miércoles, 22 de octubre de 2014

Reseñas comiqueras: La Era de Ultrón #3


Ficha Técnica

Guión: Brian Michael Bendis
Dibujo: Bryan Hitch, Brandon Peterson, Carlos Pacheco
Portada: Bryan Hitch
Publicación original: Age of Ultron #5-6 (2013). Marvel, Estados Unidos.
Publicación española: La Era de Ultrón #3 (2013). Panini Comics, España.


Sinopsis:
Ultrón, el robot asesino creado por el vengador Hank Pym, también conocido como el Hombre Hormiga primero y después como el Hombre Gigante, ha conquistado el mundo, aniquilando de paso a casi toda la humanidad. También ha acabado con la mayoría de superhéroes y supervillanos, aunque no con todos, usando a algunos criminales para que le consigan a los superhéroes que quedan con vida. El rescate de Spiderman hace que los superhéroes que se esconden conciban un plan mediante el cual Luke Cage finge que va a vender a Hulka al robot asesino, sólo para descubrir dónde se esconde. En realidad, Ultrón está en el futuro, y usa los restos de la Visión, su creación y uno de los más queridos vengadores, para dar órdenes a sus tropas de androides para que estos acaben con lo que queda de la humanidad. Luke Cage, antes de morir, tiene tiempo de avisar a sus compañeros en la Tierra Salvaje de dónde está Ultrón, justo antes de que el Hulk rojo, la Viuda Negra y el Caballero Luna aparezcan para informarles de que tienen un plan, un alocado plan trazado por el mismísimo Nick Furia. ¿Su objetivo? Destruir a Ultrón.


Reseña:
Volvemos a las reseñas de "La era de Ultrón", uno de los eventos, o acontecimientos, o mini-series Marvel más criticadas en los últimos años. Y, lo cierto, es que no es para menos. Si recordáis las anteriores reseñas que hice en este blog sobre los dos primeros números de la historia, aunque el primero me gustó bastante con todo ese tono apocalíptico, funesto y oscuro, el segundo cómic no sólo me pareció mucho más flojo, sino que descendía la calidad de la mini-serie de forma realmente preocupante, hasta el punto de que, si el resto de cómics continuaba con esos bajonazos, ya me veía sufriendo una de las peores historias Marvel de su historia. ¿Ha sido así? ¿No ha sido así? Es complicado afirmar lo uno o lo otro, e incluso afirmar lo contrario en ambos casos, así que intentaré matizar mi opinión porque, aunque "La era de Ultrón" no sube en cuanto a calidad, tampoco es que baje demasiado gracias al nuevo rumbo que ha tomado la historia.

Afortunadamente, el aumento de calidad se nota en las páginas de este número. Lamentablemente, eso no quiere decir que estemos ante un buen cómic o, mejor dicho, un cómic mucho mejor que el anterior de la mini-serie. En pocas palabras, si al número dos de esta saga le di poco más de un cinco de nota, este tercer número raspa el seis, lo cual no es decir mucho. Lo hace, sobre todo, por el nuevo camino que coge la historia que Brian Michael Bendis (Alias, Ultimate Spiderman) nos cuenta, con Ultrón como gran villano protagonista. Si en la segunda parte de la saga (en formato Panini, ya que en realidad, dicho número contenía los cómics tres y cuatro de la serie USA) se no descubrió se escondía en el futuro para evitar se encontrado por los héroes supervivientes, ¿qué creéis que toca ahora? Exacto: viajes en el tiempo. Y eso, al menos a mí, me encanta.

Destrucción total por parte de las copias de Ultrón


Pero hagamos memoria para saber cómo hemos llegado a este punto. En la primera parte de la saga, la mejor hasta el momento (tampoco es decir mucho si vemos la calidad de los tres cómics que llevamos de "La era de Ultrón"), se nos presentaba el mundo conquistado por Ultrón, un mundo repleto de muerte, ciudades destruidas, androides copias de Ultrón y con la gran ausencia de muchos superhéroes y supervillanos. Tras el rescate de un malherido Spiderman por parte de Ojo de Halcón, descubríamos que no sólo muchos héroes habían perecido a manos del terrible Ultrón, sino que además, la mayoría de ellos había perdido a sus familias. Sin embargo, la pregunta que flotaba en el aire tenía que ver con el hecho de que Spiderman había sido capturado para ser vendido al robot asesino, pero, ¿para qué lo quería Ultrón? Mientras tanto, otros héroes como Hulk rojo, Caballero Luna, Pantera Negra, la Viuda Negra y el villano conocido como el Supervisor, buscaban piezas de una de las copia de Ultrón.

Pasamos al siguiente número, mucho más lento, menos emocionante y, sobre todo, más soso en todos los sentidos; y, ojo, estoy hablando del guión de Bendis, porque el apartado gráfico resultaba ser uno de los peores trabajos del antaño enorme Bryan Hitch (The Ultimates, Los Cuatro Fantásticos). En este segundo capítulo de las terribles andanzas de Ultrón en un futuro alternativo, descubríamos, gracias a que Luke Cage y Hulka lograban colarse en la principal base del robot, que éste se encontraba en el futuro, mientras que controlaba el presente gracias a lo poco que quedaba de la Visión, su "hijo", su creación, uno de los mejores vengadores que han existido nunca. La información les costó la vida tanto a Hulka como a Luke Cage, aunque éste conseguía llegar a contarles a sus compañeros dónde estaba realmente Ultrón. Al mismo tiempo, en la Tierra Salvaje, donde los héroes corrieron a reagruparse, vimos la llegada de la Viuda Negra, el Caballero Luna y el Hulk rojo, quienes tenían un plan para derrotar a Ultrón, un plan puesto en marcha por Nick Furia.

Lobezno toma una decisión drástica


Ahora, en este tercer número de Panini que sigue conteniendo dos cómics USA, número donde llegamos al ecuador de la historia, contemplamos el plan de Nick Furia, contado por él mismo, que nos muestra una base secreta en la Tierra Salvaje donde ha estado guardando armas y su plan maestro, que es, ni más ni menos, que viajar al futuro gracias a la famosa plataforma temporal del Doctor Muerte, y destruir a Ultrón de una vez por todas. Evidentemente, es un plan bastante loco, muy propio de Nick Furia, aunque demasiado suicida, pero alguien más tiene un plan mejor, y ese es Lobezno, que propone volver al pasado y matar al creador de Ultrón, al vengador Hank Pym, que ha sido el Hombre Hormiga, Chaqueta Amarilla y el Hombre Gigante, entre otras encarnaciones superheroicas. Todos se oponen al plan de Lobezno, así que, deciden seguir el de Nick Furia, pero Logan es un hombre de ideas fijas, como todos los lectores Marvel sabemos ya. 

¿Qué significa eso? Pues que Lobezno se las pira al pasado en cuanto sus compañeros se dirigen al futuro, concretamente, a un pasado en el que Hank Pym todavía no había creado a Ultrón, es más, cuando llega al vengador, éste está teniendo la primera idea para crear vida artificial. Sin embargo, la Mujer Invisible acompaña a Lobezno en su viaje para detenerle, ¿o quizá no? Mientras Sue Richards y Logan van en busca de Pym para tratar, de un modo u otro, de que no cree a Ultrón, en el futuro, los héroes que han ido a parar al robot se enfrentan a algo que está más allá de sus posibilidades, algo que no pueden detener ni con todo el poder que tienen. Es bastante posible que la última esperanza de la humanidad resida en las garras de Lobezno pero, ¿se atreverá a matar a Hank Pym? ¿Y la Mujer Invisible? ¿Le permitirá hacerlo? ¿Colaborará en el asesinato de uno de sus compañeros superhéroes? ¿Detendrá a Logan? Y, si eso no pasa y Pym cae ante la furia del mutante canadiense, ¿qué ocurrirá con la corriente temporal?

Tranquilos, que todas estas respuestas no se dan en este número, sino en el siguiente. Bendis, al que suelo defender su "lentitud" a la hora de afrontar historias, se para demasiado en esta mini-serie, o esa es la impresión que me está dando. Una vez más, parece que tenga entre manos una historia que podría ser mejor contada en formato novela que en una mini-serie de cómics. Eso no es del todo malo, ya que detenerse en los detalles deja escenas tan buenas como la que abre el cómic, con Tony Stark, Hank Pym y Reed Richards recuperando a una destrozada Visión después de los acontecimientos de "Vengadores desunidos" en los cuales una rabiosa Hulka, debido al ataque de la Bruja Escarlata, destrozaba a la Visión. Por cierto, como curiosidad, la Bruja Escarlata también usaba entonces Ultrón para atacar a sus amigos vengadores; no se puede negar que el robot asesino sea importante en la historia de nuestros héroes, ¿eh?

Portada de Brandon Peterson para el "Age of Ultron #6"


El caso es que esa escena dice mucho sobre la historia que tenemos entre manos, sobre todo cuando los tres genios se ponen a charlar sobre las consecuencias de viajar en el tiempo, ¿a causa de qué? Precisamente de Ultrón, nombre que sale en la conversación en cuanto tienen en cuenta que la Visión fue creada por el robot asesino. Interesante es cuando comienzan a hablar de lo que harían de viajar en el pasado: matar a Hitler, quitarle a Eva la manzana, tratar a Víctor Von Muerte con más amabilidad, no crear a Ultrón. Pero, ¿cuándo acabaría todo? ¿Cuándo dejar de viajar en el tiempo? Detenerse en los detalles también le sirve a Bendis para mostrarnos la relación entre Lobezno y la Mujer Invisible al hacer equipo para matar (¿o no?) a Hank Pym. Y es que pocas veces hemos visto a estos dos personajes hacer equipo, y eso que existen desde hace unas cuantas décadas, que se dice pronto. Esa relación, contada en la segunda parte del cómic, debo confesar que me ha gustado bastante, así como la decisión de Logan de cortar por lo sano.

De este modo, tenemos el cómic Panini dividido en dos partes, en los dos cómics USA. La primera parte del número nos presenta los planes de Furia, la discusión con Lobezno y el buen comienzo que ya os he contado y que nos prepara para lo que está por venir (algo bastante predecible, por cierto). Por otro lado, la segunda parte del cómic, nos muestra el combate en el futuro entre los superhéroes y la fuerza de Ultrón y, al mismo tiempo, la búsqueda de Pym en el pasado por parte de Logan y Susan Richards, algo que está bastante bien si no fuera por lo anticlimatica que es la parte del futuro, dibujada en este caso por Brandon Peterson  (Ultimate X-Men, Chaos War), una parte que se ve venir, sobre todo por el absurdo plan de Furia de acercarse con cuidado pero, ¡ey!, que igual nos hemos aproximado demasiado. ¿Qué hace aquí esta colosal ciudad de Ultrón? Cachis, que nuestro perfecto equipo de superhéroes no la ha divisado desde lejos. Va a tocar que todos muramos mientras Lobezno hace uno de los movimientos más desesperados de su historia como personaje.

