincero, yo esperaba más, mucho más, y uno de los principales motivos por los que "Capitana Marvel" no se ha quedado fuera de esta lista ha sido el hecho de que esté conectada con el resto de filmes de Marvel Studios. Su desarrollo no está bien medido (minutos, minutos y minutos sin un ápice de acción para luego dárnosla toda de golpe), su producción parece atropellada para hacer que la protagonista aparezca a tiempo para el fin de fiesta de "Vengadores: Endgame", pidiendo a gratis haberse estrenado varios años antes y, bueno, se nos explica la razón del ojo que le falta a Nick Furia (por cierto, increíble el trabajo de rejuvenecimiento del actor, eso sí), no pudiendo ser más ridícula. ¿He hablado ya de lo desaprovechado que está el agente Coulson en la cinta, siendo una oportunidad perdida para devolver a primera línea, dejando de lado la entretenida serie "Agentes de SHIELD", a uno de los personajes más interesantes del MCU (Marvel Cinematic Universe)? Mejor nos fijamos en la virtudes de la producción, que no son pocas, no. Afortunadamente. ¡Y menos mal!



9- Godzilla: Rey de los monstruos

Otro filme que casi se queda fuera, luego estuvo dentro, después otra vez fuera y... aquí se ha quedado. ¿Cómo abandonar en la cuenta a la ansiada secuela de la magnífica "Godzilla" de 2014? Y sí, esa se coló en la lista de lo mejor de ese año, y con razón, pese a las quejas de que poseía poca acción (todavía no me explico esa crítica con la cantidad de edificios destruidos, ciudades arrasadas y peleas entre Godzilla y sus enemigos de entonces). Ahora espero que los espectadores se hayan quedado a gusto con el nivel de acción, porque tenemos una película de kaijus en toda regla, con Godzilla defendiendo nuestro planeta del ataque de todos los titanes despertados, tratando de convertirse en el titán alfa para así poder controlarlos a todos, aunque le es complicado con el poderoso King Ghidorah como principal monstruo a derrotar, provocando algunas de las escenas más bestias del cine espectáculo de 2019. A eso le podemos añadir que es la tercera cinta del monsterverse iniciado por Warner con la mencionada "Godzilla", y a la que siguió la excelente "Kong: La isla Calavera", que se nos quedó fuera, por poquísimo, de la selección con lo mejor de 2017. Que añadir ahora "Godzilla: Rey de los monstruos" sea una forma de compensar aquella afrenta contra el ¿rey? Dentro de muy poco lo sabremos gracias a la muy esperada "Godzilla vs. Kong", donde todos los detalles que vimos al respecto en esta secuela de "Godzilla" acabarán explotando y aprovechándose. Mientras tanto... ¡Larga vida al rey de los monstruos!



8- Cementerio de animales

Vale, admito y confieso que este título es más bien capricho mío, aunque se haya colado en no pocas listas de lo mejor del año. Sin embargo, no es habitual ver esta película en ellas, llevándose algunos palos por el camino, y eso que, salvo cierto giro argumental muy bien llevado, se acerca más a la novela original de Stephen King (Cujo, Elevación) que la primera y mítica adaptación de los 80. Fuimos muchos los que nos criamos con ésta y, seguramente, la nostalgia hace mucho a su favor, convirtiéndose con el paso del tiempo en un filme de culto, en uno de esos capaces de definir por sí mismo la década en la que apareció. De "Cementerio Viviente" pasamos a esta "Cementerio de animales", no un remake, insisto, sino una nueva adaptación de uno de los mejores trabajos del de Maine, que está viviendo una especie de nueva juventud cinematográfica desde hace años, como bien sabéis los que os acercáis de vez en cuando a este blog. Interpretaciones, efectos especiales, fotografía, ambientación, reparto y proximidad a la novela son las principales bazas de "Cementerio de animales", virtudes que la sitúan por encima de su preferente cinematográfico, convirtiéndose ambas en complementarias la una de la otra (no contamos la segunda parte estrenada en los 90, divertida y entretenida cinta gore y zombi, más alejada de la historia del Rey), sin enfrentamientos, sin ser una mejor que la otra, al final. Sólo... distintas. Yo soy de los que salieron muy, muy satisfechos con esta nueva "Cementerio de animales", su giro argumental en cuanto al infante muerto y su final repleto de mal rollo (sin olvidar una mención especial al clímax alternativo que podemos hallar en la versión doméstica de la producción). ¡Si hasta viene acompañada de una genial versión del clásico "Pet Sematary" de los Ramones, esta vez llevado a cabo por la banda Starcrawler!



7- Toy Story 4

De nuevo os presento una de esas películas que han salido de la lista tantas veces como ha vuelto, hasta que al final aquí la tenemos, en un puesto nada malo. ¿Quién lo iba a decir? Yo no. Personalmente, esta secuela de los famosos muñecos vivientes de Pixar ha sido para mí una de las más grandes y agradables sorpresas del año. ¡E inesperada! Muy, muy, muy inesperada. Y creo que no soy el único para el que lo ha sido. Después de todo, la trilogía original de "Toy Story" había sido perfecta, final incluido, con esos juguetes cambiando de dueño después de sobrevivir a una muerte segura, sacando lágrimas por riadas ambas escenas. Lo que se nos contaba de esta ¿innecesaria? cuarta entrega hacían presagiar un sacacuartos sin más. ¿Ha sido así al final? Ni por asomo, todo lo contrario. La culpa es nuestra, que parece increíble que todavía no confiemos en Pixar. "Toy Story 4" viene a ser una especie de epílogo en el que, sí, se atan ciertos cabos que parecían más que atados, pero que no nos damos cuenta que no era así hasta que vamos avanzando en la trama. ¿Qué ocurrió con los juguetes de Andy que no vimos en la anterior película? ¿Tiene realmente Woody un lugar al lado de Bonnie y lejos de su "amigo en mí"? Solamente por la aparición de Forky, los peluches de la feria y la nueva escena saca lágrimas de la saga, merece la pena esta nueva y, ahora sí, final entrega. Muy, muy, muy buena. En realidad, excelente. Bien podría ser una de esas cintas que podría haberse quedado perfectamente con el primer puesto de la lista.



