martes, 5 de mayo de 2015

Reseñas cinematográficas: Los Vengadores: La era de Ultrón


Ficha Técnica

Título original: The Avengers: Age of Ultron
Director: Joss Whedon
Intérpretes: Robert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Jeremy Renner, Scarlett Johansson, Chris Hemsworth, James Spader, Paul Bettany, Elizabeth Olsen, Aaron Taylor-Johnson, Samuel L. Jackson, Don Cheadle, Anthony Mackie, Cobie Smulders, Andy Serkis, Thomas Kretschmann, Claudia Kim, Linda Cardellini, Stellan Skarsgard, Idris Elba, Hayley Atwell, Julie Delpy, Kerry Condon, Josh Brolin, Henry Goodman, Stan Lee.
Guión: Joss Whedon
Música: Brian Tyler, Danny Elfman
Género: Acción, fantástico, ciencia-ficción
Nacionalidad: Estados Unidos
Duración: 141 minutos
Año: 2015


Sinopsis:
Ha pasado cierto tiempo desde que los Vengadores destruyeron los planes de Loki para conquistar la Tierra con el ejército chitauri y así poder conseguir el Teseracto para Thanos, el Titán Loco que busca las seis Gemas del Infinito, objetos de gran poder para lograr dominar el universo al completo. Muchas cosas han cambiado desde entonces; Tony Stark ha evolucionado con respecto a su papel como Iron Man, Thor pasa más tiempo que nunca en la Tierra, la Viuda Negra y Bruce Banner son más cercanos que nunca, Ojo de Halcón se ha convertido en un miembro clave del equipo y el Capitán América sigue acostumbrándose a su papel en el nuevo mundo en el que está y en el que ya no es miembro de SHIELD, una organización que apenas existe. Los Vengadores son ya un equipo de defensores hecho y derecho, con su base en la anteriormente conocida como Torre Stark, y han estado muy ocupados acabando con los diferentes escondites de Hydra que quedan. Sin embargo, en el más protegido de todos ellos donde les espera el Barón von Strucker no sólo descubren la vara de Loki, sino a los gemelos, hermanos con poderes conseguidos mediante la extraña piedra que contiene el arma. Pero no es lo único que se puede conseguir con la vara, ya que Stark y Banner van a dar un importante paso en inteligencia artificial, en el llamado proyecto Ultrón que protegerá la Tierra de cualquiera amenaza. Lo que ninguno de los Vengadores espera es que Ultrón cobre conciencia propia y crea que la mejor forma de defender el planeta sea la extinción de la raza humana. Será el momento de que los Vengadores replanteen no sólo lo que les une sino su relación con la protección del resto de la sociedad, al mismo tiempo que se enfrentan a sus peores miedos e incluso entre ellos por la creación de Ultrón. ¿Será el momento de que haya nuevos vengadores? ¿Y si Ultrón tiene razón con ellos?


Reseña:
¡Al fin! Parece mentira, o una evidencia, pero al fin ha llegado una de las películas más esperadas de los últimos años, en concreto, desde 2012 (parece que fue ayer, ¿verdad?), cuando tras acabar "Los Vengadores", una vez pasaron los créditos finales y vimos a nuestros héroes descansar mientras se comían un buen shawarma después del trabajo bien hecho, tuvimos ganas de más, más y mucho más. Sí, es cierto que Marvel Studios nos ha dado más en forma de otras grandes películas como "Capitán América: El Soldado de Invierno" (una especie de "Los Vengadores 1.5") y "Guardianes de la Galaxia", que iba más allá de ser "Los Vengadores" en el espacio. Tres años hemos tenido que esperar para que nos llegue la secuela de una de las películas más taquilleras de la historia, nada más y nada menos que la tercera, sólo superada por "Avatar" y "Titanic", tres años para ver de qué es capaz Joss Whedon (Buffy cazavampiros, Ángel) ahora que todas las piezas no sólo están puestas en su sitio, sino que otros han jugado con ellas, haciéndolas evolucionar. O lo que es lo mismo, si en "Los Vengadores" a Whedon le toca unir a los personajes, ahora se puede poner en serio a que salven el mundo mientras los desarrolla todavía más en un escenario donde la presencia de los Vengadores es ya bastante habitual. Eso sí, tranquilos, lectores, porque ya sabéis que las reseñas de este blog están totalmente libres de spoilers, y más cuando es una película como esta que, además, acaba de estrenarse.

Pero antes de pasar a la reseña en sí misma me gustaría comentarios un par de detalles. Seguro que el que esperáis con más ansía es el que responde a la pregunta de si me gustado más "Los Vengadores: La era de Ultrón" que "Los Vengadores" y "Guardianes de la Galaxia", las que, por ahora, y con permiso de "Iron Man" y "Capitán América: El Soldado de Invierno" me parecen las dos mejores películas de Marvel Studios. Ojo, que una cosa es si me ha gustado más y otra cosa es si me parece mejor; y a ambas debo contestar que sí... y no. O lo que es lo mismo, sí pero con matices, y no pero con matices también. Y es que tampoco resulta del todo justo comparar "Los Vengadores" y "Guardianes de la Galaxia" con este nuevo filme de Whedon porque ambas tenían ciertas ventajas de los que ésta última no dispone, y más en mi caso personal. Por ejemplo, "Los Vengadores", como sabéis todos los que os hayáis leído la crítica que publiqué hace tres años en este blog, pude disfrutarla en un pase especial de preestreno en Madrid que me tocó gracias a un concurso. Más que ver una película fue toda una experiencia, ya que todos los que estábamos allí eramos fans, muchos iban disfrazados y todos aplaudíamos y chillábamos cada dos por tres al contemplar las molonidades cinematográficas que era capaz de lograr Joss Whedon con los Vengadores de Marvel Studios. Añadamosle a la tamaña cazuela el ingrediente secreto que supone que era la primera película de los Vengadores y, claro, lo primero siempre golpea más fuerte y llega más hondo. En pocas palabras, al ser la primera vez que veíamos a todos esos personajes unidos en una sola película después de todos sus filmes en solitario (algo nunca hecho en el cine de esa forma), el proyecto supo darnos en la patata a muchísimos espectadores, por no decir a todos. Bueno, seré amable, y diré que a casi todos, porque, por supuesto, hubo quien no salió muy satisfecho del cine.

¡Vuelven los Vengadores! Pero, ¿de qué forma?


Con "Guardianes de la Galaxia" no ocurrió eso, sino algo muy diferente. ¿Recordáis lo que pensastéis cuando se anunció que veríamos a estos héroes espaciales en el cine? Yo sí. Me dio muy buen rollo el proyecto, sobre todo sabiendo que era James Gunn (La plaga, Super) quien lo dirigiría, pero no todo el mundo pensó igual, es más, las críticas no se hicieron esperar y saltaron muchos adivinos cinematográficos a asegurar que "Guardianes de la Galaxia" sería el primer gran descalabro de Marvel Studios; y de los gordos, no como el de "El increíble Hulk", que más que un descalabro simplemente no cumplió las expectativas que se habían puesto en ella. Vale, en este caso era fácil tener prejuicios contra la película porque los Guardianes de la Galaxia no son ni siquiera personajes secundarios del universo Marvel como podrían ser el Doctor Extraño o Pantera Negra, importantes personajes secundarios pero, al final, eso, secundarios un peldaño por debajo en cuanto a fama de otros como Thor, el Capitán América, Iron Man o los más grandes como Spiderman y Lobezno. No, los Guardianes de la Galaxia son personajes incluso desconocidos para los fans Marvel, así que, imaginaos cómo sentó el anuncio del proyecto. Poco a poco se nos fueron dando pistas de por dónde iría hasta que salió el primer trailer que dejó a todo el mundo a cuadros por su tono desenfadado, gamberro y repleto de comedia. ¿De verdad estábamos ante una película de los mismos que habían hecho "Iron Man" y "Capitán América: El primer vengador"? ¿Tendrían razón los agoreros e iría a pegarsela James Gunn a pesar de ser gran amigo de Whedon y muy cercano a su manera de hacer cine? Pues iba a ser que no.

"Guardianes de la Galaxia" juega mucho con el concepto de tener a unos personajes como protagonistas de los que el público, en general, no tiene claro quienes son, es decir, no están definidos claramente para el gran público, así que, James Gunn pudo jugar con ellos cómo le dio la gana pero, al mismo tiempo, manteniendo lo que les hace ser tan buenos en los cómics. A eso le añadimos el factor nostalgia, la comedia bien llevada, la acción... Pero bueno, no voy a ahondar más en la película ya que lo haré más adelante en esta reseña, así que iré al grano en este caso. Lo que quería decir es que mientras que "Los Vengadores" tenía la virtud de ser la primera, la sorpresa de Marvel Studios, la carta bajo la manga de "Guardianes de la Galaxia" fue que nadie esperaba nada. En pocas palabras, expectativas a cero supone que, a poco buena que sea una película, puede convertirse en toda una agradable joyita y, bueno, "Guardianes de la Galaxia" no sólo hizo eso, sino que, automáticamente, se puso a la altura del filme de Whedon e incluso por encima para muchos (yo me incluyo... aunque en algunos aspectos, no en general; en este caso, me metéis en un compromiso si me preguntáis). La película no fue sólo una de las mejores del año, sino una de las mejores de Marvel Studios y, sí, gran parte de la culpa la tuvo la falta de expectativas, pues pocos las teníamos y, quienes las teníamos, no eran tan altas, os lo aseguro. Atentos a las expectativas que tendremos con "Guardianes de la Galaxia 2", porque miedo me dan.