La futura ciudad robótica de Ultrón 


Este es sólo uno de los ejemplos en el que vemos que Bendis ha ido a lo fácil con ciertos puntos de la historia, quizá demasiados, lo suficientes como para que perdamos de vista lo bueno que tiene el cómic y nos fijemos mucho en esos defectos. Incluso cuando no son defectos, son detalles que se parecen demasiado a los que hemos visto ya en otros eventos. Recordemos que Lobezno ya fue el primero en afirmar que había que matar a la Bruja Escarlata al comienzo de "Dinastía de M" y, antes de poder hacerlo, la mutante hija de Magneto, transformaba toda la realidad, creando un mundo donde los mutantes mandaba y su familia eran los dirigentes más respetados de todos. Ojo, que Lobezno elija matar a un vengador y para ello tenga que viajar al pasado, no me parece un defecto gordo, ya que está desesperado y, recordemos, todos los héroes han perdido a muchos familiares y amigos. Eso no. Pero hay que admitir que, por parte de Nick Furia, debería haber planes mejores que, simplemente, ir al futuro y atacar a Ultrón. Y no hablemos de la primera parte del cómic, que apenas cuenta nada cuando tendría que ser mejor aprovechada.

Y, una vez más en "La era de Ultrón", el apartado gráfico es bastante, bastante flojo. Y, atentos, porque no sólo tenemos a Bryan Hitch en este cómic, sino también al ya mencionado Brandon Peterson y a Carlos Pacheco (Siempre Vengadores, Capitán América) y, para mi sorpresa, es el español el que sale mejor parado de los tres. Sin embargo, eso no quiere decir que Pacheco esté bien, porque en realidad es todo lo contrario; como sus compañeros, da mucha pena recordar algunos de sus mejores trabajos, e incluso aunque no sean de los mejores, y ver el resultado de las viñetas que hace en este número. En la segunda parte del cómic, Peterson se hace cargo de las escenas del futuro, mientras que Pacheco le da un sabor agradablemente clásico a las escenas que transcurren en el pasado, con Lobezno y la Mujer Invisible yendo a por Hank Pym. Repito, el que sale mejor parado es Pacheco, que hace un trabajo bastante justito pero, al menos, por encima de los acabados que nos ofrecen Hitch y Peterson, los de éste sobre todo, al menos para mi gusto, muy, muy flojos. Eso sí, como en los demás números de la mini-serie, contamos con portadas alternativas bastante chulas, sobre todo las dedicadas al mismo Ultrón, o esa que hace, precisamente, Pacheco, basada en la parte del pasado de "La era de Ultrón".

Portada alternativa de Rock-He Kim para el "Age of Ultron #5"


En conclusión, este número, aunque sé que objetivamnte no es mucho mejor que el anterior, sí que, subjetivamente, me ha gustado más por todo el tema del viaje al pasado, las charlas que se tienen sobre cambiar lo que ya ha ocurrido, el equipo que hacen Logan y Susan Richards y cómo acaba todo en este caso, dando lugar a consecuencias bastante grandes (aunque demasiado previsibles, ¿alguien ha dicho algo de futuro alternativo?) que veremos en el siguiente número. Dejando eso a un lado, tenemos a Bendis ofreciéndonos respuestas bastante baratas facilonas, un apartado gráfico bastante soso (y tenemos a tres dibujantes nada más y nada menos), partes muy lentas, actuaciones de personajes cogidas por pinzas y la parte que transcurre en el futuro, y que debería ser bastante épica, es muy, muy sosa, provocada además por unas decisiones bastante discutibles llegadas de un personaje que, si echamos la vista atrás, quizá las ha tomado peores, eso sí. Espero que el siguiente número sea mejor aunque, a estas alturas, lo dudo bastante. Me conformaré con que se pueda leer y me dé un rato minimamente entretenido.


Nota: 6/10


viernes, 17 de octubre de 2014

Novedades cinematográficas: El diablo de la Cocina del Infierno se deja ver, un director para las cazadoras de fantasmas, Flash se congela y mucho más

¡Buenas, buenas, buenas! Sí, no os habéis equivocado, seguimos teniendo esta sección los jueves y bastante tarde. ¿Volveremos alguna vez a los días de hace un par de meses? Pues hay veces que hasta yo lo dudo, me pongo en plan pesimista y no me creo que tenga las semanas tan ocupadas. Pero no me rindo, y lucharé contra viento y marea hasta que consiga que volvamos, como mínimo, a los martes. ¿Algún día tendremos esta sección nuevamente los lunes o los domingos? ¡Esperemos que sí! Aunque tampoco es que haya sido una semana muy llena de noticias, más bien flojita en todo; un par de bombazos sí que hemos tenido, pero en cuanto a novedades importantes la cosa continúa como en las últimas semanas, ¿quizás esperando a que llegue noviembre para ofrecernos más detalles interesantes sobre lo que se nos viene encima en el ya próximo 2015?

De un modo u otro, toca repasar los trailers que nos ha dado la semana que hace días dejamos atrás. El caso del primer avance que os presento es curioso, porque ha salido justo cuando la película ya se puede encontrar a la venta bajo demanda, al menos en Estados Unidos; hablo de "Mercy", basada en un relato corto de Stephen King (Misery, Cell) que nos cuenta la historia de dos chicos que se ven obligados a mudarse con su madre soltera para cuidar de su senil abuela, llamada Mercy, la cual hizo un pacto con una fuerza oscura muchos años antes. Más terror en forma del espeluznante nuevo trailer de "The Woman in Black: Angel of Death", que no es que muestre mucho más de lo que ya habíamos visto, pero lo que nos enseña sigue dando muy mal rollo, lo cual, siendo una película de terror, sólo puede ser bueno. Menos miedo da el impresionante teaser trailer de "Tomorrowland", el nuevo filme de Disney fuera de la animación dirigido por el gran Brad Bird (Los Simpsons, Los Increíbles); no sé qué pensaréis vosotros sobre este avance, pero a mí me ha parecido toda una sorpresa de la que espero ver pronto mucho más. También de Disney, pero ahora en el terreno de la animación, es el nuevo y espectacular trailer de "Big Hero 6", una de las grandes promesas de este año; en este avance, además, disfrutamos de todos los miembros de este curioso grupo de superhéroes cogidos todos ellos directamente de los cómics Marvel. Dejamos de lado a Disney con el nuevo trailer en español de la épica "Exodus: Dioses y reyes", el nuevo filme de Ridley Scott (Blade Runner, Gladiator) que nos contará la clásica historia de Moises y el faraón pero al más puro estilo Hollywood, con impresionantes efectos especiales de por medio y un reparto de auténtico lujo. En cuanto a estrenos, a Estados Unidos han llegado, en buenas posiciones de la taquilla, "Drácula: La leyenda jamás contada" y "El juez", éste el nuevo filme de Robert Downey Jr. (Iron Man, Los Vengadores) lejos de Marvel Studios. En cuanto a los estrenos en España, los más importantes han sido los de "Annabelle" y "Perdida", ambas estupendas a su manera. En fin, no os distraigo más y os dejo con las novedades cinematográficas de la semana. Pasad y disfrutad. 

-Hoy no vamos a comenzar con ningún póster, sino con uno de los bombazos de la semana, para empezar fuerte. Y es que, hemos podido disfrutar de las primeras imágenes oficiales de la serie televisiva "Daredevil" que emitirá Netflix el año que viene, es decir, una serie 100% Marvel Studios que estará conectada con su universo cinematográfico, y a la que le seguirán las series de Luke Cage, Jessica Jones y Puño de Hierro, uniéndose todos al final en un crossover conocido como los Defensores. No sólo hemos tenido dos imágenes oficiales, sino también el primer teaser póster, realizado comiqueramente por Joe Quesada (Daredevil: Padre). Yo os diré lo que pienso de lo que hemos visto hasta ahora: impresionante. Muy mal deben ir las cosas para que esta serie no sea una de las mejores del año que viene. En la imagen que he elegido podéis contemplar a Charlie Cox (Stardust) como Matt Murdock vestido con uno de sus primeros trajes de Daredevil, en concreto, el que llevaba en la mini-serie "Daredevil: El Hombre Sin Miedo" guionizada por Frank Miller (300, Sin City) y dibujada por John Romita Jr. (Los Vengadores, Spiderman). ¡Puro cómic!

Todo héroe tiene un origen


-¡Al fin! No os lo vais a creer, pero esta semana el proyecto eterno conocido como "Cazafantasmas 3" ha avanzado de verdad. Vale, se pueden echar atrás, pero en principio, ya tenemos director, nada más y nada menos que Paul Feig (Mad Men, La boda de mi mejor amiga) será el encargado de hacer estos Cazafantasmas femeninos. Él mismo lo ha confirmado esta semana en su Twitter, así que, a la espera de que la productora diga algo, está prácticamente confirmado. ¿Veremos de verdad esta película algún día? Yo, por si acaso, todavía no sé si fiarme.

-Volvamos a las series, volvamos a las series que adaptan cómics y volvamos a las imágenes exclusivas, aunque esta vez la serie no es de Marvel, sino de DC, porque esta misma semana hemos conocido el aspecto final que lucirá Wentworth Miller (Prison Break, Resident Evil: Ultratumba) en "The Flash" interpretando al famoso y querido villano conocido como Capitán Frío, uno de los más populares del personaje, uno que hasta ha sido héroe (o antihéroe) en un par de ocasiones en los cómics, ¿quizás el villano más importante de la galería de malosos de Flash? De un modo u otro, aquí tenemos al televisivo Capitán Frío. No está nada mal, ¿verdad? Me da que va a dar mucho, mucho juego en la serie, que se estrenó hace unas semanas y que ya tiene un par de episodios emitidos.

Alguien ha cambiado la cárcel por una pistola congeladora


-"The Purge 3" tiene ya luz verde. Como si no lo hubiéramos visto venir, ¿verdad? Días después del espectacular estreno de "Anarchy: La noche de las bestias" o, "The Purge: Anarchy", secuela de "The Purge: La noche de las bestias", ya se dijo que habría tercera parte dados los grandes resultados en taquilla y ahora se ha confirmado definitivamente. "The Purge 3" (es un título provisional, no os preocupéis) se estrenará en 2015 y será dirigida y escrita por James DeMonaco, director y guionista de las dos anteriores. 

-Don Mancini (La semilla de Chucky, La maldición de Chucky), famoso por ser el guionista que dio vida al más famoso muñeco diabólico del cine, es un cachondo. Esta misma semana ha comentado que le encantaría contar con la aterradora muñeca Annabelle, cuya película en solitario está estos días en el cine, para un filme en el que se viera las caras con Chucky. Evidentemente, han sido declaraciones que ha realizado más de manera jocosa que de forma seria, pero, ¿y si se lo tomase en serio dentro de un tiempo? No pensemos en una unión tan bizarra, por favor, al menos, no por ahora.

-Otro que es un cachondo, a veces demasiado, es Robert Downey Jr., que no para quieto con sus declaraciones sobre "Iron Man 4", como si en realidad estuviera despistando a los espectadores por alguna extraña razón. Pues bien, esta semana, tras confirmar que estaría en la cuarta parte del famoso vengador, ha puntualizado que sólo si Mel Gibson (Braveheart, Apocalypto) la dirigiera para, un par de días después, negar que haya siquiera un guión para el filme por parte de Marvel Studios, aunque admite que tienen planes. ¡No hay quién entienda a este hombre! ¿Habrá algo tras estos volantazos de opiniones que da?