6- Glass (Cristal)

Hablando de finales de trilogías y sagas. ¿Pensabais que no íbamos a meter este título con lo fans que somos de M. Night Shyamalan (El sexto sentido, La visita) en este blog? Del director, de su filmografía entera y, especialmente, de su trilogía sobre la particular visión que tiene sobre los superhéroes. Personalmente, "El protegido" me parece una de sus obras maestras, y "Múltiple" estuvo cerca de igualarse, cinta que, sí, entró en nuestra lista de lo mejor del 2017, y no es para menos con ese excelente thriller sobrenatural que pegaba ese giro argumental final que nos confirmaba que se trataba de la secuela de "El protegido", presagiando que su trilogía se cerraría con "Glass (Cristal)", donde los personajes de Bruce Willis (Jungla de cristal, Los sustitutos), Samuel L. Jackson (Pulp Fiction, Los Vengadores) y James McAvoy (El último rey de Escocia, X-Men: Apocalipsis) se encontrarían, aunque nadie nos advirtió que fuera de una manera tan inteligente, pues los tres chocan en una especie de instituto psiquiátrico donde un equipo de profesionales, comandado por una doctora especializada en casos extraños, pretende curarles de los delirios de grandeza que sufre, esos que usan para creerse superhéroes y supervillanos. Bravo por Shyamalan. Cierto es que "Glass (Cristal)" es la más floja de las tres, pero eso no quiere decir que sea mala, al contrario. Y es que el nivel es muy alto, las virtudes son enormes y, bueno, el final que nos deja Shyamalan es lo bastante impactante como para que babeemos por la posibilidad de que alguien se haga cargo de ese personal universo superheroico que ha construido. ¿Alguien se pide sus juguetes? ¿Serie de televisión al canto? Por cierto, clímax emotivo e impactante a partes iguales, a juego con el desarrollo de la película. ¿Quién lo iba a decir en el año 2000 cuando se estrenó "El protegido", filme que dejó a más de uno confundido por no ser de terror, tal y como se nos vendió?



5- Doctor Sueño

Me parece que lo que ha pasado en 2019 con Stephen King no se va a volver a repetir en mucho tiempo. No es sólo que se hayan estrenado en la pantalla grande (serían cuatro si contamos la perturbadora y notable "En la hierba alta", estrenada en Netflix y basada en una novela, originalmente en digital, escrita a cuatro manos entre el Rey y su hijo, Joe Hill) tres cintas bastante importantes y ambiciosas, sino que las tres se han ido colando en diferentes listas de lo mejor del año. Confesar que soy muy fan del de Maine sería quedarse corto, como bien sabéis muchos, y tan evidente como señalar al cielo de noche y afirmar que el color que presenta es negro. La pena es que con esto ya estoy dando una pequeña pista acerca de otro de los títulos de esta selección. Sea como sea, "Doctor Sueño", del siempre bienvenido Mike Flanagan (Ouija: El origen del mal, La maldición de Hill House), no ha sido el éxito de taquilla que esperaba sus realizadores, pero, al mismo tiempo, en apenas unos meses se ha convertido en toda una cinta de culto poseedora de una calidad que envidian muchos de los grandes éxitos de taquilla del 2019. Su reparto ha sido uno de los motivos, encabezado por un Ewan McGregor (La venganza de Jane, La bella y la bestia) en estado de gracia en la piel de un maduro y alcohólico Danny Torrance, así como su ambientación, la banda sonora, la dirección y todas las conexiones que tiene con "El resplandor" de Stanley Kubrick (Espartaco, La naranja mecánica). Y es que Flanagan, gran aficionado a la literatura de King (como bien demostró en la estupenda adaptación de "El juego de Gerald", película también directa para Netflix), no lo tenía fácil para adaptar "Doctor Sueño". Al fin y al cabo, "El resplandor" de Kubrick se alejaba del material original del escritor, sobre todo, en el final y ciertas muertes que, al no suceder en la novela, no tienen consecuencias en "Doctor Sueño". ¿Entonces? Complicado dirigir el filme, presentarlo como una secuela de "El resplandor" sin hacer referencia a la mítica obra de Kubrick. Flanagan ha salido airoso, fusionando ambos medios, uniendo "El resplandor" de King y Kubrick para dar lugar a un "Doctor Sueño" que bebe de ambos tanto que posee un final que... Mejor me callo, porque es todo un homenaje al de Maine, una íntima carta de amor a ese King enfadado con Kubrick por los cambios tan bruscos y drásticos que le dio a su texto. Por si todos estos no fueran motivos suficientes, echadle un buen vistazo a su última media hora final. ¡Oro kingniano puro!



4- Spider-Man: Lejos de casa

Por supuesto, no podía faltar uno de mis superhéroes favoritos, sino el que más me gusta (con permiso de unos cuantos, claro, Batman incluido) en la lista de este año, como tampoco lo ha hecho en selecciones anteriores. Precisamente, "Spider-Man: Homecoming", la primera cinta en solitario del trepamuros de Marvel Studios, se coló en la recopilación de lo mejor del 2017 (si ya os he dicho antes que hemos tenido años realmente impresionantes). Lo curioso es que ese filme no logró alcanzar un puesto tan alto como este que tenemos hoy, su directa secuela, y una muestra de madurez a la hora de tratar al personaje en su versión más adolescente. Dejando líos de derechos entre Sony y Marvel Studios, que han podido resolverse de la mejor de las formas (el futuro es muy, muy prometedor, con futuras uniones entre Venom, Morbius, este Spiderman y otros héroes oscuros del universo arácnido que sí puede manejar Sony), de lo único que adolece "Spider-Man: Lejos de casa" es de cierto detalle final sobre Nick Furia y María Hill. Por lo demás, es fantástica, con un tour europeo por parte de nuestro querido amigo y vecino, con esa losa encima de que podría ser el nuevo Iron Man, sobreviviendo a las consecuencias de lo visto en "Vengadores: Endgame" y con ese fantástico Mysterio, interpretado a las mil maravillas por Jake Gyllenhaal (Donnie Darko, Animales nocturnos), que nos hace dudar de sus verdaderas intenciones aunque seamos expertos en el personaje y sus historias. Además, este Mysterio, tremendamente fiel al material original, es la enésima muestra de que Spiderman tiene el mejor plantel de villanos del mundo del cómic (con permiso de Batman). "Spider-Man: Lejos de casa" lo tiene todo, y por eso se ha convertido, al menos para mí, en una de las mejores películas del año. Como curiosidad, la cinta ocupa la misma posición que "Venom" en la lista del año pasado, aunque un puesto menos que la sobresaliente "Spider-Man: Un nuevo universo". Hay que reconocer que Marvel Studios ha hecho muy bien sus deberes, presentándonos un futuro bastante interesante para el personaje (atentos al final de la cinta, escena post-créditos incluida, para quedaros alucinados), al mismo tiempo que ha realizado una de las mejores producciones de su filmografía. Bravo, bravo, bravo.



