viernes, 24 de agosto de 2012

Reseñas comiqueras: El Increíble Hulk Vol. II #1


Ficha Técnica

Guión: Jason Aaron
Dibujo: Marc Silvestri
Portada: Marc Silvestri
Publicación original: The Incredible Hulk Vol. IV #1 (2011). Marvel, Estados Unidos.
Publicación española: El Increíble Hulk Vol. II #1 (2012). Panini Comics, España.


Sinopsis:
Nadie sabe cómo ni por qué, pero tras los sucesos que tuvieron que ver con la Serpiente y su intento de conquista del mundo, Hulk y Bruce Banner están físicamente separados. Mientras el paradero del científico es todo un misterio, Hulk parece convivir con un oculto pueblo de topoides a los que protege y ayuda en todo lo que puede. Pero el mismo Hulk sabe que la paz no está hecha para él y que, tarde o temprano, surgirá una amenaza que le encuentre.


Reseña:
En Marvel son bastante listos, al menos, la gran mayoría del tiempo. ¿Qué mejor momento para relanzar la serie regular del Coloso Esmeralda, habrán pensado? La etapa de Greg Pak (World War Hulk) tocó a su fin, "Miedo Encarnado", donde Hulk tenía cierta importancia también acababa de terminar y su protagonismo en "Los Vengadores", la película con más éxito de Marvel Studios, volvía a colocar al personaje en primera fila. ¿Qué haces? Relanzamiento al canto, con una nueva dirección y un nuevo equipo creativo. Así que decidieron poner toda la carne en el asador: Jason Aaron (MAX: Punisher, Lobezno) como guionista, y Marc Silvesti (Uncanny X-Men, Spawn) como dibujante. Un duo de lujo; un guionista que es un valor seguro a la hora de leer buenos cómics, y un dibujante que hace tiempo ya que es leyenda.

Además, como he señalado antes, se preocuparon por ofrecernos algo diferente a lo que nos venía dando Greg Pak desde hacía más tiempo del que parece. De este modo, al final de la mini-serie, "Miedo Encarnado", en unas pocas páginas donde veíamos el destino de algunos de los personajes que tenían que ver con la trama principal, comprobábamos para nuestra sorpresa (y para la de Bruce Banner) que Hulk había logrado librarse de él. ¿ Haciéndose con su cuerpo? No, sino separándose físicamente de él. Ahora, por un lado tenemos a Banner y por otro a Hulk. ¿Cómo ha pasado? ¿Qué consecuencias tendrá este cambio en la relación entre los dos? ¿Cuál será el futuro de cada uno de ellos sin el otro formando parte de él? A todas estas preguntas quiere dar respuestas Jason Aaron en la serie, según ha confirmado.

Hulk como uno más de los topoides


En realidad, el hecho de que los dos personajes estén físicamente separados no es algo nuevo. Lo original en este caso es que sea el motor principal de la nueva serie, o del relanzamiento que tenemos entre manos. Recordemos que Aaron es un guionista bastante competente aunque, me temo, que van a quemarlo bastante rápido en la editorial, pues lleva poco tiempo (comparado con otros) y ya ha pasado por, quizás, demasiadas series diferentes. Creo que va siendo hora de que se quede en alguno durante unos cuantos años; al menos en una. Y no, mucho me temo que no va a ser en esta del Coloso Esmeralda, que ya ha anunciado que dejará y que en el anunciado "evento" "Marvel Now!" tendremos nuevo guionista.

Y nuevo dibujante, por supuesto, porque parece que vamos a tener una etapa llena de dibujantes bastante diferentes. ¿Alguien dudaba que Silvestri fuese a durar, como mucho, más de un arco argumental de tres, cuatro o cinco números? Disfrutemoslo mientras podamos, porque antes de que nos demos cuenta ya se habrá marchado a otra serie, a sus portadas o a, simplemente, no hacer nada con el tablero de dibujo. Precisamente, es el dibujo de Silvestri una de las razones más poderosas para comprarse este primer número, y uno no sale decepcionado de su arte, claro, pero ya podría quedarse durante un tiempo más, la verdad.