-Para la que sí falta muy poco es para "Saw". Pero, ¿cómo? ¿El filme de James Wan (Silencio desde el mal, Insidious) no se estrenó en el 2004? Sí, pero como os he ido contando en las últimas semanas, a finales de este mes, y por tiempo limitado, se reestrena en cines por los diez años que cumple. Y para celebrarlo no sólo se va a reestrenar, sino que van saliendo diferentes pósters sobre la película. Si la semana pasada os traje uno, aquí tenéis otro más, y bastante chulo, por cierto.

Muy pronto, tendremos que volver a jugar


-¿Prepara la Fox una serie sobre los X-Men? Ese ha sido uno de los rumores bomba de la semana. La Fox, para aprovechar que tiene, para desgracia de Marvel Studios, los derechos sobre todos los mutantes de Marvel, estaría pensando en llevar a la pequeña pantalla la serie de cómics del grupo X-Factor, del que se encarga Peter David (Hulk, Spiderman) desde hace unos años de manera bastante regular. Tratemos con cuidado este rumor, porque también parecía un rumor la serie de Daredevil, y mirad lo avanzada que está actualmente. Qué queréis que os diga, la Fox debería ir aprovechando ya el amplio universo comiquero que tiene entre manos.

-Continuamos en el terreno de las series, y pasamos de los rumores a las confirmaciones oficiales, porque a "The Walking Dead" le ha bastado con un solo capítulo de la quinta temporada para que se confirme su sexta temporada, y no es de extrañar, dado que ha sido el episodio más visto de toda la serie en general, anotando un nuevo récord, y van ya unos cuantos. En pocas palabras, tenemos zombis televisivos para rato, ¡y yo soy el primero en alegrarse!

-Algo se cuece en Marvel Studios. Y no es de extrañar, ya que, en unos cuantos meses, menos de los que parecen, tendremos en los cines la secuela de "Los Vengadores", lo que supondrá el final de la maravillosa Fase 2 del universo cinematográfico del estudio. Poco después llegará "Ant-Man", y el comienzo de una Fase 3 que todavía no está hilada del todo; sí, sabemos que tendremos "Capitán América 3", "Doctor Extraño", "Guardianes de la Galaxia 2" y "Los Vengadores 3", pero poco más, ya que todos los demás proyectos no están confirmados, y las fechas ocupadas no tienen títulos. Parémonos en "Los Vengadores 3" porque según cuentan algunos rumores salidos esta semana, puede que no tenga a los vengadores principales, al menos, no a todos. Sí, Robert Downey Jr. está confirmado, pero se teme por la ausencia tanto de Chris Evans (Los Cuatro Fantásticos, Scott Pilgrim contra el mundo) como de Chris Hemsworth (La cabaña en el bosque, Rush) por temas de contratos. Ya se habla de que, en el filme, habrá nuevos vengadores que los sustituirán, vengadores como Mercurio, la Bruja Escarlata, la Visión, Pantera Negra, Doctor Extraño y el Hombre Hormiga aunque, ¿funcionaría un filme de los Vengadores sin dos de sus principales personajes? Bueno, con el Capi la solución es sencilla; echemos un vistazo a los cómics, miremos al Soldado de Invierno y haced cuentas, ya veréis cómo acaban saliendo. Pero, ¿Thor? Igual con el Doctor Extraño no se nota tanto su ausencia. Veremos en qué acaba todo, porque no sólo tienen que ver los contratos de los actores, sino también las ganas que tengan ellos de renegociarlos de darse el caso.

-Si hemos tenido un espectacular trailer de "Tomorrowland" de Disney, película que nos llegará el año que viene, eso significa que también nos ha llegado un teaser póster a juego. Y aquí lo tenéis, ¡que no falten las novedades en carteles!

¿Preparados para el mundo del mañana?


-Debo reconocer que me ha sorprendido este póster que os traigo aquí, no sólo pro el proyecto que anuncia, sino porque no he logrado descubrir a ciencia cierta si es un cartel falso, o el teaser póster del siguiente proyecto de Tim Burton (Batman, Batman vuelve) para Disney. De ser esto último, sería muy, muy curioso comprobar qué puede salir de todo esto. De un modo u otro, ahí os dejo el primer póster de Mary Poppins, de Tim Burton.

Johnny Depp es Mary Poppins, ¿no?


-Si hace unas semanas teníamos confirmación oficial de que la quinta parte de "Paranormal Activity" se llamará "Paranormal Activity 5: The ghost dimension", esta semana se ha anunciado la fecha oficial de su estreno, que será el 13 de marzo de 2015 tanto en Estados Unidos como en nuestro país. ¿No falta demasiado poco para que nos llegue sin que tengamos ninguna información al respecto sobre los actores involucrados, el rodaje y algún detalle sobre el argumento?

-En pleno rodaje, y "Ant-Man" de Marvel Studios, el filme que o bien podría ser un éxito al más puro estilo "Guardianes de la Galaxia", o el primer tropiezo grave de la productora, sigue sumando nombres a su reparto. Esta semana ha sido Martin Donovan (Derecho a morir, Silent Hill 2: Revelation 3D) quien se ha unido al filme y, aunque no se han dado detalles sobre su personaje, sí se sabe que será muy, muy importante para la historia que nos contará la película. ¿Quién será? ¿Tenemos a un personaje comiquero secreto en el filme?

-Seguimos en las adaptaciones comiqueras de Marvel y, a pesar de que sigamos hablando de Marvel Studios, también nos vamos a por Sony, porque otro de los grandes rumores de la semana ha sido el que afirma que Marvel Studios y Sony están cada vez más cerca de alcanzar un acuerdo para que, atentos, Spiderman se una al universo creado por Marvel Studios, haciendo así que se uniera al reparto de "Los Vengadores 3", por lo que la ausencia de Thor y el Capitán América se notaría mucho, mucho menos. ¿La razón de que Sony parezca estar menos reticente a llegar a un acuerdo? Que no saben qué hacer en la productora con la franquicia de Spiderman, a pesar de todos los planes que tenían por el momento, sobre todo porque "The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro", a pesar de funcionar bien en taquilla, no ha ganado tanto como esperaban. No sé vosotros, pero yo ya cruzo los dedos para ver a Spiderman acompañando a los Vengadores cinematográficos.

-¿Os creíais que con el primer trailer de "Mercy", la nueva película basada en una obra de Stephen King, no tendríamos un póster? Pues os equivocabais y mucho, porque allá va el cartel final de la película, la cual demuestra que las adaptaciones de las obras de King están viviendo una segunda (¿tercera? ¿cuarta?) juventud. Por mí, que sigan así, sobre todo si todas tienen tan buena pinta como "Mercy", llevada a cabo por los productores de "Insidious" y "Paranormal Activity".

La abuelita esconde un secretito


-Hacía tiempo que no hablábamos por aquí de "El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos", ¿verdad? Ya sabéis, la última entrega de la nueva trilogía sobre la Tierra Media llevada a cabo por Peter Jackson (Mal gusto, The Lovely Bones) que se estrenará en diciembre, y que conectará con la trilogía de "El Señor de los Anillos". Pues bien, esta semana nos han llegado unos cuantos pósters, cada uno de ellos centrado en uno de los protagonistas de la película. Aquí os dejo el principal, el dedicado a Bilbo Bolsón, interpretado por el genial Martin Freeman (The Office, Sherlock). Venga, que ya queda poco para disfrutar con la que se va a armar entre los cinco ejércitos que dan nombre a la película.

Dentro de muy poco un hobbit se alzará


-Hablemos un poco de la siguiente entrega de la saga "Terminator", es decir, de "Terminator Genisys", la cual es uno de los blockbusters más esperados del año que viene. Esta misma semana, Jai Courtney (Jack Reacher, Divergente), quien interpreta en el filme a Kyle Reese, ha declarado que ni reboot, ni remake, ni secuela, que la película no será nada de eso, sino que veremos lugares comunes que irán cambiando según la historia del filme avance. Muy misterioso todo, ¿verdad? Podríamos tener entre manos una de esas películas que no sabemos bien que nos mostrará en el cine, al menos, mientras no nos llegue un trailer. En pocas palabras, esto huele mucho a "Star Trek" de J. J. Abrams (Perdidos, Star Trek: En la oscuridad), es decir, una especie de universo alternativo debido a la alteración de una serie de sucesos en el universo que conocemos. Debo confesar que tengo muchas, muchas ganas de comprobar qué se han sacado de la manga, pero bueno, todo es posible con viajes temporales de por medio.

-¡Más sobre Stephen King! El escritor ha hablado esta semana en una entrevista sobre la adaptación de "Apocalipsis" que lleva a cabo Josh Boone (La historia de Lisey), confesando que, probablemente, no veremos la novela adaptada en una sola película de tres horas, sino en varias películas. King contradice así la información de la que disponíamos y que a todos los fans de King nos parecía bastante extraña, dada la gran extensión de "Apocalipsis".

-¡Regresamos al culebrón de Marvel Studios, Sony y Spiderman! Más rumores, claro, nada de confirmaciones, pero esta vez por el lado de Sony, donde parece que tienen claro los planes a seguir en caso de que, finalmente, se llegue a un acuerdo con Marvel Studios, ¡y menudo volantazo! El primer cambio tiene que ver con el actor, ya que Marvel Studios no querría a Andrew Garfield (La red social, Nunca me abandones) como Spiderman, por lo que habría que elegir a otro trepamuros. El segundo cambio tiene que ver con los spin-off; "Los Seis Siniestros" continuaría en marcha para su estreno en 2016, eso sí, bajo supervisión de Marvel Studios, y "Veneno" desaparecería de los planes de Sony... una vez más (este personaje está tan gafado como Masacre en cuanto a tener una película en solitario). Por supuesto, todo esto equivaldría a que más temprano que tarde tuviéramos otro reboot cinematográfico de Spiderman, ¡casi nada! Ojo, que según los rumores, mucho de todo esto depende de la rentabilidad y el éxito de "Los Seis Siniestros". Pues nada, toca esperar a que se confirme alguna de estas noticias. ¿Es posible que todas?

-Curioso. Esta semana es cierto que hemos tenido nuevo trailer de "La Mujer de Negro: El Ángel de la Muerte", secuela de la estupenda "La Mujer de Negro", protagonizada por Daniel Radcliffe (Harry Potter y la cámara secreta, Cuernos), pero no ha sido un trailer en español lo que hemos tenido y, aun así, nos ha llegado el primer póster en español de la película. Muy siniestro, la verdad, lo cual mola bastante.

Ha regresado a por los niños


-Vamos acabando no con un póster, sino con imágenes exclusivas de una serie de la que ya os he ofrecido imágenes exclusivas más arriba. ¿Cómo? ¿Que me he vuelto loco? ¿Que ya no sé con qué rellenar esta sección? Al contrario, y es que, la imagen que os dejo ahora de "The Flash" me ha parecido tan curiosa que he decidido mostrárosla aparte de la del Capitán Frío. Es una escena del rodaje de la serie comiquera donde vemos, claramente, al Flash Reverso, también conocido como Zoom, uno de los villanos más importantes del personaje y sobre el que se había especulado mucho acerca de su presencia en "The Flash". Pues aquí lo tenéis, con un traje que mola bastante al mismo tiempo que es puro cómic, y enfrentándose a nuestro héroe velocista. Todo hay que decirlo, les ha quedado muy, pero que muy bien.