3- Joker

No os he sorprendido en este caso, ¿verdad? La película de películas del 2019. Ganadora de numerosos premios. Destrozadora de taquillas. El regreso del DC cinematográfico a las listas de este blog. La nueva demostración de que lo de Joaquin Phoenix (El bosque, Her) es de otro mundo. Un soplo de aire fresco para el cine de ¿superhéroes? Mejor digamos comiquero, sobre todo, en este caso, porque por más que el Joker sea el principal villano de Batman, poco tiene de súper esta película que, todo hay que decirlo, no hubiera sido posible sin el acercamiento más oscuro y adulto de otros filmes como las dos entregas de "Deadpool", "Venom" y "Logan". Sin embargo, mientras que las mencionadas siguen apegadas al mundo del cómic, "Joker" va más allá, siendo diferente, acercándose al drama, al suspense, incluso al terror en ciertos puntos. En esta lista, "Joker" se lleva la medalla de plata, pero sabe a oro, porque estamos hablando de un filme que bien podría haber estado en el primer puesto, y reconozco que ha llegado a estarlo en versiones preliminares de esta selección, aunque si hubieran sido otros los títulos que ocupan los dos huecos por encima de él, no habría dudado un instante. "Joker" no es perfecta, apoyándose demasiado en la interpretación de Phoenix (es el 99,9999999% de la película), con una historia repleta de clichés sobre el villano que se crea a partir de años de abusos y que, en ciertos aspectos, se aleja demasiado del personaje original, pudiéndose llamar la cinta de cualquier manera además de "Joker". Sin embargo, y esto es lo sorprendente, los guiños y referencias comiqueras (ese final) se suceden continuamente, la trama es un continuo ir creciendo en tensión (magnífica la parte de la entrevista), los dobles sentidos que se le pueden sacar a muchas escenas son impactantes (¿vemos a los Wayne como los ve Arthur, como si fuera él el héroe y ellos los villanos? ¿De la misma forma que a veces el Joker ve a Batman en los cómics?) y, por supuesto, la actuación de Phoenix no se merece un Óscar, sino varios, uno tras otro, durante años. No hay que olvidar la magnífica banda sonora (el score y el soundtrack) ni las referencias a clásicos como "Taxi Driver" y "El rey de la comedia". ¿La mejor película del año? Posiblemente. Nunca ha sido tan liberador bajar unas escaleras.



2- It: Capítulo 2

Tampoco os sorprendo mucho en esta ocasión, ¿eh? Al fin y al cabo, y volviendo de nuevo a la lista de lo mejor de 2017, la primera "It" no sólo fue una de las grandes sorpresas de ese año, sobre todo, en lo que respecta al cine de terror, sino que se colocó en el primer puesto de nuestra selección. Pero, un momento. Entonces, ¿qué hace su secuela en la segunda posición del 2019? ¿Ha bajado el nivel? ¿No es merecedora de la medalla de oro? Sí y no. Lo cierto es que "It: Capítulo 2" sí que mantiene la calidad de su predecesora, aunque de forma diferente; donde en aquella primaba más el terror psicológico y el tema de los miedos infantiles, ahora el protagonismo recae más sobre el terror como espectáculo y los traumas que muerden las almas y corazones de los adultos, llegando a ser un filme de género más cercano a títulos como las diferentes entregas de "Pesadilla en Elm Street". En pocas palabras, nos encontramos ante el blockbuster definitivo de terror, menos interesante para muchos que la primera parte, al igual que la novela poseía más fans en las partes de los niños que en la de estos contando con más años. Hay que reconocer que el boom no ha sido el mismo entre ambas entregas, a pesar de los grandes aciertos de esta secuela, aunque entre ellos no se encuentre el diseño de la araña final. Sin embargo, tenemos entre manos un filme que adapta todavía mejor el material original que la primera entrega (vemos la llegada de Eso a la Tierra, la escena de Adrian Mellon, el encuentro de Beverly con la señora Kersh), que ya es decir, sin contar con tan agradables añadidos como ese emotivo final que mejora al de King, con guiño incluida al clásico cinematográfico "Cuenta conmigo", cinta también basada en una de las obras del de Maine. Por supuesto, como olvidar ese impresionante reparto, elegido con tanto mimo como el de la primera parte, con intérpretes que se parecen tanto a sus contrapartidas infantiles que da hasta miedo, señalando, de nuevo, el trabajo de Bill Skarsgärd (Castle Rock, Deadpool 2) como el moderno Pennywise, perturbador, inquietante y terrorífico a partes iguales. Y, qué demonios, el tema de ir buscando los totems tiene mayor profundidad de la que parece (adultos superando sus traumas infantiles), la película dura casi tres horas que pasan volando, uno lo pasa tan mal como bien con ella y posee el mejor cameo de Stephen King de la historia. Todos hemos vuelto a flotar con esta segunda parte. Todos hemos sido perdedores. Y orgullosos de ello.



1- Vengadores: Endgame

La razón de que la anterior película no se encuentre en primer lugar. El motivo de que "Joker" no se haya alzado con la medalla de oro. ¿Qué decir de un filme que pone en pie a toda una sala de cine (a infinidad de ellas, en realidad), con lloros, aplausos, risas, gritos de emoción y aullidos de ánimo para los personajes que aparecen en la pantalla? "Vengadores: Endgame" no es sólo el blockbuster definitivo, el ejemplo perfecto de lo mejor que es capaz de dar el cine espectáculo, sino un evento para toda una generación, el punto y final (seguido, en cierto modo) para las tres primeras fases de Marvel Studios, iniciadas en un ya lejano 2008 con la sobresaliente "Iron Man". "Vengadores: Endgame" lo tiene absolutamente todo, con escenas de acción para saltar de la butaca entre alaridos provocados por nuestro niño interior (los diferentes viajes en el tiempo, el enfrentamiento entre Thor, Iron Man y el Capitán América contra Thanos, Steve Rogers usando el martillo de Thor, la llegada de todos los Vengadores a través de los portales) que luego dejan paso a las emociones más lacrimógens y descarnadas (la muerte de la Viuda Negra, el ya mítico "Y yo soy Iron Man", el rompecorazones "Te quiero 3000", el maravilloso final para Steve Rogers). No es casualidad que sea la única obra de Marvel Studios sin una escena post-créditos (si no contamos los martillazos de Tony Stark creando la primera armadura de Iron Man), aunque sí con un agradecimiento muy especial a todos los que se han encargado de que disfrutemos tanto con una película. "Vengadores: Endgame" es cine con mayúsculas, a pesar de que unos pocos (cada vez menos) lo nieguen. No estamos sólo ante la ya película más taquillera de todos los tiempos, sino también frente a magia en estado puro. La magia del cine. ¡Ah! Y sí... ¡Vengadores, reuníos!