¿Qué esconde la última base de Hydra?


¿Las mismas que con "Los Vengadores: La era de Ultrón"? Exactamente. Y a eso voy. "Los Vengadores: La era de Ultrón" no cuenta con el factor sorpresa de "Los Vengadores" ni con las bajas expectativas de "Guardianes de la Galaxia". Todo lo contrario; de esta secuela todo el mundo esperaba ya no algo igual a la primera parte, sino mejor, mucho mejor, tanto por las entrevistas a todo el equipo, como por el material publicitario que hemos ido disfrutando desde su primer día de rodaje. Que si Iron Man con la armadura Hulkbuster enfrentándose a Hulk, que si Ultrón como enemigo principal, que si la Bruja Escarlata, que si Mercurio, que si la Visión, que si más protagonismo para vengadores como la Viuda Negra y Ojo de Halcón, que si las semillas de "Capitán América: Civil War", que si Wakanda, que si... Incluso lo que no veíamos (por ejemplo, la Visión) elevaba las expectativas de los espectadores hasta el infinito, lo cual quizá sea el principal problema de esta segunda parte de las aventuras cinematográficas de los Vengadores. A estas alturas deberíamos saber que las expectativas deben ser realistas, porque, sí, si son muy bajas, es fácil que salga una película que nos guste, pero si son demasiado altas, incluso el mejor de los filmes puede acabar convertido en nada. Algo así le ha pasado a "Los Vengadores: La era de Ultrón", lo cual no es nada justo aunque, si me preguntáis a mí, las respuestas serán muy diferentes. "Los Vengadores: La era de Ultrón" no sólo me parece tan buena como los dos mejores productos de Marvel Studios, es decir, "Los Vengadores" y "Guardianes de la Galaxia" (a pesar de que lo lógico sería compararla sólo con la primera por eso de que es la primera parte), sino que, en ciertos aspectos, incluso las supera. Eso sí, en alguno que otro se queda por debajo. ¿Queréis saber en cuáles? ¿Vamos a por la reseña? Bueno, bueno, no tan rápido, porque antes toca hacer un poco de memoria, como es costumbre en este blog a la hora de hablar de las películas de Marvel Studios.

Finales de los 90 y principios del siglo XXI. Las producciones cinematográficas de Marvel viven la época de esplendor que se merecen. Todo comienza con "Blade", que logra no sólo convencer a la crítica sino al público llevando al cine a un personaje prácticamente desconocido por el espectador y comiquero medio. Esto es sólo el principio, porque pronto aparece "X-Men", más comiquera y con personajes mucho más conocidos, una película que da el impulso definitivo para que las producciones basadas en personajes Marvel comiencen a surgir como churros, producciones bastante buenas en términos generales e incluso aceptables si concretamos más. No nos engañemos, aunque haya películas Marvel bastante flojas que salieron en esta época, todas son la bomba si las comparamos con las producciones de principios de los 90 e incluso con los intentos de anteriores épocas. Las producciones Marvel se fueron consolidando como de primer nivel en lo referente a entretenimiento cinematográfico, dando lugar a todo tipo de producciones y sagas; desde las otras dos entregas del cazador de vampiros, hasta la sobresaliente trilogía "Spider-Man" de Sam Raimi (Posesión infernal, Darkman), pasando por las geniales entregas de la Patrulla-X, las reivindicables "El Castigador: The Punisher", "Los Cuatro Fantásticos" y "Daredevil" hasta las controvertidas aunque entretenidas "Ghost Rider: El Motorista Fantasma", "Los Cuatro Fantásticos y Silver Surfer", "Hulk" y las inclasificables "Elektra" y "Man-Thing", entre muchas otras.

¿Quién o qué se ha liberado de sus hilos?


Lo malo de esta época fue el hecho de que los derechos de todos esos personajes estaban repartidos por diferentes productoras cinematográficas. Sí, Marvel Studios estaba ya allí en forma de semilla, tratando de ayudar y co-producir las mencionadas películas, pero no iba más allá. La Fox, Sony, Lionsgate y otras se repartían los beneficios con los personajes de la editorial, al mismo tiempo que hacían lo que les daba la gana con ellos, a veces con resultados sobresalientes y en otras ocasiones con resultados no demasiado buenos. Todo esto venía desde los 90, década en la que, para salir de la bancarrota de la especulación, Marvel vendió a cascoporro los derechos cinematográficos de todos sus personajes... o de casi todos. Entre los que fueron recuperando y los que no habían vendido, Marvel se echó la manta a la cabeza y decidió que Marvel Studios sería su propio estudio (valga la redundancia) para crear películas en las que ellos tuvieran el control absoluto y cobrasen todas las ganancias, así de "fácil". Por supuesto, las otras productoras continuaron sacando películas basadas en los personajes que aún poseían, aunque era algo que iba a ir cambiando poco a poco, algo a lo que el primer proyecto de Marvel Studios iba a poner fin.

2008. Marvel Studios saca sus dos primeras películas. "Iron Man" se estrena y nadie sabe qué esperarse de ella, sobre todo por su protagonista, un Robert Downey Jr. (Asesinos Natos, Salidos de cuentas) que parecía estar recuperando su prestigio cinematográfico después de años dándose a las drogas y el alcohol. El filme no es sólo un éxito de taquilla, sino también de crítica, a pesar de los prejuicios no sólo contra el protagonista, sino también contra su director, un Jon Favreau (Elf, Zathura) que venía de dirigir comedias y filmes juveniles. No sólo demostraron ser las mejores elecciones para sus respectivos trabajos, sino que crearon, junto al resto del equipo, una de las mejores películas de Marvel Studios y uno de los mejores filmes comiqueros que podemos disfrutar en la historia de este subgénero cinematográfico. La película no sólo es redonda en sí misma, sino que nos presentaba lo que nunca antes habíamos visto en el cine pero sí en los cómics: un universo compartido. En los cómics (especialmente en los de Marvel y DC) los personajes podían compartir aventuras, unirse entre ellos, luchar unos contra otros e incluso sucesos de una colección tenían consecuencias en otras. Por ejemplo, Daredevil podía unirse a los Cuatro Fantásticos para luchar contra el Doctor Muerte, Spiderman podía enfrentarse a Cráneo Rojo y una orgía de destrucción por parte de Magneto era comentada en las páginas de las aventuras del Capitán América. Evidentemente, por cuestiones de derechos con respecto a ciertos personajes en el cine, no todos estaban disponibles para este universo compartido, pero sí los que todavía poseía Marvel Studios, los cuales no eran moco de pavo si tenemos en cuenta que tenían a Iron Man, Hulk, Thor, el Capitán América... Salvo por Lobezno, Spiderman y los Cuatro Fantásticos, Marvel Studios poseía a todos los grandes, tanto protagonistas como secundarios. Y este universo compartido se inició con "Iron Man", especialmente con su famosa escena post-créditos (un grandioso extra que popularizó Marvel Studios y que desde entonces siempre usa en sus filmes) donde el Nick Furia de Samuel L. Jackson (Pulp Fiction, Django desencadenado) le confirmaba a Tony Stark que no era el único superhéroe de la Tierra y que iba a hablarle del proyecto Vengadores.

Los Maximoff, los mejorados protegidos de Strucker


Esas palabras cambiaron todavía más las cosas. No era sólo que "Iron Man" formase parte de un universo comiquero mayor y con continuidad, sino que los planes de Marvel Studios iban dirigidos a llevarnos al cine a los Vengadores al completo, es decir, a unir en una misma película a personajes como Thor, el Capitán América, Iron Man y Hulk, entre otros, para hacerlos luchar contra una gargantuesca amenaza común. ¡Una pasada! Se descubrió entonces que Marvel Studios iba a formar su universo mediante diferentes fases y que la Fase 1 concluiría con "Los Vengadores". Pero para llegar a ellos había que ir dando pequeños pasos en forma de películas y, ¿cuál era el siguiente? "El increíble Hulk", la segunda película del personaje para el cine tras la buena y a la vez aburrida intentona de "Hulk" de Ang Lee (Tigre y Dragón, La vida de Pi) con la Universal, que no tardó en devolver los derechos al pensar que no iba a sacarle más jugo al Gigante Verde de Marvel. Es muy cierto que "El increíble Hulk" es una gozada como cine de entretenimiento, pero se quedó a medio gas comparada con "Iron Man", tanto en recaudación como en críticas, aunque, eso sí, acabó siendo el filme de Hulk que todos los fans queríamos ver. Y, lo más importante, daba más pasos hacia delante con respecto al universo compartido de Marvel Studios; desde las menciones al suero del Capitán América hasta los guiños a Nick Furia, sin dejar de lado la escena post-créditos donde Tony Stark se encontraba con el abatido general Ross.