"A qué barrios más raros me traes de turismo, Paco"


¡Y fin! Como veis, ha sido una semana repleta de rumores, pocas confirmaciones, alguna que otra novedad, un par de bombazos, unos pocos pósters y casi el mismo número de trailers. Da la sensación de que se va preparando algo gordo conforme nos acercamos al fin de este 2014 que tan buen cine nos ha dado. Mientras llega la Navidad, disfrutemos de todo lo que nos queda de otoño y, sobre todo, de estas semanas donde Halloween y el cine de terror serán los protagonistas. Por mi parte, os espero dentro de siete días, aunque espero que sean menos en esta ocasión. ¡Que tengáis una buena semana! Y sed felices.


miércoles, 15 de octubre de 2014

Reseñas cinematográficas: Annabelle


Ficha Técnica

Título original: Annabelle
Director: John R. Leonetti
Intérpretes: Annabelle Wallis, Ward Horton, Tony Amendola, Alfre Woodard, Kerry O´Malley, Brian Howe, Eric Ladin, Gabriel Bateman, Ivar Brogger, Geoff Wehner, Sasha Sheldon, Camden Singer, Shiloh Nelson, Paige Díaz, Morganna May, Michelle Romano, Tree O´Toole, Joseph Bishara.
Guión: Gary Dauberman
Música: Joseph Bishara
Género: Terror
Nacionalidad: Estados Unidos
Duración: 98 minutos
Año: 2014


Sinopsis:
Mia y John forman un matrimonio como cualquier otro, con sus preocupaciones, sus buenos momentos, sus discusiones, sus vecinos, su hogar, sus aficiones y con un futuro juntos, un futuro en el que esperan a su primer hijo. Una de las aficiones de Mia es coleccionar muñecas, pero le falta una muy concreta que le regala su marido, aunque la alegría de Mia le dura muy poco cuando son atacados de noche por una pareja perteneciente a una extraña secta satánica. A pesar de que Mia y John sobreviven al ataque, los miembros de la secta dejan algo atrás después de su ataque, algo oscuro, maligno y siniestro que se introduce en el cuerpo de la nueva muñeca de Mia, una muñeca que les seguirá a cualquier parte, una muñeca que parece moverse sola cuando nadie mira. Una maldición que no verán llegar hasta que sea demasiado tarde. Una pesadilla llamada... Annabelle.


Reseña:
Muñecos. Menudos objetos más interesantes, ¿verdad? Bueno, digo objetos de forma algo impersonal, pero no cabe duda de que este tipo de artículos pueden llegar a ser muy, muy personales y, a veces, hasta creer que puedan tener vida propia, sobre todo cuando tienen posee forma humana. Al respecto, podríamos hablar de los muñecos de ventrílocuo y, también, de esas muñecas de aspecto extraño que muchas personas coleccionan y guardan como oro en paño. Este tipo de muñecos han sido los más usados desde siempre para meternos el miedo en el cuerpo ya sea mediante libros, películas, historias que van de boca en boca, videojuegos, cómics y leyendas que nacieron hace mucho, mucho tiempo. Hoy nos centraremos en el cine, dado que estamos reseñando una película muy, muy concreta, un filme que nació, en realidad, hace muchos años. Una producción basada, además, en un hecho real, o lo que es lo mismo... Annabelle, a diferencia de otros muñecos diabólicos del cine, sí que existe. Y da muy mal rollo.

El terror cinematográfico está repleto de muñecos aterradores, siniestros, malvados y, en definitiva, asesinos. Es algo lógico, dado que estamos ante una forma de transmitir el miedo bastante más cotidiana de lo que parece. ¿Quién me puede negar que nunca ha tenido muñecos de mil formas, colores y usos? Pensadlo bien; figuras de acción, figuras de coleccionista, muñecas, nenucos, barbies, muñecos de acción, peluches con forma de muñecos, figuras de decoración, muñecos que intentan ser bebés o niños casi reales, muñecos mecanizados, muñecas de colección, etc, etc. Alguna vez hemos tenido un muñeco que entraba en una de estas clases, o conocemos a alguien que lo haya tenido, o cuando eramos niños hemos jugado con alguno de ellos. En este aspecto, los muñecos han sido un elemento muy cotidiano usado en las películas de terror a la altura de los payasos, o en pocas palabras, no es habitual que nos encontremos con zombis y vampiros en nuestro día a día, ¿verdad? Sin embargo, aunque tampoco es que podamos encontrarnos muñecos y payasos por todas partes, sí que es más normal verlos en algún lado, especialmente si nos metemos en una juguetería.

Al fin conocemos el origen de Annabelle


Lo cierto es que el cine de terror ha sabido usar bastante bien tanto a los payasos como a los muñecos. Dejemos a los primeros a un lado, al menos en esta reseña, y vayamos a por los segundos, esas pequeñas figuras, normalmente de plástico, que dan la impresión de intentar parecerse a nosotros hasta extremos aterradores. Yendo a lo fácil, el muñeco asesino más famoso del mundo del cine es Chucky, también conocido como Charles Lee Ray, es decir, el protagonista de las seis entregas de la saga "Muñeco Diabólico". Nacido en los 80, producto cien por cien de su tiempo, Chucky ha ido adquiriendo tanta fama que ya se sitúa al nivel de grandes monstruos del género como Freddy Krueger, Jason Voorhees, Michael Myers, los cenobitas de "Hellraiser", Cara de Cuero, Candyman y Puzzle, por no mencionar a los ya míticos Drácula, el monstruo de Frankenstein, el Hombre Invisible, la Momia y el Hombre Lobo, entre otros. "Muñeco Diabólico", la primera parte, nos contaba cómo un asesino en serie conocido como Charles Lee Ray metía su alma, mediante un ritual vudu, en un muñeco marca Good Guy, de moda en Navidad. El psicópata hacía esto justo cuando estaba a punto de ser atrapado por un policía que, previamente, le había herido. Más tarde, el muñeco es regalado a un niño que es acusado de unos extraños asesinatos; nadie cree al pequeño Andy cuando dice que su Good Guy no sólo habla con él, sino que también es el responsable de todas las muertes.

Admitamoslo: Chucky daba miedo. Y bastante mal rollo. Sigue dándolo, sobre todo en la última entrega, "La maldición de Chucky", que volvió al terror de la primera entrega dejando de lado la comedia negra de "La novia de Chucky" y "La semilla de Chucky", ambas de diferente calidad. A pesar de la calidad de la última entrega, "Muñeco Diabólico" sigue siendo la mejor y la que trata con más soltura el tema del muñeco asesino que da auténtico pavor, especialmente cuando todavía no sabíamos quién era realmente Chucky, ni lo que podía hacer. El juego psicológico que nos presentaba la primera entrega, donde no sabíamos siquiera si era Andy realmente el culpable de los asesinatos, sigue siendo a día de hoy tremendamente efectivo. Incluso el propio Chucky nunca ha vuelto a dar más miedo, ni siquiera con cicatrices y remiendos por todo el cuerpo. En fin, que Chucky, nuestro querido asesino en serie de plástico, mola, y es, sin duda, el muñeco viviente más famoso del cine pero, por supuesto, no el único.

Si hablo de la saga "Puppet Master" producida por Charles Band quizá no os suene de nada a menos que seáis muy, muy, muy fans del cine de terror de todo tipo, especialmente del de bajo presupuesto. Pero, ¿y si nombro "El Amo de las Marionetas" y "La venganza de los muñecos"? Menos conocidos que Chucky, estos pequeños muñecos eran creaciones de un titiritero que prepara una venganza contra los nazis que acabaron con su esposa durante la Segunda Guerra Mundial, cuando trataban de que les contase el secreto de la formula gracias a la cual podía hacer que sus marionetas tuvieran vida propia. La saga de "Puppet Master", que en España tuvo varios títulos diferentes, consiguió una gran cantidad de secuelas, alguna de ellas realmente delirantes, y un par muy buenas, sobre todo la segunda parte, la que transcurre en la Segunda Guerra Mundial y donde contemplamos la venganza de André Toulon hacia los nazis que acabaron con su esposa, eso sí, gracias a sus marionetas quienes, según la entrega de la que se trate, pueden llegar a ser buenas o malas. También depende mucho de quién las maneje, por supuesto.

El regalo perfecto, ¿o no?


Estas son las sagas más famosas en el cine de terror con muñecos aterradores de por medio, aunque eso no significa que sean las únicas películas que tengan a muñecos como los villanos de la historia. Una bastante recordada también, e igualmente querida por los fans del terror, es "Dolls", dirigida por el clásico Stuart Gordon (Re-Animator, El gato negro), el filme nos presentaba a unos terroríficos muñecos que escondían más de un secreto en un caserón. El terror hacia los muñecos ha sido siempre tan utilizado como para que también acabase alcanzando series televisivas como "Buffy cazavampiros", "Ángel" (con cachondeo de por medio), "Misterio para tres", "El Club de Medianoche", "Expediente-X" y "Pesadillas", ésta última basada en la famosa serie de libros de R. L. Stine (Un día en Horrorlandia, La casa de la muerte), donde el escritor llegó a llevar a cabo varias entregas centradas en el temible Slappy, un muñeco de ventrilocuo que, mediante unas palabras mágicas, adquiere vida, haciendole la vida imposible a los jóvenes protagonistas de las historias de Stine, haciéndolos, de paso, sus esclavos.

A pesar de que los muñecos siempre han sido un buen material para el cine de terror, no se puede decir que se hayan prodigado muchos por las pantallas y televisiones en los últimos años, salvo en contadas ocasiones, aunque eso comenzó a cambiar en 2004, hace ya diez años, con una película sin la cual no existiría hoy "Annabelle". Hablo de, sí, "Saw", el primer largometraje de un joven director llamado James Wan (Sentencia de muerte, Insidious) que nos presentaba al asesino en serie Puzzle, que colocaba a sus "víctimas" en situaciones en las que debían demostrar que deseaban sobrevivir y, así, ganarse la vida de la que disfrutaban. ¿Qué tienen que ver los muñecos con todo esto? ¿Qué tiene que ver "Annabelle" con Puzzle? Muy sencillo. John Kramer, Puzzle, usa en las películas una especie de marioneta llamada Billy para entregar los mensajes a aquellas personas a las que pone a prueba. Billy, que ya aparecía con un sombrerito en el corto que dio lugar a "Saw", se acabó convirtiendo en la mascota oficial de la saga, hasta el punto de que incluso se llegó a explicar su origen en la cuarta entrega. Es más, la mayor parte del merchandising de la saga se basa en este curioso muñeco, ¡ahí es nada!

¿Qué esconde la mirada de Annabelle?


Por supuesto, "Saw" no es una saga donde abunde lo sobrenatural. En realidad, no hay nada de sobrenatural en ella, así que Billy no tiene vida propia, pero fue por dónde James Wan comenzó a explicarnos la fascinación que tiene por los muñecos siniestros. A decir verdad, las apariciones de Billy se cuentan como lo mejor de la saga "Saw", hasta el punto de que, las primeras, daban bastante mal rollo, especialmente cuando lo descubríamos por primera vez, usando su triciclo como si estuviera vivo de verdad y fuera algo más que el mensaje de Puzzle. James Wan puso la primera piedra para construir la torre sobre la que se alzaría "Annabelle", ¿la siguiente? "Silencio desde el mal", donde Wan no sólo demostraría su amor por el terror más clásico y fantasmagórico, sino que sería su oda hacia los muñecos aterradores, ya que el filme giraba continuamente alrededor de estos, concretamente, alrededor de los muñecos de ventrílocuo de Mary Shaw, una ventrílocua que no estaba muy bien de la cabeza y que, tratando de construir el muñeco perfecto, acabó no sólo asesinando, sino maldiciendo el pueblo de Ravens Fair tras su muerte, una maldición que afirma que si gritas cuando Mary Shaw aparezca, te matará, así que lo mejor es mantenerse en silencio.

