viernes, 17 de junio de 2016

Here´s Johnny! Las pesadillas de Stephen King Vol. I (1974-1989): El terror llegó de Maine


Al realizar hace unos meses el repaso de lo que fue el 2015 para mí, tanto literaria como personalmente, ya anuncié que, si todo iba bien, el 2016 sería un año en el que os iba a dar bastante la lata con mis publicaciones. Insisto, si todo iba bien. Al fin y al cabo, en el mundillo literario hay pocos conceptos seguros, y uno de ellos no es el de las publicaciones por más que haya contratos firmados de por medio. Pueden surgir mil problemas, pueden aparecer cientos de escollos, pueden florecer docenas de imprevistos que, al final, den al traste con los planes tanto de la editorial como del autor, y a veces son obstáculos que ni siquiera tienen que ver con ninguna de las dos partes; imaginaos que la imprenta falla a última hora, que de tratarse de un ensayo sale uno parecido meses antes, o que una novela en una editorial solapa la que el escritor iba a sacar con otra, retrasándose la segunda. De ahí que siempre sea muy cauto a la hora de hablar de mis proyectos futuros. Ahora mismo incluso podría lanzarme a la piscina y comentar algunos de los que tengo preparados para el 2017, y existía la posibilidad de que la hostia que me diera se convirtiese en una bastante grande... o que acertara de pleno. Sea como sea, prefiero ir con pies de plomo a la hora de anunciar mis futuras obras antes que adelantarme y quedar como un panoli o, mucho peor, fallaros a vosotros, lectores. 

Sin embargo, el libro del que hoy os iba a hablar debía nacer de una vez por todas este 2016 sí o sí. Cuando repasaba lo que pretendía que diría de sí este año 2016 os hablé, por ejemplo, de "El que se esconde" con Dilatando Mentes, una nueva editorial centrada en la literatura de género, de la que ya os he hablado mucho, aunque nunca lo bastante, en este blog. También comenté la aparición de la secuela de "Drácula vs. la Momia: Batalla por Chicago", es decir, "El Hombre Lobo vs. el monstruo de Frankenstein: Guerra en Los Ángeles", ésta con Ediciones El Transbordador, editorial tan jovencita como trabajadora, y de la que también os he hablado mucho por aquí. Dos novelas para este 2016, dos libros muy diferentes en contenido y objetivos, sí, e incluso en precedentes, y también para fechas de publicación; uno para el primer semestre, otro para el segundo. No está nada mal, no. Pero ¿me atrevería con un tercer título para este 2016? ¿Y con un cuarto? ¿No iba a ser demasiado? Es posible, sí. Pocos autores, y menos editoriales todavía, se lanzarían a tamaña empresa. ¿Dos libros al año? Sería mi objetivo a mantener, la verdad. ¿Tres? Bastante apetecible, aunque uno de ellos tendría que ser algo distinto a los demás, es decir, una antología o un título de ensayo. ¿Y cuatro? Ya empezamos con los quebraderos de cabeza, en especial para los lectores, cuyos bolsillos tienen fondo, incluso teniendo en cuenta que los libros van a quedarse ahí durante meses, aguardando a alguien que los adopte, sin prisas. Bueno, a menos que las ventas sean veloces y la primera tirada se agote, teniendo que esperar a la segunda. 

No va a ser casualidad que mencione a Stephen King (El misterio de Salem´s Lot, El pasillo de la muerte) en esta entrada, y no sólo una vez, sino varias, aunque supongo que por la imagen que encabeza estas líneas ya sabéis la razón. Y es que King fue y es una máquina de publicar libros en un mismo año, hasta el punto de que en su día tuvo que usar un pseudónimo para ello (el de Richard Bachman, aunque también lo usó por otros motivos), y hasta descender el ritmo debido a que el mercado editorial no podía permitirse todos los títulos que podía publicar cada año. Ojo, estamos hablando de un escritor que es capaz de convertir en un best seller hasta su lista de la compra, por lo que sacar cuatro novelas al año y venderlos a cascoporro no debería ser un problema. Pero la explotación nunca es buena, sea lo que sea el objeto a explotar hacia el público, aunque también hay que tener en cuenta algo bastante interesante, y es el hecho de que King no sólo se ha nutrido de novelas, sino también de antologías e incluso de ensayos, sin olvidarnos de que los volúmenes alrededor de la saga de cierta torre oscura entran por los pelos en el concepto de novela de King anual, no sólo porque son una sola historia dividida en siete partes, sino porque las diferentes entregas se continúan unas a otras, no son obras separadas y se alejan bastante de los géneros que suele manejar el de Maine con respecto a la mayoría de sus títulos, aunque mezclen muchos de ellos. En conclusión, ¿he hecho mal publicando "El que se esconde" junto al libro del que os voy a hablar hoy? En absoluto.