2010. Marvel Studios permaneció dos años en silencio, o casi, algo que hoy por hoy parecería inconcebible si tenemos en cuenta que habrá años en los que estrenen hasta tres películas. Llegó "Iron Man 2" y ese fue el más importante paso que se daba entonces para "Los Vengadores", no sólo porque teníamos más Nick Furia, no sólo porque Tony Stark era puesto a prueba para la iniciativa Vengadores, no sólo porque SHIELD tenía más importancia, no sólo porque se ahondaba en el pasado de Tony Stark y ya se nos daban ciertas pistas sobre el Teseracto y el trabajo de Howard Stark, sino por la presencia de Scarlett Johansson (Una canción del pasado, Lucy) como la Viuda Negra. ¡Ah! Y, por supuesto, hay que incluir aquí la escena post-créditos donde el carismastico agente Coulson daba con el martillo de Thor en el desierto de Nuevo México. "Iron Man 2" era bastante buena y consiguió todo un taquillazo, pero se quedaba por debajo de la primera parte a pesar de que, incluso así, superaba a "El increíble Hulk". Sin embargo, esta secuela era la confirmación de que Marvel Studios iba por el buen camino. Mientras lo hacía, las demás productoras no sólo sacaban poco partido a los personajes que permanecían en sus manos, sino que iban perdiendo los derechos de muchos de ellos poco a poco y debían ir cambiando los planes debido a los movimientos de Marvel Studios, inteligentes movimientos que nadie se esperaba.

La Torre Vengadores, base de los héroes más poderosos de la Tierra


2011. Marvel Studios pega un puñetazo sobre la mesa. Se estrena "Thor" que nos presenta al Dios del Trueno en el cine, dejando las semillas necesarias para la historia de "Los Vengadores", como veíamos no sólo durante todo el filme, sino también en la escena post-créditos, esa en la que el magnifico Loki de Tom Hiddleston (Medianoche en París, Padre de familia), tras sobrevivir al enfrentamiento contra el mismo Thor de Chris Hemsworth (Star Trek, La cabaña en el bosque) usa al profesor Selvig para acercarse al Teseracto que ha permanecido durante años en manos de SHIELD. En "Thor" no sólo teníamos más SHIELD que nunca, sino más protagonismo del agente Coulson además de presentarnos Asgard (concepto sumamente importante en el universo de Marvel Studios) y a sus más importantes ciudadanos, además del cameo del Ojo de Halcón de Jeremy Renner (Dahmer, Ángel), otro de los Vengadores que veríamos más tarde en el cinta de Joss Whedon. El resto de piezas que darían lugar a "Los Vengadores" las tendríamos en "Capitán América: El primer vengador", estrenada poco después y que trasladaba las aventuras de Marvel Studios a la Segunda Guerra Mundial, mostrándonos el origen del Capi además de sus enfrentamientos contra Hydra (otro concepto de vital importancia para el universo Marvel Studios) y Cráneo Rojo, además de darnos ciertas claves sobre lo que veremos en la sobresaliente "Capitán América: El Soldado de Invierno". Si bien es cierto que "Capitán América: El primer vengador" era bastante más sólida que "Thor", ambas sigue la estela de calidad que va dejando tras de sí Marvel Studios, teniendo en cuenta que en esta Fase 1 debían esforzarse por dar a conocer con éxito las primeras andaduras de todos estos personajes. Y lo estaban logrando, eso sí.

2012. Llegó la gran fecha y muchas cosas podían salir mal. "Los Vengadores" se estrenó y, bueno, no sólo se convirtió en la película más valorada de Marvel Studios, sino en el tercer filme más taquillero de la historia y una de las mejores producciones comiqueras de este subgénero, para algunos incluso la mejor y con diferencia. Joss Whedon hizo muy, muy bien su trabajo, sobre todo teniendo en cuenta todas las expectativas puestas, todas las apuestas y todos los juguetes que tenía que manejar. No sólo hizo una película divertida, sino tremendamente entretenida, muy comiquera, conectada a la perfección con el resto de filmes de Marvel Studios, repleta de acción y épica, espectacular y que nos dejaba numerosas pistas sobre los siguientes pasos de Marvel Studios para la Fase 2, la que comenzaría el siguiente año. Todo cambió con "Los Vengadores", no sólo el rumbo de las nuevas películas del estudio, sino también el modo de ver las películas comiqueras hasta el punto de que Warner-DC se replanteó la estrategia a seguir a partir de "El Hombre de Acero". "Los Vengadores" sigue siendo hoy tan buena como el primer día, repleta de escenas para el recuerdo y dialogos impactantes, toda una joyita de esas que se van revalorizando a cada año que pasa desde su estreno. ¿Y qué decir de su escena post-créditos? Nos mostraba a Thanos, el Titán Loco, uno de los más poderosos y enconados enemigos de los Vengadores en los cómics, el personaje que había estado tirando de los hilos de Loki en el filme para que le consiguiera el Teseracto, en realidad, una de las poderosas Gemas del Infinito, una de seis que, junto al Guantelete del Infinito, le dan a su poseedor poder suficiente para controlar todo el universo.

Siempre creamos lo que más tememos


2013. "Iron Man 3" es la primera película de la Fase 2 de Marvel Studios, una fase más madura, oscura y que llegaba para hacer cambios muy, muy importantes en el universo compartido del estudio. Todo eso ya nos lo mostraba el filme, con un Tony Stark con ataques de ansiedad y miedo tras lo ocurrido en Nueva York, un Tony Stark que debía reinventarse para poder sobrevivir al peor de sus enemigos, un Tony Stark que debía mirar al pasado y volver a ser lo que era, un Tony Stark que vivía un final de ciclo con la última entrega de su trilogía, una trilogía que funciona como un mecanismo único con el que quizá nunca se complemente una cuarta entrega largamente rumoreada pero, por ahora, nunca confirmada. Bastante independiente de las demás películas de Marvel Studios, a pesar de los guiños y referencias de rigor, y pese a lo que muchos creyeron, Stark no acababa dejando de ser Iron Man al final de la película, sino reafirmándose en su rol como Hombre de Hierro, eso sí, reinventado para la ocasión. Tan "independiente" era el filme que la escena post-créditos nos presentaba a Bruce Banner escuchando la historia de Stark y aburriéndose con ella, una escena más cómica que seria pero que ya nos mostraba un detalle bastante importante: Banner y Stark trabajaban juntos desde "Los Vengadores". Además, ¿quién puede negar que "Iron Man 3" ya poseía ciertas semillas de "Los Vengadores: La era de Ultrón"? La Legión de Hierro, amigos, la Legión de Hierro.

Ese mismo año se estrenó "Thor: El mundo oscuro", mucho mejor que su primera entrega y, acorde a su nombre, más oscura, adulta y seria. Como "Iron Man 3", nos presentaba una historia enlazada con "Los Vengadores", dándonos a un Thor más sabio, más heroico y a un Loki encerrado por sus crímenes contra la Tierra, un Loki que más tarde hacía equipo con su hermano para vengar una de las muertes importantes que tenían lugar en el filme, otorgándonos algunos de los mejores momentos del filme (en serio, el Loki de Hiddleston no sólo se merece una película para sí solo, sino un hueco en los Vengadores). Esta segunda parte de las aventuras cinematográficas del Dios del Trueno estaban muy conectadas con el resto del universo de Marvel Studios, además de dejarnos algunas claves que pasan por "Los Vengadores: La era de Ultrón" y apuntan a la próxima "Thor: Ragnarok", sobre todo en el inmenso cliffhanger final del filme y las dos escenas post-créditos; en la primera de ellas, pre-créditos en realidad, conocíamos al Coleccionista, a quien Lady Sif y Volstagg le entregaban el Éter, otra de las Gemas del Infinito, para que la guardase; en la segunda escena, esta sí post-créditos, Thor volvía a la Tierra para quedarse en ella, algo que vemos en "Los Vengadores: La era de Ultrón". Si a eso le sumamos el hecho de que tanto "Iron Man 3" como "Thor: El mundo oscuro" volvían a elevar la calidad de los filmes del estudio y sus recaudaciones en taquilla (sobre todo el final de la trilogía sobre Tony Stark) era bastante evidente que la productora continuaba haciéndolo muy, muy bien.