"Silencio desde el mal" fue muy mal recibida, sobre todo a nivel de taquilla, pero con el tiempo se ha ido convirtiendo en un filme de culto y no es para menos, porque tiene escenas realmente espeluznantes, tanto por parte de Mary Shaw como por obra y gracia de sus aterradores muñecos, especialmente por parte de Billy, su hijo predilecto, una marioneta que parece un cruce entre el Billy de "Saw" y el Slappy de "Pesadillas", y no, no creo que las casualidades cuando hablamos de James Wan. Para algunos, y me podéis incluir a mí, "Silencio desde el mal" es la película definitiva de terror sobre muñecos y una producción de terror a reivindicar. Wan dejaría el tema de los muñecos hasta el pasado 2013, cuando volvería a ellos en la sobresaliente "Expediente Warren: The Conjuring", y ahí es cuando conoceríamos a Annabelle, la terrible muñeca que no sólo dejaba a los Billy a la altura de una película Disney, sino que, además, estaba basada en una muñeca real que el matrimonio Warren trató en la vida real. Pero para hablar de Annabelle tenemos también que hablar de los Warren, matrimonio formado por Ed y Lorraine Warren, el primero demonologo y escritor, y la segunda clarividente y médium, ambos investigadores paranormales.

Mia y John no tardarán en pedir ayudar


"Expediente Warren: The Conjuring" se basaba en uno de los cientos y cientos de casos paranormales tratados por esta peculiar pareja. En realidad, se basaba en dos, porque el filme comenzaba con el caso de Annabelle, prácticamente idéntico al de la vida real, sólo que el aspecto de la muñeca cambia bastante. En el caso original, la muñeca era una Raggedy Ann, una especie de muñecas de trapo que se hicieron muy famosas en los 70, década en la que se sitúa el caso. La madre de una chica que estudiaba enfermería se la compró en una tienda de artículos especializados y la joven, que vivía con una amiga, no dudó en colocar a la muñeca sobre su cama, de forma totalmente normal, ya que sólo era una muñeca, o eso pensaban. A los pocos días, la muñeca empezó a aparecer en diferentes lugares de la casa o, simplemente, la descubrían con diferentes posturas, como si se pudiera mover sola. Todo empeoró cuando comenzaron a encontrar extraños mensajes que parecían haber sido escritos por un niño pequeño, mensajes que decían "¿Me echas de menos?", "Ayúdanos" y "Ayuda a Lou", éste último referido al nombre del novio de la futura enfermera.

Fue entonces cuando las jóvenes decidieron buscar a una médium para que hiciera una sesión de espiritismo en el mismo apartamento. Gracias a ella, descubrieron que en la muñeca habitaba el espíritu de Annabelle Higgins, una niña de siete años que había fallecido en la vivienda tiempo atrás. La presunta niña afirmó que, al fin, se sentía en paz viviendo con las dos chicas, por lo que deseaba continuar dentro de la muñeca junto a ellas. Las jóvenes, conmovidas por la historia, aceptaron a la muñeca, aunque sin saber que, en realidad, estaban siendo engañadas por otra cosa que habitaba en Annabelle. Poco tiempo después, el primero en sufrir las consecuencias por la presencia de la muñeca fue Lou, el novio de la chica que estudiaba enfermería. Una noche que se quedó en el apartamento, soñó que alguien le ahogaba. Cuál fue su sorpresa cuando, al despertar, descubrió a Annabelle a los pies de la cama, y unos extraños rasguños en su propio cuello. Éste fue el primero de una serie de incidentes cada vez peores que convencieron a las chicas de que algo realmente maligno habitaba en Annabelle.

Algo raro pasa con Annabelle


Preocupados, hablaron con varios curas y sacerdotes, quienes les pusieron en contacto con Ed y Lorraine Warren, quienes habían fundado tiempo antes la Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra. El matrimonio, experto en lo sobrenatural, no tuvo ninguna duda; Annabelle estaba poseída, sí, pero por un espíritu demoníaco, no por el fantasma de una niña, una presencia malvada que deseaba el alma de la futura enfermera. Enseguida, Ed y Lorraine se llevaron a la muñeca a su casa, aunque a duras penas, ya que por el camino tuvieron algún que otro susto en su coche, como si Annabelle no quisiera ir con ellos. No fue el único incidente que protagonizó Annabelle y que tenía que ver con accidentes de trafico, ya que estuvo a punto de matar al primer sacerdote que fue a bendecirla a casa de los Warren, cuando éste regresaba en coche a su casa. Desde entonces, Annabelle se mantiene metida en una urna de cristal en casa de los Warren y es bendecida varias veces al mes por un cura. En pocas palabras, la muñeca es tratada como si tuviera la peste.

Esto es un resumen de la historia original de Annabelle, aunque en realidad contiene detalles más espeluznantes. En "Expediente Warren: The Conjuring", James Wan usaba a la aterradora muñeca para presentarnos a los Warren y, precisamente, el prólogo de la película, magnifico y aterrador prólogo, nos mostraba cómo el matrimonio consiguió la muñeca de manos de los tres jóvenes antes mencionados a los que acosaba Annabelle. Poco después, en la película, la muñeca volvía a hacer de las suyas y, aunque no lo hiciera, siempre se percibía como una especie de amenaza latente que podría explotar en cualquier momento. En pocas palabras, James Wan había dado al cine otro muñeco con muy, muy mal rollo de por medio y, encima, esta vez estaba basado en una historia real mucho más terrorífica que la de ficción. Sobra decir que "Expediente Warren: The Conjuring" fue un éxito a todos los niveles, tanto a nivel de taquilla como de crítica, por lo que, muy pronto, se decidió hacer una secuela que mostrase otro de los casos de los Warren. ¡Ah! Y, por supuesto, una película entera para una de las estrellas del filme: Annabelle.

Todo comienza con sangre


Así nació "Annabelle", este spin-off/precuela (¿veis cómo "Saw" tenía mucho que ver?) que nos cuenta el origen del mal que reside en la muñeca, mucho antes de que las jóvenes a las que aterrorizaba originalmente entrasen en su vida, o que ella invadiera las suyas, claro. La historia nos sitúa en los 70, colocando como protagonistas a Mia y John, una pareja como otra cualquiera, con sus más y sus menos pero, en general, con la felicidad situada ya de forma cómoda en su hogar. Mia incluso está embaraza de una niña a la que espera con muchas, muchas ganas. Sin embargo, la tranquilidad en la que viven se ve rota una noche por la presencia de un par de miembros de una secta que tratan de matarles, aunque Mia y John consiguen sobrevivir al ataque. Eso ocurre justo la misma noche en la que John le regala a su esposa una muñeca que lleva mucho, mucho tiempo buscando, una muñeca envuelta en una especie de vestido blanco y que no es muy agraciada en cuanto a aspecto. Precisamente, uno de los agresores, la que es una mujer, muere con la muñeca en sus brazos y es entonces cuando comienza la auténtica pesadilla para Mia y John, especialmente para Mia.

La pareja se muda, atosigada por los malos recuerdos del brutal ataque. Sin embargo, sucesos extraños comienzan a darse en su nuevo apartamento, sobre todo cuando John está fuera y es Mia la que se queda. Los hechos paranormales se intensifican cuando Mia tiene el bebé, como si la terrible presencia lo persiguiera. Poco a poco, Mia descubre que la causante de todo el mal que está sufriendo es la muñeca, que parece regresar siempre a casa, una muñeca que contiene lo que los miembros de la secta dejaron atrás, una oscura presencia que está lejos de ser lo que Mia cree que es un fantasma, algo que descubrirá por las malas y, quizá, cuando lo haga, sea demasiado tarde tanto para su familia como para ella. Sin embargo, Mia contará con la ayuda de un sacerdote de confianza y una experta en parapsicología que piensan que pueden hacer algo con la pesadilla de nombre Annabelle. 

Como veis, "Annabelle" cumple, en cuanto a argumento, con la premisa de ser un spin-off/precuela, es decir, una película centrada en uno de los puntos fuertes de "Expediente Warren: The Conjuring" al mismo tiempo que explica su origen. "Annabelle" me ha gustado bastante más de lo que esperaba, la verdad. Es una película de terror mejor de lo que parece, que funciona perfectamente como producción de terror de bajo coste realizada para expandir el universo comenzado por James Wan, intentar iniciar una nueva saga (aunque, de momento, no hay noticias de una "Annabelle 2") y, al mismo tiempo, hacer que los espectadores pasen un buen/mal rato en el cine. Además, es un filme que va de menos a más, haciendo que su última media hora esté repleta de tensión hasta el punto de que uno no sabe bien qué va a hacer la puñetera muñeca o la terrible presencia que la ronda. Y, por supuesto, tiene el toque de James Wan que actúa como productor del filme, algo que se nota en detalles tan buenos como la presencia de Joseph Bishara, compositor de la banda sonora de las dos entregas de "Insidious" (ahora está liado con la de la tercera) y que tuvo unos papeles muy interesantes como actor en "Insidious" y "Expediente Warren: The Conjuring". En "Annabelle" no sólo se encarga de la banda sonora, bastante buena, sino que también tiene un pequeño papel muy en la línea de los ya mencionados; en pocas palabras, un "pequeño" detalle que hace que recordemos que "Annabelle" entra en el universo cinematográfico de James Wan.

Mia tendrá que descubrir el secreto de la muñeca antes de que sea tarde


Aunque parezca lo contrario, el filme no es un sacacuartos más que se limita a expandir lo que ya se nos contó en "Expediente Warren: The Conjuring" sobre la muñeca, sino que todo lo que cuenta es nuevo y ahonda en ello, explicándonos qué es la presencia que sobrevuela a Annabelle y que parece utilizar incluso la forma de la mujer cuyo nombre le sirve a la muñeca (sí, eso también se nos cuenta, y de forma magistral). Es cierto que no se nos dan absolutamente todas las respuestas pero, ¿y? Tampoco es que sea realmente interesante que nos lo ofrezcan todo mascadito y listo para tragar, ¿no? Personalmente, prefiero que siempre quede algo de misterio al respecto para poder darle al coco y usar mi imaginación, es decir, utilizarla para rellenar los huecos que faltan, que en este caso tampoco es que sean muchos. En ese sentido es una película bastante cerrada; tiene su principio, tiene su final y, para sacar una segunda parte, me da que van a tener que tirar de más allá de "Expediente Warren: The Conjuring", porque "Annabelle" se sitúa directamente antes de ésta, con todo lo que eso conlleva, y no cuento más por miedo a entrar en terreno spoiler.