¿Hemos acabado? Por ahora, por ahora. Al fin y al cabo, todavía nos queda una lista más antes de ponernos con el epílogo de lo mejor del año en forma de resumen personal, uno que igual os puede interesar mucho menos que nuestras selecciones. Echando la vista atrás, es curioso lo de esta recopilación cinematográfica, pues en muchos de los títulos mencionados en las últimas líneas de la lista del año pasado hemos acertado, quedándose sólo unos pocos atrás. Y, sí, en la selección de 2018 también ganó una de Marvel Studios, la magnífica "Vengadores: Infinity War", la cual, al igual que "It", forma una sola película con su segunda parte, si es que en ambos casos podemos hablar de una segunda parte. Mientras escribo estas líneas el futuro de nuestra lista de 2020 es incierto, debido, como bien sabéis, por la difícil situación que estamos pasando, que se sucede en el mundo entero, con ese maldito coronavirus que ha trastocado nuestras vidas, cultura incluida. Por ahora, los estrenos cinematográficos de 2020 han sido minimos, y no parece que el asunto vaya a cambiar, pues la mayoría de productoras han pospuesto sus filmes ya para el 2021, sobre todo los más importantes ("Morbius", "Venom: Habrá Matanza", "Los Eternos", entre muchos otros), aunque también los hay que están esperando a que estos meses la cosa mejore, algo a lo que nos sumamos desde la Cueva del Extraño. Tened cuidado, apoyaos los unos a los otros y resistid. ¡Fuerza! Ya veréis como, al final, todo saldrá bien. ¡También en el mundo del cine! Crucemos los dedos para que el año que viene podamos tener una de nuestras listas sin ningún problema más. ¡Por un 2020 repleto del mejor cine! ¡Que no pare la fiesta! Por nada ni por nadie.


sábado, 25 de abril de 2020

Mis 10 mejores videojuegos del 2019

¡Y seguimos! ¡Y seguimos! Vaya si seguimos, seguidores de esta humilde cueva. Tras la lista de las series (estrenazo por todo lo alto en el blog) y la de los cómics (un año más tras llegar nueva hace relativamente poco) le toca a otra de las que no estaban en el principio de los tiempos de la Cueva del Extraño, y aunque me gusta guardar el misterio e intentar sorprenderos, lectores, resulta evidente por el título de la entrada cuál es la selección que toca ahora. Además, por si no fuera suficiente, seguro que si sois habituales de este modesto espacio de internet, ya os sonará a por cuál recopilación vamos, teniendo en cuenta también que quedan las de cine y literatura, precisamente, las consideradas más importantes de vuestra cueva favorita, aquellas que ejemplifican los dos temas que podemos considerar como columnas vertebrales de la Cueva del Extraño, aunque también es cierto que, con el transcurso de los años, todas las áreas funcionan como un todo. En pocas palabras, vamos a hablar de videojuegos, porque toca centrarnos en los diez mejores videojuegos del 2019, no sin antes explicar un poco cómo funciona una de las listas anuales más particulares del presente blog.

Si bien es cierto que desde este espacio de la Red siempre se ha intentado que las listas anuales estén compuestas por novedades del año en cuestión (del 2019 en este caso), no siempre se ha conseguido por diferentes motivos. Haciendo un repaso rápido, las dos selecciones que más han seguido esta principal regla han sido la de series y la de películas; curiosamente, la primera lista mencionada no existía hasta este año, pues estaba esperando a ponerme al día para tener series de ese año para colocar en la recopilación, y no tirar de series pasadas o de revisionados, algo que se intentará evitar con ella a toda costa; algo similar ocurre con la lista de cine, siempre compuesta por películas estrenadas en la pantalla grande (sólo en la selección de 2018 se hizo una excepción, y fue con una cinta estrenada en Netflix que, en principio, estaba destinada a las salas de cine) ese mismo año concreto, esquivando las revisiones de producciones de otros años como si acercarnos a ellas nos hiciera contraer algún tipo de virus. En el caso de los cómics y los libros, el tema es la mezcla, porque a pesar de que abundan las obras que son novedades de ese año concreto, siempre surge algún título que es de años precedentes o del que ha caído una relectura, aunque reconozco que son cada vez menos habituales en estas selecciones. Sin embargo, la lista de videojuegos se encuentra siempre en una especie de tierra de nadie donde se entremezclan las novedades y los títulos de otros años que he jugado justo ese o, por supuesto, que he rejugado justo cuando toca realizar la recopilación. 

¿La razón? Bueno, hay una principal que pesa bastante, y es que no todos los años llegan novedades suficientes que me interesen, la verdad. Y, ojo, lo digo siendo usuario tanto de PC como de consolas como PlayStation y todas las bestias pardas que saca Nintendo, sin olvidar esos caprichos que se han vuelto tan habituales que son las consolas minis, o classics, ya sabéis, esa especie de emuladores-réplicas de consolas clásicas que hacen las delicias de nostálgicos y coleccionistas, productos que han colocado varios títulos en nuestras listas de videojuegos, al menos, de los dos últimos años, así que algo estarán haciendo bien al respecto. De este modo, igual al año llegan, pongamos, diez títulos que me interesan para PC, e imaginemos que de esos diez considero que cinco pueden colarse perfectamente en la lista anual. Es entonces cuando hay que tener en cuenta los títulos de las consolas y de cualquier otra plataforma. ¿Veis por dónde voy? Es entonces cuando no salen las cuentas porque, además, las estoy haciendo muy por encima. Al fin y al cabo, como ocurre a veces, tampoco puedo tener acceso a todo lo que sale y me interesa, así que toca seleccionar, seleccionar mucho y tirar de aquí y de allí, teniendo en mente que nunca se debe rellenar por rellenar. Eso nunca. Pero sí es cierto que entre todas las listas anuales que hacemos en la Cueva del Extraño, ésta es la que da más quebraderos de cabeza. Después de repasar, repasar y repasar casi parece que estemos haciendo frente a una especie de puzle, porque, por supuesto, lo último que quiero es realizar una recopilación de lo mejor del año con títulos solamente de una o dos plataformas. ¡Menudo aburrimiento si así fuera!

Y hablando de plataformas. ¿Cómo habrá quedado la cosa este año? Bueno, como es evidente, no voy a adelantaros nada, porque menuda lista sería si os la descubriera en estas líneas, precisamente, en el prólogo de la misma. Sin embargo, como hago todos los años en estos párrafos, sí puedo adelantaros algo, algo jugoso, espero. Si en la selección de 2018 tuvimos la absoluta victoria de la PlayStation 4, con nada más y nada menos que cinco juegos de esta plataforma en la lista, tres de ellos en los tres primeros puestos, en la recopilación de este año la cosa está más equilibrada, lo cual, personalmente, echaba de menos, puesto que me dio bastante pena ver tan pocos puestos ocupados por, por ejemplo, títulos dirigidos al PC, si bien es cierto que al llegar a casa, a principios de 2018, la citada consola de Sony, había que aprovecharla, sacarle partido y amortizarla cuanto antes. Todavía no lo he conseguido al cien por cien, ¡ni siquiera con la PlayStation 3! Así que imaginaos mi cara cuando se anunció la 5 para muy, muy próximamente. Pero me centro, me centro, no os preocupéis. Este año la selección tiene de todo. He podido ir de una plataforma a otra, de un juego a otro, e incluso darle caña a los sistemas digitales de compra gamer como Steam (es un vicio; cuidado con las rebajas, porque al final podríais entrar en una dinámica totalmente loca de comprar y comprar y comprar para acumular digitalmente, al más puro estilo síndrome de Diógenes), sin abandonar la nueva forma de darle caña a los clásicos en forma de las consolas mini, las cuales llevan los dos últimos años acercándose a las listas gamer de la Cueva del Extraño. Con la del 2019 no íbamos a tener una excepción, aunque también tendréis una sorpresa al respecto, porque igual dejamos un poco de lado a Nintendo para dedicarnos a otra mini, una de las más polémicas de las que se han vendido en los últimos años, y hasta aquí puedo leer porque, probablemente, ya haya dado demasiadas pistas.