En cuanto a la historia, Aaron hace un buen trabajo dándonos la información con cuentagotas. Hallamos a un Hulk que vive bajo tierra, junto a una pequeña tribu de topoides (los bichejos amarillos que suelen ir con el Hombre Topo, enemigo acerrimo de los Cuatro Fantásticos), con el pelo largo y barba, al más puro estilo salvaje, temiendo que si se relaja y consigue paz, alguien venga a quitársela. Y, efectivamente, no pasa mucho tiempo hasta que ocurra, aunque no voy a decir nada sobre quién es el que ataca a Hulk, ni con qué motivos, pero tienen bastante que ver con la última viñeta del cómic. A ver qué hace Aaron con ese tema, porque de entrada, chirría mucho, pero es un gran cliffhanger que deja con ganas de mucho más.

Hulk cazando para los topoides


Pese a que la premisa es interesante, a que Aaron deja detalles interesantes y que es un guionista lo suficientemente capaz como para hacer avanzar la historia, este primer número resulta insuficiente para enganchar al lector que se quiera incorporar a las historias del personaje. Y a los que llevamos leyéndolas desde hace tiempo, sabe a poco, a bastante poco. Se nos presenta la situación de Hulk, demasiado rápidamente, y todavía de manera más veloz aparece la amenaza que nos llevará ante el autentico enemigo de la serie, cuya identidad el lector más avispado ya habrá descubierto por esta reseña.

No es que sea malo que el guionista vaya al grano, pero creo que podría haber ahondado más en la situación de Hulk con los topoides antes de ir directamente al meollo de la cuestión e ir presentándonos amenazas por doquier, aunque una de ellas en realidad no lo sea, al menos, por ahora. Es más, el cómic empieza dándonos a entender que vamos a ir observando los diferentes pensamientos de Hulk en su nuevo hogar, cómo siente, qué siente al estar de nuevo en paz, lo que piensa al estar lejos de Banner... Quizás sean aspectos que se verán más adelante pero chirría que Aaron no aproveche este número uno para ello.

Sobre Silvestri, sigue en plena forma. Quizás hay alguna que otra viñeta floja, pero, en general, es de lo que más destaca del cómic. A él se unen algunos dibujantes invitados como Dale Keown (The Darkness) para crear algunas portadas alternativas que podrían estar más trabajadas. Aun así, se agradecen este tipo de variant covers a la hora de presentar números tan especiales como este, el primero de un nuevo volumen del personaje.

La paz nunca es posible para Hulk


En definitiva,  no es un mal primer número, es más, promete mucho, tiene aspectos interesantes (el personaje femenino que aparece, por ejemplo) y un poderoso cliffhanger que prácticamente obliga a comprar el siguiente, sin tener en cuenta que el dibujo de Marc Silvestri encandila (sobre todo si sois fans del mismo). Sin embargo, sabe a poco para ser un primer número y, aunque el final es muy interesante, los altibajos son demasiados para ser un solo cómic. Al menos, compensa que la historia promete para los siguientes, pero como primer número de una nueva etapa chirría en varios y diferentes aspectos.


Nota: 6,5/10


4 comentarios:

  1. Confío en Aaron. Suya es la mejor serie Vértigo en años: Scalped. Su Lobezno me gusta y Lobezno & los X Men es una gozada. Y en breve... `¡a Thor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aghhhhhhhh, ¿qué hago que no me compro "Scalped"? ¬¬

      Eliminar
  2. Muy de acuerdo con tu reseña y con ciertas carencias que señalas al arranque de la colección. Lo bueno es que en los siguientes números van dando respuestas y leidos del tirón en mi modesta opinión la serie gana muchisimo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra saberlo! Entonces será de esas series que en cuanto acaben la actual etapa (que parece que será pronto) me la lea de un tirón, jeje. ¡Gracias por pasarte, amiguete!

      Eliminar