La verdad es que lo que más me daba miedo cuando escuché hablar del proyecto fue la presencia de John R. Leonetti como director. El realizador sólo tiene dos largometrajes en su cuenta y no demasiado buenos, en realidad, bastante flojos, sobre todo el primero. Hablo de "Mortal Kombat: Aniquilación" y "El efecto mariposa 2", ambas secuelas bastante flojas, la primera directamente muy mala, y sólo visible como curiosidad o placer culpable. Leonetti ha trabajado como director de fotografía en varias películas de James Wan (en todas salvo en "Saw"), por lo que su elección no ha sido una sorpresa, aunque eso no me quitó el miedo con respecto al resultado final de "Annabelle". Sin embargo, debo admitir que Leonetti sale muy bien parado de su tercer largometraje, siendo el mejor de su carrera, lo cual no es que signifique mucho dados los antecedentes, claro. Se nota que ha aprendido mucho de James Wan, porque hay planos que parecen llevados a cabo por el mismísimo joven director. Leonetti ha hecho buen uso de las lecciones tomadas a la hora de crear tensión, intriga, contener los sustos para que tengan lugar en el mejor momento, subir el volumen y esconder en las sombras a las criaturas que atacan a Mia. Por no hablar de los planos fijos a Annabelle, realmente efectivos y, sí, con mucho mal rollo de por medio.

¿Qué es la presencia que se sirve de la muñeca?


Además, el filme tiene un ritmo envidiable; cuando nos queremos dar cuenta, ya ha acabado y tenemos ganas de más. Verla en casa, teniendo bien preparada "Expediente Warren: The Conjuring" debe ser una gozada, así que, ya sabéis qué planes debéis llevar a cabo en cuanto "Annabelle" salga a la venta. Yo, por lo menos, no voy a esperar para verlas una tras la otra. Y no se puede decir que no tenga escenas para el recuerdo, a pesar de que, al principio, parezca que no, aunque todas están demasiado concentradas en la última media hora. No voy a hablaros de ninguna, claro, porque no os pienso destripar la experiencia que es ir descubriendo los sustos que nos da "Annabelle", pero algunas de las mencionadas escenas ya aparecen en los trailers que han ido promocionando el filme. Eso me lleva a hablaros de la parte negativa de la película que, a su vez, se divide en tres, tres razones por las que "Annabelle" no alcanza la calidad de "Expediente Warren: The Conjuring", con la que es inevitable compararla en ciertos puntos (bueno, y con la clásica "La semilla del diablo").

El primer aspecto negativo de la película de Leonetti reside en sus trailers. Últimamente, vivíamos una época donde los trailers no reventaban los filmes que anunciaban, sorprendentemente, eso sí. "Annabelle", por desgracia, no ha sido una de esas producciones en las que los trailers apenas desvelan nada, sino todo lo contrario. Estoy totalmente seguro de que muchas de las escenas que aparecen en sus avances impactarían más en el cine si no se hubieran mostrado ya en ellos. Además, muchas de esas escenas se suceden de forma seguida, por lo que, en un par de ocasiones, da la sensación de que estamos viendo trailers continuados. En una película como esta donde los sustos, las sorpresas y los momentos inesperados son muy importantes, que los trailers puedan estropearle de esa manera es terrible. ¡Una auténtica pena para algunas escenas grandiosas! ¿Cuándo aprenderán los de marketing que en los trailers no se puede enseñar todo? Y menos si la película dura poco más de hora y media. Vale que hay que atraer al público, pero en casos como este es casi ridículo lo que se acaba provocando. Lo peor del filme con diferencia.

Quizá ni el poder de Dios sea suficiente


El segundo aspecto negativo de "Annabelle" tiene que ver con sus actores. En "Expediente Warren: The Conjuring" teníamos a Patrick Wilson (Watchmen, Insidious), Vera Farmiga (La Huérfana, Bates Motel) y Lili Taylor (Alta fidelidad, A dos metros bajo tierra), entre otros, es decir, actores de primer nivel y en "Annabelle", bueno, tampoco es que uno pida a Al Pacino (El precio del poder, Asesinato justo) para una película así, pero el nivel queda muy bajo. Annabelle Wallis (Red de mentiras, X-Men: Primera generación) y el veterano actor, Tony Amendola (Dexter, Érase una vez) son los más destacados, e incluso la primera tiene momentos en los que debería mostrarse más angustiada y desesperada que sorprendida, como si no supiera bien qué cara poner. En este terreno, el filme peca de haber tirado por lo bajo, y no habría estado nada mal tener a un actor de más nivel para darle algo de caché a la producción. Repito, no es que se necesite más para el tipo de filme que tenemos entre manos, pero tener más ambicioso con respecto al reparto no habría venido nada mal.

El tercer punto negativo del filme es que si esperáis que os cambie la vida, ya podéis ver otra película, porque esta no es la vuestra. Vale, es cierto que no estoy siendo del todo justo porque "Annabelle" tiene algunos momentos realmente sorprendentes (repito, en su última media hora sobre todo) pero también es verdad que no le habría sentado mal algo más de ambición en este área, es decir, algún momento épico, o alguna parte realmente grandiosa, o no apoyarse en sustos que ya hemos visto antes en otras películas. Variar un poco en este aspecto hubiera conseguido pillarnos con la guardia baja a los muy fans del cine de terror, pero en vez de eso hay sustos que se ven venir y situaciones que parecen cogidas de otros títulos donde funcionaron mucho mejor. Sin embargo, debo insistir en el hecho de que esto no es lo normal en la película, sino todo lo contrario, ya que aglutina una buena lista de escenas aterradoras que la sitúan como una de las mejores producciones de terror del año.

Sólo es una muñeca, ¿verdad?


En conclusión, "Annabelle" cumple su objetivo con creces. Si bien es cierto que tiene sus fallos, tres muy concretos y cada uno grave a su manera, sus cualidades positivas son muy superiores, provocando que su visionado sea un auténtico disfrute. "Annabelle" tiene ritmo, es mejor de lo que parece, va de menos a más, tiene escenas para el recuerdo, nos cuenta la historia de la terrorífica muñeca, enlaza con "Expediente Warren: The Conjuring", tiene guiños al universo cinematográfico de James Wan, la dirección es más que correcta, hay partes que ponen los pelos de punta y, además, tiene a la muñeca Annabelle como absoluta protagonista, a la que le saca bastante jugo, aunque me da que no todo el que se le puede sacar a su presencia. Sí, es cierto que "Annabelle" es levemente inferior a "Expediente Warren: The Conjuring", pero, ¿y? Tratemos de no comparar y disfrutemoslas cada una como se merece. Estamos ante una notable película de terror perfecta para ver a oscuras y mordiéndonos las uñas, una película de terror con muñecos siniestros. ¿Qué más se puede pedir?


Nota: 8/10


lunes, 13 de octubre de 2014

Reseñas cinematográficas: Anarchy: La noche de las bestias


Ficha Técnica

Título original: The Purge: Anarchy
Director: James DeMonaco
Intérpretes: Frank Grillo, Carmen Ejogo, Zach Gilford, Kiele Sanchez, Zoe Soul, John Beasley, Justina Machado, Jack Conley, Niko Nicotera, Chad Morgan, Michael K. Williams, Castulo Guerra, Noel Gugliemi, Edwin Hodge, Roberta Valderrama, Lily Knight, Bel Hernandez, Jasper Cole, Brandon Keener.
Guión: James DeMonaco
Música: Nathan Whitehead
Género: Terror
Nacionalidad: Estados Unidos
Duración: 103 minutos
Año: 2014


Sinopsis:
Un futuro no muy lejano. El crimen y la delincuencia campan a sus anchas por los Estados Unidos. Mediante una resolución sin antecedentes, los llamados Nuevos Padres Fundadores deciden crear la Purga, una nueva ley por la cual una vez al noche, durante toda una noche, el crimen es lega. Violaciones, asesinatos, palizas, incendios provocados, matanzas, tiroteos... todo está permitido durante esa noche. La llamada Noche de la Purga logra lo impensable, no sólo que los indices de criminalidad desciendan hasta niveles ridículos, sino que incluso el paro siga el mismo camino. Sin embargo, hay una parte de la población que no está de acuerdo con la Purga, y que sospecha que el Gobierno de los Estados Unidos hace trampas durante esa noche. Una madre y su hija, una asustada pareja con problemas y un vengativo padre se encontrarán en la Noche de la Purga y deberán ayudarse, ya que ni a las ambulancias ni a la policía se les está permitido intervenir. Durante la Purga no puede haber héroes, y es algo que estos supervivientes van a aprender por las malas.


Reseña:
Que el cine de terror a bajo coste o, siendo muy internacional, el cine de terror low cost, está de moda no es cierto por dos razones. La primera, porque como ya sabéis los habituales de este blog, no me gusta hablar de modas, sino de explosiones, estallidos, de oleadas repentinas más que de modas, ya que las modas son algo pasajero y el cine de terror de bajo precio hace décadas que no es algo pasajero; y la segunda razón, ésta misma que acabo de mencionar. El hecho es que, prácticamente desde siempre, el cine de terror low cost ha dado sus frutos en forma de clásicos del género o, en el peor de los casos, ha servido para que jóvenes cineastas se abran paso con cintas muy baratas antes de enrolarse en colosales proyectos. 

Sam Raimi (Darkman, Spider-Man 2) es un director cuyos primeros trabajos se han enclavado en ambos aspectos, es decir, su filme más conocido, "Posesión infernal", la primera parte de la trilogía "Evil Dead", no sólo era una película tan barata que era considerada independiente, sino que no era más que un largometraje basado en un cortometraje todavía más barato. En cuanto Raimi consiguió dinero y la atención del público, realizó "Terroríficamente muertos", una especie de remake/secuela de "Posesión infernal" donde el director, al fin, plasmó lo que quería con su historia de demonios, posesiones, espíritus malignos, una motosierra y el Ash interpretado por el grandioso Bruce Campbell (El ejército de las tinieblas, Spider-Man). ¿Alguien duda de la fecha de realización de "Posesión infernal"? Sí, los 80, la época donde el terror a bajo coste más brilló, donde muchos de los grandes directores actuales como Guillermo del Toro (Mimic, Pacific Rim), James Cameron (Titanic, Avatar), Alex de la Iglesia (Crimen ferpecto, Los crímenes de Oxford) y Peter Jackson (El Señor de los Anillos: Las dos torres, King Kong) dieron sus primeros pasos con películas que costaban tan poco dinero que, comparadas con las superproducciones que llevan a cabo estos años, podrían hacernos reír durante horas. Apuesto a que un par de tomas de "Spider-Man 3" podrían costar diez veces más que "Posesión infernal" y su primigenio corto. Y yo diría que estoy siendo muy amable.

La ciudad, el nuevo escenario para la Noche de la Purga


En los 90 hubo muchos ejemplos de terror low cost, pero fue una decada donde este tipo de filmes no fueron muy protagonistas. Muchos de ellos se iban directamente a las estanterías de los videoclubes, otros conseguían algo de atención y sólo unos pocos lograban llegar a la meta ocupada por "Mal gusto", "Posesión infernal", "Re-Animator", "Acción mutante", "Terminator" y todas las demás películas que conocemos, enclavadas en el fantástico, y que salían a flote con presupuestos de risa. Uno de esos filmes noventeros que logró incluirse en ese tipo de clásicos fue "El proyecto de la bruja de Blair", la cual, con un coste de poco más de 20.000 dolares (aunque suele varias según donde miremos) logró más de 200 millones de taquilla mundial. Yo no soy muy de números, pero creo que las cuentas salen muy, pero que muy bien para el estudio, ¿verdad? Y, si se la hubiera pegado, ¡qué demonios!, su presupuesto era tan sumamente pequeño que incluso ganando 100.000 dolares en la taquilla mundial ya habría ganancias. De ahí que "El proyecto de la bruja de Blair", un filme independiente desde un primer momento, sea uno de los mejores y mayores ejemplos de terror low cost que tan bien funciona estos días, es decir, mínimo presupuesto y máximas ganancias por poco que gane el filme.