En cuanto a los géneros de los títulos elegidos y sus tipos de mecánicas, también es cierto que hemos tenido un año bastante variado, hasta el punto de que, como ha ocurrido en algunas ocasión en listas anteriores (a pesar de que no sea habitual, ojo), han coincidido dos obras de la misma saga, exactamente la misma de la que repiten dos en la selección de este año y, de nuevo, me callo para no dar más pistas. Títulos independientes, de plataformas, de acción, de lucha, de survival horror, de culto, cinematográficos, remakes... Puede que, de nuevo, el terror sea el gran predominante de esta recopilación anual, pero ¿qué puedo decir? Al fin y al cabo, y aunque no tenga que repetirlo a pesar de que nunca venga mal hacerlo, este tipo de listas son personales. Sí, cuentan con algunos toques objetivos, pero lo subjetivo es el rey, la reina y la mayoría de los soldados. Son selecciones personales, que no pretenden sentar cátedra ni ir de boca en boca como recomendaciones escritas en piedra. Lo único que quiero es compartir con vosotros las obras con las que más he disfrutado cada año; nada más. Si por el camino nos lo pasamos bien y, además, os descubro algún título que no conocíais u os recuerdo los que tenéis pendientes, mejor que mejor. Y, sin duda, de las cuatro listas (ahora cinco; este año hemos estrenado la de las series, por cierto), la de videojuegos es la más personal de todas por esa mezcla de rejugar o ponerme al día. Un ejemplo más de esto es que Nintendo Switch se vuelve a quedar fuera de la recopilación un año más. ¿La explicación? Todavía no me he hecho con ella. ¡Paciencia, paciencia! Como he dicho, es la lista estrella de mirar atrás para ponernos al día, o ponerme, mejor dicho. Llegados a este punto no quiero daros más la lata con un preámbulo que se está alargando demasiado, pero que es casi una costumbre, también anual, claro. Y dicho esto, os dejo ya con mis 10 mejores videojuegos del 2019, no sin antes agradeceros vuestra paciencia al leeros estas líneas y, sobre todo, esperando que os guste mi particular y, por supuesto, personal selección. ¡Allá vamos!

10- The Amazing Spider-Man 2

Comenzamos nada más y nada menos que con el único título que veréis aquí este año de mi amada PlayStation 3, un juego del que tiene ecos uno de los triunfadores del año pasado: "Marvel´s Spider-Man", el que quizás es el mejor videojuego del trepamuros de Marvel. En cuanto a dinámicas, gráficos, estilo, personajes e incluso historia, sorprende que este olvidado se encuentre a medio camino entre el rompedor "Spider-Man 2", que sigue siendo uno de los títulos mejor valorados de la genial PlayStation 2, y el juego anteriormente mencionado, exclusivo de la espectacular PlayStation 4. Sin embargo, "The Amazing Spider-Man 2" se ha convertido en una especie de obra gamer de culto, un patito feo en el enorme catálogo que tiene nuestro querido Peter Parker en consolas y ordenadores. Los motivos son diversos, pero, personalmente, considero que las virtudes son mucho, mucho mayores, como por ejemplo, esa trama que como el estupendo "The Amazing Spider-Man" pasa de puntillas por las películas en las que se basa para convertirse en una especie de secuelas no oficiales. Sí, porque si recordamos bien, "The Amazing Spider-Man" continuaba la trama del filme protagonizado por Andrew Garfield (Hasta el último hombre, Silencio) y Emma Stone (Bienvenidos a Zombieland, La favorita), y "The Amazing Spider-Man 2" hace lo mismo, mezclando lo visto en la película "The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro" con las consecuencias del primer juego. ¡Casi nada! Y lo hace muy, muy, muy bien. Es más, durante todo el argumento vamos viendo detalles que luego tendríamos que haber disfrutado en "The Amazing Spider-Man 3", como Kraven el Cazador, o la creación de Veneno (Venom) debido a los experimentos en Oscorp, aunque, en este caso, los realizadores nos sorprendieron, dejando a Veneno escondido para mostrarnos que el siguiente paso era nada más y nada menos que... ¡Matanza! O el Carnage Killer (CK: Cletus Kasady), en un juego de palabras bastante inspirado. No faltan las misiones secundarias (tenemos un buen montón), un Spiderman que se mueve de lujo, montones de extras (trajes, modos de batalla, cómics, figuras) e incluso nos meten a Kingpin de por medio al más puro estilo de lo que luego haría "Marvel´s Spider-Man". Es cierto que en el aspecto gráfico hay partes bastante flojas (el diseño de Spiderman y los villanos principales es de auténtico lujo, pero cuando pasamos a algunas zonas de la ciudad o a los personajes secundarios, da la sensación de que nos encontramos en un título de una generación anterior... o casi), pero es comprensible si pensamos que hablamos de un juego que tiene ya seis años. Puede que no tenga la calidad de la última obra sobre Spiderman, pero con todo el amor comiquero que desprende, "The Amazing Spider-Man 2" debería ser un título más valorado. Por mí que no quede.