Los Vengadores, un equipo bien avenido


2014. Y Marvel Studios volvió a conseguirlo. En un mismo año no sólo nos dio dos de sus mejores filmes, sino dos de las mejores películas comiqueras que nos podamos encontrar en este subgénero (ojo, he dicho comiqueras, porque hay mucha tela que cortar sobre si ambas son de superhéroes o no) y dos de las grandes sorpresas cinematográficas de los últimos años. Primero llegó "Capitán América: El Soldado de Invierno", con una trama que nos contará el día a día de Steve Rogers en el presente tras "Los Vengadores", es decir, formando parte de SHIELD y equipo regular con la Viuda Negra, además de su nueva amistad con Sam Wilson, también conocido como el Halcón. De la noche a la mañana, y gracias a Nick Furia, el Capi descubre una trama de corrupción dentro de SHIELD hasta el punto de que destapa que prácticamente toda la agencia está infestada por Hydra, que no murió en la Segunda Guerra Mundial, sino que permaneció oculta a los ojos del mundo, alargando sus tentáculos dentro de la agencia de defensa y espionaje. Además, la trama también nos contaba la historia del Soldado de Invierno, una de las mejores historias de los cómics del Capitán América que nos descubría que el mortal enemigo conocido como el Soldado de Invierno era en realidad Bucky, fiel amigo de Steve Rogers en la Segunda Guerra Mundial. Esta secuela no sólo superaba en todo a su predecesora, sino que confirmaba que la Fase 2 de Marvel Studios nos daba películas más adultas, oscuras, maduras y dispuestas a cambiarlo todo; y vaya si este filme lo cambió todo, ¡nos dejó con un universo sin SHIELD! ¿Os imagináis qué ocurrió con la serie de televisión "Agentes de SHIELD"?

Como con "Iron Man 3" y "Thor: El mundo oscuro" ya encontrábamos semillas de "Los Vengadores: La era de Ultrón" en "Capitán América: El Soldado de Invierno", aunque, en este caso, casi al por mayor, sobre todo teniendo en cuenta el final de la película, con Nick Furia yendose a Europa a continuar con su trabajo pero en secreto y con un Capitán América que, junto al Halcón, estaba más que dispuesto a encontrar a Bucky. Por si eso no fuera suficiente, la escena pre-créditos nos mostraba un adelanto de la secuela de "Los Vengadores", con el Barón Strucker como máximo gobernante de Hydra adelantando los ataques a sus bases por parte de los Vengadores, al mismo tiempo que descubríamos que había estado experimentando con la vara que Thanos le proporcionó a Loki y que la había usado para crear mejorados como los gemelos, es decir, Pietro y Wanda Maximoff, o lo que es lo mismo, a Mercurio y la Bruja Escarlata, a quienes veíamos brevemente en dicha escena. En pocas palabras, "Capitán América: El Soldado de Invierno" acabó siendo, dicho sin ánimo despectivo, una especie de "Los Vengadores 1.5" que dejaba preparado el camino a "Los Vengadores: La era de Ultrón". Pero el 2014 todavía nos reservaba otra gran sorpresa.

¿Qué ha enfadado a Hulk?


No, no me refiero a "Agentes de SHIELD" y "Agente Carter", dos series con las que conocer mejor el universo de Marvel Studios, tan conectadas con las películas que mientras que en la primera hemos tenido cameos como el de Nick Furia, Maria Hill y Lady Sif, además de cruces con los sucesos de los filmes (el cambio a partir de la caída de SHIELD ha sido fantástico), en la segunda hemos disfrutado de cómo se va creando SHIELD desde los sucesos de "Capitán América: El primer vengador", cameos incluidos, por supuesto. Es cierto que a "Agentes de SHIELD" le costó arrancar, pero en cuanto comenzaron los cruces con las películas de Marvel Studios y la serie empezó a despegar con respecto a sus tramas y personajes, la calidad se elevó. Probad a ver seguida toda la primera temporada, porque es una auténtica pasada. ¡Ah! Y la segunda temporada no sólo no baja el nivel, sino que lo sube, ¡y eso que todavía no he visto el cruce con "Los Vengadores: La era de Ultrón"! ¿Volveremos a tener cambios importantes al respecto? Estoy seguro de que sí (ya hemos tenido cambios que no tenían que ver con los filmes), cambios que no pueden darse en "Agente Carter" al ser una especie de precuela del universo Marvel Studios actual y secuela de "Capitán América: El primer vengador", una serie que cuenta por ahora sólo con una temporada de ocho capítulos de notable. Eso sí, ¿habrá segunda temporada? Todo apunta a que sí, pero no aplaudamos todavía; seamos cautos con el mundillo televisivo y las renovaciones.

No, no voy a hablar ahora de las series de Marvel Studios y Netflix, aunque me encantaría dedicarle una buena reseña a la sobresaliente "Daredevil", pero quizá sea desviarme demasiado del tema, así que voy a ir a por la segunda sorpresa de 2014 que nos dio Marvel Studios... ¡"Guardianes de la Galaxia"! Ante el tono serio, casi sin bromas, maduro, oscuro y de thriller político que nos ofrecía "Capitán América: El Soldado de Invierno", "Guardianes de la Galaxia" nos ofrecía todo lo contrario pero sin caer en la parodia, ni mucho menos. Tenemos un filme gamberro, divertido, sorprendente, espectacular y que bebe directamente de "Star Wars" y similares, con mucha nostalgia de por medio, emotividad a cascoporro cuando toca y protagonistas con los que es imposible no encariñarse (con todos, por cierto). Además, "Guardianes de la Galaxia" tuvo algo bastante curioso, y no es el hecho de que fuese más que un "Los Vengadores en el espacio" protagonizada por personajes desconocidos que ahora son tan populares como los mismos Vengadores, sino que estábamos ante el filme más independiente de la continuidad de Marvel Studios... y, al mismo tiempo, no. Me explico. Independiente porque las aventuras de los Guardianes de la Galaxia no tenían nada que ver con Iron Man, Hulk o el Capitán América, ni con Hydra, ni... Es decir, que tenían lugar en un entorno de ciencia-ficción con naves espaciales y galaxias remotas entre otras características. Sin embargo, nos encontramos ante una película que está bastante conectada con las principales tramas cósmicas que lleva planteando Marvel Studios desde "Thor". En "Guardianes de la Galaxia" los protagonistas persiguen un extraño orbe que contiene una de las Gemas del Infinito, ya sabéis, una más junto al Éter y el Teseracto (el primero en manos del Coleccionista y el segundo en manos de Odín), además de aparecer Thanos mucho más tiempo que su cameo en "Los Vengadores", ¡si incluso Ronan el Acusador acababa con el Otro, el siervo de Thanos que vimos en la primera película de Whedon! Y eso sin hablar de los guiños y referencias a otros conceptos cósmicos de Marvel Studios. En fin, "Guardianes de la Galaxia" lo dejaba todo preparado para "Avengers: Infinity Wars" y la guerra que está organizando Thanos para conseguir todas las Gemas del Infinito.

Nick Furia siempre está dispuesto a echar una mano


Y algo de eso también hay en "Los Vengadores: La era de Ultrón", aunque parezca a priori que no y sin entrar en spoilers. Porque la presencia de las Gemas del Infinito es una de las grandes sorpresas que nos guarda la película de la que, después de este repaso a todos los filmes de Marvel Studios, toca ahondar en la reseña. Joss Whedon ha subido las apuestas con esta segunda parte, algo lógico, además de cumplir prácticamente todas las promesas que hizo tras el estreno de "Los Vengadores". El director nos confirmó que sería una película más intima, menos ambiciosa y que trataría más sobre las relaciones entre los vengadores y lo que los hacía un equipo que en la acción, las invasiones alienígenas y los conflictos que traen de su pasado nuestros héroes. ¿Ha cumplido Joss Whedon? ¿De verdad? Sí. Un sí rotundo. "Los Vengadores: La era de Ultrón" no sólo nos cuenta el enfrentamiento del equipo contra Ultrón, la maquiavelica creación de Tony Stark y Bruce Banner, sino que también les hace replantearse a los Vengadores por qué son los Vengadores y su posición en el mundo que tratan de proteger. ¿De verdad los necesita la Tierra? ¿Por qué no cambian las cosas? ¿Sólo actuando de forma pasiva cuando el mal aparece? ¿No hay una solución definitiva para desastres como el de Nueva York? Whedon, muy inteligente él, también se encarga de ahondar en las relaciones entre vengadores, tanto las buenas como las malas, en bucear en sus miedos y, además, en añadir más vengadores a la ecuación. Porque, al fin y al cabo, los Vengadores nunca han sido un equipo fijo de superhéroes, sino que cada dos por tres en los cómics sus miembros han ido rotando; unos se van y otros llegan. Y, muchas veces, esto ha tenido que ver con las necesidades que han tenido con respecto a la amenaza a combatir.