Al fin y al cabo, se trata de un ensayo, y el público al que va dirigido un ensayo suele ser bastante diferente al que va dirigido una novela. Os lo aseguro por experiencia; las ventas que lleva el título que trato hoy no tienen nada que ver a las que se va agenciando "El que se esconde", y no me refiero al número de ellas, sino a los lectores que se van comprando ambos libros. De este modo, ninguno afecta al otro, al igual que tampoco se dañarían si uno fuera una antología y el otro una novela. Tres novelas al año sí sería demasiado, en especial si no están bien separadas temporalmente, pero si uno de los títulos es un ensayo o una antología, o cualquier otro tipo de volumen distinto a una novela, la cosa cambia bastante. Si con King lo sabíamos (y no es el único y prolífico autor que ha pasado por tamaña disyuntiva), ahora no va a ser diferente. Mientras "El que se esconde" prosigue el buen camino que se ha abierto ante él gracias a vosotros, lectores, y al excelente trabajo de Dilatando Mentes, y se prepara la llegada de "El Hombre Lobo vs. el monstruo de Frankenstein: Guerra en Los Ángeles", editada próximamente por Ediciones El Transbordador, al fin aterriza en las librerías "Here´s Johnny! Las pesadillas de Stephen King Vol. I (1974-1989)", o lo que es lo mismo, el minucioso ensayo sobre el Rey que Applehead Team Creaciones y quien esto escribe llevamos preparando desde finales de 2014, ¡año y medio! Se dice pronto, ¿verdad? Y lo que iba a ser un solo libro se ha acabado convirtiendo en dos, el segundo de ellos programado para finales de este 2016, después de la secuela de "Drácula vs. la Momia: Batalla por Chicago". Pero no voy a adelantaros nada al respecto, así que hablemos de este primer volumen, sin entrar en muchos detalles, por supuesto, para no estropearos ninguna sorpresa de las muchas que espero os encontraréis entre sus páginas.

Lo curioso de "Las pesadillas de Stephen King" es que no nació en el seno de Applehead Team Creaciones, o al menos no del todo. La idea primigenia de este ensayo me surgió a principios de 2014, poco después de haber terminado "Tormenta Sangrienta". Con ganas de meterme en el mundo del ensayo comencé a indagar en algunas ideas de entre las cuales ganó la de realizar un libro centrada en la vida y obra del maestro del terror literario. Antes de preparar un primer esquema de lo que sería el título, investigué lo suficiente como para averiguar que en España no existían apenas textos parecidos, y estoy siendo amable, porque los ensayos sobre King en nuestro país son prácticamente inexistentes. El más cercano en el tiempo es el de Pedro López de 2011, y versa sobre el cine basado en las obras del tito Steven, así que siendo de ese año, y a pesar de ser un buen libro, ya se ha desactualizado él solo, lo cual no es de extrañar, porque la principal dificultad para realizar un ensayo sobre Stephen King se centra en el hecho de que es tan prolífico que cuesta sacarlo completamente al día, y no hablemos de sus adaptaciones fílmicas. Sin querer adelantar detalles que iré comentando en esta entrada, una vez confirmé que a King no lo habíamos tratado demasiado en España, le comenté el proyecto a uno de los editores de mi anterior editorial. La respuesta fue tan afirmativa como entusiasta, y tras un par de conversaciones incluso llegamos a hablar de colaborar juntos para trabajar el libro. Eso sí, el proyecto se vino abajo cuando otro de los encargados de la editorial afirmó que no le veía futuro porque había ya muchos libros sobre Stephen King. Si se refería al territorio de los USA, estaba en lo cierto; si hablaba de España, me temo que estaba muy, muy, muy equivocado. Por si acaso, decidí indagar de nuevo, hallando lo que ya sabía. Por suerte, meses después conocí a Applehead Team Creaciones y dejé una etapa literaria atrás para empezar una nueva, una que se iniciaría con Stephen King... o casi.