9- Kirby´s Adventure

Me confieso. Lo admito. Me descubro. Soy mucho más fan de Kirby, la adorable bola rosa que lo absorbe todo y cuya adorabilidad sólo se ve superada por su capacidad de adquirir las habilidades de sus enemigos (lo que da lugar a que tengamos una infinita gama de disfraces para él), que de personajes estrella de los videojuegos como Mario y Sonic, y eso que ambos me gustan bastante, pero siempre seré mucho más seguidor del entrañable Kirby. Y es curioso, porque en popularidad no es que esté muy por debajo, pero siempre he sentido que el esponjable personaje se quedaba en un puesto de culto en comparación con los otros dos. Sea como sea, al igual que prácticamente he jugado a todo lo que se ha hecho con el fontanero y el erizo azul como protagonistas, también lo he hecho con infinidad de obras de Kirby, y aquí viene otra de mis confesiones de hoy, ya que estoy en racha, y es que una de las pocas que me faltaba era, nada más y nada menos, que esta, la segunda parte de la saga Kirby, o lo que es lo mismo, el segundo título protagonizado por un personaje que nació en la Game Boy clásica. ¡Qué de recreos me pasé comiéndome a mis enemigos mientras disfrutaba yo mismo de mis bocadillos de Nocilla! Con el tiempo fui recopilando Kirby tras Kirby, pero siempre me faltó uno principal, esencial para la saga, el primero que salió en la NES clásica de toda la vida. Gracias a la Nintendo Classic Mini, de la que nunca hemos parado (ni lo haremos) de hablar en este blog, he podido hacer los deberes postergados durante tanto, tanto tiempo. ¿Qué me he encontrado? Toda una joyita gamer, repleta de imaginación y entretenimiento al más clásico estilo, nostalgia en estado puro y un título que bien podría haber acabado en el primer puesto de la presente lista, con una curva de dificultad que supone toda una clase sobre el tema. Y, por supuesto, una aventura más ambiciosa de Kirby, comparada, por supuesto, con la primera. En otro tiempo, "Kirby´s Adventure" hubiera sido lo mejor de lo mejor del 2019 y, en parte, para mí lo es. Si todavía no tenéis la NES mini, esta obra maestra es la única excusa que necesitáis... si es que los demás títulos de la consola no lo son ya. Por cierto, en este juego se aclaró que Kirby es rosa. ¡Larga vida al personaje más achuchable del mundo gamer!



8- Resident Evil: Director´s Cut

¿Ahora os encaja eso que decía más arriba sobre otra de las consolas mini de las que íbamos a hablar, pero que no casaba con las de anteriores años y que, además, había levantado mucha polvareda? Evidentemente, no se trataba de la versión mini de Mega Drive, que ha sido una de las más laureadas de los últimos años, sino de la prometedora PlayStation Classic, es decir, los mismos experimentos mini de Nintendo pero por parte de Sony. Y, sí, la cosa prometía mucho, tanto que no eramos pocos los que esperábamos algo parecido a lo de las minis Nintendo y Super Nintendo; desde un catálogo repleto de éxitos a una jugabilidad de antaño, pasando por la posibilidad de que el tema se acercara, tarde o temprano, a bestias como Dreamcast y, por supuesto, PlayStation 2. Sin embargo, cuando se anunció que sólo tendríamos veinte juegos, todo se vino abajo, faltando auténticos imprescindibles como "Tomb Raider", "Soul Reaver", "Silent Hill", "Resident Evil 2", "Medievil" e incontables otros. Además, títulos que ya tuvimos doblados o con subtitulos en su momento, venían directamente en su formato original. En pocas palabras, el palo que se llevó la PlayStation Classic fue tal que se bajó su precio al poco de salir al mercado, cuando las consolas mini de Nintendo se agotaban cada dos por tres, formándose toda una guerra especulativa alrededor, con usuarios esperando con profunda ansia la reposiciones de los productos. Ojo, no todo iba a ser malo, porque PlayStation Classic tiene títulos muy interesantes, y uno de ellos es la versión del director de "Resident Evil", sí, del clásico entre clásicos "Resident Evil", quizá no el survival horror que lo empezó todo, pero sí el que le dio el empujón definitivo al subgénero. Una ocasión perfecta para jugar a una leyenda de los videojuegos, y de rejugarla si ya habéis visitado la mansión Spencer alguna que otra vez. De nuevo estamos ante un título que bien podría colocarse perfectamente en el puesto número uno. Además, ¡mantiene la intro original con intérpretes de carne y huesos en la piel de los personajes principales! Una pasada.



7- Blasphemous

Llegamos a una de las grandes sorpresas del año, una de esas de las que sentirse orgulloso, porque hablamos de un videojuego espectacular desarrollado en España, que se dice pronto, hasta el punto de que su temática gira alrededor del folclore nacional y, sí, la Semana Santa. ¿Rocambolesco? ¿Bizarro? ¿Y si le añadimos unas gotas de "God of War", "Castlevania", "Metroid" y "Dark Souls"? ¿A que se os hace la boca agua? Pues imaginaros a los que llevábamos años esperando a que este proyecto se hiciera realidad. Imágenes, avances, carteles, arte conceptual, trailers... y nunca llegaba. Diversos problemas han lastrado la aparición de uno de los títulos independientes del año, uno que ha cosechado tan buenas críticas que no han sido pocos los medios especializados que lo han señalado como mejor videojuego del 2019, por encima de obras de grandes desarrolladoras. Y no es para menos, la verdad. Acción, rol y plataformas se dan la mano en este título no lineal y en dos dimensiones que nos mantiene horas y horas enganchados por las oleadas de enemigos que se nos enfrentarán y alucinados por un diseño artístico aterrador y hermoso al mismo tiempo, siendo un extra que seamos españoles, pues reconoceremos mucha de la mitología del juego. Yo lo he jugado en PC a través de Steam, pero son muchos los rumores que sitúan próximamente su edición física, si es que no está ya a la venta mientras escribo estas líneas. Sea como sea, si os gustan los buenos videojuegos, los BUENOS videojuegos, en mayúsculas, no podéis dejar pasar "Blasphemous".



6- The Sinking City

No abandonamos el terror, aunque ahora nos vamos a por uno menos físico (aunque algo ahí de eso, claro) que el de los anteriores títulos de esta lista, y tampoco nos alejamos del PC, destacando ya la importancia que ha tenido en la selección de este año, aunque hay que recordar que nos encontramos ante una obra que también ha llegado a consolas. Hablamos de "The Sinking City", la respuesta aventurera y en tercera persona al notable "Call of Cthulhu" del 2018, el cual no se coló en nuestra lista de ese año por muy, muy poco. Mientras que éste era más de terror en primera personal, al más puro estilo "Amnesia" y "Outlast", aquí tenemos un nuevo acercamiento al universo del genio H. P. Lovecraft (En las montañas de la locura, Los mitos de Cthulhu) desde un tono aventurero, sin olvidar del terror a lo desconocido y ese horror cósmico que tan bien supo crear y expandir el escritor. Lo cierto es que "The Sinking City" no es de esos juegos que aparecen en muchas listas de este tipo, se ha llevado algunas notas tibias y hay quienes han visto en él la oportunidad perdida de hacer algo más grande. Yo mismo admito que no es de las obras de esta selección que podría poner en el primer puesto. Sin embargo, algo tiene. Esas misiones secundarias, esos gráficos, esas continuas referencias a la mitología lovecraftiana, esa forma de que nos recuerde a sus novelas y relatos sin estar basado directamente en uno de ellos, ese argumento que se vuelve más interesante a cada paso que damos... "The Sinking City" tiene algo. Os invito a descubrirlo.



