miércoles, 15 de mayo de 2013

Reseñas comiqueras: El Asombroso Spiderman #72


Ficha Técnica

Guión: Dan Slott, Chris Yost
Dibujo: Humberto Ramos, Matthew Clark, Giuseppe Camuncoli
Portada: Humberto Ramos
Publicación original: Amazing Spider-Man #678-681 (2012). Marvel, Estados Unidos.
Publicación española: El Asombroso Spiderman #72 (2012). Panini Comics, España.


Sinopsis:
Peter Parker vive uno de los mejores momentos de su vida. Tiene un trabajo que saca partido de sus habilidades científicas  su relación de amistad con Mary Jane se ha estabilizado al fin y, lo mejor de todo, como Spiderman es miembro de varios grupos de superhéroes y, pese al acoso al que es sometido de cuando en cuando por el alcalde Jameson, es un héroe muy querido, al fin. Sin embargo, todo esto no impide que Peter Parker se meta en líos temporales, en una nueva lucha contra Morbius y en un viaje al espacio junto a la Antorcha Humana.


Reseña:
Y vuelve "Amazing Spider-Man" y no sólo me refiero a que regresamos con las reseñas de los tomos de Spiderman en el blog, sino a que, después de los dos últimos tomos protagonizados por la serie "Avenging Spider-Man", vuelve "Amazing Spider-Man" a los tomos mensuales de Panini, aunque en este número se deja un poco de lado (no demasiado, eso sí) las tramas principales que estábamos viviendo para mostrarnos historias más ligeras, superheroicas claro, centradas en Spiderman, pero con un tono y un sabor menos trascendente que los de anteriores tomos.

Dan Slott (La Cosa, Hulka) demuestra en este tomo que se le dan bastante bien los cómics divertidos y entretenidos, para pasar un buen rato, sin más. Comprende que no todo deben ser grandes sagas repletas de repercusiones para el héroe. Entiende que eso acaba cansando, además de que significa llevar un ritmo muy acelerado y agobiante en cuanto a una serie. De cuando en cuando hay que dejar descansar al héroe y meterle en problemas más mundanos, cotidianos, más del día a día, que no tengan que ver con grandes planes de villanos importantes, o con la destrucción de todo el planeta contado en multitud de crossovers interminables. Esto no quiere decir que Slott olvide todas las tramas importantes que se trae entre manos desde hace varios números como, por ejemplo, los diferentes planes del Doctor Octopus, que está a un paso de la muerte. Aquí mismo, aunque de manera más bien tangencial, Slott nos recuerda que Morbius, el Lagarto y Octavius siguen por ahí, haciendo de las suyas, y que los tres preparan algo bastante gordo.

Spiderman se reencuentra con antiguas y buenas amigas


Encontramos pues en este tomo varias tramas argumentales. Los dos primeros cómics son una historia en sí misma, luego tenemos el número especial donde Peter Parker descubre quién es el misterioso sujeto seis que trabaja en Horizon Labs y, para terminar el tomo,  una aventura de dos números donde Spiderman y la Antorcha Humana trabajan juntos por primera vez desde que éste último regresó de su "muerte" en la Zona Negativa, algo que vimos en la serie de los Cuatro Fantásticos, hace ya bastantes números. Tres historias distintas, reunidas en un solo tomo y de calidad variable, aunque no demasiado. Debo reconocer que aunque no estamos ante uno de los mejores tomos de la serie, sí me ha resultado de los más entretenidos, con cinco cómics que mantienen la calidad entre ellos y que tienen un principal objetivo: divertir.

En la primera historia del tomo, como he dicho antes, de dos números, Peter se mete en un buen lío a causa del futuro que consigue vislumbrar gracias al invento de un compañero de Horizons Labs, que consiste en una puerta hacia el futuro de veinticuatro horas en adelante. De este modo, Peter descubre que Manhattan va a ser destruida a cierta hora concreta, ¿cómo? No lo sabe, así que deberá averiguarlo con Spiderman, lo que le hará toparse con más de un invitado sorpresa como Marta Plateada e incluso, ¡el olvidado Fachada! Además, también tenemos a Mary Jane, Jameson y los compañeros de Horizon Labs, un plantel de secundarios que Slott no tiene ninguna intención de olvidar.