Lo curioso es que, a pesar del bombazo que supuso "El proyecto de la bruja de Blair", tuvimos que esperar hasta la primera "Paranormal Activity" para ver otro ejemplo de película de terror de bajo presupuesto y ganancias estratosfericas. Miento, rebobinemos, porque en realidad hubo otro que tiene mucho que ver con la película que hoy reseño, y que nos llegó solamente cinco años después de la mortal aventura de Josh, Mike y Heather en el bosque de la temible bruja. "Paranormal Activity" resucito los mockumentaries y con muy bajo coste, es cierto, hasta el punto de que todas sus secuelas han sido taquillazos, a pesar de que "Paranormal Activity 4" y "Paranormal Activity: Los señalados" no funcionaron tan bien, pero, y me repito aquí, como costaron cuatro duros, pues continuaron siendo taquillazos. Ese es el truco, que en realidad no es un truco, sino aplicar un poco de inteligencia a hacer películas de terror. Sin embargo, como os decía, hubo una saga de terror que ha acabado siendo más rentable que la de "Paranormal Activity", y que incluso se llegó a enfrentar a ésta durante algunos años, especialmente en Halloween. Sí, amigos y amigas, estoy hablando de "Saw", de James Wan (Sentencia de muerte, Insidious) el auténtico resucitador del terror low cost, al menos, en lo que se refiere a la pantalla grande y en lo que respecta a taquillazos que llevan a millones de personas a los cines.

"Saw", como "Posesión infernal", llegó de un cortometraje bastante interesante y, "Saw", como el filme de Raimi, era una producción muy, muy independiente, realizada en muy poco tiempo, con lo que el equipo tenía a manos y cuatro duros bien gastados. Y fue un éxito a todos los niveles. Con poco más de un millón de dolares, James Wan logró más de 100 millones de taquilla mundial, ¡casi nada! Y, aunque sus secuelas, estrenadas una al año como si la saga fuera una serie para la pantalla grande, costaban cada vez más, seguían usando presupuestos tan pequeños que incluso cuando alguna no funcionó tan bien como se esperaba, continuaba siendo un taquillazo totalmente amortizado. En pocas palabras, si me gasto 200 millones de dolares en hacer "Green Lantern" y acaba ganando 250 en taquilla mundial, y me gasto en "Saw" un millón de dolares y gano más de 100 en taquilla mundial, ¿cuál es mejor negocio? Visto así, parece normal que exprimieran la sangrienta gallina de los huevos de oro que era "Saw", ¿verdad?

Un nuevo grupo de supervivientes deberá sobrevivir a la Purga


A James Wan se le fue demasiado la mano en sus dos siguientes filmes, es cierto. Tanto "Silencio desde el mal" como "Sentencia de muerte", a pesar de ser producciones pequeñas, no eran baratas, ni mucho menos, y le salió el tiro por la culata. Mientras volvía al cine de terror de bajo presupuesto tras haberlo "resucitado", "Paranormal Activity" se encargaba de engrosar los bolsillos de sus creadores con presupuestos tan ínfimos que si os digo que la casa donde transcurre la primera parte era el hogar privado del director, seguro que no os extraña. A la vez que la saga de fantasmas y demonios continuaba manteniendo en boca de todos tanto los mockumentaries como el terror de bajo coste (curioso como el subgénero mencionado está muy relacionado con los bajos presupuestos en el cine de terror), James Wan volvió para demostrar que "Saw" no había sido casualidad, y que seguía sabiendo dar beneficios de blockbusters con presupuestos muy bajos. Y entonces nació "Insidious", que terminó de formar la ola de terror low cost que vivimos desde hace años. 

En pocas palabras, "Saw" "resucitó" esa ola, "Paranormal Activity" la mantuvo arriba e "Insidious" la hizo más grande. Tras el impresionante filme de James Wan llegaron "Sinister", "Los elegidos (Dark Skies)", "Insidious: Capítulo 2", "La mujer de negro" "Expediente Warren: The Conjuring", "Oculus", "The lords of Salem", y nos llegarán otros como "Annabelle", "Expediente Warren 2", "Insidious: Capítulo 3", "Sinister 2", etc, etc. Curiosamente, muchas de estas películas comparten el mal con el que causan terror, es decir, demonios y fantasmas, pero hay una que se diferencia de ellas en eso, aunque no en su bajo coste. En esa lista falta, sí, lo habéis adivinado, "The Purge: La noche de las bestias" o, en el original, simplemente "The Purge", un filme donde la violencia estaba a la orden del día, una producción con una idea la mar de interesante que se concentraba en nosotros mismos, los humanos, como los auténticos monstruos a los que debemos temer. Terror a bajo presupuesto pero sin fantasmas, posesiones, exorcismos, monstruos y demonios, sino con el ser humano como el desencadenante de todo.

Los cazadores se preparan para ir a por sus presas


"The Purge: La noche de las bestias" (ni me preguntéis la razón de ese subtítulo en nuestro país; no podrían haberla dejado como "The Purge", o incluso traducirla como "La Purga", que también suena bastante bien) nos presentaba un curioso futuro donde en Estados Unidos apenas existen el crimen y el paro. ¿Qué? ¿Cómo os habéis quedado? Menuda utopía, ¿eh? Un auténtico sueño hecho realidad, o poniéndome en plan barras y estrellas, el sueño americano en carne y hueso. ¿La pega? Bueno, para que eso se haga posible el vecino tiene derecho a darte una paliza, violarte, matarte y quemar tu cadáver sin ninguna repercusión durante doce horas en una noche al año. Sin ninguna repercusión social y legal, se entiende, y tampoco debe ir en ese orden en lo que respecta a matar, apalizar, violar y quemar, por cierto. A esas doce horas nocturnas se las conoce como la Noche de la Purga, o la Purga a secas, un período de tiempo que ocurre una vez al año y, durante el cual, el crimen en toda su amplia definición, está permitido, sin que ambulancias, servicios de emergencia y, especialmente, la policía, puedan hacer nada, o en pocas palabras, no hay ni policía ni ayuda médica.

Todo es legal durante la Noche de la Purga. Todo. Por supuesto, no es ilegal no llevar a cabo la Purga, pero muchos ciudadanos consideran no sólo que tienen derecho a ella, sino que les ayuda a repeler sus más bajos instintos, a su bestia interior, durante el resto del año. De eso se sirve Estados Unidos para que el paro y el crimen desciendan (ojo, pero no desaparecen, en ningún momento se indica lo contrario), y si lo analizamos detalladamente, a pesar de que nos parezca una solución muy extrema y de ciencia-ficción, ¿no sería bastante lógico en muchos casos? Sobre todo si, como comprobamos en "The Purge: La noche de las bestias", los más afectados son los pobres, mientras que a los ricos se les pinta como los cazadores, al menos, a muchos de ellos. Y, seamos sinceros, se han aprobado leyes en este mundo que vivimos igual de extremas y exageradas, y ahí siguen, con total normalidad. A muchas de ellas incluso nos hemos acostumbrado hasta limites ridículos, hasta el punto de que ya no les damos importancia.

Cualquier clase de crimen está permitido durante la Purga


"The Purge: La noche de las bestias" nos contaba la historia de una familia acomodada durante la Noche de la Purga, una familia compuesta por un matrimonio normal y corriente, y dos hijos adolescentes, un chico bastante raro que no ve con buenos ojos la Purga, y una chica demasiado alejada de su familia. El cabeza de familia, interpretado por Ethan Hawke (Vidas ajenas, Sinister) se dedica a vender sistemas de seguridad para la Noche de la Purga, lo que le está dando bastantes beneficios con todo lo que ello conlleva, moralmente hablando, mientras su esposa, una como siempre estupenda Lena Headey (Dredd, Juego de Tronos) trata de respetar la Purga a pesar de que no la necesita. Sin embargo, la tranquila vida de esta familia normal y corriente se ve rasgada por la presencia de un extraño durante la Noche de la Purga, un vagabundo al que persiguen algunos aterradores cazadores y que lo quieren de vuelta. ¿Os he dicho ya que el chico adolescente de la familia deja entrar en casa al vagabundo? Sí. Los asesinos quieren su Purga, y los diferentes miembros de la familia discuten para tomar una decisión que no les convierta en asesinos como los que esperan fuera de su hogar pero, al mismo tiempo, una que les salve la vida.

El filme tenía su miga y, aunque el tema de la Purga no fue totalmente aprovechado, la película funcionaba bastante bien. Sí, le faltaba mala leche, pero en conjunto, "The Purge: La noche de las bestias" fue bastante potable, y no digamos en taquilla, donde con un presupuesto increíblemente bajo logró beneficios que aseguraron una secuela casi de inmediato, una secuela bastante necesaria, porque con una sola entrega sólo tuvimos ocasión de atisbar levemente lo que de verdad significa la Purga en el universo que nos presentó James DeMonaco, director y guionista de las dos partes de la que se augura como una nueva saga de terror low cost. Nos dieron las reglas básicas para entender la Purga; nos colocaron a personas sencillas, normales y corrientes en una situación de supervivencia donde, acosados por la amenaza exterior, auténticos psicópatas con máscaras y machetes, debían convertirse en algo que no querían para alcanzar la mañana; y, sobre todo, se trataron dilemas morales, algo para lo que la Purga da bastante. Eso sin contar con detalles como que no te puedes fiar ni de tus propios vecinos, sí, esos que te sonríen durante todo el año, te invitan a sus fiestas y te saludan nada más que te ven. Cuidadito, sobre todo si la Noche de la Purga anda cerca.

Dios bendiga a los Nuevos Padres Fundadores


Evidentemente, los fallos del filme debían ser solventados, y el universo de la Purga era lo bastante atractivo desde todos los puntos de vista como para que James DeMonaco lo expandiera y, sobre todo, lo ampliase en todas direcciones. ¿Esto qué significa? Tratar con más personajes, darle más mala baba a la historia, que ésta contenga más violencia y que dejemos las casas y los barrios residenciales para irnos a la ciudad más cercana, donde la Purga alcanza su máximo nivel. Así que, con todo preparado, comenzó a gestarse "Anarchy: La noche de las bestias" o, en el original, "The Purge: Anarchy". Paramos un momento aquí para que me pueda quejar de la absurdez de títulos que le estamos dando a esta más que probable larga saga, cuando los originales quedan la mar de bien. Nos estamos luciendo, señoras y señores. Dejando a un lado este nada insignificante detalle (ya tiemblo con el título que le vamos a colocar aquí a la tercera entrega) hablemos, al fin, de la secuela de "The Purge: La noche de las bestias", donde tenemos todo lo que no encontramos en la primera e incluso así sigue faltandole algo para que sea tan buena como tendría que ser.