Como habréis podido adivinar por mis palabras, esta secuela es mucho más comiquera que la primera parte. Sí, en su momento ya dije que "Los Vengadores" me parecía un cómic en movimiento, y es muy cierto, lo sigo pensando. Pocas son las adaptaciones de las que podría hablar así; quizás "Superman" de Richard Donner (Arma Letal, Arma Letal 2), "Spider-Man 2" de Sam Raimi, "Iron Man", la mencionada "Los Vengadores" y ahora "Los Vengadores: La era de Ultrón", que es un cómic de los Vengadores hecho carne hasta el más mínimo detalle. Lo explicaré de otra forma; "Los Vengadores" estaba dirigida por un experto comiquero (Whedon ha escrito hasta cómics y, bueno, ¿acaso "Buffy cazavampiros" no es una serie sobre una superheroína sobreviviendo a la vida y los villanos que la atacan) pero iba dirigida al gran público a pesar de ser muy comiquera. "Los Vengadores: La era de Ultrón" sigue estando dirigida por un comiquero y para todo el mundo, pero Whedon le ha puesto extra de ketchup comiquero para que los que somos fans de Marvel disfrutemos todavía más. Y vaya si lo ha logrado. Lo diré de otro modo: hace fatal tener muchas agallas para llevar a una personaje como la Visión al cine... ¡Y encima le ha salido de diez! Por no hablar de Ultrón, Mercurio, la Bruja Escarlata, Strucker, Ulysses Klaw, Wakanda, Hulk contra el Hulkbuster de Iron Man, los últimos minutos de la película, la escena "post-créditos", Sokovia, la Legión de Hierro, los Nuevos Vengadores, los Vengadores reconocidos como héroes y dioses, la Torre de los Vengadores... Whedon ha vomitado sobre esta película toda su vena friki y le ha salido muy, pero que muy bien.

Ulysses Klaw, directamente sacado de los cómics


¿Qué nos cuenta "Los Vengadores: La era de Ultrón"? Situada justo después de "Capitán América: El Soldado de Invierno", asistimos al enfrentamiento de los Vengadores, ya situados como héroes reconocidos con base de operaciones y todo, contra lo que queda de Hydra, es decir, unas pocas bases como se nos decía en la secuela de las aventuras cinematográficas del Capitán América. Aunque todo parece bajo control, en la base donde se oculta el Barón Strucker, nuevo líder de Hydra, encuentran no solamente la vara que Thanos le otorgó a Loki y con la que éste controlaba a la gente, sino también los experimentos de Strucker con personas e inteligencia artificial. Los primeros han dado paso a los gemelos, dos hermanos mejorados gracias al poder de la piedra que lleva la vara y que guardan bastante rencor a Tony Stark, rencor que pueden trasladar físicamente al millonario gracias a sus nuevos poderes. Pero, ¿y los segundos? ¿Los experimentos con inteligencia artificial? Pues esos dan ciertas ideas a Tony Stark para actualizar junto a Bruce Banner el llamado programa Ultrón, y eso es lo que hacen ambos a espaldas del equipo, usar la vara de Loki para crear una inteligencia artificial que usarán para defender a la Tierra de amenazas como la invasión Chitauri que asoló Nueva York.

Como era de prever, si tenemos en cuenta que la vara de Loki provenía del mismo Thanos, todo sale mal. Ultrón adquiere vida propia y su conclusión es que para proteger a la humanidad hay que eliminar a los Vengadores, los únicos que pueden detenerle, el principal objetivo de su ira y, después, exterminar a toda la raza humana para poder hacer que la humanidad renazca de sus cenizas mejor que nunca. En pocas palabras, para hacer una tortilla hay que romper algunos huevos, y Ultrón pretende destrozar toda la cesta... y el resto de los que hay en el supermercado. Por si eso no fuera suficiente, el robot psicópata usa a los gemelos para enfrentarlos a los Vengadores, especialmente a la Bruja Escarlata, cuyos poderes destrozan por dentro a los superhéroes, provocando que deban esconderse para poder replantear los planes a seguir. Será entonces cuando los Vengadores reflexionen sobre su papel en el mundo, sobre sus miedos, sobre el futuro que les aguarda y sobre las relaciones que mantienen entre ellos. ¿Están preparados para vencer a Ultrón? ¿El planeta les necesita realmente? ¿Podrían ser los monstruos que los Maximoff creen? Tendrán que resolver todas estas cuestiones antes de enfrentarse al mayor de los retos, y no es sólo Ultrón, sino la confianza que guardan los unos en los otros.

Ultrón, gran villano de la película


Si algo es "Los Vengadores: La era de Ultrón" es espectacular, épica y sorprendente. "Los Vengadores" poseían escenas que quedaban para el recuerdo, pero esta segunda parte no se queda atrás. Es una lástima no poder soltar spoilers, porque muchas de esas escenas son grandes sorpresas que nos regala Whedon, como por ejemplo, el momento martillo, los últimos minutos de la película donde se nos presenta el futuro que nos espera en las próximas películas con respecto al equipo de superhéroes o varias partes de la batalla final, una última media hora que encadena gran escena tras gran escena hasta el punto de que es un no parar de desencaje de mandíbulas. Si la batalla contra los chitauri ya fue grandiosa, la última pelea contra Ultrón eleva todavía más el nivel, y eso que, personalmente, no creía que fuera posible. Y eso que no he mencionado todavía la brutal pelea entre Iron Man y Hulk, el primero con la salvaje armadura Hulkbuster(uno de los más espectaculares enfrentamientos en una película comiquera que podamos disfrutar), los choques contra los gemelos, el asalto a la base de Strucker (qué bien sigue quedando el Capitán América moviéndose como el supersoldado que se nos presentó en "Capitán América: El Soldado de Invierno") o toda la escena del camión. En este aspecto, Whedon ha ido a por el más todavía, poniéndoles las cosas muy difíciles a quienes intentan igualar las mencionadas escenas de acción en los próximos proyectos de Marvel Studios, sobre todo con los Vengadores de por medio.

Sin embargo, no estamos sólo ante escenas de acción donde diversos muñequitos se mueven sin ton ni son eliminando a sus enemigos, algo que es fácil que ocurra en una película de superhéroes. Cada personaje lucha como su personalidad lo requiere, con las habilidades que tienen, todas diferentes entre sí (por ejemplo, es fácil diferenciar el estilo de lucha de la Viuda Negra y el de Ojo de Halcón), estando lejos de ser meros muñecos sin personalidad, tanto fuera como dentro de las escenas de acción. Podemos añadir a este suculento guiso el hecho de que entre escena y escena de acción tenemos diálogos geniales entre los personajes, buenas dosis de emotividad, conflictos personales a tutiplen y algún que otro parón necesario para que podamos coger aire. ¡Ah! Y humor, por supuesto. Es cierto que "Los Vengadores: La era de Ultrón" es más seria, oscura e intima que su predecesora, pero eso no quiere decir que no tenga una buena dosis de humor. Los enfrentamientos entre Ojo de Halcón y Mercurio, Tony Stark siendo Tony Stark, algunas conversaciones entre Bruce Banner y la Viuda Negra, las coñas de Stark con respecto a los buenos modales de Steve Rogers, algunas frasecitas de la Visión y, sobre todo, la parte de la fiesta son grandes ejemplos del humor de Whedon en la película. Por supuesto, no me gustaría dejar de lado la mala leche y el humor negro del que hace gala Ultrón en más de un momento (y que da bastante mal rollo) o uno de los mejores gags de toda la película y puede que de Marvel Studios en general: el ascensor que es digno. Quizá falten escenas como esa de "Los Vengadores" donde Hulk vence a Loki a golpes (algo parecido hay en esta segunda parte, ojo), el momento en el que Hulk golpea a Thor o escenas como esa en la que Stark pilla a uno de los agentes de SHIELD jugando a los marcianitos, pero para compensar estamos ante una película más seria, más adulta y madura, con más sorpresas y giros argumentales (hay muertos, voy avisando) y mayor número de momentos emotivos.

Ojo de Halcón, poseedor de algunos de los mejores diálogos del filme


Esto conecta perfectamente con la delicia de diálogos que Joss Whedon (quien también escribe el guión de la película, por cierto) ha preparado para la película, aunque, como en la primera parte, hay personajes que los tienen mejores que otros. Es Thor quien sale perdiendo, y ni siquiera así, porque como en "Los Vengadores", Joss Whedon ha sabido equilibrar lo bastante bien la película como para que todos tengan su momento estelar. Sin embargo, podría asegurar que es Ojo de Halcón quien se lleva los mejores diálogos de todo el filme; la arenga a la Bruja Escarlata en la parte final de la película no sólo es magnifica, sino que además toca la fibra sensible de cualquier fan comiquero de los Vengadores. Ultrón no se queda atrás con frases con muy mala leche, como decía más arriba, pero no es el único androide con grandes diálogos, ya que la Visión suelta algunos de los mejores de toda la película, de esos que se te quedan grabados a fuego, sobre todo a la hora de razonar sobre la especie humana y la desconfianza que los Vengadores tienen sobre él... y hasta aquí puedo contar. Pero si hay buenos dialogos, ¿eso quiere decir que también tenemos personajes bien desarrollados? Por supuesto. Joss Whedon, experto en hacer crecer a los personajes con los que trabaja, no ha desaprovechado la oportunidad y nos da una buena muestra de lo bien que lo hace moldeando a personajes ficticios para hacerlos reales. Como en los diálogos, como en "Los Vengadores", todos los personajes tienen su momento, pero no se puede negar que Whedon se ha centrado más esta vez en Ojo de Halcón y la Viuda Negra que en los demás, sin dejar de lado, por supuesto, a Bruce Banner, Tony Stark, Steve Rogers y a los nuevos Ultrón, la Bruja Escarlata, Mercurio y la Visión, personajes nuevos que Whedon sabe aprovechar al máximo, incluso a Mercurio. De nuevo es Thor el que sale peor parado, aunque no es que esté mal, no, pero su tratamiento no se encuentra a la altura del de los demás.