5- Darkwood

Más terror. Más PC. Y volvemos a los títulos independientes que prueban fortuna en el mercado digital gracias a Steam, en este caso, logrando un clamoroso éxito que se queda corto una vez comprobada la alta calidad del juego. "Darkwood" sí que es uno de esos títulos que bien podría haberse quedado con la corona de la lista, y ya lo ha hecho en no pocas selecciones llevadas a cabo por revistas y webs especializadas en el medio. Lo cierto es que estamos ante un juego que es una de las grandes sorpresas del ¿2019? Para nada. "Darkwood" llega tarde a mis manos, pues hablamos de un título digital de 2017, que ya tiene su versión física para PlayStation 4, aunque con algunos fallos que hacen imprescindible que sea la edición original la que debe jugarse. Título para un solo jugador, de dos dimensiones y vista cenital, "Darkwood" nos presenta una historia oscura, intrincada y de final nada sencillo de comprender, donde cada día lucharemos para sobrevivir. En pocas palabras, mientras dure la luz del sol en el bosque en el que se desarrolla la acción, tendremos que avanzar, explorar el terreno y, sobre todo, recoger suministros para ello, pero, en especial, para sobrevivir a la noche. Es entonces cuando las pesadillas del día nos parecerán un paseo por el campo, porque entonces se desatan los mil infiernos y lo único que podremos hacer es encerrarnos en nuestro refugio y rezar para que la oscuridad desaparezca lo antes posible. Terror psicológico, gore, criaturas deformes, fantasmas, pasos en la penumbra, muebles que se mueven solos, horror físico, miedo a lo desconocido... "Darkwood" es todo eso e infinitamente más. Cuánto siento no haberlo descubierto antes. ¡Ah! Y cuidado, porque no es un juego fácil, al contrario, pues tiene hasta un modo de muerte permanente. Todo un desafío.



4- Until Dawn

Dejamos los ordenadores de lado por un momento, aunque no el terror ni los títulos estrenados años atrás que he podido disfrutar este 2019. En este caso, lo curioso es que su "secuela", por llamarla de algún modo, sí que ha sido lanzada este año (o este pasado año, claro), y visto que tenía que ponerme al día he disfrutado de "Until Dawn" en menos de una semana. Así engancha este slasher repleto de giros argumentales, trama cinematográfica, gráficos que parece que estemos viviendo una película y, sí, actores y actrices conocidos entre los personajes que manejamos. Ha sido complicado poner "Until Dawn" en el cuarto puesto de nuestra lista, y "Darkwood" ha competido duramente con él. Si ha ganado el exclusivo de PlayStation 4 ha sido por muy poco, y ni siquiera sabría decir las razones exactas, lo que ya dice mucho de lo que me ha costado elegir entre ambos para los dos puestos, teniéndolo bastante más fácil con el resto de títulos de la selección. En realidad, "Until Dawn" es un juego de terror, sí, pero no un survival horror, un FPS (First Person Shooter) y tampoco una aventura gráfica. Está más cerca de una novela/película interactiva, donde, sí, podemos mover a los personajes por el escenario e investigar, habiendo incluso algún que otro momento de acción donde también disparamos y esquivamos a nuestros enemigos, pero el principal aliciente de "Until Dawn" es la toma de decisiones que nos llevarán por un camino u otros, que nos enfrentarán a unos eventos u otros y, sobre todo, con las que sobreviviremos... o no. Imaginad que os metéis de lleno en filmes como "Scream", "Sé lo que hicisteis el último verano" y "Leyenda Urbana", entre otros, manejando a sus personajes, tratando que sobrevivan al asesino mientras intentáis descubrir el secreto que esconde, ese que os salvará la vida. Sublime.



3- Mortal Kombat 11

Continuamos con la bestia negra de Sony, ahora con un nuevo título de una de mis sagas preferidas, no sólo de juegos de lucha, sino de videojuegos en general. Hacía mucho tiempo que no teníamos un "Mortal Kombat" por aquí, y ya iba siendo hora de que eso cambiara. Concretamente desde la lista de 2016, ¡la primera que se hacía sobre videojuegos en la Cueva del Extraño! Casi nada. Cómo pasa el tiempo, aunque no por los luchadores del Torneo Mortal. Lo cierto es que pocos cambios ha tenido "Mortal Kombat 11" con respecto al espectacular "Mortal Kombat X" que ya seguía la trama del sobresaliente "Mortal Kombat", el noveno, que sin numeración en su portada ya nos indicaba que se trataba de una especie de reinicio/secuela para poner las cosas un poco en su sitio y acercar la mitología original de la serie a las nuevas generaciones. Y se hizo bastante bien, porque las dos entregas que preceden a este undécima no sólo reiniciaban sin dejar de lado los hechos de toda la saga, sino que, además, iban al futuro, presentándonos a toda una nueva legión de kombatientes mortales que se daban de leches con algunos de los más clásicos, cuando no eran entrenados por estos. De este modo, "Mortal Kombat 11" sigue los hechos de "Mortal Kombat X", con algunos héroes corrompidos, cierto dios del rayo dando guerra y los villanos trazando planes para vengarse de las victorias de los héroes en las dos anteriores historias. Pocos cambios hay a nivel de jugabilidad, gráficos y banda sonora, pero ¿qué más da? ¡Es "Mortal Kombat"! ¡Es un nuevo y adictivo "Mortal Kombat"! Uno donde podemos conseguir personajes como Spawn, el T-800 interpretado por Arnold Schwarzenegger (Depredador, Los Mercenarios 2) en la saga "Terminator" y el Joker, entre muchos otros. Curiosamente, este "Mortal Kombat 11" ocupa el mismo puesto que "Mortal Kombat X" en la lista de 2016. No podía ser de otra forma. Podríamos considerarlo un... ¡Fatality!