La historia se aleja completamente de la primera parte. Como os decía, la acción se traslada a la ciudad, y se centra en tres "grupos" de supervivientes que, al final, acaban uniéndose para sobrevivir a la peor noche del año. Por un lado, tenemos a una madre y a su hija quienes, debido a la Purga, son sacadas de su hogar a la fuerza; por otra parte, encontramos a una pareja que no está pasando por su mejor momento y que, por una jugarreta de ciertos individuos muy interesados en darles caza, ven estropeado su coche en mitad de la ciudad; y, el último protagonista, el más interesante del grupo, es precisamente un hombre que ha decidido usar la Purga para castigar al asesino de su hijo. Este vengador cruzará la ciudad y acabará dándose de bruces con los demás supervivientes a los que acabará rescatando a pesar de que su misión es otra, convirtiéndose en un involuntario héroe que, en realidad, sólo tiene en mente purgar a su bestia interior, como muchos de los asesinos que empiezan a perseguirles en ese momento.

La noche perfecta para que salgan los peores psicópatas


Aunque entre los cazadores que persiguen a nuestros protagonistas encontramos algunos que se parecen mucho a los de la primera parte, el filme más allá, centrándose, sobre todo, en el propio gobierno de los Estados Unidos, hasta el punto de que descubrimos que hay una especie de revolucionarios rebeldes a las órdenes de un tal Carmelo Johns, interpretado por el inigualable Michael K. Williams (The Wire, RoboCop), que parece conocer bien lo que se cuece en la Purga, una noche donde hay mucho más que ciudadanos matándose entre sí, algo que, repito, ya se intuía en la primera parte, cuando se hablaba de la lucha de clases y de cómo los ricos siempre lo tenían más fácil tanto para sobrevivir como para ser cazadores durante la Noche de la Purga. Esta guerra de clases, y sin entrar en spoilers, llega a su clímax en la media hora final del filme, cuando descubrimos qué clase de juegos practican algunos millonarios durante la fatídica noche. Ojo, esto es algo que también observamos con el padre del personaje interpretado por Carmen Ejogo (El negociador, En la mente del asesino), cuando acepta su destino por el bien de su familia. Ahí es cuando vemos que los ricos gracias a su dinero, no sólo llevan mucha ventaja en cuanto a armas, escondrijos y recursos, sino también en lo que respecta a que otros cacen para ellos.

Por supuesto, también hay cazadores y asesinos de a pie. Este aspecto es de los mejor conseguidos por la película, ya que, durante la odisea de nuestros protagonistas, es raro el momento de silencio que tienen en el que, de fondo, no oigamos gritos, los chillidos de algún chalado o a un grupo de personas matando a su Purga anual. De algunos llegamos a saber sus motivos, que van desde el dinero (porque están a sueldo de los ricos de los que os hablaba antes) hasta los celos, pasando por la simple sed de sangre, o el hecho de poder aprovecharse de esa vecina tan guapa que nunca les hace caso, al menos, el resto del año. Pero no cabe duda alguna de que el enemigo por excelencia de "Anarchy: La noche de las bestias" es el propio gobierno de los Estados Unidos, y aquí ni siquiera voy a acercarme a los spoilers que hay alrededor, porque hay alguna que otra sorpresa, algún que otro giro argumental, que nos dejará de piedra, en especial, por lo real que resulta si pensamos bien en algunos actos de quienes nos dirigen en nuestra vida real. Escalofriante, os lo puedo asegurar; no sólo hacer más verosímil todo el argumento alrededor de la Purga, sino que cuando explican la razón por la que actúan, uno no puede dejar de pensar "Pues sí, tiene su lógica". Muy bueno.

Ricos contra pobres


Que la acción se sitúe en la ciudad no sólo da para que tengamos cientos de enemigos diferentes a nuestro alrededor, sino para que contemplemos los estragos de la Purga en las víctimas y, sobre todo, para que haya mucha, mucha, mucha acción, lo que da lugar a varias escenas realmente buenas. Toda la acción que hay en "Anarchy: La noche de las bestias" es la que se echaba de menos en "The Purge: La noche de las bestias"; disparos, explosiones, sangre, lluvias de balas por todas partes, gente ardiendo, mutilaciones, etc, etc. James DeMonaco coge el toro por los cuernos, nos hace caso a los fans de la Purga y se pone serio a la hora de darnos buenas escenas de acción como, por ejemplo, la claustrofobica e inquietante parte en el túnel, la tensa escena en el apartamento donde los protagonistas deberían estar a salvo, o la media hora final, tanto en el juego de los ricos como el final propiamente dicho, con ese giro más o menos inesperado. Un final que, ojo, muchos acusan de ser demasiado blandito, pero que, para mí, resulta muy bueno en el aspecto de que da esperanzas, de que aporta algo diferente a lo que hemos visto durante toda la película y, sobre todo, a que es un final distinto al de la primera entrega, que a mí no me dejó demasiado conforme (me refiero a la muerte de cierto personaje principal).

Pero "Anarchy: La noche de las bestias" no sería mejor que la primera parte sin su reparto. Vale, es cierto que en la primera parte teníamos a dos bestias pardas como Ethan Hawke y Lena Headey, con el siniestro villano interpretado por Rhys Wakefield (Broken Hill, El santuario), pero la secuela no se queda atrás, sobre todo por la imponente presencia de Frank Grillo (Capitán América: El Soldado de Invierno, Infierno blanco), uno de esos eternos secundarios que llena la pantalla con su presencia, ya sea en una serie de televisión, en una película de bajo presupuesto, o en un blockbuster como la segunda parte de las aventuras cinematográficas del Capitán América, donde era capaz de pegarse con el mismísimo Capi. Lo cierto es que es un actor que me encanta desde que lo descubrí en "Prison Break", un actor al que muchos ya señalaban como un posible Punisher en una futura nueva adaptación del famoso personaje comiquero, ya fuera otra vez en el cine, o en televisión, la opción que más se rumorea. Pues bien, "Anarchy: La noche de las bestias" es el filme que, finalmente, podría darle el papel del atormentado Frank Castle, y no sólo por su papel de padre vengativo, sino por las cualidades físicas que demuestra (y con cincuenta años que tiene encima Grillo aunque no se noten) y su imponente presencia. Grillo interpreta a un personaje muy diferente al de Ethan Hawke, un personaje que abraza la Purga para un fin muy concreto, un cazador del lado de los buenos al que no detendrá nada hasta que cumpla su objetivo. En pocas palabras, un personaje perfecto y necesario en un filme de las características de "Anarchy: La noche de las bestias".

Frank Grillo es un vengativo padre dispuesto a abrazar la Purga


Más supervivientes. Tenemos también a Zach Gilford (El último desafío, El heredero del diablo) y a Kiele Sanchez (Perdidos, 30 días de oscuridad 2: Tinieblas), dos actores secundarios bastante majetes y muy dados al género fantástico y de terror, que interpretan a la pareja con problemas, pareja que se ve en problemas debido a los tejemanejes de una banda de cazadores pintados y con siniestras máscaras que les perseguirán incansablemente. Habría que añadir aquí la pequeña aparición de otro de esos secundarios potentes como es John Beasley (Un entrenador de primera, Pisando fuerte), la siniestra presencia de Jack Conley (Sobrenatural, El Mentalista) como el principal villano de la función o, como se le ha llamado, el jefe de final de fase, y la sorprendente aparición de un actor de la primera parte haciendo el mismo papel que en aquella. No os voy a estropear la sorpresa, porque lo cierto es que lo es, pero debéis estar muy atentos para descubrirlo, a pesar de que cuando aparece lo hace en un momento bastante calmado después de una gran tempestad de balas. Es el único punto de conexión directo con "The Purge: La noche de las bestias", y un gran guiño para quienes sepan cogerlo, aunque, dejándolo a un lado, "Anarchy: La noche de las bestias", se puede ver perfectamente como una película independiente, algo que apostaría que no pasará con la tercera parte, donde da la sensación que tendremos más del Carmelo Johns de Michael K.Williams, nuestro querido Omar Little televisivo.

Hasta aquí todo bien, ¿verdad? Pues, a pesar de todo lo bueno que tiene esta secuela, sigue quedándose atrás en lo que se refiere a aprovechar bien el material que tiene entre manos. james DeMonaco ha aprendido de sus errores, de eso no cabe ninguna duda, pero continúa fallando en ciertos aspectos como el hecho de que, sí, vuelve a faltar mala baba, y eso que la película la tiene, pero al estar muy ajustada la aparición de la sangre y la violencia para que llegue a más espectadores, le falta ese puntito salvaje que una película así debería tener. En este sentido, sí, está por encima de la anterior entrega, sin embargo, sigue quedándose por debajo de lo esperado. No sé, pero algo de cruda violencia al estilo "Sentencia de muerte" de James Wan, o de la ya épica "Redada asesina" conocida más como "The Raid", no le hubiera venido nada mal. No hay razón para convertirse las entregas de la Purga en nuevas "Saw", pero sí para que la sangre se vea un poco más. Las actuaciones también van muy justitas, y se echa de menos a algún actor o actriz que le sepa dar la réplica a Frank Grillo (Ethan Hawke tenía a Lena Headey, por ejemplo). Y el villano, aunque tiene sus momentos, deja que desear, sobre todo si comparamos con el de la primera parte, que daba bastante mal rollo.

¿Asesinos anónimos o agentes del Gobierno?


En conclusión, "Anarchy: La noche de las bestias" no está tan por encima de la primera parte como pueda parecer. A ver, estarlo lo está, es mejor, claro, pero da la sensación de que James DeMonaco va dando pasos muy, muy pequeños en cada entrega, como si supiera que tiene todo el tiempo del mundo para ofrecernos la película definitiva sobre la Purga dados los beneficios que da cada nueva parte de esta más que presumible saga; al fin y al cabo, "Anarchy: La noche de las bestias" ha costado el triple que su predecesora, pero también ha recaudado mucho, mucho más que ésta, tanto en casa como en el mercado internacional. Quizá James DeMonaco debería poner un poco el turbo en la próxima secuela, en vez de ir dándonos gotitas de lo que puede ofrecernos realmente la Purga. Ojo, repito, el filme tiene muchísimas virtudes; desde que tiene más acción que la anterior, hasta la presencia de Frank Grillo, pasando por la ambientación, los nuevos protagonistas, la cantidad de amenazas que hay, la tensión que se masca en el ambiente, la abierta guerra entre ricos y pobres, y la mayor presencia del gobierno de los Estados Unidos haciendo trampas durante la Noche de la Purga.

El problema es que parece que todo esto será ampliamente aprovechado en la siguiente película, ¿quizá la culpa sea nuestra, de los espectadores, que lo queremos todo ya, y no sabemos esperar? Es bastante posible, ya que el filme está bastante bien en conjunto, a pesar de sus fallos si lo vamos analizando. Además, que el director vaya tocando diferentes temas en cada película es un aliciente, especialmente si tenemos en cuenta que tiene pensado estrenar un filme más cada año. No sé a vosotros, pero a mí me parece demasiado tiempo que esperar hasta la siguiente Purga. Mientras lo hacemos, preparemos las pinturas de guerra, afilemos los machetes, revisemos nuestras escopetas, llenemos las pistolas de balas y probemosnos nuestras mejores máscaras. ¿De qué lado estaréis? ¿Pobres o ricos? ¿Ciudadanos o gobernantes? ¿Cazadores o cazadores? ¿Asesinos o víctimas? ¿Pro o anti Purga? Supongo que, en 2015, todos sabremos la respuesta... por una tercera vez.


Nota: 7,5/10