Eso me lleva a hablaros de los personajes. Comencemos con Tony Stark, el causante de todo el lío Ultrón al crearlo sin decirles nada a sus compañeros pese a las advertencias de Bruce Banner, su socio en el nacimiento del androide asesino. Pese a lo que pudiera parecer, Iron Man no es tan protagonista de este filme como lo era de "Los Vengadores"; Whedon controla mejor al que es el vengador cinematográfico más famoso, popular, querido y carismático. No es que Stark sea un secundario, en absoluto, ya que tiene algunas de las mejores escenas del filme y, además, es el causante de la principal amenaza de la historia (¿también de la secundaria? Recordemos que los Maximoff le odian), pero ese rol de eterno protagonista lo deja de lado, ¡otro acierto del filme! Además, aquí es quien financia, como muchas veces en los cómics, a los Vengadores, la explicación de que estos no sólo usen la antigua Torre Stark como base, sino que tengan nuevos uniformes, equipamiento y armas acordes a sus nuevos papeles como héroes reconocidos. De ahí los bastones y el traje de líneas luminosas de la Viuda Negra, el nuevo uniforme y flechas de Ojo de Halcón, el nuevo traje y forma de recuperar el escudo del Capitán América e incluso los nuevos pantalones elásticos de Hulk. Una nueva prueba de que si en "Los Vengadores" los héroes se unían por primera vez, aquí ya están acostumbrados a actuar juntos como todo un equipo hecho y derecho de superhéroes o dioses como son vistos por la gente normal y corriente.

Bruce Banner y Tony Stark, amigos y compañeros de trabajo


Sigamos como los personajes. Poco ha hecho Whedon con el Capitán América interpretado por un Chris Evans (Los Cuatro Fantásticos, No es otra estúpida película americana) que ya ha hecho suyo el papel. Digo poco porque Whedon ha cogido lo que se hizo con él en "Capitán América: El Soldado de Invierno", con la diferencia de que, como bien indica Stark y se demuestra en las diferentes escenas de lucha, Steve Rogers es todo un líder; y si no es valen esos ejemplos, atentos a los minutos finales de la película, puro cómic si recordamos que en la colección original de Marvel el Capi era quien formaba y lideraba al equipo de Vengadores de Mercurio, la Bruja Escarlata y Ojo de Halcón, a comienzos de la serie allá por los 60. Con Bruce Banner ocurre algo parecido que con Stark, es decir, Whedon lo usa de forma genial pero lo deja un poco de lado como personaje único con respecto a la primera parte, teniendo mucho más peso sus dilemas morales y su relación con la Viuda Negra (personalmente me ha gustado bastante) que lo que se nos contaba en "Los Vengadores". Eso sí, la parte en la que se transforma en un Hulk desatado es alucinante, con un Hulk salvaje perfectamente caracterizado y que nos demuestra por qué todo el mundo teme una alerta verde. Una pena que no veamos lo que le pasa por la mente en esos momentos, al contrario que con otros personajes cuando sufren una de las pesadillas de la Bruja Escarlata (tranquilos, no es ningún spoiler ya que se ve en los trailers). Como curiosidad, en dicha escena se pensó en poner al famoso Hulk Gris, aunque al final se dio marcha atrás, ¿del todo? Va a ser que no. Fijaos en la tonalidad de verde de Hulk en la batalla contra Iron Man dentro del Hulkbuster.

Como os decía más arriba, Thor es el que sale perdiendo con respecto a su trato como personaje. Repito, no es que sea maltratado, pero los demás están mucho mejor llevados que él y, en comparación, al final sale perdiendo. Tiene sus momentos, claro (atentos a la discusión sobre el martillo y para lo que da los debates sobre quién es digno), pero, aunque Chris Hemsworth sigue siendo un Thor bastante competente, se nota que ha sufrido bastantes recortes en cuanto a sus escenas, recortes de los que os hablaré más tarde. Dejaré para más adelante a Ojo de Halcón y la Viuda Negra y me centraré ahora en dos de los personajes nuevos: Mercurio y la Bruja Escarlata. Lo cierto es que son de las grandes sorpresas del filme, especialmente la segunda, interpretada por una notable Elizabeth Olsen (Godzilla, Oldboy) repleta de matices y cuyo personaje tiene unos poderes bastante atractivos para la gran pantalla, a pesar de haber sido cambiados sutilmente con respecto a los cómics (aunque me da la sensación de que se van a ir pareciendo más en el futuro). Mercurio está mucho mejor de lo que se pensaba en un principio, interpretado por un siempre genial Aaron Taylor-Johnson (Kick-Ass, Godzilla) que ya es un actor bastante reconocido en el cine fantástico y los blockbusters. Atentos a cuando empieza a usar su velocidad  para destrozar a las copias de Ultrón, porque es para quedarse boquiabierto, aunque la Bruja Escarlata, repito, no se queda atrás y acaba quedando incluso mejor. Dos grandes inclusiones para el universo de Marvel Studios que quedan muy bien en pantalla en todos los aspectos. Ojo a la descripción que da Maria Hill sobre ambos, porque es la más exacta que os vais a poder encontrar. Además, son personajes muy comiqueros que dan para unos cuantos guiños (fijaos en quién salva al final a la Bruja Escarlata). Tampoco quiero dejar de lado el uso de los poderes de la Bruja Escarlata para crear "pesadillas" que ahondan en los peores miedos de los protagonistas y que nos dan muchas de las mejores escenas del filme, ¡oro puro, os lo puedo jurar! Y, ojo, tened en cuenta que la Bruja Escarlata en solitario elimina de la ecuación a los Vengadores al completo... Alucinante.

La Bruja Escarlata, de lo mejor de la película


Hablemos ahora de las dos grandes estrellas del filme, la Viuda Negra y Ojo de Halcón, sobre todo el segundo. Y es que, si en "Los Vengadores" el arquero era usado más bien como una especie de villano (¿referencia a su carrera como criminal en los cómics antes de unirse a los Vengadores?) más que como el vengador que es, aunque al final se redimió. Muchas quejas hubo al respecto, así que no es de extrañar que en esta secuela se haya dado la vuelta a la tortilla y Ojo de Halcón tenga incluso su propia trama con más de un giro argumental realmente inesperado. Si en los cómics existen vengadores que son el corazón del equipo (por ejemplo, la Visión), aquí es Ojo de Halcón el que lo es, la personaje normal que camina entre dioses y que logra que estos sigan unidos para defender el mundo. En serio, Jeremy Renner hace un trabajo de sobresaliente y su personaje se lleva algunos de los mejores momentos del filme, como ya os he ido indicado en la reseña hasta ahora; lo siento, pero no puedo soltar nada más sin entrar en spoilers. La Viuda Negra no se queda atrás, aunque es cierto que es una personaje que ya ha sido más usado en anteriores filmes de Marvel Studios que Ojo de Halcón (éste estuvo a punto de participar en "Capitán América: El Soldado de Invierno), pero aquí la trama con Bruce Banner y Hulk, que nos da alguna que otra escena bastante bonita, nos permite ahondar todavía más en su personalidad desde puntos de vista de los que no habíamos disfrutado en las anteriores apariciones del personaje en los filmes de la productora.

¿Y qué tal la Visión? Poco os puedo contar de este personaje sin entrar en spoilers, uno de los más importantes y queridos vengadores de la historia de los cómics del grupo, además de uno de los más poderosos. Eso sí, toda la trama de su creación, la desconfianza de los Vengadores hacia él (de nuevo, ¡muy de cómic!) y los enfrentamientos contra Ultrón son una gozada, junto a sus líneas de dialogos y todas las escenas que nos da, que no son pocas, porque no es uno de estos personajes que entran a última hora y apenas si son secundarios. El trabajo que hace Paul Bettany (Legión, El sicario de Dios) es magnifico, tanto que ya tengo ganas de volver a disfrutar del personaje en el cine, por no hablar de que todos los esfuerzos que ha hecho Marvel Studios por esconder a la Visión han funcionado perfectamente. ¡Ni siquiera lo llegamos a ver por completo en los trailers! Qué bien entran personajes así sin spoilers de por medio. Y, bueno, ¿qué tal Ultrón, os preguntaréis? Personalmente me ha gustado mucho, mucho, mucho. Quizá no tanto como Loki, pero éste ya ha tenido más oportunidades para ser desarrollado, lo cual no hace justa la comparación. Ultrón, interpretado integramente por el genial James Spader (Stargate, The Office), tanto por captura de movimiento como poniéndole la voz (algo que sólo se puede disfrutar en la versión original, claro, aunque el doblador español lo haga de sobresaliente) funciona tan bien que para mí ya es uno de los mejores villanos Marvel cinematográficos, y no digamos ya de los de Marvel Studios. Da miedo, mal rollo, es emotivo, humano, máquina, psicótico, tiene un plan de destrucción global, es poderoso, se enfada... Sé que me repito, pero Ultrón también es uno de esos robaescenas que se pasean continuamente por la película; si no me creéis, atentos a la escena con Ulysses Klaw o ese tono a lo hermano malvado de Tony Stark que se gasta durante buena parte del filme, por no hablar de las continuas y siniestras alusiones a Pinocho, canción incluida. Hay quien se queja de que Ultrón parezca demasiado humano incluso físicamente (los labios y los dientes); a mí es algo que no sólo no me ha molestado, sino que me ha gustado bastante si tenemos en cuenta el concepto de inteligencia artificial que se tiene en las películas de Marvel Studios (recordemos "Iron Man"). Además, ¿cuántas versiones de Ultrón hemos tenido en los cómics? Más humanas, más robóticas, más villanescas... ¡Incluso versiones femeninas!