Después tenemos una historia de un solo cómic que salió en USA como un especial. En él, Peter Parker y Uatu Jackson, uno de los más jóvenes trabajadores de Horizon Labs, se conocen más gracias al descubrimiento de la identidad del misterioso número seis, que los lectores sabemos perfectamente que es Michael Morbius, el Vampiro Viviente, desde lo de Spider-Island. El cómic, además de presentarnos más profundamente al mencionado Uatu (vaya nombre, ¿verdad? guiño, guiño) sirve también para ofrecernos un cliffhanger de altura que dice mucho de lo que podremos hallar en los siguientes números de la serie. Este cliffhanger tiene que ver con un personaje que ha "evolucionado" hacia otra cosa, por decirlo de algún modo, y que Slott, como viene siendo habitual, no ha olvidado.

¡Spiderman contra Morbius!


La tercera y última parte del cómic es una historia en dos partes, una historia bastante especial, porque supone el reencuentro de Spiderman y la Antorcha Humana tras la muerte de éste en la serie de la Primera Familia de Marvel. Juntos tendrán que embarcarse en una misión espacial para salvar a John Jameson, astronauta hijo del famoso J. Jonah Jameson, desde hace ya bastante alcalde de Nueva York. En esta trama no sólo veremos cómo Dan Slott también se reencuentra con ambos personajes (recordemos que ya nos ofreció en el pasado una genial mini-serie con los dos de protagonistas), sino que devuelve a primera línea cierta trama con cierto doctor con brazos mecanicos del que llevabamos sin saber nada desde dos tomos atrás. Por cierto, el viaje en el que se encuentra John Jameson es aquel que salió en la historia donde Alistair Smythe asesinaba a la esposa de J. Jonah Jameson, Marla. Slott nunca olvida.

Como veis, tres historias bastante diferentes entre sí, en principio, pero que ilustran muy bien la actual etapa del guionista al frente de la serie. De las tres, tengo claro que la que sale perdiendo es la historia con Morbius de por medio; sí, el cliffhanger es bastante potente (¿qué ocurrirá entre esos dos personajes?) pero el resto no deja de ser una pelea alargada entre Spiderman y Morbius, con algún que otro momento bastante chulo con Uatu Jackson de por medio, sobre todo cuando se desmelena y empieza a cazar al vampiro. Un cómic que además sirve para que Horizon Labs sepa ya quién es el número seis, aunque parece ser que no tendrá más trascendencia, al menos, de momento.

Por otro lado, el tomo empieza bastante bien, con la historia de dos números en la que no tienen que ver ninguna de las tramas principales que siempre anda tratando Slott en los últimos cómics. Peter se enfrenta a una situación provocada en Horizon Labs, una situación nada fácil, repleta de suspense, de tensión y que consigue que el lector no sepa cómo va a terminar exactamente. Por el camino, se encontrará con amigas como Marta Plateada (se la echaba de menos) y con la nueva Madame Web. Y es una historia con problemas temporales, con lo que me gusta el tema. ¡Y sale Fachada! Un villano de los 90 bastante olvidado, sobre todo en cuanto a su identidad; Slott hace una coña con el tema que es bastante divertida pero que el no siempre tan simpático Julián Clemente usa en el Spot On del tomo para pegar una pulla que podría haberse ahorrado. Ahora la comentaré, porque resulta, sin duda, lo peor del tomo.

Spiderman y la Antorcha Humana en octo-problemas


Pero, para mí, la mejor historia del tomo es la última, la de dos cómics en los que Spiderman y la Antorcha Humana hacen un team-up la mar de divertido. Diálogos chispeantes, graciosos, muy cachondos y, ante todo, frescos, que muestran muy bien que el guionista conoce a la perfección a los personajes, y que sabe sacarles todo el jugo estando juntos. Quizás en la historia hay demasiadas casualidades que chirrían (sí, de nuevo Octopus de por medio) pero este pequeño defecto lo compensan las virtudes de la trama, tales como ese final de infarto, que la Antorcha Human le muestre los fallos que puede tener el propio Spidey, o los "zombis" controlados por los octobots. Una delicia. Todo junto consiguen un arco argumental corto, intenso y tremendamente entretenido. Sí, Humberto Ramos (Crimson, Lobezno) me gusta más que Giuseppe Camuncoli (Lobezno Oscuro), dibujante de esta historia, mientras que el primero es el de la trama de la puerta del mañana, pero sus resultados gráficos junto al guión de Slott hacen que la historia sea notable.