2- Blair Witch

Admito que este título es un poco capricho mío, aunque en esta ocasión el capricho haya sido también el de muchos, muchos, muchos otros jugadores. Al fin y al cabo, no estáis ante la primera ni la última lista de estas características en la que se encuentra este videojuego, una de las sorpresas del 2019. La principal razón de ello es por su presentación, ocurrida durante el E3 de dicho año, sin anuncios de ninguna clase, y mediante un aterrador e impactante trailer que acababa con un claro anuncio: la bruja de Blair volvía al mundo gamer. Personalmente, llevaba casi veinte años esperando este título, no este en concreto, pero sí una nueva entrega de las inquietantes historias de una de mis películas de terror favoritas, ¿o debería decir trilogía? A la espeluznante "El proyecto de la bruja de Blair" (The Blair Witch Project) le siguieron dos secuelas: la interesante aunque floja "El libro de las sombras"; y la mucho mejor "Blair Witch", una tercera entrega cuyo único problema era que llegaba demasiado tarde. Precisamente, la forma de promocionar el videojuego "Blair Witch", se parece bastante a lo que se hizo con el mencionado filme, rodado en secreto y publicitado con otro título. ¡Incluso tuvimos un trailer con él! Las especulaciones no tardaron en producirse. No son los únicos parecidos, pues mucho de lo que se nos contaba en la cinta, en especial, ciertos detalles sobre la siniestra bruja, se dan aquí, utilizados para crear mecánicas bastante intensas y atractivas. Pero antes os hablaba de otros videojuegos de la bruja de Blair, en concreto, una trilogía, lanzada entre el 2000 y el 2002. Cada entrega trataba un hecho importante de la mitología de la bruja, comenzando con el asesino de niños Rustin Parr, acontecimientos que, además, servían como una especie de secuela (o spin-off, más bien) de "Nocturne", un videojuego de terror para PC considerado hoy como una verdadera obra de culto. Conectados los tres títulos, tanto por la temática como por personajes, situaciones, hechos y sucesos temporales, lo cierto es que, a pesar de haber envejecido no demasiado bien, ampliaban el universo de la bruja de Blair de un modo brutal, además de responder a ciertas cuestiones y atar cabos dejados por las películas. Algo que se le ha achacado a "Blair Witch" es, precisamente, que salvo por sus últimos compases, poco profundiza en la mitología que usa, aunque cuando lo hace, vaya si lo hace bien, provocando más de un susto dificil de olvidar (insisto, su última parte de juego es soberbia a todos los niveles, sobre todo, a la hora de mantenernos con la tensión tan alta que casi la podemos notar recorriendonos las venas), todo un regalo, en especial, para los amantes de la saga. También nos podemos quejar de su duración, bastante corto, pero el resto de "Blair Witch" es oro puro; desde la ambientación (sin duda, lo mejor del título) hasta el uso que le podemos dar a la cámara que usamos para grabarlo todo, pasando por las distintas presencias que nos acosan por el bosque, la trama del asesino en serie, los flashbacks que sufre nuestro torturado protagonista, el efecto "rebobinado" para resolver puzles, los distintos finales según nuestras acciones y, entre otros conceptos, la compañía de Bullet, el perro que nos ayuda en nuestra inquietante aventura. El simple hecho de mezclar el terror en primera persona de títulos como "Outlast", "Amnesia", "Alien: Isolation" y "Condemned: Criminal Origins", entre otros, con el universo de la bruja de Blair, es razón más que suficiente para que este juego entre en cualquier lista de lo mejor del año. Y, ¿quién sabe? Con lo bien que ha funcionado, sería raro que no tuviéramos pronto una secuela, una donde, por favor, desaparezcan los pocos fallos que tiene esta primera parte. ¡Qué excelente forma de pasar miedo! En este caso, delante de un monitor, porque os hablo de su versión Steam, en digital para PC, aunque, mientras escribo estas líneas, ya tiene una edición física para consolas. No hay excusa para que el mejor terror se nos meta en el cuerpo.



1- Resident Evil 2

Vale. Quizás hayáis tenido alguna que otra sorpresa con los demás puestos de la lista, pero era evidente, sobre todo sabiendo mis temáticas favoritas en cuanto a videojuegos, cuál iba a ser el título que se alzaría como el mejor de lo mejor de 2019. La PlayStation 4 adelanta, por muy poco, al PC (aunque este juego también está para el mencionado formato, a pesar de que, por muy poco, y debido a la edición especial en caja metálica, me decidí adquirirlo para la consola de Sony) con este título, colocándose, por segundo año consecutivo, en el primer puesto de una de nuestras listas anuales. En este caso no es para menos, porque el juego original ya podría catalogarse como todo un ganador de medallas de oro. Hablamos, por supuesto, de "Resident Evil 2", en este caso, del remake con el que Capcom ha sorprendido a propios y extraños tras el sobresaliente trabajo que llevó a cabo con "Resident Evil 7", una de las mejores entregas de la saga. Tras haber sacado hace años el remake del primer "Resident Evil", precisamente, junto a la versión para Nintendo Wii del "Resident Evil 0", extrañaba que no se atrevieran con más entregas de la franquicia. Sin embargo, tras remasterizar en alta definición ambos títulos, que llegaron a la nueva generación de consolas y ordenadores, parece que la bombilla se les encendió, aplicando todo lo aprendido en "Resident Evil 7" en este nuevo y espectacular remake (el motor gráfico es el mismo, por ejemplo, el RE Engine, cuyo nombre hace referencia a la mencionada séptima parte, para la que se creó). Pese a que la estructura central de la historia es la misma que la del original (Leon, un policía novato, y Claire Redfield, que anda buscando a su hermano, se encuentran en una Raccoon City infestada de zombis), los cambios son bastante significativos, tanto en diversos puntos de la trama como en el diseño de los personajes, la jugabilidad, muchas partes de los escenarios e incluso la importancia de algunos secundarios y villanos, siendo Mr. X una nueva especie de bestia parda capaz incluso de perseguirnos por habitaciones donde no debería entrar. Podría hablar de "Resident Evil 2" como para hacer un blog entero para él solo, y es una lástima que no sea el momento de ello, porque ha material para dar y regalar. Lo que han hecho con "Resident Evil 2" es impresionante a todos los niveles. Ha pasado de ser un videojuego que al menos hay que disfrutar una vez en la vida a... ser otro videojuego que también hay que disfrutar al menos una vez en la vida. Imprescindible. Una leyenda instantánea.



¡Y se acabó! Menuda selección, ¿verdad? Bueno, bueno, bueno. Sé que lo tenéis que decir vosotros, que sois los que debéis decidir si es buena, mala, si os ha gustado más o menos, pero reconozco que la variedad de este año me ha dejado bastante contento. Vale, no en las temáticas, que esas han ido más indicadas hacia el terror y lo fantástico, hacia la acción y el survival horror. Más bien me refería a que, por ejemplo, hemos tenido muchos títulos estrenados durante el 2019, pocos recién descubiertos y, de igual forma, no demasiados rejugados (sólo uno, y en una versión que no me pillé en su día). Esto marcha, y espero que sólo vaya hacia arriba durante el presente 2020 que promete ser todavía mejor gracias a videojuegos como "Doom Eternal" y "Resident Evil 3" (otro brutal remake de Capcom), los cuales, voy adelantando ya, tienen todas las papeletas para figurar en nuestra lista del año que viene, aunque ¿en qué posición? ¿Con qué compañeros? Quizá Steam nos dé más de una sorpresa, o es posible que las consolas mini vuelvan a colarse entre los títulos más modernos. ¡Todo es posible! Lo que sí espero que lo sea es encontraros de nuevo aquí en el 2021, cuando salga publicada la próxima recopilación de títulos. Hasta entonces y, por supuesto, muchísimas gracias por estar ahí. Y recordad... ¡Por un 2020 muy jugón!