¡El despertar de la Visión!


Y si vamos ahora a por los secundarios no se puede negar que Marvel Studios haya hecho los deberes con "Los Vengadores: La era de Ultrón". También se ha aprendido bastante en esta ocasión de lo que le faltaba a "Los Vengadores", y Whedon ha metido a un buen montón de personajes de anteriores películas del estudios además de otros nuevos que tendrá su importancia en el devenir de la continuidad de la productora. Por ejemplo, tenemos el regreso de Nick Furia, breve pero intento, con algún que otro momento bastante emocionante. También vuelve la Maria Hill de Cobie Smulders (Smallville, Cómo conocí a vuestra madre) aunque sus apariciones son más cortas de lo que nos gustaría a muchos. Una gozada ha sido ver a James Rhodes y a Sam Wilson, o lo que es lo mismo, a Máquina de Guerra y al Halcón, interpretados respectivamente por Don Cheadle (Crash, Traidor) y Anthony Mackie (Acero puro, Dolor y dinero), ambos geniales en sus papeles; es una gozada verlos en la película como un buen aperitivo de lo que nos espera con ellos y los Vengadores, y hasta aquí puedo leer sin desvelar alguna que otra sorpresa al respecto. Por hablar de apariciones inesperadas no puedo dejar de mencionar a Peggy Carter, Heimdall e incluso a Erik Selvig, el cientifico que conocíamos en "Thor" interpretado por Stellan Skarsgard (Dogville, El rey Arturo). Mención aparte merece el Barón Strucker de Thomas Kretschmann (Resident Evil: Apocalipsis, King Kong), un actor que por cierto me encanta; al personaje ya lo vimos en la escena pre-créditos de "Capitán América: El Soldado de Invierno" y ahí ya apuntaba maneras para convertirse en uno de los principales villanos cinematográficos de los Vengadores, pero aunque en este nuevo filme sigue dando la misma sensación al final se queda en nada. Una pena teniendo a un actor tan bueno con un personaje tan aprovechable. No pasa así con la inclusión del Ulysses Klaw de Andy Serkis (El Señor de los Anillos: Las dos torres, King Kong), actor especialista en la captura de movimiento que se apuntó al filme para dar consejos sobre Ultrón y Hulk y que, al final, se acabó llevando un papel muy, muy jugoso, el de Klaw, enemigo de Pantera Negra, asesino del padre de éste y futuro supervillano con poderes. Klaw acaba siendo una de las sorpresas más agradables del filme (en su día se especuló mucho acerca de qué personaje podría encarnar Serkis hasta que vimos el primer trailer) no sólo por la cantidad de guiños comiqueros que hay a su alrededor, sino también porque Serkis lo hace especialmente bien y la inclusión de dicho personaje es una forma de seguir expandiendo el universo Marvel en el cine. Bravo. Correctamente funciona la doctora Helen Cho, nuevo personaje del que apenas puedo contar nada por su papel en el filme, y que espero tenga más visibilidad en el futuro de Marvel Studios. Eso sí, tironcito de orejas por la ausencia de personajes esenciales de Marvel Studios como Pepper Potts, Jane Foster (aunque me da que a ésta cada vez la vamos a ver menos, y eso siendo amable), Loki, el agente Coulson... Faltas bastante importante, sobre todo si tenemos en cuenta que alguno que otro ya había sido confirmado durante el rodaje.

En cuanto a guiños y referencias, "Los Vengadores: La era de Ultrón" no sólo está llena de muchos sacados directamente de los cómics, sino también bastantes que enlazan con anteriores películas de Marvel Studios además de plantar las semillas de lo que está por llegar. Por ejemplo, SHIELD ya no existe (o apenas), algo que se ejemplifica con el hecho de que sea Tony Stark quien financie a los Vengadores o en cierta escena sorpresa casi al final de la película; el Capitán América afirma que ha estado ocupado en un caso de personas desaparecidas o lo que es lo mismo, ha estado buscando a Bucky desde el final de "Capitán América: El Soldado de Invierno"; las visiones que tiene Thor llevan a pensar que el personaje que ocupa el trono de Asgard al final de "Thor: El mundo oscuro" se las está haciendo pasar canutas a los asgardianos; el Capi habla de que Natasha estuvo muy cerca de él como así fue en "Capitán América: El Soldado de Invierno"; por supuesto, hay múltiples referencias a "Los Vengadores" y el desastre de Nueva York; la Legión de Hierro hace referencia a la última batalla de "Iron Man 3"; no podemos olvidar las referencias a las Gemas del Infinito y cierto villano que conectan con "Guardianes de la Galaxia". ¿Y las semillas que se dejan para futuras películas? Volvemos a las visiones de Thor que parecen predecir lo que nos espera en "Thor: Ragnarok"; la escena "pos-créditos" nos llevaría directamente a "Avengers: Infinity Wars"; las menciones a Wakanda, Ulysses Klaw y el vibranium enlazan con la futura "Pantera Negra"; y, por supuesto, las semillas más evidentes son esas que nos trasladan a "Capitán América: Civil War", la cual veremos el próximo 2016, un filme que más que una secuela de las aventuras cinematográficas del Capitán América tiene pinta de gran evento o, lo que es lo mismo de "Los Vengadores 2.5".

Nuevo traje y nuevo equipo para la Viuda Negra


¿Y qué tal el resto de la película? La banda sonora sigue siendo tan épica como la primera, teniendo esta vez a Brian Tyler (Iron Man 3) como su compositor principal al que se le une el ya mítico Danny Elfman (Batman, Spider-Man) para aportar su granito de arena con nuevos acordes que, sin embargo, conservan el tema principal de "Los Vengadores", que se grabó a fuego en el oído de muchos de quienes la vimos. Los efectos especiales son de lo mejorcito (atentos a la batalla entre Hulk e Iron Man con el Hulkbuster o los poderes de la Bruja Escarlata y la Visión en pantalla grande) y lo es que, a pesar de un par de tropiezos, el guión está bastante bien llevado, así como el desarrollo de la trama. Whedon sabe muy bien cómo darnos escenas de acción de infarto y meter de por medio escenas más calmadas en las que los personajes puedan hablar, relacionarse y desarrollarse, como la fiesta en la Torre Vengadores o toda la parte de la granja, escenas que, además, recuperan algunos de los mejores cómics de los Vengadores en los cuales los héroes se paraban a conversar entre ellos por los pasillos de la Torre Vengadores o la ya mítica mansión. Esas escenas eran ya deliciosas en los cómics y lo son en la película, escenas que ejemplifican bien lo que son los Vengadores. ¿Y qué decir de la emoción y el suspense que Whedon imprime a la película? Sí, hay veces que parece que los Vengadores no van a poder salvar el día o que de hacerlo van a acabarlo habiendo perdiendo bastante.

Aunque no todo es bueno, En la reseña de "Los Vengadores" no pude hablar del par de detalles que no me convencieron por el hecho de no soltar spoilers, pero esta vez puedo no cortarme porque no os voy a reventar nada. El principal defecto de la película no tiene que ver con su guión, las interpretaciones, los efectos especiales, la banda sonora... No, tiene que ver con algo peor, algo que hacen las productoras: los recortes. Hace unos meses se anunció que el filme duraría entre tres horas y tres horas y poco, lo cual era una gozada. ¡Tres horas de vengadores! ¡Yeah! Pero todo pintaba demasiado bonito, así que no se tardó en confirmar que la película duraría casi dos horas y media, más o menos como la primera. Haced cálculos y comprobad todo lo que se ha recortado. O, todavía mejor, atentos a cómo se notan los recortes en el filme. Todas las partes de Thor, que la Bruja Escarlata y Mercurio apenas charlen con Stark, la falta de escenas de Strucker, escenas que parecen cogidas de la nada y colocadas entre otras y, lo peor de todo... ¡La falta de Loki cuando se nos prometió que estaría en el filme! Cuidado, no me entendáis mal, no es que este defecto del filme lo convierta en un desastre, pero sí que afecta a su visionado. Afortunadamente, las virtudes de "Los Vengadores: La era de Ultrón" son lo bastante poderosas como para pasar por alto este defecto, pero lo uno no quita a lo otro, los recortes se notan y, en muchas ocasiones, hacen bastante daño. Una auténtica metedura de pata por parte de los productores que han obligado a Joss Whedon a realizarlos. Muy mal, señores productores.