En cuanto a lo comentado del Spot On, Julián Clemente sigue tocando la tecla equivocada. No es raro verle beber los vientos por Dan Slott y su supuesta perfección de la continuidad Marvel (que no es tal), hasta el punto de alabarle el más mínimo detalle que tiene que ver con la continuidad. Aquí, en cambio, Clemente parece reírse de esos fanáticos de la continuidad, como los llama... cuando él es uno, curiosamente  Además, para completar la absurdez (ya tocaba) habla por todos cuando dice que a nadie le importa la trama de Fachada. Más que curioso, porque cuando Slott recupera temas que le encantan, sí que nos interesan a todos. Metedura de pata, me temo. Y bien gorda.

Portada de Giuseppe Camuncoli para el "Amazing Spider-Man #680"


Si pasamos al aspecto gráfico de los cómics del tomo, no resulta uno de los que más resalten de los que llevamos de serie. Sí, al principio tenemos a Ramos en dos números, pero no es santo de devoción de muchos, como ya sabéis. Matthew Clark (Motorista Fantasma) no cumple demasiado bien con la historia de Morbius. Camuncoli, por su parte, sale bastante bien parado, como decía más arriba, con la historia entre Johnny y Peter en el espacio. Personalmente, Ramos me encanta, ya sabéis, así que poco objetivo puedo ser con él, aunque no hace aquí uno de sus mejores trabajos; Camuncoli me gusta cada vez mas; y Clark me gusta a ratos, concretamente en el cómic de este tomo lo he visto muy, muy flojo.

Dejando a un lado nimiedades, y las tontadas del Spot On, nos encontramos ante un tomo bastante equilibrado, pero también muy olvidable por las historias que contiene. Es entretenimiento superheroico de calidad, de notable, aunque de notable bajo, eso sí. Para pasar un buen rato leyendo un cómic divertido de uno de los mejores personajes del mundo comiquero (puede que el mejor junto a Batman) es perfecto; si buscamos algo más, e incluso que avancen algunas de las tramas que lleva Slott para delante (quien, por cierto, cuenta en el tomo con algo de ayuda de Chris Yost), no estamos ante el tomo más indicado. El problema es que llevamos tres tomos así, entre "Avenging Spider-Man" y ahora estas historias. Pero parece que una buena traca se prepara para el siguiente tomo. Ganas le tengo.


Nota: 7/10


4 comentarios:

  1. La verdad es que este tomo se cuenta entre mis favoritos de la colección,principalmente por el arco de la maquina del tiempo.El caso es que soy fan de Doctor Who,y casi me parecia estar leyendo un capitulo de la serie versión Spidey,con la misma tensión y giro argumental incluido.Y la aparición de Marta Plateada en el tebeo no es casual.....

    En segundo lugar iria la historia de Spidey y la Antorcha en el espacio.La interacción entre los dos personajes es cojonuda,y además es el último prologo antes del gran plan de Doc Ock.

    En último lugar iría la historía de Morbius,prologo del arco argumental que va después del de Doc Ock(y en el cual en mi opinión Giusepe da el do de pecho).Como has dicho lo que mas mola aparte del cliffhanger es el personaje de Uatu,pero es una pena que el dibujo no acabe de acompañar en esa parte.

    Para mí,un comic de 8.5,que te deja a las puertas del siguiente blockbuster veraniego(aunque se publicase en Diciembre XD),uno de los tebeos mas cañeros de Spidey que he leído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj blockbuster de invierno, entonces xD

      Eliminar
  2. Por cierto,algo que se me olvidó comentar es que yo no llamaría a lo de Octopus una casualidad,porque en el arco de los mataarañas ya se vió que Doc Ock consiguió que la lanzadera de Horizon despegase porque la necesitaba para sus planes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fallo mío entonces. Esta memoria me va a matar un día... :P

      Eliminar