La primera reunión con Emilio Díez en la que hablamos de la editorial en la que acababa de incorporarse como tercer editor, salió la idea del ensayo sobre Stephen King. Emilio, al que ya por entonces conocía de casi dos años (¡cómo pasa el tiempo!), me invitó a formar parte de la editorial como autor cuyo primer trabajo sería el mencionado ensayo. Yo le comenté que ya lo tenía más que pensado, así que la fusión de ideas fue inmediata. Sin embargo, todo cambió cuando me reuní con otro de los editores de Applehead Team Creaciones, Frank Muñoz, ya que entre conversación y conversación acerca del libro sobre King, surgió la posibilidad de que pudieran publicarme "Tormenta Sangrienta", algo que ocurrió en las siguientes semanas, sin aparcarse el proyecto kingiano, por supuesto, que empecé a preparar. Una vez terminó el recorrido de la primera edición de "Tormenta Sangrienta" (más adelante os hablaré de la segunda edición, aparecida hace pocos meses), "Las pesadillas de Stephen King" comenzó a hacerse realidad, mostrándome los principales problemas alrededor de su realización, o al menos el más importante de todos ellos del que ya os he hablado antes, y lo que me llevó a comprender la verdadera razón de que no tuviéramos en España minuciosos ensayos sobre el Rey: continuas actualizaciones. Mientras daba los primeros pasos en "Las pesadillas de Stephen King", el novelista publicó nada más y nada menos que tres libros, uno de ellos una antología. Como tenía poco sentido sacar el ensayo dejando fuera los nuevos títulos, no dudé en comprármelos en inglés, quitarme las telarañas con el idioma de Shakespeare y ponerme manos a la obra. Lo que apuntaba a una actividad sencilla, que en realidad me llevaría varios meses al tratarse de ejemplares no precisamente delgados, se me descubrió como una tarea titanica que iba a poner a prueba incluso mi cordura.

Todo 2015 fue para "Las pesadillas de Stephen King". Gracias a administrarme bien el tiempo (o a intentarlo al menos), y a que me tomo mi carrera literaria en serio, logré preparar y sacar "Actos de Venganza: Edición definitiva", además de colocar en su sitio las primeras piezas de "El que se esconde". Sin embargo, era bastante frustrante comprobar cómo daba igual todo lo que escribiera de "Las pesadillas de Stephen King", ya que nunca parecía terminar, y no hablo sólo de las nuevas obras del Rey, sino de su extensa bibliografía, la cual podría definir como gigantesca, y me quedaría bastante corto. No sólo me llevaba mucho tiempo la realización del libro, sino que éste empezó a crecer, también para desesperación de la editorial que veía cómo se transformaba en un voluminoso título, y eso sin las fotografías que debían repartirse por sus páginas. ¿Solución? Partirlo en dos, dividir el ensayo en dos libros, comprendiendo cada uno de ellos diferentes etapas del escritor, lo cual haría que fueran más manejables y que el gasto para el lector fuese mucho menor, además de poder controlar mejor las actualizaciones que debíamos llevar a cabo. Después de todo, poco había que añadir a los primeros años literarios del de Maine, salvo quizá algunas adaptaciones cinematográficas que se vayan haciendo estos meses, y para ello ya hay algo pensado, no os preocupéis. Sin entrar en muchos detalles sobre el segundo volumen (cuyo portadista seguirá siendo el genial Manuel J. Iniesta, con un trabajo diferente para la misma), en él os hablaré de la etapa más moderna de King, además de sus cómics, videojuegos, impacto en la cultura pop, referencias directas hacia su trabajo en numerosos medios (televisión, música, cine), su legado inmediato en la figura de Joe Hill (Fantasmas, Cuernos) y la gran cantidad de hijos literarios que deja a su paso, no refiriéndome en este caso a sus trabajos, sino a los miles de escritores que, fuertemente influenciados por su obra, crean sus propias pesadillas en forma de novelas y/o antologías de terror.