Iron Man se pone serio con su armadura Hulkbuster


En definitiva, si obviamos este defecto que, espero, sea solucionado en una futura edición del director para cuando el filme salga a la venta, puedo afirmar que "Los Vengadores: La era de Ultrón" es tan buena como "Los Vengadores", e incluso a ratos, en ciertas escenas, aspectos y detalles, mejor. Tenemos entre manos una película que posee de todo; personajes bien construidos, grandes diálogos, un reparto colosal, multitud de guiños a anteriores películas, semillas para las próximas, espectaculares escenas de acción, momentos muy emotivos, suspense, sorpresas, molonas apariciones de secundarios, efectos especiales de infarto, detalles maravillosos (de dónde sale el nombre de Visión, las pesadillas de los vengadores, la aparición de Verónica, los Vengadores salvando a gente por encima de todo), multitud de guiños a los cómics, la valentía de presentarnos a ciertos personajes y situaciones en el cine, la continuidad con respecto a los anteriores filmes de Marvel Studios, el villano, escenas para el recuerdo, algún que otro giro argumental, la banda sonora, el ritmo de la película, el desarrollo del guión... Joss Whedon ha vuelto a hacerlo. Ha logrado una película redonda que podría haber sido incluso mejor si no fuese por los estúpidos recortes que hemos tenido que sufrir. A pesar de ellos, las virtudes de "Los Vengadores: La era de Ultrón" son tan numerosas que casi no tienen importancia los cortes. Cuando uno sale de una película y quiere volver a entrar en la sala para verla es por algo, ¿verdad? Así que yo lo tengo claro... ¡Vengadores, reuníos! Una segunda vez, claro. Y si es así de bien espero que muchas veces más.


Nota: 10/10


11 comentarios:

  1. Estoy con ganas de ver esta película. Aun más leyendo tu reseña.
    Antes que nada, no me pareció mal Elektra, por me gustó más que Daredevil, por presentarla como asesina redimible en lugar de casi una damisela en peligro.
    Es acierto el director, responsable de series como Buffy La cazavampiros y Angel, que los personajes de una serie aparecían como invitados en otra. Y que un capítulo de una desembocaba en la de otra.

    Estas películas tienen de interesante, la continuidad de que Coulson sea enviado a investigar el martillo de Thor.
    Ya conocía a Guardianes de la galaxia, por estar como invitados en la serie animada Vengadores Los heroes más poderosos de la Tierra.
    Capitán América es un personaje que ha mejorado mucho en la segunda película, que es mucho mejor que una hecha hace años atras. Y que es mejor que quede en el olvido. Como las películas de Hulk, con Bill Bixby y Lou Ferrigno, donde hubo diversos invitados como Thor, Darevil y una disimulada Viuda Negra.
    La Visión es un interesante personaje que ha aparecido en otra serie animada de Vengadores, donde el líder del equipo era Ant Man. Su relación Bruja Escarlata ha sido parte de grandes historias del comic como Vengadores desunidos y Vengadores Vs. X-Men.

    La ausencia de Jane Foster, menos interesante que Lady Sif, y de Pepper Pots, menos interesante que Maria Hill, creo que es un detalle positivo. De hecho, no quedaría mal un acercamiento de Maria Hill y Tony Stark para Capitán América: Civil War, ya que en el comic son partidarios de la Ley de registro.

    Ultron es todo un desafío para una ficción. Un personaje robotico, menos emocional que La Visión, podría parecer aburrido como villano. Pero ha tenido buen buen funcionamiento en la serie animada. Y es interesante la variante de querer destruir a la humanidad, para empezar de nuevo. Tiene más sentido que el objetivo de destruir la vida organica, como en la serie animada. (La mencioné varias veces, es que me gustó mucho). Tiene sentido de que Tony Stark haya desatado el desastre. Tal vez pueda pasar alto que originalmente el creador era Ant Man.

    Bruja Escarlata, todo un acierto la elección de la actriz.

    Coincido que quiero que hagan más película de Vengadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que ya la hayas visto, jeje.

      Yo sigo prefiriendo "Daredevil" aunque la Elektra que mola es la de "Elektra", sí. Y además con su traje rojo.


      De los filmes de Marvel de los 90 e incluso antes, mejor ni acordarse a pesar de que tengan su encanto.

      La verdad es que si la serie animada de la que hablas es esa en la que yo pienso, me parece de las mejores series animadas que se han hecho nunca. Y es posible que la mejor de Marvel. Muy completa.

      Sobre Jane Foster, bueno, yo lo digo más para mantener la continuidad. Pero me parece que Natalie Portman no está muy por la labor de continuar en Marvel Studios. Veremos qué pasa con "Thor: Ragnarok".

      Coincidimos en todo lo demás, la verdad.

      Uf, espero que no paren nunca de hacer películas de los Vengadores. ¡Yeah!

      Eliminar
  2. Creo que es cierto eso que dices, que habían demasiadas expectativas. Mucho tiempo de espera que hace que estas vayan creciendo más y más, con el riesgo de llevarnos una decepción. Yo admito que salí algo fría del cine, el factor sorpresa ya no estaba ahí. No es que no me gustara, pero no me emocionó como la primera. En primer lugar, porque como tú dices, los recortes se dejan notar y mucho. En segundo lugar, aunque el guión no es malo creo que hay un exceso de bromas que no tienen sentido y dialógos que rozan el ridículo, hay uno especialmente en la fiesta que me pareció malísimo. Y sigo pensando que Stark tiene demasiado protagonismo, y como me cae gordo pues no me gusta.

    Hay muchos puntos a favor, de hecho, después de leer tu reseña se ha suavizado mi opinión. Coincido contigo en que el protagonismo dado a la Viuda escarlata y Ojo de Halcón ha sido un punto muy, muy positivo, además el descubrimiento de la granja es genial. También Ultrón se ha salido como villano y sí, da grima.

    Ya solo queda esperar a lo que viene.

    Por cierto, te dejo un video gracioso en el que Ojo de Halcón reclama que él es tan "super" como los otros superhérores.

    https://www.youtube.com/watch?v=aQ27iS1mkuo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto.
      El factor sorpresa y el hype, grandes enemigos no sólo de esta película, sino de muchas otras que luego pueden ser incluso muy buenas, pero teniendo esos detalles en contra...
      Es curioso lo de las bromas, porque precisamente a mí me pareció que había menos que en la primera parte. Incluso hay momentos donde las eché de menos...

      Me alegra que mi reseña haya servido para suavizar un poquito tu opinión, jeje.

      El vídeo... tronchante xD Este Jimmy Fallon sabe cómo sacarle miga a las entrevistas, jajaja. Y los actores y actrices encima se ríen de sí mismos de la mejor manera posible. Tremendo.

      ¡Gracias por pasarte, Alejandra!

      Eliminar
  3. Holaaa
    Eso es una reseña y lo demás son tonterías.
    Yo soy muy fan de Whedon y me alegre un montón de que funcionase tan bien la primera parte.
    No he leído cómics de Los vengadores, así que no pudo valorar si los adapta bien o no.
    Mira que le tenía ganas a la peli...yo no se si es por que la vi después de Mad Max, o que el villano no me lo creí mucho....pero no me convenció nada. Solo los toques de humor a lo Whedon de los personajes y poquito más. Me quedo con la 1 y con Guardinaes de la Galaxia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja muchas gracias.
      En cuanto me enrollo... Bueno, debes saberlo después de cierta tormenta :P
      Habláis tan bien todos de la de Mad Max que al final voy a ir a verla. Y reseña que caerá.
      Una lástima que esta no te haya gustado tanto como la primera.

      ¡Muchas gracias por pasarte, Barbara! Se te echaba de menos ;)

      Eliminar
  4. Me paso a menudo! Lo de escribir no es lo mío. Pero por aquí estoy atenta a novedades de nuevas novelas :D
    Mad Max es digna de verse en cine. A ver que te parece. Espero leer tu crítica por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Pues espero poder darte alguna buena noticia al respecto de esas novelas... dentro de muy poco :)

      Este miércoles visito los paramos de Max. Ya contaré :D

      Eliminar
  5. La descripción de la trama de la película es muy interesante, sobre todo porque siempre es importante conocer los detalles de cada uno antes y después de ver la película. Me parece una sinopsis de la película ideal porque es un puente excelente para enlazar al espectador con la película y a la vez conocer datos curiosos, que en lo particular, me encantan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Laura, muchísimas gracias. Me alegra que te haya gustado.

      Gracias también por pasarte y dejar tu comentario. Espero verte más a menudo por aquí ;)

      ¡Un saludo!

      Eliminar