De acuerdo, ya os he dado unas migajas de lo que será el segundo volumen, pero ¿y qué hay del primero? Sí, del que se acaba de poner a la venta. Pues como bien indica el título del mismo, me he centrado en la vida personal de King al completo, repasando desde su nacimiento hasta los últimos premios que ha recibido, pasando por su feliz aunque pobre infancia, la gran relación que llevaba con su madre, su matrimonio con Tabitha Spruce, los escarceos con ciertas sustancias y el atropello que casi le cuesta la vida, entre otros sucesos de gran relevancia para el de Maine. A continuación, en el libro encontraréis un pormenorizado análisis de todas las obras del autor de los años 70 y 80, es decir, la que para muchos (¿quizá la inmensa mayoría de lectores constantes?) es su mejor etapa, si olvidar todas las adaptaciones fílmicas que se han ido realizado de las novelas y relatos de aquella época. De este modo, cada "ficha" empieza por el libro en cuestión para, una vez terminado el repaso al mismo, continuar con la película, serie o corto que lo adapta, si es que lo hay, por supuesto. El volumen cuenta además con un prólogo muy especial, unas líneas donde comento algunas experiencias personales en cuanto al universo de Stephen King y cómo llegué a él, y un excelente epílogo de Sergio Fernández (Cómo matar a...), experto en la figura del Rey, como lector y como escritor. No faltan los consabidos agradecimientos hacia los lectores que conozco personalmente, y la bibliografía usada para la ocasión, incluyendo sitios web, que no pueden faltar en estos tiempos modernos.

¿Estamos ante el ensayo más completo sobre Stephen King realizado en España? Ya sabéis lo poco que me gusta venderme, y más si tengo que hacerlo bien, así que dejaré que eso lo decidáis vosotros. Lo que sí sé es que se ha intentado. He puesto toda la carne en el asador para que sí que sea el ensayo más completo y actualizado sobre el Rey en nuestro país, hasta el punto de que incluso se ha pensado en un tercer tomo para el futuro lejano, ¡ahí es nada! Y pensar que habrá todavía más información actualizada en el segundo, por lo que el curro llevado a cabo no ha sido pequeño. En pocas palabras, no me he tomado a broma la realización de este libro, ni mucho menos, y no sólo por respeto a King, al que idolatro de todas las formas y colores, sino también por respeto a vosotros, seáis o no fans del autor. Dicho esto, diría que el título es perfecto tanto para los frikings más entusiastas como para aquellos que quieran acercarse a su obra por primera vez o saber quién es el tal King del que todos los amantes del terror hablan tanto. Cruzo los dedos para no decepcionaros, en especial, si sois verdaderos lectores constantes del Rey. Sólo me queda invitaros a que os acerquéis a la vida y obra del escritor de terror más importante del pasado siglo y, posiblemente, del actual, para comprobar por vosotros mismos si la leyenda es cierta. ¿Qué puedo decir al respecto? Ya sabéis mi respuesta: lo es. Ahora toca que decidáis por vosotros mismos. Las apuestas han sido altas, así que ojalá no tenga que quedarme en el casino porque no las he cumplido. La última palabra, insisto, la tenéis vosotros. Y King, por supuesto. ¡Cómo me encantaría que le llegase un ejemplar! De pesadillas también se vive. ¿O era de sueños?

Aquí podéis comprar el libro en la tienda online de Nafra Colección.

¿Os he dicho ya lo bonita que está Maine en esta época del año? Montémonos en este Plymouth Fury que me he agenciado, cuidado con el san bernardo que llevo detrás, no molestéis al gato que ronda por los asientos, coged uno de los globos que flotan de un lado a otro e iniciemos el viaje hacia la oscura mente de un maestro en el arte de dar miedo.

Las mejores pesadillas las tenéis aquí.

En el país del terror, King es el rey.


No hay comentarios:

Publicar un comentario